La Psicoletter de los Viernes (20.7.2018)

¡Hola!
Aquí estoy una semana más para contarte en qué ando metida. Recuerda que puedes comentar y contar qué estás reflexionando, leyendo, escribiendo, viendo, haciendo, probando, etc… tú.

Lo que estoy leyendo

Mis lecturas de esta semana están siendo muy desordenadas.

Por una parte, voy por más de la mitad de El libro de los Baltimore, de Jöel Dicker. Con Dicker me pasa que no me gusta especialmente cómo escribe, pero me enganchan sus novelas; aún recuerdo esa madrugada terminándome La verdad sobre el caso Harry Quebert y pensando, al mismo tiempo, lo mucho que me irritaba la voz narrativa del protagonista. Con El libro de los Baltimore me pasa igual: no sé qué es, pero algo en la escritura de Dicker me resulta artificioso y repelente y, aun así, ahí sigo, lee que te lee.

También estoy releyendo What I Thought I Knew, de Alice Eve Cohen. Es un libro autobiográfico sobre una mujer que se quedó embarazada por accidente a los cuarenta y cinco y no se enteró hasta que no estaba de casi seis meses: los médicos que la veían le dieron varios diagnósticos distintos para sus síntomas (menopausia, debilidad muscular, ¡sujetadores demasiado rígidos!) pero a ninguno se le ocurrió mirar dentro de su útero. Es un libro delicioso, repleto de humor negro y de ternura, y estoy disfrutando mucho de leerlo de nuevo.

Por último, tengo en la mesita de noche Mi vida: instrucciones de uso, de mi adorada Marian Keyes, y lo voy leyendo a trocitos. Sí, qué pasa, me encanta Marian Keyes. Me parece divertidísima y locuela, trabajadora a más no poder, imaginativa y muy, muy valiente por compartir su experiencia con el alcohol, la infertilidad y la depresión. Keyes es una neurótica descomunal y, aun así, continúa trabajando día tras día en algo que le resulta complicado pero que la hace muy feliz. He comprado y seguiré comprando todo lo que saque (¡incluido su libro de repostería!) y la voy a defender siempre a capa y espada como reina inimitable del chick-lit.

Preñi-news

Pues parece que al final me van a diagnosticar de diabetes gestacional: estoy pendiente de ver al endocrino en diez días. Así que he empezado a comer millones de verduras y todo integral, y a principios de esta semana estaba con un dolor de panza no muy intenso pero constante, probablemente por tragar fibra por encima de mis posibilidades. Así que ahora estoy metida en el catch-22 de que la dieta adecuada para diabetes gestacional no le sienta bien a mi estómago, y la dieta blanda para mi estómago no le va bien a mi páncreas, así que como patatas y luego subo y bajo escaleras para quemar los hidratos.

Agradezco mucho todos los comentarios y correos que me mandasteis la semana pasada contándome cosas bonitas de ser madre. Prometo ir contestándolos poco a poco. Me han animado un montón y ahora me siento con energía para afrontar el posparto y sus fantásticos eventos, como “huélele el ombligo a tu recién nacido para asegurarte de que no está putrefacto” o “sécate los puntos del potorro con un secador de pelo en modo frío”.

Proyecto de movimiento en el que me he embarcado

Mi querido y admirado Rober Sánchez ha empezado hace poco su proyecto Un ejercicio al día: durante seis semanas, te manda una propuesta de movimiento a tu correo que te llevará solo unos minutos y que promete cambiar tu vida, hacerte millonario, encontrar tu pasión ¡no! Rober no es de esos. Es tremendamente honesto, pragmático y un encanto de persona que me acogió en su casa hace unos meses cuando yo era un despojo de náuseas y catarro, me dio tortilla de huevo ecológico y me dejó achuchar a su perrita Lula. Así que venga, todos a apuntarse, que si yo lo estoy haciendo con mi panza de tercer trimestre, tú también puedes.

Cita que me ha hecho pensar

It’s a slow process, but quitting won’t speed it up.

[Es un proceso lento, pero abandonar no lo hará más rápido]

Olivia (@flyingpaperwords en Instagram) en este Show and Tell del blog de Bullet Journal (¡ya hablaré del Bullet Journal cuando le coja el truco!).

¡Hasta el viernes que viene!

Abrazos,

13 Responses to La Psicoletter de los Viernes (20.7.2018)

  1. Jorge julio 20, 2018 at 4:54 pm #

    Pues yo sigo enganchado a las TedTalks. Por sugerencia de Carlos, mi ex-profe de inglés y tío majísimo, he conocido a Ken Robinson, un adalid de la revolución en las aulas. El tipo está convencido de que las escuelas tradicionales matan la creatividad de los chavales. Estés de acuerdo o no con él (yo lo estoy), es un orador de lo más elocuente. Tiene varias charlas, todas muy interesantes. Aquí os dejo una:

    https://www.ted.com/talks/ken_robinson_says_schools_kill_creativity#t-52515

    Una cita con la que me he reído bastante (y es una paráfrasis de la famosa frase que simbolizaba el empirismo extremo de Berkeley):

    “If a man speaks in a forest and there is no woman around to hear him, is he still wrong?”.

