Killing Cupido: contra los mitos modernos sobre encontrar pareja

 

Antes de conocer a Pablo, pasé soltera casi cuatro años. Podría decirse que me gradué en soltería extrema. Fueron cuatro años sin un vínculo íntimo satisfactorio que incluyera tocarle el pene a alguien, teniendo al mismo tiempo muchas ganas de ese vínculo íntimo, pene incluido.

Habrá quien esté doctorado en soltería y quien esté empezando un cursillo tipo INEM. Habrá, por supuesto, quien lo lleve muy bien, y quien algunos días se pregunte si no terminará solo y comido por los perros. Yo la soltería la llevaba mal. Podía considerarme feliz, con mi escalada, mis viajes y mis proyectos, pero una parte de mí anhelaba brutalmente el contacto humano. Creo que parte de mi malestar tenía que ver con mi carácter, tirando a cariñosón, y con mi deseo de compartir con alguien las cosas bonitas que veía en el mundo.

La otra parte de la culpa la tuvo Cupido.

Cupido somos todos. Cupido es el Petulante Casado que te da consejos sobre cómo enfocar tu vida amorosa. Eres tú mismo en horas bajas, o el último artículo sobre el tema que has leído en Cosmopolitan. Está construido de frases bienintencionadas, creencias pseudomágicas y consignas más o menos positivas. Es un intento de gestionar la experiencia de la imparidad en un mundo par.

Y, por supuesto, es ciego.

No tengo ningún problema con que cada uno se crea los pensamientos que le resulten más útiles; el problema llega cuando Cupido nos impide afrontar nuestra vida amorosa con la mezcla necesaria entre arrojo y aceptación. Cuando, a la ocasional soledad que puede sentir uno estando soltero, se añade la confusión sobre un tema tabú que nos ha afectado o afectará prácticamente a todos en algún momento.

Así que hoy, en este día innombrable de San Valentín, cuando el mundo se divide entre romanticones cursis e intelectualillos que fingimos pasar del tema, yo me he impuesto una misión: quitarle la venda a Cupido. Arrojar luz sobre los mitos modernos acerca de encontrar pareja. ¿Cuáles son? ¿Cómo nos afectan? ¿Qué podemos hacer para escapar?

Mito 1: lo encontrarás cuando menos te lo esperes

Me juego el cuello a que has oído esa frase. La dice la gente. La escribe esta chica en su blog, justo antes de enseñarte las fotos con su novio, el futbolista buenorro. Tú oyes la frasecita, o la lees, y quieres matar.

En realidad, esto no es un mito. Casi nadie se espera encontrar el amor antes de que suceda, porque cuando ocurre es mágico y raro. ¿Pensaba yo que encontraría el amor en medio de Utah? Bueno, en realidad sí, pero sólo porque yo, a esas alturas de la vida, iba desquiciada, pensando que cualquier maromo guapo podía ser el no-padre de mis no-hijos. En general, sin embargo, nadie en su sano juicio se levanta pensando que hoy va a encontrar al amor de su vida.

El problema es que, aunque sea verdad, ¿de qué nos sirve? ¿Vamos a encontrarlo por no esperarlo? La relación entre las dos premisas no es de causa y efecto. No hace falta ir por la vida mirando de lado, como Lady Di, y procurando no pensar demasiado en encontrar al hombre o a la mujer perfecta, porque si no lo ahuyentaremos.

Uy, el amor, que no me vea

Los pensamientos no tienen efecto en lo que nos ocurre. Hasta que no se demuestre lo contrario, lo único que tiene efecto en la realidad son nuestras acciones. Los pensamientos pueden llevar a acciones, pero no son acciones. Por eso, da igual que me levante pensando en encontrar al hombre de mi vida o en comprar patatas: si no llevo a cabo una serie de acciones, como conocer gente nueva, mostrarme vulnerable o invertir en mi atractivo, físico o intelectual, disminuirán mis probabilidades de encontrar pareja.

Mito 2: Sé tú mismo

Maticemos. Claro que tienes que ser tú mismo. No vas a ser otra persona. El problema es cuando traducimos esta sentencia como: no hace falta que cambies nada de ti, porque tu forma de ser no tiene nada que ver con tus probabilidades de encontrar pareja.

