Mi opinión de ConvertKit como gestor de lista de correo

Aclaración: el enlace a ConvertKit es un enlace de afiliado: si te haces cliente, yo me llevo una comisión sin que a ti te cueste un duro, pero la opinión favorable es 100% mía. ConvertKit me entusiasma porque ha supuesto una diferencia enorme en mi blog y me encantaría que más gente lo conociese. Ni por todo el oro del mundo te recomendaría algo en lo que yo no creo. 

Aclaración 2: este post es para ti si en algún momento te gustaría utilizar tu blog como plataforma profesional. Si escribes por diversión, amor al arte o extraño autosacrificio, probablemente no te interese ni un poco. Y si no tienes un blog, te va a sonar a chino total 😀

Si tienes un blog o te interesa abrir uno, probablemente ya eres consciente de la importancia de tener una lista de correo. Una lista sirve para:

  • Que la gente que te encontró un día por casualidad sepa cómo y cuándo encontrarte de nuevo.
  • Ofrecer contenido exclusivo y una mejor experiencia a las personas que confían en ti dándote su mail.
  • Establecer una relación mucho más personal con tus lectores.
  • Informar de tus productos o servicios a una audiencia que ya está interesada y que quiere trabajar contigo.

Es decir, que si tienes un blog, crear una buena lista de correo no es una opción. Tienes que hacerlo. Ni te lo pienses.

Para que te hagas una idea: 52 personas se han apuntado a mi nuevo curso, Reescríbete; de ellas, 51 eran suscriptores del blog. La lista también me ha permitido recibir feedback sobre productos o servicios antes de lanzarlos o impulsar cada post en el momento de su publicación.

Mis lectores también se benefician porque pueden seguir en contacto con el blog sin necesidad de tener que estar constantemente mirando a ver si he actualizado, porque son los primeros en recibir información sobre proyectos y promociones y porque les cuento mis penas y cotilleos antes que a nadie.

La pregunta, en realidad, no es ¿debería crear una lista de correo?, sino ¿con qué proveedor gestiono mi lista de correo? Y hoy estoy aquí para tratar de responder a esa pregunta y hablarte de la app que utilizo yo: ConvertKit, creada por el bloguero estadounidense Nathan Barry.

Que un bloguero haya creado esta app es importante porque quiere decir que está diseñada por bloggers y para bloggers, y tiene en mente específicamente las necesidades de nuestro pequeño pero interesante colectivo. No es una app para las campañas de Zara, sino para las tuyas. Y quiere decir que Nathan intenta de una forma muy sincera resolver los quebraderos de cabeza y superar las limitaciones que él mismo experimentó con otros proveedores.

Los antecedentes: yo también empecé en Mailchimp

Mailchimp te ofrece la posibilidad de crear una cuenta gratis sin límite de listas o envíos si tienes menos de 2000 suscriptores. Cuando pensaba que 2000 suscriptores era una cifra toda crazy, y que para cuando llegara ahí estaría nadando en dinero y tomando cocolocos en una isla tropical, decidí empezar mi lista con ellos.

mailchimp logo

Además, el monito me caía muy bien

Esto es un error por una razón muy sencilla: la versión gratuita de Mailchimp no te permite crear autoresponders es decir: “cursos” de introducción (o de cualquier otro tema) que se envían vía mail a tus suscriptores. Más adelante explicaré por qué esta característica es tan importante y cómo se hace desde ConvertKit.

Además, si todo va bien, tarde o temprano llegarás a los 2000… y cuando llegues, te encontrarás con la desagradable sorpresa de que Mailchimp es bastante caro para lo que ofrece. A mí no me importa pagar más por un buen servicio (de hecho, ConvertKit no es exactamente barato), pero Mailchimp tiene limitaciones importantes y, desde mi punto de vista, no compensa.

El último clavo en el ataúd de Mailchimp fue la duplicación de suscriptores. Si tienes al mismo suscriptor en dos listas, Mailchimp te lo cuenta como dos suscriptores distintos. Esto para mí, que tengo listas de contenidos similares y a mucha gente suscritas a varias de ellas, era un problema: tenía que fusionar esas listas en una sola para que no me contaran/cobraran doble y eso tenía bastantes limitaciones.

