La Psicoletter de los Viernes (14.9.2018)

¡Hola!

Aquí estoy un viernes más para contarte en qué ando metida.

Recuerda que puedes comentar y contar qué estás reflexionando, leyendo, escribiendo, viendo, haciendo, probando, etc… tú.

¡Tenemos piso nuevo!

Este verano Pablo y yo decidimos cometer la temeridad de dejar nuestro piso de Granada, mudarnos dos meses a Gijón y buscar otra casa a la vuelta. La parte temeraria es que yo estaría de 35 semanas al final de las vacaciones, y que o encontrábamos algo pronto o Alana pasaría sus primeros días de vida en nuestra furgo.

La gente me preguntaba si tenía síndrome del nido, y yo me reía y decía “no puedes tener síndrome del nido si no tienes nido“. A mis familiares y amigos, que son menos vivalavida que yo, el plan les parecía muy loco.

“¿Y si te pones de parto en Gijón?”. Ahí yo revelaba una primicia increíble: ¡en Gijón hay un hospital! ¡Se llama Cabueñes! Atienden partos y todo. De hecho, como hice las clases de preparación al parto allí, sé más del hospital de Cabueñes que de los de Granada.

“¿Y si te pones de parto en Granada y no tienes casa? ¡Eres como la Virgen María en busca de posada!”. Sí, parecido, solo que en el siglo XXI, donde existe AirBnB, y tengo familia y amigos, y es una niña, no un dinosaurio, así que digo yo que en algún sitio la podremos meter. 

“¿Y cómo vas a preparar las cosas de la niña?”. Punto uno: me niego a dejar que Prenatal vomite en mi casa, la tenga o no. Punto dos: lo básico de un recién nacido lo puedes comprar en una tarde en el Corte Inglés. Punto tres: puedes seguir comprando cosas de bebé después de parir. ¡No cierran las tiendas! ¡No te prohiben la entrada como si fueras un judío en la alemania nazi!

Aun así, reconozco que después de una semana buscando piso a tiempo completo, instalados en un AirBnB con las gatas, yo ya estaba un poco mosca. ¿Y si de verdad estábamos apurando demasiado? Bromas aparte, no me hacía ninguna gracia parir y tener que llevar a la nena en volandas hasta encontrar casa.

Para colmo, alquilar un piso se ha convertido en una prueba olímpica si eres autónomo. Tienes que presentar avalista, tus impuestos, tus ahorros, una analítica, prometer derecho de pernada sobre tu primogénita y encontrar las tres partes del medallón perdido de Santa Apolonia. Sumemos a eso que el 90% de los pisos que se alquilan en Granada tienen los muebles de la posguerra de tu tía abuela Encarna, que además no pueden moverse ni quitarse porque están encajados de pared a pared y llenos de jarrones e imitaciones de Lladró, y después de una semana Pablo y yo empezábamos a estar algo deprimidos.

Pero finalmente, como suceden estas cosas, encontramos el piso perfecto cuando estábamos más desanimados y hartos. Lo vimos, nos encantó, dimos la fianza y el primer mes del tirón, la dueña nos dio las llaves y en 24 horas ya estábamos aquí Pablo, las gatas, el Pequeño Ser Fetal y una servidora. Es un piso nuevo y precioso que tiene dos de mis Sueños Húmedos Inmobiliarios: suelo de parqué (en Andalucía no es muy común) y un trastero en el edificio. Así que Pablo y yo estamos en pleno frenesí minimalista y aparecen frases en la conversación como “¿pero tú has pensado en la cantidad de espacio que ocupan las camas?”.

Juro que este apartado iba a ser más corto. Es que me he venido arriba.

Lo que estoy leyendo

Contra todo pronóstico, terminé el nuevo volumen de relatos de Mark Haddon. Mi veredicto: están muy bien escritos, pero son un poco truculentos y a algunos les falta una historia más potente. Aun así, terminarse una colección de relatos entera cuando tu cerebro está convirtiéndose en fosfatina pre-parto y llevas una semana buscando piso sin parar habla bien de ellos.

Ahora estoy leyendo Twelve Rules for Life, de Jordan B. Peterson, muy recomendado por Pablo. Solo llevo unas veinte páginas, así que no puedo decir mucho más.

Docus, series, etc

Estamos viendo una serie de Netflix sobre el corredor de la muerte llamada I am a Killer. ¿Somos gente morbosa y raruna? ¡Claro que lo somos!

