10. Tres reflexiones en una ecotienda

Mercado Ecológico y Artesano

Ayer al mediodía estuve dando una vuelta por una tienda de alimentos naturales que hay cerca de mi trabajo. Quería buscar cacao en pepitas y esencia de naranja para mi quemador. El lugar en cuestión es enorme, así que aproveché para dar una vuelta por si veía algo interesante.

Me llamaron la atención tres cosas. En primer lugar, cómo la simple exposición a los productos de un comercio aumenta la sensación de insatisfacción y genera el deseo difuso de comprar algo. Mi teoría respecto al consumo es que debe, en primer lugar, minimizarse. Comprar poco es mejor que comprar ecológico, justo, reciclable o llámalo X. Para minimizar el consumo hay que evitar la exposición. Cuando uno se encuentra con semejante variedad de cualquier cosa, la primera respuesta de la mente es repasar rápidamente nuestras necesidades para ver si encontramos alguna que encaje con lo expuesto. Si no existe esa necesidad, la creamos. Yo no recordaba que quisiera esencia de naranja hasta que entré en la tienda, y seguro que habría sobrevivido sin pepitas de chocolate. Entré porque la tienda existe, y compré porque entré en la tienda.

Lo segundo que me llamó la atención es nuestra capacidad para trasladar los problemas de sitio en lugar de solucionarlos. Uno decide pasarse a lo natural, paleo, vegetariano, ecológico o alternativo, según preferencias y neuras personales, y se encuentra de repente delante de una estantería con ocho tipos de champús sin sulfatos. ¿Es eso necesario? Si queremos simplificar nuestra vida y volvernos minimalistas o frugales, es importante permanecer atentos para no encontrarnos con una cocina abarrotada de procesados productos ecológicos, no leer sesenta blogs sobre minimalismo al día o no gastar medio sueldo en una bici eléctrica que no vamos a usar.

A mí me pasó cuando empecé a experimentar con la alimentación paleo. Estoy bastante convencida de que los cavernícolas no cocinaban crepes con harina de arroz y leche de coco, pero en su momento me pareció una buena idea. Después me di cuenta de que estaba cubriendo mis conceptos, ideas y hábitos alimentarios con un bonito paleo-barniz que no solucionaba nada.

Por último, recordé este artículo de Paul Graham que Pablo me comentó hace un par de días. Propone que la gente no puede pensar con claridad acerca de aquellas cosas que pasan a formar parte de su identidad. Se centra especialmente en la política y en la religión, pero creo que puede extenderse a casi cualquier grupo más o menos amplio con el que nos sintamos identificados. Observé la tienda natural. Puedo entender que quien quiera vivir de forma alternativa quiera comer productos menos procesados y también limpiar su casa con detergentes menos agresivos. Pero ¿es necesario que vista de una forma determinada, escuche una determinada música, tenga unos ideales políticos u otros? ¿Tienen obligatoriamente que gustarle las rastas, o el nudismo, o los tatuajes de henna en el dorso de la mano?

Lo que quiero decir es que está bien si resulta que te gustan todas esas cosas, porque de hecho se relacionan unas con otras en cuanto a la filosofía de vida que las inspira, pero me parece importante planteárselas una por una y no caer en la trampa de aceptarlas porque vienen en el mismo paquete. Esto también puede aplicarse a estilos de vida más “tradicionales”: ¿en serio quieres todo el pack adulto: la casa, la boda, los hijos, el trabajo fijo; todo? Quizá sólo te van bien algunas cosas. Quizá tus decisiones tienen más que ver con la etiqueta que has decidido aplicarte, con el entorno en que te mueves o con lo que has aprendido de los que te criaron que con lo que realmente quieres. No lo sé, pero merece la pena pensarlo.

Y aquí lo dejo, queridos, que voy a ponerme a preparar la cena para mí y para mi chico. Mi vida es TAN dura…

[Imagen: Turismo Gijon]

Si quieres más detalles sobre cómo solucionar tus problemas, vivir con sentido y ayudar a los demás, te interesará el Mini Curso de Introducción a la Vida Jipi. Accede gratis suscribiéndote a la lista de correo; además, recibirás los artículos del blog en tu bandeja de entrada, las contraseñas para el contenido protegido y mucho más.

¡Recibe el curso!