También puedes crear listas en cuentas diferentes para “engañar” al sistema, pero eso no es muy práctico porque puedes acabar mandando la misma información a varias personas y porque andar entrando y saliendo de varias cuentas es incómodo y confuso.

Resumiendo: un follón.

Creo que Mailchimp está muy bien para enviar campañas y ya, pero se queda muy corto (y especialmente en su versión gratuita) cuando hablamos de las características pro. Y si quieres ser un problogger, tienes que ser un proemailmarketer.

Craso error de tiesa: Sendy

Total, que llegué a los 2000 suscriptores, tuve que plantearme empezar a pagar y empecé a interesarme por las campañas automatizadas. Así fue como conocí Sendy: un programa que utiliza el envío web de Amazon y sale ridículamente barato.

Fue un error importante por la sencilla razón de que Sendy tiene un porcentaje de entregabilidad (capacidad de que tus mails lleguen a los destinatarios y no se vayan al spam) muy malo. Empecé a bajar de porcentajes de apertura de un 70% a un 40%., y a recibir mails de personas que me avisaban de que las newsletters estaban llegando al spam. Y si tus mails no llegan, da igual que el mail te salga barato: a la larga te va a salir muy caro, porque vas a perder el interés de un montón de suscriptores.

Y esto no solo es malo para ti: es malo para tus lectores, que se suscribieron porque querían saber más de ti y ahora piensan que pasas de ellos o que te has retirado del mundo blog.

Ahí fue donde me amarré los machos y decidí algo muy importante: invertir en mi negocio y pagar por un servicio de email marketing en condiciones. Leí una review como esta en un blog, me convenció y me pasé a ConvertKit.

ConvertKit: lo bueno

Como decía antes, la clave de un buen servicio de marketing por mail no es solo que sea buena para ti, sino también para tu audiencia. Y para dar a tus lectores un servicio de calidad, hay varios puntos extremadamente importantes que ConvertKit trabaja a la perfección.

1.  Freebies (regalos)

Los freebies son los “regalitos” que haces a tus lectores cuando se suscriben a tu blog. No son (solo) sobornos: también son tu oportunidad de que tu lector se familiarice con el contenido de tu blog y con tu trabajo.

Pero si quieres ser un problogger, no solo vas a ofrecer un regalo para que la gente se suscriba así, en general (el típico PDF), sino que ofrecerás también pequeños regalitos en distintos posts que se relacionen específicamente con el contenido de cada uno. En mi caso, por ejemplo, tengo los siguientes freebies (en Psicosupervivencia):

  • El Mini-Curso de Introducción a la Vida Jipi.
  • El Curso de Iniciación a la Escritura Terapéutica.
  • El libro ¿Por dónde empiezo? Kit de Psicosupervivencia para el Náufrago Cotidiano.
  • Imprimibles para el post de la Rutina Matinal.
  • Un audio de relajación para el post que publiqué en el blog de Pau Navarro.

Lo bueno de ConvertKit es que te permite vincular cada uno de esos regalos a un formulario distinto y colocar ese formulario donde quieras.

Por ejemplo, este es mi formulario para el Mini-Curso:

Captura de pantalla 2015-12-30 17.17.54

Y este es para el libro:

Captura de pantalla 2015-12-30 18.15.58

Esto es especialmente útil si en tu blog tratas temáticas muy distintas. Por ejemplo: si escribes sobre viajes y coaching, puede que tengas lectores que quieran viajar pero no necesiten coaching, y otros a los que les interese el coaching pero quieran quedarse en su casa. Con ConvertKit puedes crear un freebie para cada temática y atraer a cada audiencia por separado (y, de paso, segmentarla; tranqui, que hablaremos de esto más adelante).

También es súper útil para incrementar el potencial de suscripción de cada post. Si un lector termina tu post y le dices “suscríbete y recibe actualizaciones gratuitas”, es muy poco probable que actúe. Sin embargo, si estás hablando de cómo crear tu propio calendario y regalas una plantilla para que el lector no tenga que empezar desde cero, será mucho más probable que tome la decisión de suscribirse.

