La Psicoletter de los Viernes (25.1.2019)

Aquí estoy un viernes más para contarte en qué ando metida. Recuerda que puedes comentar en este post y contar qué estás haciendo tú.

¡Mi nuevo curso ya tiene nombre!

Se llama Cambiología. ¿Hay algo en esta vida que no sea mejor cuando te inventas una palabra para llamarlo?

El curso lo daré a través de sesiones en directo, así que he pensado que en febrero voy a ofrecer una gratis de prueba para que veas cómo será. ¿Me ayudas a elegir el tema que más puede interesarte? (Es un cuestionario de una sola pregunta con cuatro opciones).

¡Gracias!

Tengo insomnio

Ironías de la vida: mi bebé duerme estupendamente y yo fatal. Me quedo dormida rápido, pero me desvelo de madrugada y no puedo volver a conciliar el sueño. Al principio me lo tomaba con filosofía: vale, son las cinco y media, no pego ojo: me voy a levantar a leer. Pero cada vez me desvelaba antes, y un día, con los ojos como platos a las dos de la mañana, pensé: «como siga así, mi rutina matinal se va a convertir en rutina nocturna».

Así que decidí solucionarlo, y adivina qué he hecho:

(redoble de tambores)

… ¡me he leído un libro sobre el tema!

¿A que no lo esperabas?

Se llama Say Good Night to Insomnia y lo escribe un tipo que lleva un programa de seis semanas en nosequé universidad (edito para añadir que la universidad es Harvard. Me suena) que jura convertir a los insomnes en lo que él llama «dormidores normales».

La primera semana trata de convencerte de que no necesitas dormir tanto como crees. Te pone ejemplos de estudios con astronautas y residentes de neurología que te tranquilizan mucho, sobre todo porque hoy en día lo que dicen en todos lados es OH-MY-GOD-TODOS-NECESITAMOS-DORMIR-MÁS-LA-FALTA-DE-SUEÑO-TE-HARÁ-MORIR-JOVEN-O-DE-CÁNCER-O-AMBAS.

La segunda semana tienes que ajustar tu horario a la cantidad de tiempo que pasas dormida en la cama y despertarte siempre a la misma hora. En términos prácticos, como yo me acuesto a las diez desde que nació Alana, me tengo que poner el despertador A LAS CINCO DE LA MAÑANA.

En serio.

La parte buena: en vez de no tener tiempo para nada como toda madre de un bebé, hago yoga todos los días, casi he terminado de escribir un ebook, he vuelto a meditar y voy a retomar el piano.

La parte mala: las cinco de la mañana. De verdad. Que no es tan duro, porque me despierto sola a las cinco de la mañana (es parte del problema). Pero miro por la ventana y no hay luz. No hay gente. No hay nada. A esa hora duermen hasta mis gatas.

La idea es que como todo el rato que paso en la cama estoy durmiendo, en algún momento empezaré a asociar la cama con dormir y no con dar vueltas pensando en mi futuro cáncer causado por el insomnio.

Ya te contaré qué tal.

Un post muy duro que quiero compartir contigo

Mi amiga Eire, que estudió Psicología conmigo, esperaba a su bebé dos semanas después que yo. Mientras estaba en el hospital con Alana, me enteré de que ella había perdido a Inés en la semana 39, poco antes de salir de cuentas. Cuenta su experiencia en un post durísimo pero importante: de las pérdidas durante el embarazo o poco después del parto se habla muy poco, porque parece que todo lo que tiene que ver con los embarazos y los bebés es color de rosa. Pero, como dicen los yanquis, shit happens. Las desgracias ocurren y hay que saber cómo abordarlas.

A partir de lo que le ha pasado, Eire ha decidido especializarse en duelo perinatal y gestacional: si necesitas a una psicóloga que entienda de esto, contacta con ella.

Pelis

El domingo pasado estaba medio chof y quería ver una comedia. No sé exactamente cómo llegué a The Little Death: una peli australiana sobre desviaciones sexuales muy, muy divertida. Las historias son ingeniosas, conmovedoras y absurdas. Para echarse unas risas antes de volver al curro el lunes.

Esta Psicoletter se me ha alargado con el tema del sueño, así que la semana que viene te cuento más novedades (que las hay).

Cita que me ha hecho pensar:

Hay preguntas ingenuas, preguntas tediosas, preguntas mal formuladas, preguntas surgidas de una autocrítica inadecuada. Pero todas las preguntas son deseos de entender el mundo. Las preguntas tontas no existen.

Carl Sagan

Un fuerte abrazo,

PD: ¡No te olvides de contestar la encuesta! Tardarás un par de minutos (tiene una sola pregunta con cuatro opciones) y me interesa muchísimo tu opinión.

PD2: Recuerda que puedes comentar y contar en qué andas tú.

One Response to La Psicoletter de los Viernes (25.1.2019)

  1. Sara enero 29, 2019 at 9:05 am #

    Hola Marina,

    Soy súper fan de tu psicoletter aunque confieso que no las leo todas, porque yo también soy mami y ya sabes, el tiempo no da para todo lo que queremos a veces…,
    Muchísimo ánimo con la maternidad y ese insomnio!!

    He visto el trailer de la peli “The Little Death” y me he dado cuenta de que “Kiki el amor se hace” es un plagio total, aunque te la recomiendo porque también es súper divertida.

    Ahora rellenaré tu cuestionario también.

    De nuevo gracias por tu trabajo, me encantas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.