Esto puede resultar difícil de oír, pero por supuesto que nuestra forma de ser tiene que ver con nuestras probabilidades de encontrar pareja: el atractivo físico, las inquietudes intelectuales, el puesto de trabajo, el dinero o la cultura. ¡Claro que tienen que ver! Nosotros juzgamos y categorizamos a los demás, y ellos nos juzgan y categorizan a nosotros. El amor de pareja no es incondicional.

Hay cosas que no pueden cambiarse, y que tanto nosotros como nuestra pareja haríamos bien en aceptar. Tampoco tiene sentido cambiar algo con lo que estamos conformes para gustar más al otro. Pero está bien ser conscientes de que nuestras elecciones tienen consecuencias. Un soltero sano buscará a quien acepte algunos de sus defectos, pero tratará de convertirse en una persona digna de su pareja ideal.

Mito 3: Eres demasiado bueno, demasiado amigo, demasiado sincera, demasiado inteligente

Traducción: el mundo no está preparado para tus virtudes. Es como si hubiera un diamante tan brillante que nadie quisiera tenerlo, o una comida tan rica que nadie pudiera tolerar probarla, o un libro tan bueno que no se vendiera porque el mundo no está preparado. ¿Qué me estás contando, Cupido? ¿Que tengo que empeorar para gustar más?

“Es que ellas los prefieren cabrones”, “es que ellos las buscan tontas”. Quizá, aunque eso no deja de ser una simplificación basada en tópicos. Pero no nos equivoquemos. A tu pareja ideal le gustan tu inteligencia, tu bondad y tu sinceridad. A tu pareja ideal le gustan tus virtudes.

Yo soy pésima tonteando. Pésima. No se me da bien hacerme la difícil o la misteriosa. Voy en el amor como el caballo de Atila, y a veces los pobres maromos se me han asustado.

¡¡Ahí voy, hombre de mi vida!!

Podría haber aprendido a tontear para convertirme en una ligona experta en el “ahora sí, ahora no”. Pero es que resulta que a mi hombre ideal, AKA mi Pablo, no le gustan el tonteo ni la manipulación. Si me hubiera comportado de esa forma con él, lo habría alejado.

Si tus cualidades son un problema, te estás dedicando al segmento equivocado del mercado. Puede que estés haciendo lo correcto con la persona incorrecta, así que no te gastes y pasa a otra cosa.

Mito 4: Eres demasiado exigente

OK. Supongamos que la vaca es esférica y que, efectivamente, el perfil de pareja que buscas deja fuera a una gran parte de la población. ¿Qué haces? O bajas el listón, o sigues buscando. Bajar el listón es una recomendación terrible. No estás comprando un par de vaqueros que te hagan el apaño. Estás tratando de encontrar a tu compañero de vida: esa persona que va a estar a tu lado en los momentos buenos y malos, y que si no te da energía, te la quitará.

¿La verdad? Que nos creemos que el mundo es nuestra pequeña parcelita de rutina, con las diez o quince personas con las que interactuamos todos los días y los extraños que llegan a veces. Pero el mundo es muy grande, gente. Hay personas mucho mejores que uno en casi todo. Hay gente más lista, más exitosa, más talentosa y más buena que nuestro mejor perfil de pareja ideal en OkCupid.

Yeah, right

Yo aprendí esto cuando empecé a usar Couchsurfing . De repente, salí de Cádiz y de mi entorno de residentes más o menos acomodados con nuestras vidas, y conocí a un montón de personas con otros intereses, proyectos locos y vidas aventureras, que hablaban más idiomas, eran más inteligentes y más creativos que yo. Esa gente existe. Por supuesto que mi alma gemela estaba escalando en Moab, y no en Cádiz de botellón durante la erizada. Pero que fuera difícil encontrarle no quiere decir que no existiera.

Mito 5: Tener pareja no es un objetivo lícito

“¿Tú qué quieres conseguir en 2014?” “Un trabajo mejor, irme de viaje a Asia y un novio”. Si mantienes esta conversación con alguien, la persona que preguntó pensará que eres un loser. Quizá intente reconducir a tu alma perdida con una respuesta tipo “anda, mujer, aprovecha tu soltería” o “lo encontrarás cuando menos te lo esperes”.