De hecho, con ConvertKit tienes los datos de conversión de cada formulario, para saber cuáles son más efectivos y capturan más suscriptores.

Por ejemplo: mis formularios normales de suscripción al final de cada artículo o página tienen un porcentaje de conversión del 0,9%, mientras que el que inserté en el artículo de la Rutina Matinal y que permitía descargarte los imprimibles tiene un ratio del 8,5% de conversión: casi 10 veces más.

Captura de pantalla 2015-12-30 17.28.00

Captura de pantalla 2015-12-30 17.27.05

Esto también te permite no sobrecargar tus posts con un montón de contenido y ofrecerlo solo a la gente que está realmente interesada.

2. Cursos automatizados

Los cursos son campañas de marketing que van llegando a tus lectores en el momento en que tú lo decidas: puede ser cuando se suscriben a tu blog o cuando ellos mismos lo deciden haciendo clic en un enlace. Como te comentaba, yo ofrezco ahora mismo dos cursos: el Mini-Curso de Introducción a la Vida Jipi y el Curso de Iniciación a la Escritura Terapéutica.

Captura de pantalla 2015-12-30 17.31.22

Cada curso muestra sus propias estadísticas de suscripción, ratio de apertura, etc.

Crear estos cursos en ConvertKit es facilísimo: vas rellenando los mails y seleccionando el momento en que quieres que lleguen a tus lectores. Modificar las campañas es muy sencillo y puedes cambiar los mails de orden simplemente arrastrándolos con el ratón.

Captura de pantalla 2015-12-30 17.32.14

Como ves al principio del mail, en ConvertKit puedes personalizar los mails, pero te da la opción de poner otra frase si no dispones del nombre de tu suscriptor, para que no quede raro

Los cursos son fantásticos, porque permiten crear experiencias formativas breves para tus lectores, un poco más estructuradas que el blog, pero no tanto como para ser un curso intensivo que pueda ser demasiado demandante. Además, si estás pensando en crear algún tipo de curso de pago más adelante, esta puede ser una buena forma de probar tu idea y ver si tus lectores están interesados en algo así.

En mi caso, por ejemplo, ofrecí el Curso de Iniciación a la Escritura Terapéutica de forma gratuita. Como vi que a la gente le interesaba, decidí crear un curso intensivo para los que estuvieran interesados en profundizar; así fue como nació Reescríbete.

Los cursos también te permiten crear una gran primera experiencia para los nuevos suscriptores. Un problema de los blogs es que cuando uno llega por primera vez, es como ver una película empezada. Como blogger tienes dos opciones: o repites una y otra vez las mismas cosas para los nuevos (lo que hace que los antiguos se aburran) o sigues avanzando en el tema a riesgo de que los nuevos se queden desorientados.

La solución es crear un curso de introducción con los conceptos más importantes de tu blog explicados despacito y poco a poco. Es lo que hago yo con el Mini-Curso de Introducción a la Vida Jipi, que explica las líneas fundamentales de mi orientación psicológica y del contenido de Psicosupervivencia.

Además, todos los suscriptores nuevos reciben varios mails a lo largo de un mes donde les digo cuáles son mis posts favoritos y les hablo de mi canal de Youtube y de Mailterapia. Es mucha información para darla de una sola vez, pero si vas enviándola poco a poco tu lector podrá saber más cosas de ti sin verse abrumado.

3. Segmentación

La segmentación no es más que dividir a tus suscriptores de acuerdo a sus intereses. Esto es bueno para ti y para ellos: para ti, porque no pierdes el tiempo dando a unos información que no les interesa; para ellos, porque no atascas su bandeja de entrada con un montón de mails que no quieren leer.

ConvertKit utiliza las automatizaciones (automations): reglas que te permiten hacer que SI pasa algo, ENTONCES pase otra cosa.

Captura de pantalla 2015-12-30 17.38.49

Algunos ejemplos:

  • SI alguien se suscribe mediante un formulario, ENTONCES se le empieza a enviar un curso.
  • SI alguien hace clic en un enlace, ENTONCES se le aplica una etiqueta (en Mailchimp ni siquiera puedes etiquetar a tus suscriptores).
  • SI alguien se borra de un curso, ENTONCES se le quita una etiqueta.

