Consultas individuales

Déjame que lo adivine…

No estás bien. Tienes un problema gordo. Quizá con tu pareja, o con tu familia, o con tus relaciones con los demás. Quizá tu trabajo no te satisface, o una enfermedad o dolor crónico está acabando con tu alegría y amargándote la vida.

Puede que ni siquiera tengas un problema como tal. Quizá tu vida, aparentemente, es estupenda: tienes pareja (o no, pero estás estupendamente sin ella); tu familia te quiere; tus amigos son fantásticos; tu perfil de Facebook no muestra más que sonrisas y fotos de tapas de diseño.

Pero algo te falta. Algo no termina de ir bien. La ansiedad te está comiendo por dentro, o la tristeza no te deja levantarte de la cama.

Y has probado cosas, claro. Te has leído libros. Has hablado con tus amigos, que te dan un montón de consejos bienintencionados. Hasta te has apuntado a yoga y a senderismo.

(O puede que no… quizá la tristeza o la preocupación te han aplastado tanto que apenas puedes salir de la cama)

En cualquier caso, ha llegado un punto en el que no puedes más. Te vendría bien que alguien te echara un cable.

Pero no lo tienes claro. Nunca has creído demasiado en los psicólogos.

O sí que has creído, pero fuiste una vez y, francamente, no te sirvió demasiado.

O te da vergüenza ir. Al psicólogo solo van los neuras. O los chalados. O los que no tienen amigos o familiar con los que charlar. ¿Qué te va a decir un psicólogo que no sepas tú ya?

Pero aquí estás.

Yo tengo la solución absoluta y la panacea univ… no, espera

No voy a decirte que podré arreglar en un pis pas el problema con el que llevas un tiempo batallando. Eres una persona inteligente y probablemente ya has probado muchas soluciones.

Lo que sí puedo decirte es esto: tengo experiencia con personas como tú. Puedo darte una visión distinta de lo que te está pasando. No soy una consejera, ni una amiga, ni un cura: estudio cada día para entender cómo funciona la mente y aprender a cortocircuitar los bucles de preocupación y angustia en que nos sumerge a veces.

Trabajo con una forma de terapia de última generación, potente, avalada por la ciencia y muy, muy bonita: ACT (Terapia de Aceptación y Compromiso).

ACT en ingles significa ACTUAR. Y de eso va la terapia. De recuperar tu vida. Porque si estás aquí ahora mismo, leyendo esto y preguntándote si te podría venir bien consultar conmigo, es porque no estás viviendo la vida que quieres. Porque la ansiedad, el sufrimiento o la depresión te están impidiendo implicarte en todo lo que tiene sentido para ti.

Quizá sea tu relación con tu familia.

Quizá sea lanzarte a por el trabajo que deseas.

O empezar un nuevo hobbie.

O comprometerte con el ejercicio.

O viajar.

La vida, tu vida, no está en todos esos pensamientos a los que les estás dando vueltas, una y otra vez. La vida está fuera, en la acción: en ese juego en el que todos los demás parecen estar participando, mientras tú miras desde la grada preguntándote cómo se hace para saltar al campo.

Y, sin embargo, esos pensamientos pueden volverse tan poderosos, tan aplastantes, tan chupadores de almas como los Dementores de Harry Potter

dementores

Sí, soy una psicóloga fan de Harry Potter, qué pasa 😉

En esta terapia vamos a centrarnos  en que tu mente deje de acabar con tu vida. Vamos a descubrir qué te importa. Vamos a recuperar el equilibrio, la ligereza, el entusiasmo. Vamos a saltar al campo de una vez por todas para que dejes de observar y empieces a jugar.

A veces, lo más valiente es pedir ayuda. Y si estás aquí es porque no quieres perder más tu valioso tiempo en este planeta. Porque, ¿qué va a pasar si las cosas continúan igual un año, dos años, cinco años? ¿Cómo te ves en un futuro si todo continúa como hasta ahora?

Afortunadamente, todavía estamos en 2017. Aún puedes abrir un nuevo capítulo en el libro de tu vida y escribirlo a tu manera. Y yo estoy encantada de echarte un cable en el proceso.

¿Cómo empezar terapia conmigo?

Las sesiones por Skype valen 50 euros/hora.

Para empezar, sigue estos pasos:

Paso 1: Contacta conmigo y cuéntame brevemente en qué consiste tu problema y por qué crees que puedo serte de utilidad.

Paso 2: Te responderé lo antes posible diciéndote si creo que encajamos y te daré toda la información necesaria sobre horarios, formas de pago, etc.

Paso 3: Ingresa el importe de la primera consulta (pregúntame por los bonos para ahorrarte un dinerillo) y dime cuál es tu disponibilidad de horarios.

Paso 4: Te responderé con una propuesta de hora.

Paso 5: Confírmame y nos vemos en Skype. En la primera sesión abordaremos el problema, te preguntaré todo lo que necesite saber y comenzaremos un plan de acción. A lo largo de las siguientes sesiones, continuaremos trabajando para que consigas tus objetivos.

Quedaremos para vernos cada semana/dos semanas, dependiendo de tu disponibilidad y de la naturaleza del problema. Utilizaremos el diálogo y otras técnicas, como el mindfulness (la meditación de toda la vida, pero con un nombre más moderno), la solución de problemas, los registros o la creación de hábitos que vayan a tu favor.

Empieza ya a lograr la vida que deseas

 

Estoy deseando que empecemos a trabajar codo con codo para crear el cambio que quieres ver en tu vida.

Abrazos,

http---signatures.mylivesignature.com-54493-110-729717460CB177970539E7A9FF4A4DD7

 

 

 

Marina Díaz Carmona

Psicóloga clínica.

Nº de colegiada: AO10295 (Colegio de Psicólogos de Andalucía Oriental)

 

 

¡Recibe el curso!

Captura_de_pantalla_2015-09-22_18.33.12

Suscríbete a Psicosupervivencia y recibe gratis el MIni Curso de Introducción a la Vida Jipi.

El spam me gusta tan poco como a ti. Powered by ConvertKit
Comments are closed.