El amor no puede controlarse al 100%. Eso es lo que nos angustia y hace que nos manejemos con creencias pseudomágicas, como que buscar deliberadamente pareja asustará al Destino. Pero que no podamos controlar el 100% del proceso no quiere decir que no podamos controlar una parte. Puede que no hagas nada y surja el amor con tu nuevo compañero de curro o con el vecino de enfrente. Pero, en general, las probabilidades aumentarán mientras más gente conozcas y más se parezcan vuestros intereses. Si no tienes la intención deliberada de buscar pareja, tus oportunidades disminuirán, al menos en número.

Se puede desear tener pareja y buscarla activamente. Está bien. Incluso te puede joder no tener pareja. También está bien. Es más útil centrarse en lo positivo de la soltería, pero aquí no hay pensamientos positivos o negativos; esto no es el Gran Hermano. Hay pensamientos útiles y acciones positivas.

Mito 6: Encontrar el amor depende de ti

Y cuando nos hemos librado de los tapujos y decimos: “¡quiero un maromo/a!”, como somos animales de extremos, nos vamos al lado opuesto y creemos que hallaremos el amor lanzando afirmaciones al universo o cultivando la actitud adecuada.

Ya sabéis lo que pienso de la Ley de la Atracción. Nos gusta creer que avanzamos hacia el control. Puedo controlar mi salud con una dieta perfecta y lograr el cuerpo que deseo con un programa de fitness revolucionario. Puedo diseñar mi carrera, trazar mi camino, vivir en plenitud y evolucionar como ser humano.

Soy Superman.

¿Y quién carajo decide qué es vivir “right”?

Y, por supuesto, puedo abrir mi corazón, atraer vibraciones positivas y estudiarme un manual de seducción para que todos caigan rendidos a mis pies.

[Por otra parte, los famosos manuales de seducción, que a mí me parecen lo más manipulativo y bajuno que ha inventado el ser humano, son sólo para chicos. Las chicas tenemos este libro horrible, que te dice que no te dejes manosear la primera noche, porque él huirá sin comprar la mercancía. Fantástico.]

Es una putada, lo reconozco, aceptar que en el amor interviene el azar y, sobre todo, que intervienen otras personas. Me puedo contar todos los cuentos que quiera, pero ahí enfrente hay otro ser con su propia voluntad y sus intereses, que es independiente de mí  y a quien no controlo. Nos decimos que todo sucede por algo, que todo está bien y que pasa porque tenía que pasar, pero son afirmaciones voluntaristas a posteriori que sirven, sobre todo, para tranquilizar a nuestro ego.

Podemos contribuir a que ocurra. Podemos disfrutar por el camino. Pero no controlamos todo el proceso, afortunadamente. El hecho de saber que puede caer un piano sobre mi sanísimo cuerpo paleodietético o que, pese a todos mis esfuerzos, el amor no será para siempre, a mí personalmente me mola. Hace que me relaje y que acepte que en mi bonito jardín interior hay espacio para las malas hierbas y para el desorden. Que la vida es algo incomprensible y medio salvaje, igual que el amor. Que asimilar que no todo depende de uno te da espacio para sentarte de vez en cuando a disfrutar del viaje.

Espero que te haya gustado, querido jipi y, sobre todo, que te haya sido útil. Puedes dejar tu opinión en los comentarios.

[Imágenes: el cómic del metro es de xkcd.com. Las otras las he encontrado por ahí. Si eres dueño de los derechos de alguna y deseas que la retire, por favor, avísame y lo haré enseguida]

Si quieres más detalles sobre cómo solucionar tus problemas, vivir con sentido y ayudar a los demás, te interesará el Mini Curso de Introducción a la Vida Jipi. Accede gratis suscribiéndote a la lista de correo; además, recibirás los artículos del blog en tu bandeja de entrada, las contraseñas para el contenido protegido y mucho más.

¡Recibe el curso!