También puedes combinar dos o más inputs y/o dos o más outputs en una misma regla (combinar varias condiciones que den lugar a varios resultados)

¿Para qué sirve esto a efectos prácticos? El límite es tu imaginación, pero te pongo algunos ejemplos que utilizo yo en mi blog.

  • El lector puede suscribirse y borrarse de los distintos cursos haciendo clic en enlaces dentro de los mails. Esto permite que si se harta de determinado curso, pueda interrumpirlo sin cancelar por completo su suscripción al blog.
  • Cuando lanzo una campaña de marketing (por ejemplo, este mes con Reescríbete) doy la oportunidad a los suscriptores de que se borren de la campaña sin quitarse del blog. De esta forma no saturo a alguien que no tiene ningún interés por el curso pero que quiere seguir leyendo el blog o que podría estar interesado en otro producto/servicio diferente más adelante.
  • En Mailterapia, cuando alguien hace clic en el enlace de un servicio determinado (por ejemplo, las consultas o la suscripción), se le pone una etiqueta. De esta forma, si hay alguna promoción, puedo enviarla solo a las personas que ya saben algo de esos servicios y están interesadas en ellos, evitando de nuevo molestar a los que en estos momentos no quieren empezar una terapia.
  • Cada formulario tiene sus reglas independientes (poner etiquetas, iniciar un curso determinado…).

Otras ideas que no he puesto en práctica pero que podría utilizar:

  • Podría dar a elegir a los lectores con qué frecuencia quieren actualizaciones.
  • Podría crear un segundo curso de profundización sobre un tema que se iniciara automáticamente una vez que la persona ha terminado el primero.
  • Podría crear un borrador de cada post nuevo para enviar por mail cada vez que se actualiza el blog.

La segmentación/automatización es importantísima si quieres dar un paso más en tu lista de correo, y además te permite una relación mucho más respetuosa y personalizada con tus lectores.

Además de las reglas de automatización, ConvertKit te permite personalizar a quién vas a mandar cada newsletter con facilidad.

Captura de pantalla 2015-12-30 17.44.12

De esta forma, por ejemplo, cada vez que mandaba un mail sobre Reescríbete incluía a los suscriptores de Psicosupervivencia, y a los de Mailterapia que se habían apuntado al curso de escritura, y excluía a los que se habían borrado de la campaña y a los que ya habían comprado el curso.

4. Páginas  de bienvenida optimizadas para la conversión

Que alguien se suscriba a tu blog no es como captar adeptos para tu secta. No es un truco malvado que haces para sorberle a la gente el seso y vaciar sus carteras. Es algo de lo que os beneficiáis los dos:

  • El suscriptor recibe lo mejor de ti, puede elegir si quiere comprar algo de lo que ofreces y accede a una experiencia mucho más profunda de tu blog (y, además, se puede borrar cuando quiera, a diferencia de las sectas).
  • Tú tienes la oportunidad de comunicarte mucho mejor con él y de vender lo que haces a gente interesada aportándoles valor.

Es decir, que maximizar las suscripciones no es una estrategia malévola y despiadada. Para mí, es la forma de asegurarme de que el mayor número de gente posible accede a una experiencia completa de Psicosupervivencia y no se queda en revolotear alrededor de blog y luego marcharse. Si resulta que esa experiencia no le gusta, se puede borrar; y si le gusta, pues mucho mejor para todos.

En ese sentido, lo mejor que puedes hacer es crear una landing page como la que utilizo yo en el blog: algo que dé a tus suscriptores un número de opciones muy reducido. O te suscribes, o vale, pasa al blog, pero te quedas sin todas estas cosas tan guays (algunas landing muy extremas ni siquiera permiten la opción de entrar al blog, pero a mí eso me parece excesivo).

Captura de pantalla 2015-12-30 17.46.02

Esta landing no ganará un premio de diseño, pero es efectiva

¿Te parece que con poner un formulario en una esquina del blog, o debajo de los posts, es suficiente? De nuevo: cifras.