    Bueno, si eres un tío seguro que te resulta más graciosa…
    ¡Un abrazo, Marina! Y un saludo a tod@s

    • Marina julio 23, 2018 at 12:18 pm #

      De acuerdo con Sir Ken en lo de las escuelas tradicionales. Nosotros aún no sabemos qué haremos con Alana, pero sin duda queremos informarnos sobre métodos alternativos al “sienta tu culo en una silla siete horas al día”. ¡Gracias por la recomendación, Jorge! Abrazos.

  2. LUZ MARINA julio 20, 2018 at 8:25 pm #

    Hola Marina, cuasi tocaya, yo a esta altura del partido, libro que no me atrapa y con el que me peleo, lo vuelvo a enviar al anaquel, me esperan otras cosas deliciosas, ahora estoy releyendo mi novela “Voy a resucitarte” y ando encantada.

    Un dulce abrazo,

  3. jose david julio 21, 2018 at 10:27 pm #

    hola Marina gusto saludarte envidio tu energia y la capacidad de escribir cosas bonitas, por que lo que es yo estoy super achacadoy mi mente rumiando , devido ha que la semana pasada se cumplieron dos añosde el enojo con la unica amiga que tenia, el setimiento de culpa , el cargo de conciencia y lo peor, que todo fue por equivocacion accidental tu sabes que para las personas con fobia social como yo estas experiencias son mortiferas. bueno amiga soy conciente que estoy fuera de lugar con relacioncon tu letter. pero quise serte sincero, no tengo animo ni para bostezar bueno amiga no te contagies con mi mala honda cuidate mucho un abrazo de oso. jose david

  4. Elena julio 22, 2018 at 3:40 pm #

    ¡Bullet journal! Me encanta. Es el único sistema de organización que me ha funcionado porque básicamente es hacer lo que te dé la gana en el orden que quieras. ? Y también es una manera de dar permiso a los adultos para que pintarrajeen sus cuadernos. Seguro que te gusta.

    • Marina julio 23, 2018 at 12:17 pm #

      ¡Qué ilu que te haya servido! Espero ser yo también de esas personas que dicen “es el único sistema que me ha funcionado”, porque hasta ahora ninguno ha terminado de arraigar. Ya te contaré. Un abrazo muy fuerte, Elena.

  5. Male julio 22, 2018 at 8:33 pm #

    Lecturas: me prometí este mes empezar a leer literatura de nuevo. Tengo “To The ligthhouse” the Virginia Woolf parado desde el verano.

    Preñi news… una amiga embarazada, otra que va por el tercero, otra con un recién nacido y yo que siento que no consigo estabilidad si es que existe tal cosa.
    Aclaro que no quiero hijos ni novio ni todos los chiches pero a veces siento que todos van más adelantados en conseguir lo que quieren de la vida. Y las noticias me agarraron triste y premenstrual.

    Me gustó mucho el blog de Rober, me voy a apuntar al proyecto.

    • Marina julio 23, 2018 at 12:19 pm #

      ¡Rober es amor! Ánimo con ese re-comienzo de literatura: a mí también me pasa a veces que tengo episodios de pereza/sequía/nada me engancha y cuesta retomar. Besos, Luz Marina.

  6. Sergio julio 22, 2018 at 11:12 pm #

    Vaya Marina, hace unos meses ya que te sigo y en un principio, esto de las sicoleters (yo las llamo amistosamente así) no me enganchaban, no les veía sentido, pensaba yo para mis adentros que me importará a mi lo que lea o haga esta chica, a mi lo que me gusta de ella son sus artículos sus opiniones, su manera de ver el mundo,las relaciones y su modo de transmitir esa visión. Pero heme aquí y cada viernes desde hace varios, esperando con ansia la famosa “sicoleter de Marina”. ¿Que ha cambiado? Pues que este texto que recibo cada viernes me inspira y me despierta la curiosidad de ir a buscar los libros que lees tú, de releer las citas y de reflexionar durante 5 min sobre esa cita. Reflexionar yo? eso era impensable hace dos meses y, es más, de saber como va ese embarazo jeje. Por eso cada viernes mola, mola recibir mail.

    Te deseo lo mejor Marina y te doy mil gracias y un abrazo gigante.

    • Marina julio 23, 2018 at 12:16 pm #

      ¡Gracias, Sergio! Yo también me pregunto a veces qué le importará a la gente lo que yo haga, pero creo que compartirlo es, sobre todo, una excusa para plantear ideas y generar un espacio donde todos podemos crecer. Me alegro de que te haya enganchado la Psicoletter. Un besote!

  7. Marco julio 23, 2018 at 5:59 am #

    Gracias Marina por tu generosidad.
    Sólo un consejo de un padre de 4: no dejes de conseguirte unos tirantes o lo que sea que ahora exista para sujetar la panza. Mi esposa lo descubrió hasta el último hijo y decía que fue un cambio radical.
    Abrazo

  8. Rocio julio 27, 2018 at 12:55 pm #

    El BuJo es lo mejor que hay !! Llevo dos años con ese sistema y no vuelvo a la agenda convencional NI LOCA !!!

    Es muy difícil de explicar por qué genera esta adicción y enamoramiento un simple método para usar un cuaderno, pero.. ¡BuJo Fan!

    Creanme que no les va a costar ni un poco generarse el nuevo hábito, llega antes que Alana seguro !

  9. Rocio julio 27, 2018 at 12:56 pm #

    PD: Soy una más de “es el único sistema que me ha funcionado”

Deja un comentario