Captura_de_pantalla_2015-09-22_18.33.12

Suscríbete a Psicosupervivencia y recibe gratis el MIni Curso de Introducción a la Vida Jipi.

El spam me gusta tan poco como a ti. Powered by ConvertKit

25 Responses to Killing Cupido: contra los mitos modernos sobre encontrar pareja

  1. Eva febrero 14, 2014 at 8:51 am #

    ¿Hay que mostrarse vulnerable para incrementar las posibilidades de encontrar pareja? Siempre pensado que era al revés, aunque bien mirado dependerá del tipo de pareja que una/o quiera atraer…

    • Marina febrero 14, 2014 at 8:54 am #

      En mi opinión, la vulnerabilidad, entendida como ser auténtico y arriesgarse a que te conozcan lo suficiente es importante para comenzar relaciones significativas. Esta TED talk sobre el tema me inspiró mucho al respecto http://www.ted.com/talks/brene_brown_on_vulnerability.html A ver qué te parece.

      Besitos y gracias por comentar 🙂

  2. Olive febrero 14, 2014 at 10:18 am #

    Como siempre, realidad sin edulcorar y sentido común a raudales.
    ¡Muchas gracias Marina!
    Un placer leer esta entrada de hoy

  3. Mª Ángeles febrero 14, 2014 at 11:32 am #

    Hola! Aunque tengo pareja, me encanta leerte y no se si será un cumplido para ti, pero me ha recordado mucho a un artículo de una tal “Carrie Bradshaw” , jejeje! Que me ha gustado mucho!

  4. Ana febrero 14, 2014 at 1:32 pm #

    Hola Marina,
    Descubrí tu blog hace unas semanas gracias a una amiga. Me gusta mucho tu manera de escribir cercana, divertida y sincera. Eres muy valiente Marina. Dices lo que muchos/as no nos atrevemos a decir… ¡Fantástico tu post de hoy!. ¡Sinceridad a raudales!.
    Un abrazo.

  5. Ana febrero 14, 2014 at 1:54 pm #

    Eva y Marina, otra aportación sobre la vulnerabilidad que a mi también me inspiró. http://blogs.elpais.com/laboratorio-de-felicidad/2013/10/fragilidad.html.

  6. Tania febrero 14, 2014 at 3:23 pm #

    Como siempre, me encanta leerte Marina, tus puntos de vista me resultan muy muy interesantes.

    Una alegría muy grande haber dado contigo.

    Un abrazo : )

  7. Marta febrero 14, 2014 at 5:39 pm #

    Genial como siempre. Que cabeza tienes, chata! Envidia cochina y gorda.

    Un beso desde la otra punta del mapa.

  8. Ana febrero 14, 2014 at 8:31 pm #

    Hola Marina,
    adoro a la gente clara y directa. No entiendo esos jueguitos que hacen algunas personas de “me gusta un montón este chico pero voy a hacer como que no”. Pues vale, mira tú que forma más tonta de perder el tiempo. ¿O es más bien necesidad de que un chic@ les infle el ego yendo detrás suyo mientras ellas se hacen las interesantes?

    En fin, será que yo también soy un poco como el caballo de Atila del amor y de la vida en general.

    Me he reído con lo de “esta tan chica tan boba”. Lo confieso.

  9. Mary febrero 15, 2014 at 9:10 am #

    Que grandes verdades,estuve mas o el mismo tiempo de soltera y escuche cada una de tus frases.y la verdad q un@ es perfecto tal y como es. En cuanto a lo de exigente,uno debe exigir tanto como lo q este dispuesto a dar. Es dificil en este mundo encontrar a un ser q te guste, que tu le gustes y q encima conecteis estando al mismo punto de preferencias. Es una gran putada (se puede decir esto?) ser cariñoso y tener tanto amor que dar y que cosas q compartir y no encuentres a esa persona… Q te planteas todo lo q dices y tal como lo dices. Y al final un dia pasa, sin darte cuenta y dices tanto sufrir para esto? Y seras muyy feliz, pero tu “yo soltera” “yo independiente” q se fue forjando poco a poco, mirara hacia atras y recordará no los momentos q llorastes un san valentin, una tarde lluviosa viendo pelis en un sofa imaginandote compartiendo palomitas con ese ser tan esperado, sini los viajes…las juergas…la cantidad de cosas q compartistes con el mundo, con gente nueva y distinta…y veras q no fue tanto el tiempo perdido, sino q lo estrujastes( incluso lo echaras de menos) y q sirviò para aprender cosas y mas cosas del mundo y sobre todo sobre ti misma.
    No quiero ser tambien un cupido, pero lo q hay q hacer es vivir la vida saborear cada instante como si fuera el ultimo. San valentín ya ha pasado, hoy es un nuevo día!! A vivir.