Empezamos Dirk Gently, agencia de investigaciones holísticas, que tenía buena pinta pero que resultó ser demasiado violenta para mí. Y sí, mi nivel de tolerancia a lo desagradable/violento está en algún lugar entre esa serie y lo del corredor de la muerte. Yo tampoco puedo explicarlo muy bien.

Por último, ha salido la nueva temporada de Atypical, una serie estupenda de Netflix sobre un chico autista, con actores excelentes y un gran guión. Muy, muy recomendable.

Hábito en el que estamos trabajando antes de que venga Alana

Hace unas tres semanas, Pablo y yo decidimos crear una mini-rutina de intimidad exprés. La idea era que en 10-15 minutos podamos repasar lo importante del día y conectar incluso aunque el resto de la jornada haya sido un caos. Nos gustaría mantenerlo cuando llegue Alana y así salvarnos del supuesto divorcio que nos amenaza en cuanto yo expulse la placenta. De momento, nos encanta ese rato, así que comparto contigo nuestras preguntas por si quieres probarlas con tu pareja:

  1. ¿Cuál ha sido tu momento favorito del día? ¿Qué te ha gustado de ese momento?
  2. ¿Qué te ha resultado difícil, duro o te ha costado trabajo? ¿Qué te diría al respecto alguien a quien admires? (En el caso de Pablo, ese alguien es Epícteto, el filósofo; en el mío, es Leo Babauta)
  3. ¿Qué te ha hecho sentir amado?
  4. ¿Cómo puedo apoyarte/serte de utilidad mañana?

Si la pruebas con tu pareja, cuéntame qué tal os va con ella.

Cita que me ha hecho pensar

When you have something to say, silence is a lie.

[Cuando tienes algo que decir, el silencio es una mentira]

– Jordan B. Peterson

¡Hasta el viernes que viene!

Un fuerte abrazo,

PD: Recuerda que puedes comentar en esta entrada y contarme en qué andas tú.

18 Responses to La Psicoletter de los Viernes (14.9.2018)

  1. Lorena septiembre 14, 2018 at 8:35 pm #

    Hola!
    Enhorabuena por lo del piso! Es una locura buscar, yo estoy en Madrid y tuve una suerte tremenda, no sé si porque me confirmaba con poco o porque mis condiciones eran muy concretas (aunque no creo que fueran fáciles) pero el caso es que lo encontré muy rápido pero conozco que gente tarda meses.
    El caso, las preguntas que propones de intimidad no las he podido practicar con mi pareja (no tengo jeje) pero sí lo he hecho conmigo misma y me ha parecido muy chulo, un momento de reconexión conmigo. Así que también recomendable para solteros. Muchas gracias!

    • Marina septiembre 15, 2018 at 8:44 am #

      Interesante la idea de hacer la rutina contigo misma, Lorena. Creo que es fundamental tener también esos momentos de conexión con nosotros mismos para no perdernos.

      Lo del piso creo que depende de muchas cosas. Madrid me han dicho que es horrible. Pensaba que en Granada iba a ser más fácil por lo muchísimo que se mueve el alquiler con los estudiantes en esta época, pero claro, eso hace que haya muchos pisos “morralla” que se alquilan suponiendo que la gente los va a destrozar. Como tú dices, tener condiciones más concretas lo hace más fácil; uno de nuestros problemas ha sido, precisamente, que no sabíamos si queríamos una casa en Monachil o un piso en pleno centro, y hemos perdido mucho tiempo viendo pisos que en el fondo no eran lo que buscábamos. En fin, ¡bien está lo que bien acaba! Un abrazo.

  2. jose david septiembre 14, 2018 at 9:13 pm #

    Hola Marina, tu si que eres un caso justo ahora que llega Alanita se te ocurre cambiarte de piso eres una locura viviente pobre Alana que dira alli adentro, lo que me espera¡ de todos modos que todo salga bien un abrazo para ti y Alana jose david.

    • Marina septiembre 15, 2018 at 8:41 am #

      Esperemos que Alana sea una niña aventurera y no sufra demasiado con nuestras locuras! Un abrazo, José David.

  3. Laura septiembre 15, 2018 at 7:07 am #

    Hola, Marina: me ha encantado tu cita de hoy, qué cierto! Y las preguntas que os hacéis para mantener la conexión entre vosotros una excelente práctica. Gracias por las recomendaciones, yo voy a dejar una, la novela que estoy a punto de terminar de leer y no quiero: Eleanor Oliphant Is Completely Fine. Me da pena terminarla porque no quiero dejar de estar en contacto con los personajes. Ánimo con la recta final antes de verle la carita a Alana, besos!!