Captura_de_pantalla_2015-09-22_18.33.12

Suscríbete a Psicosupervivencia y recibe gratis el MIni Curso de Introducción a la Vida Jipi.

El spam me gusta tan poco como a ti. Powered by ConvertKit

25 Responses to 10. Tres reflexiones en una ecotienda

  1. alejandro junio 19, 2013 at 9:05 pm #

    Tienes toda la razón. Vivimos bajo el mundo de la etiqueta. ¿Por ser más cómodo? Este es tal y a este lo conocemos por cual. Creo que cada uno sabe lo que quiere, al menos yo, y no podré evitar que me etiqueten y seguramente sin conocerme. Etiquetamos porque es más cómodo asociar pero verdaderamente es un error porque somos un conjunto de pensamientos y cosas que nos gustan y no tenemos que asociar con nada. Como dijo ayer Marina. Me gustan los pensamientos de Buda. Soy budista, no, pero me gustan sus pensamientos. Besos!
    Pd: Siempre acabaremos etiquetando todo.

  2. volboretinha junio 19, 2013 at 9:28 pm #

    Yo creo que como en todo debemos ser selectivo y picar un poquito de aquí y un poquito de allá…No todo es totalmente malo ni todo es totalmente bueno, depende del uso. Estoy totalmente de acuerdo en que hay que minimizar el consumo, sea del tipo que sea, que el problema es que queremos tener la nevera llena. Creo que habría que equilibrar el que y el cómo. Pero si, algunas tiendas ecológicas son abrumadoras, demasiada cosa, y ahora mismo está tan de moda que ya empieza a ser un negocio de los importantes…y ya empiezan a conocerse algunos chanchullos. Yo la verdad que intento comprar dentro de lo que puedo en comercio justo o ecológico pero, y aunque es más caro, me ha servido para seleccionar más lo que compro, compro menos y mejor…Es verdad que no todo lo compro allí, me intento esforzar más en las verduras, frutas…y ahora estoy en grupo de consumo, en contacto directo con productores de la zona, y estoy muy contenta la verdad.

    Y en cuanto a tu reflexión final, creo que eso está cambiando, ahora mismo hay una gran variedad de personas que acuden a lo ecológico, puede ser por que está de moda, pero en mi grupo por ejemplo, hay de todo tipo de personas y edades y yo ni llevo rastas, ni hago nudismo (bueno, algunas veces) ni tengo tatuajes de Henna jaja! Y del pack adulto me quedo con la casa, más que casa hogar ( de alquiler me vale)…Besotes

  3. Ana junio 19, 2013 at 9:55 pm #

    Realmente para mí lo de las etiquetas son más bien prejuicios. Me explico. Uso champús sin siliconas ni sulfatos, intento comer sano, no utilizo productos de limpieza agresivos e intento comprar marcas que no experimenten con animales. ¿Y qué pasa? Que el otro día me dijeron que los antivacunas como yo ponemos en riesgo al resto de la sociedad y blablablá. Bueno, pues resulta que no soy antivacunas, no estoy en contra de las vacunas ni mucho menos. No creo en la homeopatía ni su memoria del agua. Si me detectan cáncer intentaré caer en las manos de un buen oncólogo y no en alguien que quiera sanarme mediante imposición de manos.

    Pero da igual. Porque soy “eco” y como “eco” o me llevo todo el paquete o nada. Y me molesta bastante, la verdad.

    Creo que esto surje porque estamos aborregados y nosotros mismos tendemos a aceptar todo el pack. Yo me informé sobre esos temas en los que no creo (homeopatía, el peligro de las vacunas) y tomé una decisión, pero sin embargo veo gente que se cree las cosas sin ponerlas en cuestión antes. Es un poco, quizás, buscar una vida cómoda y fácil, buscar un grupo al que pertenecer en el que sentirte respaldado. Porque siempre será más cómodo que elegir tu propio camino.

  4. Siro junio 19, 2013 at 9:56 pm #

    Totalmente de acuerdo.

