El contenido: qué quiero contarte

Definir una orientación en psicología es como ponerle nombre a una constelación. Uno elige un grupo de estrellas que le parecen más brillantes y se inventa una línea para unirlas. Tienen sentido como grupo para la mayoría de la gente, pero no deja de ser una elección entre muchas otras: puede que te hayas dejado puntitos interesantes, o que hayas incluido otros que tampoco te matan.

Yo soy incapaz de seguir instrucciones al pie de la letra. Tuneo todo: hasta las recetas de cocina. Por eso, me resisto a agarrarme a una sola orientación como un koala terapéutico. Por eso también me resulta difícil definir las líneas teóricas de este blog. Así que, si te parece, voy a enumerar algunos puntitos brillantes que me parecen importantes para la constelación Psicosupervivencia, pero no olvides que es una elección que estoy haciendo ahora porque sí, y que puede cambiar en un futuro.

El cambio es, precisamente, el primer puntito brillante. No es que cambiar me parezca importante; es que es inevitable. Incluso la persona más estancada cambia, quiera o no. Nos hacemos mayores y después viejos. Las casas abandonadas se cubren de polvo.

Cuando las cosas van mal, suele funcionar el factor río revuelto: a río revuelto, ganancia de pescadores. En general, introducir un cambio es mejor que quedarnos como estamos. Lo lógico es que el cambio vaya en la dirección adecuada, pero incluso un cambio a peor puede tener consecuencias positivas a largo plazo. Piensa en la ruptura de pareja que te permitió recuperar a tus amigos, o en el despido que te dio el empujón para empezar tu proyecto. En general, no obstante, aquí vamos a tratar de buscar deliberadamente el cambio que queremos.

También cambiaré yo, por supuesto. Cambiarán mis ideas y mi forma de hacer las cosas. Ese proceso de cambio es parte de lo que me gustaría compartir. Mi compromiso será siempre ser lo más honesta posible. Lo que escriba hoy será lo mejor que pueda escribir, con los conocimientos y las experiencias de las que dispongo. Si cambia en el futuro, significará que han llegado nuevos conocimientos y experiencias, y así te lo haré saber.

Este es un blog orientado a la acción directa. Nada de leer bonitas teorías y después quedarse sentado esperando a que nos fermenten en el cerebro. Un gramo de acción es mejor que mil kilos de teoría, y muchas veces nos empapamos de conocimiento teórico para evitar actuar. En mi caso, podría pensar que necesito mucha más formación, muchos masters, expertos, tesis y cursos para atreverme siquiera a escribir sobre psicología. Me protegería del riesgo de exponerme aquí y decir alguna barbaridad. Pero si alguna diminuta idea de las que comparta le sirve a alguien para algo REAL, para mejorar su vida DE VERDAD, será mucho mejor que si mi cabeza acumula tomos y tomos de conocimiento teórico.

Una amiga psicóloga me dijo una vez: yo lo sé todo sobre la autoestima, pero no tengo autoestima. Me pareció terrible. ¡Entonces no sabes nada! Si no sabes aplicar los conocimientos que tienes, no tienes absolutamente nada más que un puñado de buenas ideas. Por eso este blog va a hacer énfasis en la implementación: las pautas, instrucciones y trucos específicos para poner algo en marcha. No leas más de dos o tres posts seguidos sin actuar de verdad alguno de ellos. Actuar en 3D. En la vida real. Con personas y actividades reales.

Este blog es realista. No somos optimistas por aquí. Yo no pienso que las cosas vayan a salir siempre bien. Yo trato de hacer un cálculo acertado, basándome en las circunstancias, mis capacidades y el esfuerzo que voy a invertir. Creo que este blog va a ir bien, pero es sólo porque creo de verdad que lo que sé puede ser útil y porque estoy dispuesta a matarme trabajando para aportar algo a los demás. No sé si lloverá este fin de semana. No sé si encontraré al hombre de mi vida. ¿Quién sabe? El azar existe.

