Mailterapia: mi nueva web de atención psicológica por email

Captura de pantalla 2015-06-03 18.28.45

 

Empecé a utilizar la escritura como terapia hace ahora veintitrés años. “¡Un momento – dirás -, eso es imposible! ¿Qué edad tenías hace veintitrés años? ¡Seguro que todavía no eras psicóloga!”. Tienes razón, querido jipi: hace veintitrés años tenía la tierna edad de siete. En ese momento se me ocurrió escribir un cuento sobre unas gemelas pelirrojas que iban en crucero hasta Hawaii. Yo no tenía ni idea de dónde estaba Hawaii, y ahora mismo no recuerdo el por qué de mi obsesión con tener una gemela y ser pelirroja, pero escribir aquel relato me sirvió para escaparme del aburrimiento y sentir que podía crear algo de la nada yo sola.

Desde entonces he seguido descubriendo las posibilidades de la escritura. He escrito para mí y para otros. He abierto blogs, escrito artículos, cartas, poesías, relatos… y siempre me ha fascinado que en un mundo lleno de vídeos, tuits y otros elementos distractores, la gente siga teniendo tiempo para leer.

Hace un par de años, decidí probar a combinar la escritura con mi profesión, la psicología. Apoyándome en los libros de terapia narrativa de White y Epston, empecé a utilizar los mails y las cartas como forma de mantener el contacto con los pacientes entre sesión y sesión. A los niños les encantaba recibir cartas postales, y los adultos agradecían tener una forma de comunicación alternativa para resolver dudas.

IMG_0266

Esta es la carta que le escribí a una de las niñas con las que trabajé el año pasado. La criatura azul es el Miedo. Y sí, los dibujos son míos.

Escribir un mail, o una carta, es contar una historia. No importa que el mail sea sobre tus vacaciones de verano o sobre un problema que has tenido con tu novio: la historia es el vehículo más importante de comunicación entre humanos. Lo maravilloso de escribir mails a los pacientes es que puedes reescribir la historia que ellos te han contado antes. Puedes seleccionar todo lo bueno que has visto en ellos, todas las señales que apuntan a la esperanza, al cambio, a la mejoría… y reunirlas con un hilo conductor que permita que ocupen el lugar de todas las otras historias de desesperanza y sufrimiento que la persona se había contado hasta entonces.

¿Terapia solo por mail? Pero ¿eso funciona?

Cuando abrí Psicosupervivencia, empecé a recibir mails de lectores. Algunos me decían que les había gustado mucho cierto artículo, que les había ayudado. Un artículo también contiene una historia: la mía o la tuya, si te sientes identificado con él. Otras personas me contaban sus problemas y me pedían ayuda. De pronto, me encontré manteniendo correspondencia con lectores que encontraban en esos mails comprensión y apoyo: tanto en los que escribían, como en los que enviaban. Me pareció fascinante. Y más adelante, cuando llegó el momento de ofrecer mis servicios como psicóloga clínica, pensé : “¿por qué no seguir con el mail?”.

La consulta presencial está muy bien. Ahora mismo, sin embargo, no quiero poner una consulta física porque no sé muy bien dónde acabaremos Pablo y yo de aquí a un tiempo. Y, por otra parte, creo que soy una aceptable psicóloga “normal”, pero estoy bastante convencida de que soy una buena escritora. Pensé que la terapia escrita sacaba partido de mis fortalezas y podía aportar mucho más a mis pacientes.

Mi primera preocupación fue averiguar si la terapia por mail funcionaba. Empecé a leer sobre el tema y encontré algunos estudios muy esperanzadores. Uno de ellos mencionaba el beneficio del “paper trail”, es decir: la huella de papel que deja la correspondencia y que permite que la persona lea sus consultas todas las veces que sea necesario.

Como sabes, yo me fío de la ciencia, pero soy defensora de comprobar las cosas por uno mismo antes de darles crédito. Así que empecé a trabajar con algunos clientes, advirtiéndoles siempre que esto del mail estaba un poco en periodo de prueba, y preguntando de forma casi obsesiva “¿Te sirve esto? ¿Te sirve? ¿No quieres que lo dejemos?”.