  5. KHaL Yeleytr junio 19, 2013 at 10:30 pm #

    Totalmente de acuerdo. A los humanos en general nos gusta poner etiquetas, así identificamos las cosas y es como si las controlásemos, dejan de generar incertidumbre; igualmente, hay gente más o menos propensa a necesitar formar parte de un grupo, de una manada, y se autoetiqueta para encajar. Yo personalmente odio tener que aceptar todo el pack de lo que sea y no lo hago; claro, eso me convierte en rarito, en poco convencional… y ya hemos vuelto de nuevo a las etiquetas.
    Un ejemplo para cerrar mi ladrillo de texto: si te compras un piso, automáticamente todos aquellos profesionales con los que te relacionas te hablan en plural: “porque claro, vosotros tal”; “vosotros cual”. Pues vaya, oye, resulta que soy yo solo; y resulta que a mí las camas de matrimonio no me gustan: ¿por qué narices por ser más ancha una cama va a ser más bonita? Y encima ocupa el doble de espacio. Pero nada, que es inexplicable que yo no quiera una cama de matrimonio, ni hijos, ni tenga pareja.

  6. Paula junio 19, 2013 at 10:42 pm #

    Cuando era MIR en Jaén recuerdo que en una conversación uno de los adjuntos que era de opus dei dijo que le servía para hacer las cosas que le decían y así no tener que pensar. Su mujer tuvo 5 hijos con cesárea , con el correspondiente riesgo de rotura uterina, por ejemplo. Os imaginéis cómo me quedé. La capacidad de pensar, de discernir, de crear, que es lo mas importante que tenemos, que es lo que nos diferencia del resto de los animales…No recuerdo lo que le contesté porque entonces era más tímida, pero me dió que pensar durante mucho tiempo.
    Yo con lo de la alimentación ecológica la verdad es que no me como mucho el coco, practicamente lo único que hago es comprar huevos de gallinas criadas al aire libre y eso porque me dan mucha pena. Creo que la dieta mediterránea es una buena opción y la mayoría de mis familiares pasan ampliamente de los 80 años y están sanos. Con eso, evitar los tóxicos y el ejercicio a mi me basta.
    Y en cuanto a las discusiones de política y religión procuro evitarlas si sé que hay alguien que no opina igual o que se va a crear una situación violenta. Lo de las etiquetas es cierto. Yo nunca me defino.Puedo estar en contra de aborto (de abortar yo, se entiende), pero no he juzgado a quien lo ha hecho. La eutanasia tiene que estar muy bien estudiada en cada caso. Estoy completamente a favor del matrimonio homosexual con todas sus letras y consecuencias, y con la adopción. Me encanta el evangelio pero me aburren las misas. Me asombra la capacidad que tienen los musulmanes para integrar su religión en su vida pero estoy en contra de la discriminacion de las mujeres…
    Y de la medicina natural o alternativa, la homeopatía y todas las terapias prefiero ni hablar, porque al ser médico me tocan la fibra sensible y ahí si que lo paso mal. Besos Pitu.

  7. Paula junio 19, 2013 at 10:58 pm #

    Con mi comentario sobre la vida sana tendría que añadir muchas cosa sobre todo la MEDITACIÓN, revisiónes médicas periódicas, acudir al MÉDICO cuando te encuentras mal, tener tiempo para el ocio y otras mil cosas, creo que he simplificado demasiado.
    Y por supuesto creo en la ecodieta, no la sigo porque me resulta complicado, y también me gustaría ser vegetariana y dejar de fumar pero no tengo fuerza de voluntad (por el momento). Más besos.

    • Juan Carlos junio 20, 2013 at 2:49 pm #

      Paula, que hay de la Meditación? Me pareceria muy interesante tu opinión como medic@

    • Juan Carlos junio 20, 2013 at 2:49 pm #

      Paula, que hay de la Meditación? Me pareceria muy interesante tu opinión como medic@

  8. Cristina junio 20, 2013 at 7:06 am #

    Hace un año o así estoy apuntada a un grupo de consumo responsable donde compro mis cosas a través de un Excel y las recojo en un local. Durante un tiempo, las cuatro cosas que no podía comprar por este medio (agua, papel higiénico…), mis padres las adquirían por mí en el supermercado, y me las traían, de manera que pasaba mucho tiempo sin pisar uno. Cuando entraba en uno, sentía precisamente eso que comentas, cómo me crecían las “necesidades”. De hecho, ahora soy yo quien tiene que ir al supermercado, porque las circunstancias han cambiado, y a menudo me encuentro comprando cosas sin las que he sobrevivido un año y que, encima, me hacen sentir culpable (ejemplo, bolsas de snacks o como se llamen, ¡donuts!). Es absurdo y es compulsivo…

    También muy de acuerdo con lo que todos y tú comentáis sobre las etiquetas. Tendemos a pensar en categorías estanco, pero creo que es importante a nivel individual ser conscientes de por qué hacemos cada cosa que hacemos; de hecho, como más o menos han dicho otros jipis, a mí también me chirría que parezca ir de la mano ecología y homeopatismo, por ejemplo, o lo que dices, que además del las hortalizas ecológicas te vendan una estética; la verdad es que lo de la estética es lo que entiendo menos, ¿es para que nos reconozcamos desde lejos? (:

    Pero luego pasa que, por dentro, somos más complejos. En fin, ¡buen jueves!

