La Psicoletter de los ¿Viernes? (12.11.2018)

Empiezo con una disculpa por haber retrasado esta psicoletter tres días. Ni siquiera puedo utilizar la excusa de que ha llegado en el viernes de Honolulú, que es una que tenía guardada para un caso excepcional de retraso psicolettero.

No voy a llorarte y a explicar que blablablá posparto blablablá; en vez de eso voy a pasar directamente a contarte en qué ando metida. Recuerda que puedes comentar y contar qué estás reflexionando, leyendo, escribiendo, viendo, haciendo, probando, etc… tú.

Lo que estoy leyendo

MI última adquisición en libros de crianza es Bringing Up Bebé (en español Cómo ser una mamá cruasán), de Pamela Druckerman. Mitad memorias de la vida de la autora en París, mitad libro de consejos prácticos, explica las diferencias entre la hiperpaternidad americana de los últimos tiempos y el abordaje francés, más relajado y con más límites entre padres e hijos. Es muy entretenido de leer y da sugerencias sensatas y simples para que no se te vaya la olla en el momento en que tu test de embarazo da positivo.

Hábito que hace mucho que quería recomendar en esta psicoletter

Hace ya año y medio empecé este diario de una línea: es un diario que abarca cinco años y en el que cada día está dividido en cinco secciones. La idea es que a medida que lo vas rellenando, puedes ver qué hiciste en un día determinado los últimos cinco años. Es divertido porque te muestra lo mucho que puede cambiar tu vida en doce meses y te ayuda a mirar tu presente con perspectiva.

Más adelante, encontré la misma idea en Objetivo: felicidad, de Gretchen Rubin; en este caso, ella lo hacía escribiendo cada día algo breve sobre sus hijas. Así que compré la versión para madres de mi diario y ahora relleno los dos cada noche. Tardo menos de cinco minutos y me ayuda a darme cuenta de que incluso con un ser tan limitado en sus funciones como Alana, en el que los días se parecen mucho unos a otros, cada día hay algo especial a lo que prestar atención. 

Si te animas a probar esta idea, te sugiero que te comprometas a persistir el primer año, que es el más aburrido. Cuando empiezas la segunda vuelta, es mucho más fácil, porque cada noche tienes el aliciente de saber qué hiciste el año anterior. Es como un mini-diálogo con la Marina del pasado. Además, ahora cuando tengo un mal día, miro el diario y pienso: lo más probable es que esto que me está preocupando hoy no tenga ninguna importancia cuando rellene el siguiente hueco.

[Antes de que alguien me diga lo constante que soy, aclaro que he tenido lapsos de olvidarme del diario durante varios –muchos– días y tener que inventarme su contenido. Lo bueno es que es relativamente fácil “recuperar” los días perdidos, y que cuando vuelves a leerlo no te acuerdas de que te lo inventaste]

Peli que recomiendo

The miseducation of Cameron Post: cuenta la historia de Cameron, una adolescente que es enviada por su tía a un centro cristiano para convertir a los gays en heteros. No está mal, aunque tengo la sensación de que podrían haberle sacado más miga al tema. Por otra parte, quizá ha sido una decisión de los autores: la situación de partida es tan grotesca que es fácil que se te vaya la mano dramatizando. 

Cita que me ha hecho pensar

The mindset of needing to succeed at a difficult task and the mindset required to effectively undertake that endeavor are mutually exclusive.

[El estado mental de necesitar tener éxito en una tarea difícil y el estado mental que hace falta para llevarla a cabo de forma efectiva son mutuamente excluyentes.]

– Eric Hörst, Maximum Climbing.

(Otra de esas traducciones que me ha costado un poco y que admite sugerencias)

¿Hasta el viernes que viene? Nah, ahora en serio, voy a tratar de ser consistente con los viernes, que si no esto ya va a ser, como diría mi madre, un guachiguachi.

Gracias por tu paciencia. Un fuerte abrazo,

PD: Recuerda que puedes comentar el post y contar en qué andas tú.

3 Responses to La Psicoletter de los ¿Viernes? (12.11.2018)

  1. Serena noviembre 12, 2018 at 1:07 pm #

    Gracias de lo que escribes!
    Tengo dos hijos de 19 y 21 años, y cuando a los 18 se le regalé el diario que había escrito durante los años, fue un momento emocionante… Y tú me lo hiciste acuérdar.
    Sugiero una película española:
    Todos los saben, con Bardem y Cruz. Merece para reflexionar..

  2. Noelia noviembre 13, 2018 at 3:07 am #

    En la línea de esos diarios yo le voy a regalar al peque, ahora que es un poquito más mayor, uno para ir completando los dos juntos, pero en lugar de ser de 5 años es para 3 y cada día te viene una pregunta para contestar:

    https://www.amazon.es/gp/product/0307952967/ref=oh_aui_detailpage_o04_s00?ie=UTF8&psc=1

    Saludos

    • Marina noviembre 14, 2018 at 8:23 am #

      ¡Me encanta, Noelia! Gracias, lo apunto para el futuro (se me están acumulando los diarios, pero no importa).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.