Seguí leyendo sobre el tema, formándome y contactando con psicólogos de otros países que llevaban años haciendo counselling online. Conseguí mis primeros éxitos terapéuticos y comentarios tan favorables como estos:

“Me resulta muy cómodo hacer las consultas de terapia vía e-mail, además que de otra manera, no podría contar con la inestimable ayuda de una magnífica profesional como es Marina porque la distancia no lo permite. También es muy flexible ya que no tienes que adaptarte a los horarios de visitas y, sobre todo, te permite que seas tú mismo el que marca el ritmo de los e-mails según tus necesidades.” Susi (Valencia)

“Al principio tenía dudas sobre si una terapia vía email sería efectiva, pero desde luego, en mi caso resultó bastante enriquecedora: tenía tiempo para reflexionar sobre mi situación antes de escribir sobre ella; podía leer y releer las respuestas incluso pasado bastante tiempo y asimilar su contenido; me era fácil hacer un seguimiento de mi evolución porque las palabras no se las llevaba el viento.” C.E.G. (Madrid)

Estoy muy contenta de hacer mailterapia con Marina, tiene una gran capacidad para expresarse escribiendo. Es una suerte poder guardar nuestras conversaciones para siempre.” África (Oviedo)

“Desde el primer momento puedes exponer todo lo que quieras sin límite de tiempo, tú decides cada cuánto quieres tener las sesiones (en las que intercambias varios mails hasta que quedas satisfecha con los temas que habéis tratado, se deciden las acciones a llevar a cabo hasta la próxima consulta y las dudas que puedan surgirte quedan resueltas. Incluso puedes contactar en cualquier momento antes de la fecha pactada

El lenguaje es claro y directo,  permite que te sientas más tranquila, y todo ello con la máxima objetividad y profesionalidad. Bea (Madrid)

Por supuesto, también he tenido casos en los que me he dado cuenta de que la terapia por mail no es adecuada. Algunas personas me han contactado por problemas de habilidades sociales, expresión verbal o vínculos que pienso que pueden trabajarse mejor cara a cara. Siempre les he derivado, a ser posible a alguien conocido y de confianza. Conocer los propios límites es importantísimo para ser un buen psicólogo. La terapia vía mail requiere, sobre todo el conocimiento de estar moviéndose en un entorno distinto y un manejo de sus códigos, límites y posibilidades

Mailterapia: un universo exclusivo de la palabra escrita

¿Por qué “cerrarse opciones” dedicándose solo a la terapia por email? ¿Por qué no abrir la puerta a otras posibilidades?

La mayoría de las webs de psicología online ofrecen el mail como “un recurso más”. Normalmente, de hecho, es el recurso barato y “fácil”. Sentarse frente a un cliente da miedo, es cansado, te coloca en una posición incómoda y exige mucho de ti. El mail parece la opción cómoda: leer lo que la persona escribe, darle unas palabras de aliento y ya está.

Esa no es mi intención con Mailterapia. Quiero que mis clientes reciban la mejor terapia posible para sus circunstancias en ese momento. No es un sucedáneo para gente que no puede permitirse terapia de verdad. Es terapia de verdad, vía mail.

Mailterapia es todo mi conocimiento y experiencia como psicóloga y escritora a tu servicio. Pongo en cada mail el mismo esfuerzo y dedicación que en los artículos que escribo para Psicosupervivencia; la única diferencia es que esta vez son textos completamente personalizados y adaptados a tus circunstancias. Me he esforzado también por idear distintos planes de atención que sean prácticos y flexibles: tanto si escribes mucho como si escribes poco; si quieres que nos escribamos una vez al mes o una vez al día.

También utilizo tareas que pueden ponerse por escrito, recomiendo material, comentamos libros y vemos vídeos. Las relaciones que establezco con mis clientes son mutuamente enriquecedoras; es increíble lo mucho que se puede transmitir solo escribiendo. Al final de la terapia, la persona reúne su propio libro de psicología y crecimiento personal, que encima ha ayudado a escribir. Porque tu historia no la reescribo yo: la reescribes tú.