  9. marta junio 20, 2013 at 8:05 am #

    Criticar el consumo es un tópico que a mí, personalmente, me irrita.

    Me explico, el consumo mueve el mundo y es el que permite que la gente tenga empleo. La empleada de la tienda absurda de gomas para el pelo, collares de plástico, pintalabios de brillo, gana un sueldo y no está en el paro gracias a las compras absurdas e innecesarias de los demás.

    En Africa la gente no tiene capacidad de consumo, por ello no hay tiendas absurdas o excesivas, solo de lo básico, porque la población solo tiene, como mucho, lo justo para sobrevivir.

    La culpa no es de las tiendas, nadie te obliga a comprar, benditas tiendas que dan trabajo a la gente, las tiendas cerradas son gente en el paro.
    La culpa no es de la comida, sino de nosotros que comemos en exceso. La culpa no es de la televisión sino del que no sabe entretenerse de otra forma.

  10. marta junio 20, 2013 at 8:11 am #

    Continúo.
    Si todos dejásemos de consumir sería verdaderamente peligroso para el bienestar de la sociedad en general.
    Cuando yo me compro mis botas de montaña en decathlon le mantengo el trabajo a la chica de la caja, al reponedor..
    Me parece que a veces se hacen unos análisis demasiado simples con esa cuestión.
    Yo, por otro lado personalmente, procuro consumir lo mínimo porque no me gusta, como leo mucho prefiero sacar los libros de la biblioteca en vez de gastarme dinero en la Fnac, pero con esa decisión no contribuyo a mantener puestos de trabajo, sino simplemente aumento el saldo de mi cuenta corriente.

    Creo que el consejo correcto sería: no consumas por encima de tus posibilidades, no te endeudes.

    • cubi junio 20, 2013 at 9:14 am #

      Estoy de acuerdo con Marta, no todos podemos tener un trabajo de psicologo, medico o profesor, algunos trabajamos en tiendas o creamos productos para vender,. el consumo es importante y da medios para vivir a una gran parte de la sociedad. Creo que debemos relajarnos un poco y castigarnos menos, ser menos duros con nosotros mismos,.. yo apoyo un consumo mas equilibrado y sostenible y un mercado justo, y siempre intento ser cuidadoso con mis compras, pero de vez en cuando me regalo un capricho o me compro unas chuches, y que? para eso trabajo y lo gano..
      Y en cuanto a la etiqueta paquete de adulto tampoco lo comparto, entiendo el trabajo como medio de vida, la casa una necesidad, la vida en pareja natural y los hijos un regalo, veo necesario el matrimonio solo en terminos burocraticos, no creo que los que disfrutamos estas cosas lo hacemos por imagen o por encajar o porque va todo junto, las cosas te van llegando en la vida y es un deber disfrutarlas,.. y quejarnos menos.

      • KHaL Yeleytr junio 20, 2013 at 8:10 pm #

        Los trabajos que citas (psicólogo, médico, profesor) son pagados con los impuestos de la gente (en el caso de los servicios públicos) o con el dinero que se cobra por los servicios (los privados); es decir, todos comemos del mismo sitio: si hay mucho paro, todo se va al traste.
        Por otro lado, no hay que confundir el consumo responsable del que habla Marina con el no-consumo.

    • Funes junio 20, 2013 at 3:58 pm #

      Bueno, voy a romper una lanza en favor de la autora de este post. Este es un blog que básicamente expone métodos para llevar una vida mejor buscando, entre otras cosas, dar pequeños consejos que ayuden a salir del sufrimiento.

