Diez lecciones sanas de mis pacientes

 

Si la vida es como una caja de bombones, ser psicóloga te permite ver la parte trasera de la caja, la que te dice qué forma y sabor tiene cada uno. O bueno, por lo menos te da la oportunidad de ver la cara de la gente cuando los prueban. Hablar con tantísimas personas diferentes y saber cómo intentan gestionar sus vidas lo mejor posible es un privilegio. Y aunque nadie escarmienta en cabeza ajena, mis pacientes me ayudan todos los días a vivir mejor.

No sé cuánto o cómo les daré yo, pero sí sé que nunca podré agradecerles lo que ellos me dan a mí.

Estas lecciones son sanas porque vienen de su parte sana. Esa sería la lección número uno, o la número cero, si me apuras: que todos tenemos una parte sana y, probablemente, también una parte un poco loca. Es fácil sacar lecciones no sanas de una consulta: que si nadie está contento con lo que quiere, que si nos cuesta cambiar, que si el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra  y blablablá. Pero hoy quiero hablar de lo otro que saben mis pacientes: de las manos que le ganan a la vida y de la parcela de cordura o bienestar que han conseguido mantener a salvo con mucho esfuerzo.

Espero que te sean útiles, lector. Pasa un feliz viernes.

1. No importa lo listo que seas o lo mucho que hayas estudiado: todo el mundo sabe más que tú acerca de su propia vida.

2. No importa cuál sea el problema aparente: salud, dinero, trabajo… lo que nos importa en el fondo son las relaciones con los demás.

3. Sí existe el amor y las parejas sí tienen un sentido. Si quieres una muestra, da una vuelta por la UCI neonatal de un hospital.

4. Todas las personas son expertas en algo.

5. Dar consejos es inútil la mayoría de las veces. El otro sabe lo que le pasa, sabe por qué le pasa y sabe lo que tendría que hacer para solucionarlo.

6. No afirmes: pregunta.

7. El instinto de supervivencia es muy, muy poderoso: la capacidad de una persona para aguantar padecimientos físicos es casi infinita. Casi.

8. Todo el mundo tiene buenas razones para actuar como lo hace. Hasta los locos. Hasta tú.

9. No subestimes la capacidad de la gente para cambiar, para trabajar o para entenderte.

10. Hasta que se demuestre lo contrario, las intenciones de la mayoría de las personas son buenas.

Y una propina para psicólogos: intenta querer a tus pacientes. Si no eres capaz, intenta al menos sentir curiosidad por ellos. Cuando lo hayas conseguido, descubrirás que la curiosidad y el amor se parecen bastante.

Si quieres más detalles sobre cómo solucionar tus problemas, vivir con sentido y ayudar a los demás, te interesará el Mini Curso de Introducción a la Vida Jipi. Accede gratis suscribiéndote a la lista de correo; además, recibirás los artículos del blog en tu bandeja de entrada, las contraseñas para el contenido protegido y mucho más.

¡Recibe el curso!

Captura_de_pantalla_2015-09-22_18.33.12

Suscríbete a Psicosupervivencia y recibe gratis el MIni Curso de Introducción a la Vida Jipi.

El spam me gusta tan poco como a ti. Powered by ConvertKit

22 Responses to Diez lecciones sanas de mis pacientes

  1. Desliz marzo 1, 2013 at 4:03 pm #

    Intenciones buenas pero terriblemente equivocadas xD

    De acuerdo 100%, cuando llevaba en esto unos meses le dije a un compañero: Me parece que aquí sólo hay dos temas, el amor y la muerte…¡Y en el fondo son el mismo! Fue algo así como mi primer insight.

    Un post muy animoso y buenrollil para el comienzo del finde 😉

    Un besote!! <3

    • Marina marzo 1, 2013 at 9:39 pm #

      ¿Por qué equivocadas? ¿Equivocadas para quién? Yo creo que lo equivocado son más bien los modos. Creo honestamente que la mayoría de la gente elegiría ser buena si supiera cómo hacerlo, y que es a nosotros a quienes nos corresponde facilitarlo.

      Me gusta tu primer insight, Barnicita.

      Besos enormes.

  2. Ald marzo 1, 2013 at 4:47 pm #

    Y el corolario de tu última frase: intenta querer a tu psicólogo 🙂

    • Marina marzo 1, 2013 at 9:39 pm #

      Sí, jo, que también tenemos nuestro corazoncito…

  3. Vergel marzo 1, 2013 at 5:14 pm #

    Plas plas plas plas.. Madre mía, alucinaiko m quedé !!! Q bueno!!! Encima breve. Directo al grano. Yo creo q simplemente con esos pasos ya se tiene asegurada una ayuda real positiva… Es para publicarlo vaya. Un documento q derrocha humanidad por los 4 costados (y genial la propina pa los psicos jeje) Por añadir ummm el punto 5 es una tremenda realidad, aunq puede quedar desesperanzador si no se completa con alguna solución jeje Igual la labor nuestra es generar una experiencia motivadora, dentro del ambiente protegido q es la consulta, donde la solución elegida por la persona tenga lugar y pueda desarrollarse con la misma familiaridad, intensidad, naturalidad y destreza q la conducta problema… Aunq superando a ésta última por el regustillo agradable y honorable d las cosas elegidas por nosotros. Por aportar, pero q conste q no le quitaría ni una coma a lo q has escrito. Ole!!!

    • Marina marzo 1, 2013 at 9:46 pm #

      ¡¡El niño Vergeeel!!

