Empieza tu Rutina Matinal – Lección 2

¡Vamos con la segunda lección de esta clase gratuita!

Hoy te contaré cuáles son los tres problemas más comunes a los que nos enfrentamos cuando tratamos de construir una rutina matinal satisfactoria. Me apuesto algo a que te suenan 😉

Abajo encontrarás la lección en vídeo y una transcripción escrita por si no puedes verlo ahora (o por si quieres tener el material por escrito).

Debajo del vídeo podrás descargar también el documento con la descripción de tus acciones de hoy. Este vídeo no sirve de nada si no pasas a la acción, así que ¡a por ello!

IMPORTANTE: Quiero agradecer a Gonzalo Ruiz Utrilla su aportación sobre “el problema de tu Yo del Futuro”, ¡gracias, Gonzalo!

(Puedes descargar la transcripción de este vídeo aquí)

Si tienes alguna duda o pregunta, escríbela en los comentarios y la responderé lo antes posible.

¡Hasta mañana!

http---signatures.mylivesignature.com-54493-110-729717460CB177970539E7A9FF4A4DD7

¿Ya has visto el vídeo y completado los ejercicios? -> PASA A LA LECCIÓN 3

¡Recibe el curso!

Captura_de_pantalla_2015-09-22_18.33.12

Suscríbete a Psicosupervivencia y recibe gratis el MIni Curso de Introducción a la Vida Jipi.

El spam me gusta tan poco como a ti. Powered by ConvertKit

22 Responses to Empieza tu Rutina Matinal – Lección 2

  1. Isabel octubre 13, 2016 at 10:41 am #

    Hola Marina!
    Yo trabajo a turnos, y la semana que estoy de tarde madrugo y hago mi rutina matinal, pero la semana de mañana me levanto justo para ducharme e ir al trabajo, lo sé, mis sentimientos conducen, pero no consigo cambiar, a las cinco de la mañana solo quiero dormir otro rato!!!
    Gracias por ayudarnos tanto.

  2. Elena octubre 13, 2016 at 12:49 pm #

    empecé con demasiada intensidad el levantarme temprano para hacer deporte y meditación, al dia siguiente me dio pereza y no tenía la ropa preparada, tenía sueño y me volví a dormir, ahora me levanto cuando me despierto, 8, 9 etc y me pongo en marcha, me va mejor que poner despertadores 

  3. Angela marcela vargas octubre 13, 2016 at 2:44 pm #

    Buenos días, me ha gustado mucho los vídeos. No he podido ver las acciones, puesto que las voy a ver por el cel y me pide descargar un programa para verlo y por mi cel no me lo permite. Igual solo veo los vídeos. Gracias. Saludo desde Colombia.

  4. Marina octubre 13, 2016 at 3:12 pm #

    1 Quizás empecé con demasiada intensidad a dejar de fumar, hacer deporte, ir al psicólogo y dibujar como rutina todo a la vez…
    2 En cuanto no miro mis listas y mi agenda me disperso…si ni las preparo mal vamos.
    3 Un porrón de veces, con la comida por ejemplo o con no dibujar porque me agobio.

    😉

  5. Paula octubre 13, 2016 at 5:57 pm #

    1. Quise empezar a estudiar todos los días de lunes a domingo 5 horas antes de ir a trabajar (tengo turno de tarde). Ya sólo escribirlo me ha agobiado 😀
    2. Me dejé los libros en el coche o me di cuenta de que tenía que hacerme la comida o ducharme o comprar un regalo.
    3. Casi siempre que ando detrás de alguna decisión o de algún cambio… ¡zas! ‘En cuanto haga noséqué, me pongo’.
    Respirando hondo en este momento y deseando que llegue la tercera lección.
    Gracias, Marina.
    (Genial el vídeo otra vez, jajaja!)

  6. Irina octubre 13, 2016 at 8:05 pm #

    1) cuando estaba preparando las opos y quería estudiar mañana y tarde en la biblio, ocuparme de las tareas de casa y de las perrillas
    2) cuando no tenia todo para hacer la comida porque no me habia organizado el dia anterior, cuando no me cabían los libros en el bolso y pasaba mas tiempo buscando uno q estudiando ?
    3) siempre que quiero empezar a hacer algún deporte o alguna actividad q implique algo d concentración

  7. Irina octubre 13, 2016 at 8:06 pm #

    Muy chulos los vídeos!!! Muchas gracias Marina!!