Voy poco a poco y aceptaré a pocos clientes cada mes. Me gusta reflexionar en profundidad lo que voy a escribir y repasar los mails varias veces. Hoy, por ejemplo, tenía dos correos pendientes y he dedicado casi una hora a cada uno de ellos. Leo, releo, cito, cuento anécdotas, pongo ejemplos, hago búsquedas. No contesto cuando estoy distraída o cansada. No digo algo “para salir del paso” si necesito buscarlo antes en mis libros o en Internet. La terapia escrita me encanta, me enriquece y me permite ser la mejor psicóloga que puedo ser.

Un último favor

¡Ya no te doy más la vara, jipi! Como dije ayer a los suscriptores, si no necesitas un psicólogo, por lo que más quieras: no vayas al psicólogo. Eres suficiente y tienes una gran inteligencia. Confía en ti mismo y haz los cambios necesarios en tu vida.

Si te planteas consultar con un psicólogo y piensas que puedo conectar contigo y entender tu forma de ver la vida, me encantaría que echaras un vistazo a Mailterapia. Si te suscribes a la lista de correo, te regalo la guía “Cómo sobrevivir a la ansiedad”: un abordaje multidimensional y realista para poder disminuir (un poco) tu nivel de ansiedad pero, sobre todo, para convivir con ella y utilizarla de forma que te ayude y no te paralice.

Haz clic en la imagen para conseguir la guía:

Captura de pantalla 2015-05-25 20.01.48

Si NO necesitas un psicólogo, ¡estupendo! Quizá te interese echar un vistazo al blog de Mailterapia: allí voy a ir publicando y dando respuesta a las consultas que me envíen los lectores. O quizá quieras enviar la tuya de forma gratuita.

En cualquier caso, si en algún momento te ha servido algo que he escrito o si sientes una extraña pero sincera simpatía por mí 😉 te agradecería UN MONTÓN que compartieras este post en Twitter o Facebook. Este es un proyecto muy importante para mí, está en sus inicios y cualquier ayuda es poca.

¡Muchas gracias, jipi! Sin tu apoyo, comentarios, ánimos y, sobre todo, mails, nunca habría creído que soy capaz de sacar adelante mi propio Proyecto Grande y Loco.

Un abrazo fuerte,

Marina

¡Recibe el curso!

Captura_de_pantalla_2015-09-22_18.33.12

Suscríbete a Psicosupervivencia y recibe gratis el MIni Curso de Introducción a la Vida Jipi.

El spam me gusta tan poco como a ti. Powered by ConvertKit

5 Responses to Mailterapia: mi nueva web de atención psicológica por email

  1. Elsa junio 3, 2015 at 6:29 pm #

    Eres una profesional excepcional.

  2. Mariana junio 3, 2015 at 7:40 pm #

    Gracias Marina, mucha suerte en tu nuevo emprendimiento. Te deseo todo lo mejor!!!! Cariños desde Argentina.

  3. Eva junio 4, 2015 at 7:44 am #

    Resulta una idea fabulosa Marina.

    La escritura tiene muchos beneficios y exponerlos a través de un mail, es un recurso positivo.

    Me surgen dudas de como vas a plasmarlo en cuestión de gestión, pero lo solucionaré observándote de cerca.

    Un abrazo
    Eva Herrera

  4. Guillermo junio 6, 2015 at 6:05 am #

    Genial Marina este post ha resonado en mí interior.
    La idea de la terapia email es fabulosa creo que gracias a los emails que compartí contigo y otros blogueros ha surgido este Guillermo.
    Volviendo la vista atrás recuerdo los chequeos, los valores, el hábito de despertarse 5 minutos antes y todas las ideas que compartes con nosotros.

    Lo mejor para tus proyectos

  5. Sergio junio 8, 2015 at 10:12 pm #

    Hola Marina te leo siempre , agradezcovtus escritos ,besos desde Buenos Aires

Deja un comentario