Cómo cumplir tus propósitos de año nuevo con el mínimo esfuerzo

Captura de pantalla 2013-01-04 a las 13.48.27
De pequeña tenía una profesora horrible: tan horrible, tan horrible, que años después un niño la grabó con el móvil durante las clases, sus padres la denunciaron y la echaron del colegio. Cuando me daba clase a mí aún no teníamos smartphones, así que la tuve que aguantar dos años. Recuerdo que a menudo nos miraba con odio, nos señalaba con el dedo y decía, exasperada: “¡¡Sois la ley del mínimo esfuerzo!!”. Lo decía como un insulto. Se supone que esforzarse mucho es bueno.

Yo, sin embargo, soy muy de la Ley del Mínimo, siempre y cuando vaya acompañada de otra ley: la del Máximo. Es decir: mínimo esfuerzo, máximo resultado. Si hay una forma más fácil y eficaz de hacer las cosas, vamos a buscarla. Así tendremos más tiempo y energía libres para dedicarnos a lo que nos interesa.

En el caso de los propósitos de Año Nuevo, pasa algo así. He dedicado los últimos días a leer diversos posts sobre el tema, y mi conclusión es que hay miles de consejos e instrucciones para cumplir tus propósitos. Que si elabora planes detallados. Que si haz listas. Que si apúntalo todo en un papelito. Empezamos mal: un montón de tareas previas al cumplimiento de propósitos nos pueden hacer desistir antes de empezar. Por eso, me he dedicado a reflexionar y filtrar información para darlo, como decía otro de mis profesores, “masticaíto pal niño”.

Aquí tienes tres maneras de invertir el mínimo esfuerzo en tus propósitos para obtener el máximo resultado.

1. El Falso Propósito: por qué hacer trampas con tus propósitos de 2012 puede ayudarte

No es una errata. He escrito 2012. ¿Qué tienen que ver los propósitos de 2012 con todo esto, Marina? Os preguntaréis. Ya los hemos dejado atrás. Año nuevo, vida nueva.

Lo que te propongo es lo siguiente.

  • Paso 1: piensa en todos los objetivos que alcanzaste el año pasado.
  • Paso 2: escríbelos en un papelito.
  • Paso 3: titúlalos “Propósitos para 2012”.
  • Paso 4: congratúlate.

Es hacer trampa, pero sirve. ¿Por qué? Pues porque observar lo que realmente eres capaz de hacer te dará pistas sobre a) qué metas asequibles puedes establecer para 2012 y b) cómo te puedes apañar para cumplirlas.

En mi caso, un falso propósito cumplido o FP de 2012 es hacer deporte de forma constante. Durante todo el año pasado, entrené y escalé casi todas las semanas; por épocas incluso lo combinaba con la piscina. Es un objetivo francamente ambicioso para mí. Durante la primera parte de mi vida, he sido lo más parecido a una medusilla deportiva que os podáis imaginar: blandita e inmóvil. Ahora, sin embargo, estoy deportivamente tan activa que escalé y entrené incluso en vacaciones.

¿Qué tipo de objetivo podría establecer para el año que viene? La constancia en algún otro hábito importante; por ejemplo: comer sano o dormir más horas.

¿Cómo me voy a apañar para hacerlo? Mi secreto para haber cumplido mi FP es sencillo: escalar me gusta. Tanto en la roca como en el roco, (casi) todos los momentos que paso escalando son puro gozo. Esto quiere decir que si convierto mis futuros propósitos en actividades que pueda disfrutar mientras las hago, y no sólo por sus consecuencias, me será más fácil cumplirlo.

Ejemplos prácticos: preparar ricas recetas sanas, con mucha rúcula, aliños exóticos y especias variadas. Abonarme al sushi para ponerme ciega de omega3. Meterme en la cama cuando aún no tenga sueño y aprovechar para leer.

Creo que se entiende el concepto.


Con uno basta: un solo propósito puede ser suficiente

La idea no es mía, sino de Peter Bregman, el autor de “18 minutos”. Es un libro muy bueno y sencillo sobre establecimiento de metas y gestión del tiempo. En uno de los últimos capítulos, el autor sugiere que antes de empantanarnos en un montón de acciones complejas escojamos sólo una, la que va a tener más impacto en todo lo demás, y nos comprometamos con ella.