      Me alegro un montón de que te haya gustado. Me ha encantado tu descripción de ese ambiente motivador donde la solución elegida tiene lugar: creo que es una gran descripción del escenario de cambio que deberíamos crear los terapeutas.

      Un abracín y espero que estés muy bien.

  4. Cigi marzo 1, 2013 at 5:48 pm #

    Sí señora, muy bueno el decálogo. Estoy de acuerdo con todos, pero el punto 2 me gusta especialmente.

    • Marina marzo 1, 2013 at 9:40 pm #

      Creo que ya lo dije alguna vez, pero el punto 2 sería la última lección que elegiría transmitir en mi lecho de muerte. Al final todo va sobre cómo nos relacionamos con los otros. Creo que ése es el secreto (¿el secreto para qué, te preguntarás? Pues ni idea).

      Besitos.

  5. Núria marzo 1, 2013 at 6:05 pm #

    Después de tener una de las semanas mas felices (mejor: mas plena) de mi vida, leer esto da otro empujoncito. Confirmo que el instinto de supervivencia es muy, muy poderoso; que la mayorí de las personas son buenas: pero los que son malos, lo son mucho. Ahora solo falta que me crea esto del amor, y que no es una leyenda urbana….

    • Marina marzo 1, 2013 at 9:42 pm #

      No sabes cuánto me alegro de leer que has tenido una semana plena. Algo habrás hecho 🙂

      Uno de mis proyectos a medio plazo es aprender sobre la maldad para fomentar la compasión, porque me cuesta mucho concebirla (y, sin embargo, existe). Y no, el amor no es una leyenda urbana. En serio.

      Besos grandes.

  6. WILK marzo 1, 2013 at 6:49 pm #

    Si fuera una cata este post los definiria como: “Sintético decálogo, maduro y fresco con toneladas de verdad, con aromas de sensibilidad, empatía, conocimiento y notas a la mente de una fresca profesionalidad humana…” Ideal para todo ser humano.

    “5. Dar consejos es inútil la mayoría de las veces. El otro sabe lo que le pasa, sabe por qué le pasa y sabe lo que tendría que hacer para solucionarlo.”

    Lo dificil es hacer que “vea” lo que le pasa, que “entienda” porqué le pasa y que “quiera” solucionarlo. Para esto estais vosotros Marina….. Aunque aún en el siglo XXI mucha gente no crea en vosotros.

    Feliz finde!!!

    • Marina marzo 1, 2013 at 9:42 pm #

      Juas, me ha encantado tu descripción catadora, y también tu explicación de lo que es difícil y nos corresponde hacer a los psicólogos.

      Sobre lo de la gente que no cree en nosotros, yo siempre digo que no soy Papá Noel: que no me hace falta que nadie crea en mí.

      Un abrazote!!

  7. Marta (Galicia) marzo 1, 2013 at 7:30 pm #

    Estoy de acuerdo en todas! (sobre todo la 2, yo también)

    • Marina marzo 1, 2013 at 9:45 pm #

      La 2 es amor (como tú, más o menos ;).

  8. KHaL Yeleytr marzo 1, 2013 at 10:48 pm #

    En general estoy de acuerdo, pero con la 8 no: ni todo el mundo es bueno, ni todo el mundo actúa como lo hace por un motivo, sea bueno o malo.

    • Marina marzo 1, 2013 at 10:52 pm #

      No quiero decir buenos motivos como motivos buenos, es decir: bondadosos. Me refiero a motivaciones comprensibles, que tienen un sentido para la persona incluso aunque sea un sentido un poco extraño. No sé si me explico. ¿Es con eso con lo que no estás de acuerdo o lo habías entendido de la otra forma?

      Besitos, majo.

      • KHaL Yeleytr marzo 5, 2013 at 12:36 am #

        Te explicas, pero a lo que yo me refería es a que hay gente (y no poca) que actúa sin motivo alguno.

      • Amal enero 31, 2014 at 10:41 pm #

        You can find out the ocean if you sittuae this to your ear. She sittuae the shell to her ear and screamed. Near was a hermit crab inside and it pinched her ear. She never needs to get back! LoL I be aware of this is absolutely inedible subject except I had to discern someone!

  9. Desliz marzo 1, 2013 at 11:21 pm #

    Equivocadas en el sentido de jodidas para nosotros mismos…Los modos que tú dices supongo. No creo que haya bueno ni malo.

  10. alejandro marzo 2, 2013 at 12:09 am #

    Estoy de acuerdo en casi todas menos en la 8. No todo el mundo intenta ayudar con buena intención, creo lo contrario. Todo el mundo busca un beneficio, de alguna manera u otra ayudándote, y es ser correspondido, siempre.
    Besotes!

  11. Fátima marzo 2, 2013 at 10:35 pm #

    Lo has clavado Marina, claro y conciso, y con mucho amor. Creo que entiendo incluso el 8. Muchas gracias, comparto.

  12. Siro marzo 3, 2013 at 7:40 pm #

    Estoy de acuerdo en todos y me encanta a demás el decálogo. La última frase me ha dado que pensar y es genial :
    “…. la curiosidad y el amor se parecen bastante… ” Creo que al final la he entendido . La curiosidad por conocer al otro , lo que le hace ser irrepetible, en su ternura y sus enfados , su creatividad y sus torpezas ( que pueden tener su gracia ) nos lleva a amarlos.

Deja un comentario