      En esta línea Marina ha recomendado minimizar el consumo porque piensa que genera una dinámica de insatisfacción. Eso ella lo ha experimentado así y así lo expone, punto. ¿Que si es verdad que precisamente nuestro país está en un hoyo muy profundo y una de las causas/consecuencias es que el consumo es mínimo? Pues seguramente así sea. Pero no creo que Marina lo diga siendo ajena a este tema, seguramente si el consumo no hubiera caído (además de otras muchas cosas, por supuesto) no tendría unas condiciones laborales lamentables en su PIR.

      Lo que quiero plantear es que esta paradójica situación de dependencia del consumo y la insatisfacción permanente que nuestro sistema crea da qué pensar. Por supuesto, entiendo la mayor sensibilidad de personas cuya vida laboral depende directamente del consumo, pero es positivo ser críticos y preguntarnos si el camino que tomamos como sociedad es el adecuado. Unos pensarán que sí y otros, como Marina, han experimentado que no y así lo exponen. Creo que ella no ha hablado de revolución ni de boicot al sistema, simplemente ha sugerido algo que puede ayudar a la gente a vivir mejor con algo de lo que es casi imposible escapar: la insatisfacción.

      Todo esto lo digo sin ninguna acritud, por supuesto. Simplemente pienso que Marina puede ser muchas cosas, pero nunca simplista.

      Un saludo

  11. Juan Carlos junio 20, 2013 at 10:00 am #

    Yo creo que el “etiquetado” es algo evolutivo, vamos algo que le sirvió al ser humano para poder automatizar las cosas que lleva a cabo….visto en el hombre prehistórico quizás vereis mas claro a que me refiero….(p.e peludo, grande, cara de peligroso…..PELIGRO de MUERTE)

    Supongo que de aquellos antepasados nos viene esa tendencia.

    Lo mismo pasaria con la formación o la pertenencia a un grupo…en la antigüedad ser aprobado y no apartado del grupo supondría directamente sobrevivir o morir de frio o directamente comido….y nuevamente, hoy por hoy, esa tendencia está ahí.

    Finalmente, y para acabar, la tendencia a pensar en negativo, …. bueno, esto a ver si Marina se anima a explicarlo mejor ;-), pero según leí en “La trampa de la felicidad” y así lo entendí, también nos viene de aquellos antepasados….

  12. Marta (Galicia) junio 20, 2013 at 2:30 pm #

    Puf, sí que es verdad que todos tenemos mucha tendencia al etiquetado. Y a veces inconscientemente conocemos a una persona que reúne “x” requisito, e inmediatamente prejuzgamos mentalmente y decimos que también reunirá el “y”. Es una simplificación exagerada, pero al final creo que lo hacemos porque es habitual que suelan ir unidos, y generalizamos para ‘saber’ qué esperar de la gente más fácilmente desde nuestra cuadriculada cabeza 🙂 Creo, no sé, quizás esté confundida.

    En cuanto al consumo, no es algo que me obsesione. Consumo lo justo, es decir, lo que necesito, y la verdad es que nunca salgo a mirar tiendas si no necesito nada… en realidad el motivo principal es que me aburre 🙂

    Un besote!