    • Marina septiembre 15, 2018 at 8:41 am #

      Esa novela la recomendé hace algunas psicoletters, porque a mí también me gustó mucho. Eleanor es rara, pero muy tierna. Un abrazo y gracias por comentar.

  4. Cris septiembre 15, 2018 at 7:42 am #

    Marina, enhorabuena por el piso!
    Las preguntas no las he probado con mi pareja, me da un poco de vergüenza, jajaja. La verdad es que todas las noches nos contamos el día, procuraré llevarlo a una dimensión mayor.
    Con quien sí lo hago todas las noches en la cama antes de dormir es con mis hijos, preguntas muy parecidas. Es un momento mágico y las respuestas de los niños son maravillosas
    Acabo de terminar la tetralogia de “Dos amigas”, de Elena Ferrante. En noviembre estrenan serie en HBO. Es lo más adictivo que leí en mucho tiempo y me ha hecho profundizar en mi misma y en mis relaciones de una manera brutal. Quiero que todo el mundo se la lea para comentarlo ?
    Te queda muy poco para ser madre! Qué emoción

    • Marina septiembre 15, 2018 at 8:40 am #

      Cris: ¡esa vergüenza es vulnerabilidad! ¡Es la clave de la intimidad exprés! Quizá podéis ir poco a poco o quizá puedes explicarle que es un experimento de la loca de Psicosupervivencia.
      Me encanta la idea con tus hijos, ¿qué preguntas les haces, exactamente? ¿Solo lo del día, o algo más?
      Los libros de Elena Ferrante los he ojeado mucho en la librería y nunca me he animado a darles una oportunidad, pero ahora que me lo has recomendado, quizá lo haga, que además me apetece leer ficción.
      ¡Un abrazo!

      • Cris septiembre 15, 2018 at 11:22 am #

        Les pregunto qué ha sido lo mejor del día y por qué y qué ha sido lo peor y por qué y cómo se han sentido y cómo lo han resuelto. Bueno, en realidad empiezo por lo peor y así nos quedamos con mejor sabor de boca ?
        Empiezo siempre yo, les interesa muchísimo lo que les cuento y eso les abre para contar luego ellos.

        Ya verás qué bien lo vas a pasar con Alana ?

        Y dale una oportunidad a Ferrante, creo recordar que tenemos en común a casi todos mis autores fetiche, así que no puede fallar.

        Gracias por hacerme ver que mi vergüenza es vulnerabilidad. Si hago progresos, te cuento

        Cuídate y cuidado con el síndrome nido asociado a mudanza. Yo me mudé una semana antes de que nacieran mis mellizos y me volví loca colocando ?

        • Marina septiembre 16, 2018 at 2:21 pm #

          Ay, madre, ¡mellizos! ¡Una semana! Me consuela saber que alguien apuró aun más que yo. Gracias por compartir tu rutina con tus hijos, espero poder hacer algo así un día con Alana.

          Abrazos!

  5. Miriam septiembre 15, 2018 at 7:52 am #

    Hola!! A mí me gustó mucho el documental “Making a murderer” está en Netflix. Y una serie también sobre el autismo que es muy buena “The A Word”. Si no las has visto todavía, te las recomiendo ?

    • Marina septiembre 15, 2018 at 8:38 am #

      El docu me lo ha recomendado mucha gente, lo que pasa es que Pablo ya lo ha visto y yo sola no encuentro el momento. La serie me la apunto, ¡gracias! Un abrazo, Miriam.

  6. Momemates septiembre 15, 2018 at 10:24 am #

    Hola.
    Felicidades por el piso y la futura bebe aventurera, te wueda nada!
    No quiero ser el amargado hater del blog, pero igual que te leo desde hace mil y en ocasiones te he dicho que me encamtas, también sean de saber las criticas
    Negatuvas.

    Ultimamente no me gusta tu blog, me hace sentir mal, y hoy por fin he decidido publicar esto.
    Se ha convertido en un diario no tuyo, sino de tu vida con tu pareja.
    “Pablo me ha dicho, con pablo vemos la serie tal, pablo el amor de mi vida me ha hecho pensar qu…”etc

    Para las personas que no tenemos pareja y no por eleccion sino porque no queda otra, o almenos para mi, me resulta muy frustrante y me hace sentir mal porque es leer lo que ae me resiste.
    Deberias pensar en ello.