    • nora julio 25, 2015 at 12:10 am #

      Tu punto de vista es normal en el punto en el que estás: ya no estás soltera. Ahora no te importa lo anterior porque estás bien. Pero el mientras duele mucho, en el caso en que las relaciones no hayan funcinoado por los demás y no por ti (tú sí querías y el otro no daba). Es duro porque…bueno, al menos es lo que yo siento, que tengo ganas de vivir x cosas y de estar de x manera y que no puedo, que son los demás los que me hacen llevar un tipo de vida y no otra. Además, si tienes relaciones sentimentales fallidas la atención se concentra en ti, en por qué fallas, la presión es enorme. La gente te pregunta, ¿y por qué sigues sola? ¿no quieres tener pareja? Y tú qué vas a decir. No, mira, yo sí quiero…¿pero es que nadie quiere? Si además sientes que has hecho las cosas bien y que no es tu culpa, aún peor…

      • marina octubre 9, 2016 at 6:39 pm #

        Totalmente de acuerdo con Nora. Es el típico punto de vista de alguien que está bien por que tiene pareja y no está viviendo la solteria ahora mismo. Pero el que está en ello, sufre, y mucho a veces incluso.

  10. Jesus febrero 15, 2014 at 12:09 pm #

    Hola Marina,

    Como dice Olive en su comentario, mucho sentido común en tus palabras, pero cuando se trata de estos temas lo aplicamos más bien poco, jejeje.

    Me ha gustado mucho el post!

    Saludos,
    J.

  11. Caro chan febrero 15, 2014 at 6:55 pm #

    Primero, me ha encantado las etiquetas!! XDDD (sociedad perversa ^.^)

    Y bueno, sabes que yo te descubrí hace una año ya, tenemos aniversario churri <3, cuando te suelte tu maromo lo celebramos!XDD Y estaba justo en el momento de una ruptura, decidí mantenerme célibe hasta que llegara el chico que a mi me hiciera chiribitas y mariposillas varias, y llegó…pero yo, y mi caballo de Atila, como pasaba contigo, lo acojoné vivo (mucho arroz para tan poco pollo,como dice una amiga mía canariona). Y es que chica, que yo ya no estoy para jueguecitos y estupideces, que tiene que ser fácil y fluir, lo díficil no es empezar una relación sino conservarla, carajo!

    Así que aqui me hallo un año después en la misma tesitura, que risa me da, por no llorar…jajajaja

    Por ahora voy a volver a mi punto anterior, donde estaba yo más agusto que un arbusto y olvidarme de historias. Que lo que tenga que ser, será y no por más mirar la flor va a florecer antes…

    Un besazo enorme guapa!

    • Mari febrero 15, 2014 at 9:39 pm #

      Me ha encantado lo de “mucho arroz para tan poco pollo” cuánta razón!!! jajajajaja

  12. Marta (Galicia) febrero 18, 2014 at 6:51 pm #

    Ains, Marina… muy ains. Me ha gustado este post, Cupido somos todos, qué gran verdad. A mí eso de “eres demasiado buena para mí” me lo han dicho una vez, y después de recoger la mandíbula del suelo tampoco lo he entendido. Y bueno, yo también soy pésima tonteando (y soy muy poco fan de esta palabra, es que nadie se ha dado cuenta de que viene de “tonto”, eh? Eh? EH?), y de hecho no me gusta, creo que es un tiempo valioso que se podría estar empleando en ser sincero. Creo que yo también soy kamizake aka voy en el caballo de Atila as you say y sí que parece que asusta (uno ahora, hace nada y menos). No sé por qué no se valora la autenticidad y la capacidad de involucrarse aún a pesar de los fracasos anteriores y triunfa más ser un cochino cínico que ha perdido la capacidad de sentir. Pero en fin… (ahí va la frase) es lo que hay.