  • Mi landing de Psicosupervivencia (la de la foto de arriba) tiene una conversión del 11% (de cada 100 visitantes, 11 se suscriben al blog).
  • La de Mailterapia, del 25%.
  • Los formularios de los posts, del 0,9%.

Es decir, que es mucho más probable que se suscriba alguien que aterriza en  mi página por casualidad, que alguien que se ha leído un post en el que he currado durante un montón de horas.

Y no solo eso, sino que los suscriptores, en general, están muy contentos, porque tienen acceso a los libros, los cursos y todos los regalos que ofrezco, además de a un montón de información de insider sobre el blog y mis distintos proyectos.

ConvertKit te permite crear una landing page como la mía en literalmente cinco minutos. Por supuesto, hay landings más bonitas y mejor diseñadas, pero no son gratuitas y no las creas en 5 minutos. Y, sinceramente, con esos porcentajes de conversión, yo no me planteo cambiarlas de momento: si funciona, no lo toques.

Esto te permite no tener que estar constantemente “alimentando” el blog a la espera de que la gente se suscriba, sino confiar en que el tráfico que llegue (mucho o poco) se va a ir convirtiendo a una velocidad más o menos constante; y no solo eso, sino que los suscriptores van a tener un montón de cosas nuevas que leer sin que tú tengas que estar todo el rato creando contenido. De esa forma, puedes enfocarte en hacer avanzar tu negocio, sea el que sea, y no solo en actualizar tu blog.

5. Contenido personalizado para suscriptores

Una vez que la persona se suscribe, no tienes por qué seguir convenciéndola para que lo haga; de hecho, puede ser un poco agotador. Con ConvertKit, tienes la opción de mostrar contenido personalizado a tus suscriptores en lugar de un formulario. Por ejemplo, en el artículo sobre la Rutina Matinal, los no suscriptores ven el formulario y los suscriptores el enlace para poder descargar los imprimibles.

Captura de pantalla 2015-12-30 17.49.23

Esto es lo que ven lo que no están suscritos

Captura de pantalla 2015-12-30 17.49.01

Esto es lo que ven los suscriptores

6. Plugin

Otro punto a favor de ConvertKit es que tiene un plugin que te permite colocar con mucha facilidad los formularios al final de cada post/página y seleccionar de entre todos los que tienes disponibles. También puedes quitar el formulario, si por ejemplo es una página exclusiva para suscriptores y no quieres molestarles. Desconozco si Mailchimp permite esto, porque cuando yo usaba Mailchimp tenía otro plugin que había que integrar y configurar independientemente.

Captura de pantalla 2015-12-30 18.04.10

Esto aparece al final de cada post/página de WordPress

7. Facilidad de manejo y soporte técnico

ConvertKit es extremadamente intuitivo y sencillo. Para mi gusto, bastante más que Mailchimp. Tiene cosillas mejorables, pero en general está hecho para gente que no tiene mucho contacto con la tecnología (que quiere dedicarse a escribir, no a luchar con su app de correo) y la curva de aprendizaje inicial es muy rápida.

Además, el soporte técnico es muy eficaz y son muy amables. Y no solo eso, sino que Marc, uno de los desarrolladores, es de Barcelona y puedes hablar con él en español si está disponible.

ConvertKit: lo regular

1. Precio

ConvertKit es ligeramente más caro que Mailchimp y que Aweber, y además los segmentos entre precios son mayores. Es decir, que pagas lo mismo por tener 5000 suscriptores que por tener 7000. Pero si hace más, es lógico que cueste más. Y no olvides que las otras empresas te cobran por los suscriptores duplicados, así que si tienes listas muy grandes, al final puede que te salga más económico ConvertKit.

Además, la lista de correo es un elemento TAN importante en tu blog (me atrevería a decir que el más importante), que yo tendría cuidado con los ahorros: como me enseñaron mis experiencias con Mailchimp y Sendy, lo barato sale caro.

La velocidad a la que crezca tu lista tendrá una influencia brutal en tus posibilidades de vivir de tu blog (o de ganar algo de dinero extra con él), con lo que lo importante es lo que gastes en relación a lo que ganes. Y no solo eso, sino que a menudo pagar por algo es una forma de comprometerse más con lo que estás haciendo y trabajar con más foco y entusiasmo.