A menudo, el cambio funciona como una bola de nieve. Empezamos por algo pequeñito, y crece y crece hasta convertirse en una avalancha que nos aplasta beneficiosamente hablando. Si identificamos una sola acción poderosa, podemos poner en marcha nuestro universo.

Un ejemplo útil es el ayuno intermitente. Esta práctica, que os puede sonar rarita, está muy de moda en EEUU y en los círculos de alimentación paleo. Se trata de saltarse una o varias comidas al día o a la semana. Así dicho suena a barbaridad, pero parece que hay bastantes estudios que lo avalan, tanto para la pérdida de peso como para otras consecuencias favorables para la salud. Yo creo que parte de su éxito tiene que ver con que uno sólo tiene que tomar una decisión: no comer durante un tiempo. Nada de dietas complicadas. Te saltas una comida y punto.

Dato friki: yo estuve practicando el ayuno intermitente un tiempo. No es tan complicado como parece y es efectivo (¡me quedé divina!). El problema es que en este país no desayunar es un sufrimiento y te convierte en un paria social, así que ahora he vuelto con mis amigos colacao y mollete.

Puede que comprometerte a mantener tu cuarto ordenado te ayude a estar más relajado, organizarte mejor y tener más ganas de trabajar. Puede que obligarte a dibujar todos los días y publicarlo en tumblr te lleve al éxito como ilustradora. Una sola acción consistente es mucho mejor que un montón de buenas intenciones.


Para vagos extremos: no establezcas ningún propósito

Concentrarnos en la meta puede hacer que nos olvidemos de todo lo demás. Podríamos llamarlo el efecto cumbre: obsesionarse tanto con llegar a la cima de una montaña que no disfrutamos del recorrido. Además, cuando uno llega a la cumbre, como decía nosequé alpinista, tampoco hay tanto que hacer. Echas tres fotos y te bajas. ¿Qué haces el resto del tiempo?

La idea es cambiar el concepto de metas por el de valores, áreas de interés o llámalo X. Establecer metas es útil cuando mejora la calidad del momento presente proporcionando foco, motivación y orientación acerca de la manera más eficaz de invertir nuestro tiempo. Se puede conseguir lo mismo si seleccionamos las áreas en las que queremos centrarnos y vamos escogiendo día a día pequeñas acciones que pueden contribuir a ello.

En mi caso, podría tener como propósito escribir un libro sobre psicología para publicarlo online. Quizá lo consiga, quizá no, pero si hipoteco mi felicidad hasta en momento en que vea mi ebook en Amazon, lo voy a pasar muy mal. Lo que quiero, realmente, es aprender sobre psicología, encontrar la forma de ser útil y seguir escribiendo. Eso puedo hacerlo todos los días. El libro irá saliendo poquito a poco.


Resumiendo…

1. Escribe los Falsos Propósitos de 2012 para tener pistas acerca de tus propósitos para 2013.

2. Elige una sola acción potente que pueda tener una influencia positiva en todo lo demás.

3. No hagas ningún propósito y decide las áreas de mejora en las que vas a trabajar cada día.

¿Se te ocurre alguna otra idea para que los propósitos de 2013 no caigan en el olvido? Compártelo en los comentarios.

[La foto que ilustra el post es de PDR.]

Este artículo tiene que ver con el principio de Sentido de la Vida Jipi. ¿Quieres saber qué es la Vida Jipi? Recibe gratis el curso aquí.

¡Recibe el curso!

Captura_de_pantalla_2015-09-22_18.33.12

Suscríbete a Psicosupervivencia y recibe gratis el MIni Curso de Introducción a la Vida Jipi.

El spam me gusta tan poco como a ti. Powered by ConvertKit

9 Responses to Cómo cumplir tus propósitos de año nuevo con el mínimo esfuerzo

  1. Elsa enero 7, 2013 at 11:15 pm #

    Me encanta tu página. Se nota muchísimo todo el esfuerzo que has invertido y el resultado es fabuloso.
    Empiezo hoy con mi única acción que me he marcado para el 2013, después de felicitarme el tiempo que lo conseguí en todo el final del 2012. ¿Estoy haciendo bien los deberes?