  13. Paula junio 20, 2013 at 10:50 pm #

    Humilde respuesta a Juan Carlos (y digo humilde porque la última vez que estudié la anatomía y fisiopatología cerebral fué durante la carrera de medicina promoción 74-80).
    Existen al menos 2 razones para que yo medite y crea que la meditación puede beneficiar a todo aquel que la practica:
    En primer lugar elhecho de que funciona.
    Yo fuí al primer curso de meditación Vipassana porque mis hijos estaban de vacaciones con los scouts y no tenía nada mejor que hacer. Me la recomendó mi hermana y tras contarme algo de que en que consistía la técnica la practiqué por mi cuenta sola en casa y vi que me encontraba mas relajada. Fuí con ella a mi primer curso en Portugal y encontré mi camino. Durante gran parte de mi vida había intentado ser mejor, progresar en muchos aspectos de mi vida, y no lo había conseguido a pesar de mi esfuerzo y mis rezos simplemente porque nadie me había enseñado una técnica para prograsar en mi vida, y eso que había pertenecido a varios grupos religiosos estupendos con gente maravillosa.
    Y en el curso te enseñan la técnica, para ser mejor y vivir una vida en paz y por supuesto ayudando a los demás. Para saber la técnica no es suficiente que yo te la explique y sería muy largo. Si te interesa realmente busca vipassana de goenca en google y obtendrás toda la información. Y si te convence, haz un curso. Solo son 10 días y pueden cambiar tu vida.
    En segundo lugar, y aquí respondo realmente a tu pregunta, que no es una técnica mágica, sino científica y yo como médico me fío de lo cientifico. Si te gusta el estudio del funcionemiento del cerebro léete algo sibre él. Después de varios años meditando, por casualidad cayó en mis manos un artículo médico sobre el tema y comprendí como influye control del cerebro en el resto del cuerpo. Tú recibes un pensamiento o un estímulo sensorial. Esto por una parte va al cerebro, que reacciona por una parte enviándolo a un centro donde se almacenan los recuerdos y por otra parte al sistema límbico que es el que menos ha evolucionado y que reacciona mandando órdenes al resto de organismo para que responda: por ejemplo en caso de algo qe nos produzca miedo, nos pone en alerta, nos sube la tensión arterial se nos contraen los músculos…y por desgracia o suerte reacciona nermalmente conmás fuerza de la necesaria, siendo nocivo para nuestro organismo (a no ser que no esté atacando un león, claro). Este centro a su vez manda señales al centro del recuerdo, el que le récuerda situaciones similares conlo que la reacción aumenta y con ello el daño. Pues bien, yo creo que meditando y observando con ecuanimidad esos pensamientos o estímulos sensoriales no se desencadena la cascada de reacciones,y se evita o disminuye el daño.
    Esto para empezar, y pidiéndo perdón si he cometido fallos, pues estoy hablando en un plan muy simplificado de algo que leí hace años. Si ésto lo lee algún neurólogo me encantaría saber su opinión.
    También puedes leer estudios en los que se obseva mediante resonancia del cerebro cómo personas meditadoras durante años tiempo tienen más desarrollado el lóbulo prefrontal en el que reside la compasión.
    En fin creo que me extendido demasiado para ser solo un comentario, pero de verdad que meditar merece la pena y que si te interesa puedes leer mucho más en google. Creo que Marina también tiene algo escrito. Pero lo que te convence es asistir a un curso. Gracias por preguntar, es mi tema favorito, como verás. Un abrazo y metta (deseos de que seas feliz y encuentres tu camino)

    • Juan Carlos junio 21, 2013 at 12:33 pm #

      Si, ando meditando….pero de forma informal (curso de mindfulness) sin retiros ni silencios absolutos…nuevamente aparece la Vipassana uhm….el próximo dia si o si les pregunto a los profes que relación guardan esas prácticas que hacemos cortas (y con deberes para casa) con la Vipassana ya que algo han comentado en clase.

      En definitiva, lo “nuestro” es meditación informal, o como dijo un compañero de clase “una forma más chick” de decir meditación 😉

      Me imprimo tu texto para leerlo tranquilamente 🙂 GRACIAS!

  14. Vanesa junio 21, 2013 at 6:10 pm #

    Ya no tengo internet y he venido un rato a casa de mi hermana pero estoy taaaan de acuerdo con este post que tenía que decírtelo xD, sobretodo lo del pack, yo también lo he visto con las aficiones del manga, comics, fantasía, etc. que parece que si no tienes el perfil clásico de friki no eres un verdadero fan de X, te leeré en tu psicoreto pero no podré participar como me gustaría 🙁 aunque así te leo condensada!

    saludos!

  15. Silvia C junio 21, 2013 at 7:57 pm #

    Interesante post….

    Distintas posturas, con distintos puntos de vista, según cómo vive la feria cada uno y entiende la comunidad….

    Yo personalmente, como comercial, sufro la influencia de las presiones por objetivos, el marketing, y la necesidad de crecimiento… Sigo en esta empresa porque creo en lo que vendo, en sus virtudes, en su inocuidad (aparentemente, porque si te pones a rascar, hoy en día casi todo causa cáncer o tiene algún efecto secundario.. pero eso jamás lo reconocerán las empresas que lo venden…y no digo que sea el caso de la mia) , en la contribución a un mayor bienestar… y porque me gusta mi trabajo, me ha permitido vencer mi timidez, me aparta de cierta rutina, (aunque casi todo acaba siendo rutinario) y por supuesto porque me proporciona un sueldo con el que poder hacer muchas otras cosas… y poder ayudar a animales y personas… En este aspecto, me identifico con Marta.