  8. Patricia octubre 14, 2016 at 11:48 am #

    Se me plantea una duda… la rutina matinal incluye fines de semana? Por ejemplo, yo como salga un sábado, el domingo no soy persona, tengo que dormir una siesta y por la noche ya me acuesto súper tarde, con lo cual toda mi rutina semanal a la basura, porque el lunes estoy agotada, tengo que volver a echar una siesta y así cada día (no consigo salir del bucle). Para mí es muy difícil acostarme temprano… Y la poca rutina que consigo por la semana se me echa a perder el fin de semana, en todos los sentidos, comidas, descanso, estudio… Para mí los findes son un descontrol

    • Marina octubre 14, 2016 at 4:29 pm #

      ¡Hola, Patricia!

      Eso depende de ti. No hay algo que “tengas que” hacer: lo que te recomiendo es que examines tu realidad y tomes decisiones teniendo en cuenta las consecuencias. Ya sabes que si sales hasta las tantas, el horario se te desajusta; es cuestión de que decidas qué te compensa más. En mi caso, por ejemplo, ya hace tiempo que decidí que no me compensa empezar la semana hecha polvo, y por eso procuro levantarme y acostarme a horas decentes el sábado y el domingo… pero entiendo que no es tan sencillo y que requiere renunciar a algunas cosas.

      En cualquier caso, la rutina tiene que servirte a ti, y no tú a la rutina, así que decidas lo que decidas, lo importante es que encaje con tus objetivos a largo plazo; a partir de ahí, puedes adaptarlo a lo que te convenga ¡Un abrazo!

  9. Javier Gómez Coach octubre 14, 2016 at 4:27 pm #

    Marina, me está encantando tu mini curso. No puede ser más real y profundo, a la para que divertido.

    Muchas gracias por difundirnos tu experiencia y sabiduría de esta manera.

    Saludos,

  10. eduardo90220 octubre 15, 2016 at 11:06 am #

    Una vez que me propuse a acostarme todos los días a las 7 para ser mas productivo y solo puede mantener el ritmo por una semana y después no puede.

    2 Cuando me propuse por las mañanas a leer y no me daba tiempo porque tenia que hacer el desayuno o organizar mi bolso antes de ir a la universidad.

    3 cuando me propuse a practicar para modular mejor mi voz todos los días una hora y no seguí por flojera.

  11. Miriam octubre 16, 2016 at 5:10 pm #

    Es interesante como a todos nos ocurre un poco lo mismo.
    En mi caso, es una mezcla de los tres problemas:
    – Empiezo con demasiada intensidad. Muchas nuevas metas juntas o alguna demasiado grande, pero es que siento que si no lo hago así jamás llegaré a lo que me propongo porque todas las metas que me propongo están interrelacionadas.
    – Poca organización con anterioridad. No sólo para la rutina matinal, sino para todas las rutinas diarias y semanales, por lo que todo se va acumulando y llega un punto que vas apagando fuegos porque ya no hay tiempo para hacerlo de otra forma.
    – Y las emociones… Cómo intentan boicotear las jodías!, aunque es cierto que lo hacen con buena intención, aún me cuesta identificar que son ellas las que están actuando cuando intento levantarme cada mañana y muchas veces me ganan la partida.
    Además, hay un problema añadido y es que me he independizado, me he ido a otro país y por tanto todas mis rutinas están alteradas, así que es por eso que trato de establecer muchas, porque básicamente no tenía ninguna, pero hasta el momento no me ha funcionado del todo y, si bien es cierto que debería priorizar algunas frente a otras, necesito un equilibrio para no sentir que ando todos los días de culo, apagando fuegos.
    Algún consejo para salir del bucle??
    Gracias por ser siempre tan oportuna con tus temas ^^!!

    • Marina octubre 17, 2016 at 6:31 am #

      ¡Hola, Miriam!
      Mi sugerencia es que empieces por aquello que va a generar más impacto en el resto de tu día. Por ejemplo, puede que simplemente acostarte y levantarte antes te ayude a descansar mejor y repercuta mucho en el resto de tu jornada; o puede que empezar a hacer deporte te dé energía. Trata de pensar más allá de la rutina en sí y ver qué tiene una mayor capacidad de generar una mejora en todos los aspectos de tu vida.