    Sigue así de fuerte(y no me refiero a los musculitos que tienes) y que no se te olvide que ya te has demostrado muchas veces que no hay nada ni nadie que te pueda parar.

    • Marina enero 8, 2013 at 6:02 am #

      ¡Lo estás haciendo genial!

      Ya me contarás cuál es esa acción. Espero que no sea (sólo) construir casas con barro.

      Muchísimas gracias por tus ánimos. Te quiero (más). Besos para ti y para la rubia.

  2. Marta (Galicia) enero 8, 2013 at 5:46 pm #

    Yo creo que nunca he cumplido ningún propósito, apuf! Tampoco me propongo propósitos casi ningún año, pero en fin, este año sí que me he propuesto alguno, así que voy a seguir tus consejos! 🙂

    P.S. La página está genial!

    • Marina enero 13, 2013 at 9:13 am #

      A veces proponernos algo y empeñarnos en eso nos puede distraer de otras cosas importantes o de disfrutar del camino, así que igual tú no eres de las de hacerse propósitos. Aun así, sí que te animo a que identifiques las áreas en las que quieres trabajar más este año y emplear tu tiempo. ¡El tiempo es lo más valioso que tenemos!

      Un abrazo.

  3. Victoria enero 12, 2013 at 10:41 am #

    Muchas felicidades Marina por el blog! Lo acabo de descubrir, y a pesar de que el consejo que nos das, es no leer más de tres posts… yo lo he hecho 😉
    Absolutamente de acuerdo con esta idea que propones de centrarte en un sólo objetivo con valor…

    En muchas ocasiones, la lista de propósitos aunque no era larga, se repetía año tras año, ir al gimnasio, dieta sana, cuidarme, blablabla… pero hasta que no consigues algo que verdaderamente te llame la atención, algo que verdaderamente te haga vibrar, entonces lo harás….

    Creo que ante todo es confiar en la vida, confiar que lo que verdaderamente te importa, lo vas a lograr, y vas a poner el empeño suficiente 😉

    Te sigo 😉

    Un abrazo!

    • Marina enero 13, 2013 at 9:15 am #

      Vaaale, no te voy a regañar por leer más de tres posts… :p Estoy de acuerdo en que a veces nos basta con sacar la lista del año anterior y ponerle la fecha de este año, porque no hemos cumplido ni un propósito.

      Me estoy acordando también de un año en que mis amigas y yo decidimos salir a la calle el 31 por la noche y buscar a alguien que apadrinara nuestros propósitos: un desconocido que se comprometiera a mandarnos un mail en junio y ver cómo lo llevábamos. El problema es que al final nos tajamos en casa de una colega y nos dio pereza salir, pero la idea era buena.

      Un besote.

  4. newme febrero 13, 2016 at 8:48 pm #

    Me encanta, sobre todo cuando estoy chungo, me siento identificado en tus pensamientos, ejemplos e incluso hábitos (aunque yo todavía debo encargarme de los malos :P) y lo mejor es que en todas las situaciones aportas soluciones sencillas, me ayuda tanto… a ver mis problemas desde otra perspectiva y relativizarlos con mayor facilidad.

    Me transmites sabiduría y profesionalidad, pero con una inmensa cercanía! No podría quedarme con un artículo en concreto, todos tienen tantas cosas buenas para extraer! Simplemente me falta sacar la determinación para actuar 🙂

    Un placer leer estos artículos y como programador tengo que darte la enhorabuena por lo bien que se te ha quedado el blog, es de 10 😉

Trackbacks/Pingbacks

  1. Hackea tu insomnio | Psicosupervivencia - enero 7, 2013

    […] del sueño pueden tener una influencia muy positiva en tu vida. Es más: si aún no has decidido qué acción única podría ser lo bastante poderosa como para mejorar todo lo demás, te animo a que pruebes con […]

  2. Tres pasos para un septiembre motivante | Psicosupervivencia - septiembre 6, 2013

    […] propuesto diversas formas de poner en marcha el cambio, aquí y en la Guía: a través de hábitos, pequeños pasos, grandes decisiones y renuncia. Lo que vas a leer, por tanto, es quizá un poco más de lo mismo, […]

Deja un comentario