    Saludos y espero que no me mates Marina
    Sergio

    • Marina septiembre 16, 2018 at 2:19 pm #

      Sergio: no te preocupes, no considero que seas un hater. Creo que estás compartiendo tu experiencia igual que yo comparto la mía en la Psicoletter. Tu comentario me ha hecho reflexionar acerca de que quizá abuso un poco de referencias a Pablo; pasamos muchísimo tiempo juntos por nuestro estilo de vida (trabajar ambos en casa) y es con diferencia la persona con la que más comparto reflexiones, lecturas, hábitos… Me resulta raro decir “vi X documental” cuando lo vimos juntos, pero quizá es cierto que debo separar más mi opinión de la “nuestra”, incluso aunque la mayoría de las veces coincidan.

      Espero que encuentres esa pareja que deseas y te mando un fuerte abrazo.

  7. Guillermo Valido septiembre 15, 2018 at 2:07 pm #

    Buenas tardes Marina me ha encantado la psicoletter de esta semana,
    es duro enfrentarse a la situación de buscar un lugar para vivir, yo he tenido suerte y también mis expectativas eran lugar soleado luminoso y que pueda ver el cielo y las nubes 🙂

    Esta semana me ha tocado la vuelta al cole y acomodarnos a los nuevos horarios, de todo lo que quería hacer casi todo ha quedado postpuesto 🙁

    Por lo menos el deporte me da vida, esta semana he escuchado post antiguos de la bloguera Diana Garcés sobre cumplir nuestros sueños porque escribir un blog.

    (Nota seguro que la conocen muy recomendable app pocket para guardar páginas web, y tiene algo que me gusta te las puedo leer.)

    Recomendable los últimos postcad de Superhabitos para afrontar esos momentos de incertidumbre personal y profesional.

    He visto dos capítulos de la serie good doctor están bien pero me parece un copia de House.

    De películas Kramer contra Kramer interesante por el tema custodia de hijos y el poder de tener un objetivo en este caso es el bienestar del niño.

    Una frase hagas lo que hagas aprende a hacerlo.

    Buen finde!!!

    • Marina septiembre 16, 2018 at 2:22 pm #

      Diana es amor 🙂 Fue compi mía de mastermind durante mucho tiempo y la aprecio un montón. Gracias por compartir, Guillermo. Abrazos!

  8. Isabel septiembre 15, 2018 at 2:10 pm #

    Hola Marina,

    ¿Qué tal? Solo quería comentarte que me alegro mucho de que estés leyendo 12 rules for life, ¡a mí me super encantó! Aparte, es que me encanta el autor, he visto un montón de entrevistas suyas en Youtube, y me parece super inteligente, se expresa genial. Su libro es mucho más intelectual, por decirlo de alguna manera, que la mayoría de libros de autoayuda (aunque no sé si este libro podría meterse en esa sección).

    Por otra parte, ya que estoy aquí y acabo de leer el comentario anterior, de Sergio, me gustaría añadir que aunque a mí también me ha pasado alguna vez (eso de sentirme un poco como “chof” al leer tantas cosas bonitas sobre tu relación de pareja y tu futura familia), más bien pienso que si nos sentimos mal por eso, ¡como que tendríamos que hacérnoslo mirar! Creo que si una persona tiene un blog y escribe una newsletter con un tono más o menos personal a sus suscriptores, es normal que escriba sobre su vida cotidiana, y no me parecería lógico que tuviera que pararse a pensar cada cosa que escribe por si ofende a algún lector. No podemos pedirte que dejes de escribir sobre Pablo ni Alana o sobre Asturias o Granada o qué sé yo. Como he dicho, si eso nos hace sentir mal, lo mejor para nuestro bienestar sería que trabajásemos en ello. Por otra parte, Sergio, ¡te entiendo! Yo también he tenido esa sensación a veces. ¿Pero cómo es eso de que no te queda otra? No sé, a mí una vez un amigo muy sabio me dijo “No busques nada”, en relación a todo (parejas incluidas), y me hizo sentirme mucho más tranquila. Esa persona llegará cuando tenga que llegar. Ya sé que suena muy hippy flower, pero es lo que creo 🙂

    ¡Un abrazo!

    • Marina septiembre 16, 2018 at 2:27 pm #

      Ya te contaré cuando acabe el libro, Isabel. Me alegro mucho de que apoyes la recomendación.
      Estoy de acuerdo contigo en que lo que nos hace sentir el mundo es algo de lo que nos tenemos que ocupar cada uno, porque no todo el mundo puede amoldarse a nuestras sensibilidades. Ahora bien, como le decía a Sergio, quizá es verdad que me paso un poco con lo de Pablo. En cualquier caso, aprecio mucho tu opinión y seguiré dándole vueltas al tema. Un abrazo fuerte.

Deja un comentario