  12. Yvanna octubre 17, 2016 at 5:21 pm #

    Hola,
    Nada más acertado que lo que mencionas. Ya llevo más de 5 años, anhelando hacer cosas en la rutina matinal que nomás no hago. Ojalá ya me caiga el veinte,

    Gracias

  13. Oli octubre 17, 2016 at 5:50 pm #

    Marina te escucho y me motivo! “Ya esta, listo, mañana empiezo mi rutina de ejercicio sin falta”.-me digo a mi misma- Pero…al despertar es lo mismo de todos los dias: me gana la pereza y me quedo escuchando tu próximo mensaje, y navegando en internet, o extrañamente me dan unas ganas de limpiar el closet, o de reacomodar los muebles, etc… y asi se me va la mañana, mientras mis zapatillas y mi traje deportivo me miran burlonas desde el rincón donde las dejeé preparadas la noche anterior.

  14. Rocío octubre 17, 2016 at 7:00 pm #

    Muchas veces he planeado perfectamente cómo deberían ser mis rutinas matinales, pero al final no he hecho nada. Como ponerme el despertador 2 horas antes y al final apagar el despertador y seguir durmiendo hasta la hora de siempre.

  15. Pedro octubre 18, 2016 at 11:11 am #

    Punto 1: antes siempre, ahora nunca.
    Punto 2: mi yo del futuro! Procrastinación a tope!
    Punto 3: siempre.

  16. María octubre 18, 2016 at 3:55 pm #

    1.Cuando quise cambiar mis hábitos y aprovechar el tiempo perdido, me apunte a clases de italiano, punto, arqueología, gimnasio…creía que era una superwoman.
    2. Cuando he querido empezar a comer mas sano y se me olvido de sacar el pescado a descongelar la noche anterior…
    3. Cuando he pospuesto cualquier trabajo por no encontrarme de humor o triste.

    • Marina octubre 19, 2016 at 7:00 am #

      Hola, María!

      Me ha hecho gracia lo del pescado, porque a mí me pasa igual con lo de descongelar. Lo que hice fue incluirlo en mi rutina 😀 Pero he de admitir que no siempre me acuerdo y la mitad de las veces acabo usando el microondas. ¡Un abrazo!

  17. Fabian octubre 18, 2016 at 5:35 pm #

    Levantarse con el mismo ánimo cada día es algo extraordinario. Esa sería la tarea que cada uno debería mantener.
    En mi caso, no preparo mucho lo que voy a iniciar al día siguiente.
    Me esfuerzo cada nuevo día para no dejarme ganar de la pereza y de alguna molestia o enojo anterior. este es el punto más difícil, para poder empezar un día lleno de grandeza.

  18. Mauro octubre 19, 2016 at 3:24 am #

    Alguna vez sucede que me levanto temprano para que me rinda el día, tomo el desayuno, y antes de comenzar la tarea me digo: “antes de comenzar voy a abrir el correo para ver si hay algo importante”. Abro el correo, leo los mensajes, hay uno que incluye un vínculo a otra página, lo sigo, hay un video interesante, lo bajo y lo guardo, aparecen más videos, lo miro, lo guardo, me digo: “uno más y apago la máquina”, aparecen más, y más y los guardo para cuando tenga tiempo de verlos, y termino guardando videos como quien junta pepitas de oro, en un trance hipnótico que me dura hasta que empiezo a sentir hambre. Miro la hora y advierto que pasó la mañana y ya es hora de improvisar un almuerzo. Después de comer asoma el sopor, que mitigo con un café y encarando la tarea, ya con menos entusiasmo que a la mañana y con algo de bronca y asombro de haber vuelto a caer en la trampa de Internet…¡como una mosca volví a caer!

  19. Vero noviembre 11, 2016 at 6:38 pm #

    En la noche idear la rutina de ejercicios que haré y que a la mañana no suene el despertador, o que no quiera levantarme, o que al levantarme no encuentre los tenis, o que al conectar la caminadora no funcione, me frustre y no quiera hacer nada… y otras veces cambio la actitud hago mi rutina y mi humor esta positivo todo el día…

Deja un comentario