Además, soy casi psicóloga clínica. Llevo tres años trabajando en hospitales. Si os dijera que la vida es bella todo el rato, os estaría mintiendo como una bellaca. Hay gente (mucha gente) que lleva vidas de mierda. En este tiempo he visto a enfermos de cáncer, lesionados medulares, amputados, diabéticos. He visto a delincuentes que llevaban toda su vida en hogares de acogida. A niñas que han sufrido abusos. A hombres que han intentado suicidarse después de años en el paro.

No todas las vidas son bonitas. Vamos a intentar salir por un momento de nuestra burbuja 2.0. de creatividad, cultura y humor negro y a darnos cuenta de que no todo el mundo tiene las mismas condiciones y las mismas oportunidades. Incluso para la gente que ha intentado hacerlo todo bien, lo malo pasa. Shit happens, que dicen los americanos. Por eso ser feliz, entendiendo la felicidad como vivir esta vida de la forma más alegre y provechosa posible, no es una opción: es un imperativo moral. Si puedes estar bien, tienes que hacer todo lo posible para estar bien; de lo contrario, te vas a reencarnar en escarabajo pelotero. Hazme caso.

Pero no todo es negro y oscuro, porque también creo firmemente en la alegría, la diversión y las cosas buenas. Precisamente porque shit happens, cuando no ocurre tenemos que aprovechar. Es lo que llamo el efecto escalador. Ya he dicho antes que yo escalo. La escalada es un deporte sumamente guapo y adictivo, pero se enfrenta a muchas dificultades. Te puede llover. Puede que tengas que currar ese fin de semana. Puede que no encuentres compañero de cordada. Puede que te lesiones. Por eso: cuando puedas escalar, escala. Quien dice escalar, dice viajar, divertirse, leer, conocer a gente y disfrutar. Apura cada pequeño pedazo de alegría que la vida te ofrezca. Debes hacerlo, porque ya tendrás oportunidad de estar triste de verdad.

Por último, este blog no es para ti: es para ti y para los que te rodean. La autoayuda es buena: no te va a ayudar nadie que no seas tú mismo. Pero además, vamos a poner en marcha otro movimiento: la heteroayuda. Gran parte de los problemas de la gente tienen que ver con que vivimos mirándonos el ombligo. Incluso el crecimiento personal y la psicología se viven desde el yo: YO tengo ansiedad, YO sufro, YO quiero estar relajada, tranquilita y bien. Si estás aquí, me gustaría transmitirte que todo lo que haces por ti, lo estás haciendo por los demás. Cuando te fallen las fuerzas para seguir trabajando por ser feliz, piensa que debes hacerlo para no dañar a los otros. Comprométete con la inocuidad. Comprométete con estar lo suficientemente bien como para no distribuir tu malestar.

Para terminar, quiero compartir contigo un compromiso.

Hace unos años vi una película llamada “Lo mejor de mí”. En ella, una chica le da a su novio parte de su hígado para un trasplante. [AVISO SPOILER: antes de la operación, la chica descubre que el chaval le estaba poniendo los cuernos con otra y, aun así, le da el hígado. Cuando él se entera de que ella lo sabía, le pregunta por qué lo ha hecho.
– Me has dado lo mejor de ti – le dice.
– Lo mejor de mí no es mi hígado – contesta ella -. Lo mejor de mí es mi vida.

Y, lógicamente, le deja. Con hígado nuevo, pero solo como perra; ja.
FIN SPOILER]

Yo me comprometo a dar aquí lo mejor de mí que, como en el caso de la chica de la peli, es mi vida. Es el tiempo que dedico a escribir y a aprender para poder seguir escribiendo. Son todas las experiencias que trato de tener y transmitir aquí. No sé si el resultado será bueno o malo, pero ten claro que siempre lo voy a hacer lo mejor que pueda.

Espero que te guste.

 

¡Recibe el curso!

Captura_de_pantalla_2015-09-22_18.33.12

Suscríbete a Psicosupervivencia y recibe gratis el MIni Curso de Introducción a la Vida Jipi.

El spam me gusta tan poco como a ti. Powered by ConvertKit

One Response to El contenido: qué quiero contarte

  1. Francisco mayo 22, 2016 at 12:15 am #

    Cuentas todo tan bien, que creas adictos más que lectores.

Deja un comentario