2. Inglés

Es cierto que ConvertKit está en inglés. Pero, sinceramente, si no te manejas en inglés y quieres vivir de tu blog, aprenderlo es tu prioridad número 1 (o 2, si me apuras; la número 1 es… ¡crear tu lista de correo! 😉 ). Esperar a que una empresa española haga lo mismo que las de EEUU es como esperar que el cine español produzca pelis como las de Hollywood.

(¡Pero a mí no me gustan las pellis de Hollywood! puede que digas tú. ¡Prefiero una simpática comedia española con Javier Cámara! Vale, nadie dijo que la metáfora fuera perfecta :D)

Además, como te decía antes, uno de los creadores de ConvertKit es español y te puede hablar en castellano (aunque yo no confiaría en esto 100%, porque Marc no siempre está disponible y porque el pobre hombre es programador, no traductor).

3. Diseño del mail

Las plantillas para mails que ofrece ConvertKit son bastante sencillas, en comparación con las de Mailchimp, que te permiten crear mails muy bonitos. Por otra parte, la mayoría de los lectores tienen muy aprendido que mails bonitos y diseñados = publicidad, mientras que mails cutres y sencillos = mails interesantes de gente que conocen. Así que en realidad esto no me parece un problema.

4. Estadísticas

Personalmente, esto es lo que menos me gusta de ConvertKit: las estadísticas son planas y poco versátiles. No se pueden configurar por fecha (tienes los gráficos del último mes y punto), no se pueden filtrar por formularios/cursos etc (aunque cada formulario y curso tiene estadísticas, no hay ningún lugar donde verlas todas juntas), y son bastante burdas. Si eres un friki de los datos, esto puede ser lo que más te eche para atrás de esta app.

Captura de pantalla 2015-12-30 17.57.03

Esta imagen no es clickeable (o como se diga), no te permite ver distintos gráficos ni filtrarlos por fechas, formularios u otro tipo de dato. Los distintos segmentos de las barras corresponden a los diferentes formularios, pero no se ven muy bien.

Resumiendo

Que quede claro que pienso que Mailchimp, que es lo que yo he utilizado durante casi tres años, es una buena opción si estás empezando con esto y la noción “lista de correo” te suena a chino mandarín. Puedes probarlo gratis, mandar tus primeras newsletters y chocarle esos cinco al monito cada vez que envías algo.

Sin embargo, estoy convencida de que ConvertKit es muy superior si eres un bloguero profesional o lo quieres ser en algún momento:

  • Si lo eres, sus características son muy superiores y van a mejorar mucho tu negocio.
  • Si no lo eres, pero quieres serlo, en algún momento vas a querer utilizar la automatización y segmentación. Para entonces, será mucho mejor si ya has empezado con la empresa con la que quieres quedarte, ya que configurar una lista de correo desde cero con sus formularios, freebies, etc. es, como diría mi querido novio argentino, “un rompedero de huevos”.
  • Y si no eres un bloguero profesional, pero quieres serlo, usar una herramienta potente es la manera más rápida de que lo logres. Si algo he aprendido después de 3 años de no querer pagar por mi lista es que invertir en lo que haces es la mejor forma de crecer. 

Te sugiero que le des un mes de prueba y compruebes todo lo que puede hacer por ti. No tiene opción de prueba gratis, pero hacer un gasto puntual en algo que puede tener un impacto tan grande en tu negocio me parece una buena idea 🙂 Es fácil importar tus contactos desde otros proveedores y así puedes ver todas sus características por ti mismo.

Prueba ConvertKit aquí

¡Espero que te haya sido útil esta opinión! Si tienes cualquier pregunta sobre ConvertKit, escríbela en los comentarios y te responderé lo antes posible.

¡Recibe el curso!

Captura_de_pantalla_2015-09-22_18.33.12

Suscríbete a Psicosupervivencia y recibe gratis el MIni Curso de Introducción a la Vida Jipi.

El spam me gusta tan poco como a ti. Powered by ConvertKit
Todavía no hay comentarios.

Deja un comentario