  13. Isabel julio 21, 2014 at 2:05 pm #

    Me he reído mucho con esta entrada 😀
    Menos mal que no tengo que dejar de esperarlo porque, de una forma u otra, también estoy esperando siempre que llegue ese alguien y a veces hasta he llegado a pensar cosas como “vaya, como ya he imaginado lo que sería encontrar a mi media naranja aquí, ahora no pasará porque ya no sería “cuando menos me lo espero”” de tanto que se te mete la idea esa en la cabeza jajajaja

  14. Ego agosto 14, 2014 at 9:41 am #

    Eres alucinante. No sabes que bien me vienen estas palabras en mi prolongada soltería sin tocar ningún pene que no sea el mío. Has estructurado magníficamente lo que también pienso sobre mi situación y sobre el hecho de buscar (o que te encuentre) una pareja. Gracias. 😉

    • Marina agosto 14, 2014 at 1:53 pm #

      ¡Me alegro muchísimo de que te sirva! Ya verás como tu pene ideal está al ca…. ¡¡¡¡mierda!!!! No quería decir eso. Quería decir que el enamoramiento es un suceso azaroso, pero que eres un chico encantador, inteligente y guapo, y que tienes unas probabilidades matemáticas muy altas de que te toque. Muchos besitos, lindo.

  15. the_frickerman marzo 12, 2015 at 11:28 am #

    Me ha encantado tu entrada, con la que me he sentido terriblemente identificado (sobre todo con la Foto “pescando en el mar equivocado”).

    Lo que comentas me he visto pensandolo yo mismo a traves de mis casi 8 anios de solteria. Crecer en el entorno equivocado, llevar por bandera unos valores que nadie tiene a tu alrededor… Se susufre bastante y llegas a la desesperacion de que eres tu el equivocado. Entonces, como apuntas en el texto, cambias de Ambiente y descubres un mundo nuevo.

    Nada mas te agrego para el que en mi opinion os otro mito mas relacionado con los que enumeras:

    “El Amor es un concepto unico”

    Rotundamente falso, hay tantos conceptos de Amor como parejas haya en el mundo, pues tu personalidad te hara mas o menos compatible con mas o menos gente. Como dices, es cuestionde buscar. Encontrar el Amor es coger el toro por los cuernos.

    Bueno, aqui lo dejo, un saludo!