    Muchas veces me debato entre el no ser “el trabajo de mi vida” porque me gustaría otro mucho más altruista y sin presiones y ser realista y saber que soy una privilegiada por tener el trabajo que tengo….

    Esto le pasa a mucha gente, y la falta de alternativas, bien por falta de formación para focalizarse en otra cosa, por la falta de tiempo, de dinero con el que emprender la aventura empresarial, de creatividad, o de saber realmente cómo puede uno contribuir DE MANERA REAL a hacer este País, o este mundo, más sostenible, es lo que hace que la rueda siga rodando, y cueste tanto pararla para que coja un nuevo rumbo….

    Mientras hayan intereses comerciales, poder e influencias, nos va a ser muy difícil saber qué es realmente inocuo, ecológico, y va a contribuir al bienestar de la sociedad….

    Me parece muy interesante lo del grupo de consumo que nombra volboretinha y Cristina ¿No sabréis de alguno por aquí por Cádiz, o algún sito donde te puedan dar esta información?
    Tengo una amiga en León, cuyo marido es agricultor, y ella tiene un grupo donde cada uno se dedica a comprar un grupo de alimentos ecológicos al por mayor para repartirlos entre todos ellos, Piden a diferentes partes de España… salen más caros, pero son más saludables…. y dice que el trabajo de su marido sería inviable si pretendiera conseguir ese tipo de alimentos con el cultivo a gran escala…

    Las etiquetas a veces sólo una forma cómoda de “definir” a alguien a golpe de vista… y esto, como cualquier generalidad, va ser siempre incierta totalmente o injusta…

    Qué triste lo que cuenta Paula del hombre que era del Opus por no pensar…. Es gracioso, como precisamente se “etiqueta” a una persona con carrera y estatus como persona con cierta “autoridad” a la hora de tener un criterio, que se le presupone por haber tenido x formación e información… otro ejemplo más de etiqueta equivocada…. Cuando el pensar y el discernir es una de las capacidades más básicas que deberíamos tener y ejercer todos…

    Paula… veo que tu hija tiene a quien salir… ;)) ¡Enhorabuena! Por tu apertura mental y sensibilidad…

    A mi también me gustaría ser vegetariana porque considero que es un poco contradictorio el amor y defensa a los animales que ejerzo y promulgo, y comerme a unos mientras defiendo a otros… pero creo que es cuestión de evolución personal… Posiblemente encontraremos el momento, o iremos evolucionando…

    Juan Carlos… jajajjaja…. ¡tu acabas haciendo el curso de Vipassana!! Te lo digo yo!! .. demasiadas señales en tu vida… je… Y luego te vienes pa Cádiz ¡y meditamos todos juntos! ¿a que mola? Jajajajajaja

    Y por cierto os recomiendo a TODOS un blog que he descubierto recientemente también, gracias a una amiga que está iniciándole en la alimentación crudivera que se llama http://www.misrecetasanticancer.com/ En él, Odile Fernández, una medico de atención primaria que sufrió hace tres años un cancel de ovarios con metástasis, y pocas esperanzas de supervivencia, cuenta cómo a través de la alimentación logró curarse… Está además a punto de lanzar su libro “recetas anti cancer” y en su ultimo post podéis descargaros gratuitamente el primer capitulo…
    Esto está muy relacionado con el post de las eco tiendas…. Y la alimentación…

    Espero que a alguien le sea de utilidad…

    Un beso

    Silvia

  16. Antón Pirulero junio 22, 2013 at 9:49 am #

    ¿Las modas y la necesidad de pertenencia a un grupo tendrán algo que ver? ¿Será quizás una forma de identificación, diferenciación y reafirmación personal? (Uy…esto último me ha hecho un lío…)

  17. Silvia julio 2, 2013 at 12:57 pm #

    Muchas Gracias cristina!!!!
    Le echare un vistazo a ver que veo
    ;))
    Saludos

  18. Helenkeller octubre 31, 2015 at 7:38 am #

    Suele pasar que cuando intentamos adoptar un estilo de vida como por ejemplo mínimalista o ecológica, resulta que paradójica mente lo complicamos más y nos alejamos y acabamos peor que antes es decir con más muerdas inútiles que al principio, vamos, Dio génesis total jajajaja jajajaja y con lo paleo tienes razón, cubrimos necesidades con repostería paleo para sustituir, pero lo bueno es que te puedes volver un cocinero cojonudo!!!!!!

Deja un comentario