  16. Armin mayo 3, 2015 at 6:24 pm #

    Hola.
    No sé a ciencia cierta si estoy en condiciones de opinar acerca de los mitos acerca de encontrar pareja, porque, a mis 45 años, todavía no he tenido la suerte de disfrutar de semajante “suerte”. Y entrecomillo la palabra suerte porque creo que es cuestión de eso.
    Toda una vida deseando encontrar pareja no me ha servido de mucho; pensar que puede aparecer cuando menos te lo esperes tampoco ha funcionado; buscarlo y no buscarlo ha dado el mismo resultado; visualizarlo y pensar en positivo (tal y como me dicen mis supuestos “amigos” superpositivosdelamuerteatope y seguidores a ultranza de esa patochada y psicotrampa tan de moda que se llama Ley de Atracción)… ha sido todo todo en vano.
    A estas alturas de mi entrada y, para quien lo esté leyendo (si alguien lo lee), habrá gente que se pregunte o se cuestione si un servidor sufre alguna patología o “defecto” que le imposibilite encontrar pareja; léase, miedo al compromiso, mala actitud, poseer alguna característica física y/o psiquica que le haga poco “casadero”; ser una persona insoportable, repugnante, amargado de la vida, etc… etc…
    Pues no. Y no lo digo yo, lo dice una profesional de la “psicología” a la cual tuve que acudir hace un año después de una dolorosa experiencia con un intento de pareja. Y esta vez entrecomillo la palabra “psicología” porque a dicha profesional podría haberla incluído perfectamente dentro de mi grupo de amigos ultra místicos super positivos: es decir, todos tenemos lo que atraemos hacia nosotros mismos, si no encuentro pareja es porque tengo una actitud pésima, si no encuentras pareja es porque estás negativo, bla bla bla. ¿No será que si estoy en plan negativo es porque no encuentro pareja y no al revés?; la llamada ley de causa-efecto.
    Sí que es verdad que nadie quiere arrimarse a un ser triste y deprimido. Pero las experiencias que he vivido no son para nada así. Todas las veces que he intentado algo con alguien y no ha funcionado ha sido por el mismo motivo: miedo al compromiso por parte de los otros. En fin, que después de unas cuantas sesiones con ella, que, lejos de ayudarme me dejó mucho más inmerso en la misería en la que me veía envuelto, acabó diciéndome que no había percibido ningún defecto en mí que me impidiera encontrar pareja. Según ella soy una persona tremendamente racional, que me conozco a mí mismo, con una inteligencia emocional considerable (que todavía no tengo muy claro lo que es la inteligencia emocional, pero bueno….). Un poco surrealista, pero asi fue. Pero como para un profesional de la psicología no hay cabida a algo llamado “suerte”, me quedé como estaba. No me quedé más tranquilo por el hecho que me dijera que no era culpa mía, porque eso ya lo sabía yo de antemano. Vamos, que no me ayudó en mucho.
    He de decir que soy hombre y gay, aunque no veo esa característica como un “defecto”, y menos en los tiempos que corren, que está todo este tema mucho más normalizado y bien visto que lo estaba antes. Y lo digo porque, debido a mi edad, he podido vivir el antes y el después del boom “gay friendly”. Y oportunidades he tenido, que conste; no me he cerrado a nada.
    Dicho todo ésto, cuando uno pone todo de su parte para que algo salga bien, y, aún así no sale bien, yo lo llamo mala suerte, o ausencia de suerte, no vaya a ser que por incluir la palabra “mala” esté teniendo una actitud negativa.
    No sé si me he enrollado demasiado; si es así, mis disculpas de antemano. Y si le ha servido a alguien, me alegro por ello.
    Saludos.

    • nuria julio 18, 2015 at 1:32 pm #

      Yo estoy igual y soy una mujer. No quieren “compromiso” (y no le he pedido a nadie casarse). ¿Lo que pienso? ¿Sinceramente? La gente no es buena, porque de lo único que se trata es de que la persona que ha estado por ti lo siga estando después del sexo, que no te falten al respeto y que te traten como a una persona. Hoy en día esto no se lleva. Las relaciones personales son otro objeto de consumo rápido.

  17. esto agosto 16, 2015 at 8:34 pm #

    Si 4 años es soltería extrema, llevar el doble qué es. He dejado de creer en el amor y en la amistad; en las personas, en general. Todos podemos equivocarnos y actuar mal en algún momento, pero lo que no es normal es el nivel de desfachatez cada vez más común con el que las personas se comportan entre ellas.Lo peor es que tener pareja o no depende de los demás, también, aparte de uno mismo, pero la gente te juzgará a ti y sólo a ti por ello. Da igual lo buen compañero que seas. Yo sólo encuentro a gente que va a lo que va o que juega con los sentimientos de los demás. Y creo que no les va precisamente mal. Es como en el colegio: la gente que más se metía con los demás era la que más atención recibía.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Por mucho que no quiera oírlo, hoy es San Valentín | Ivette Gutiérrez - febrero 14, 2014

    […] Para demostrar el amor las empresas promocionan de todo: cenas, viajes, spas, joyas, frases de amor, e incluso todo esto en apps para nuestro smartphone!  Y para los que no tiene pareja, también tienen productos y servicios para encontrarla! Como apps para ligar  y visualizaciones para encontrar pareja en 21 días.  Los blogs también hablan del amor y como encontrar pareja… […]

  2. Killing Cupido: contra los mitos modernos sobre encontrar pareja - marzo 12, 2015

    […] Killing Cupido: contra los mitos modernos sobre encontrar pareja […]

Deja un comentario