¿Has leído mucho sobre desarrollo personal… pero tu vida sigue igual que siempre?
(No te pasa solo a ti y hoy voy a explicarte por qué)


Un manifiesto de Marina la de Psicosupervivencia

Internet está INUNDADO de información, explicaciones y «secretos» que te hacen sentir bien cuando los lees y luego no te llevan a ninguna parte.

No es culpa tuya.

Verás:

La mayoría de la gente va por la vida como iba Heidi por el campo, en plan IOLOROLORO-HI-HU, tranquilamente, saltando entre las flores…

¡Despreocupada! ¡Descalza! Nada le afecta ni preocupa.

... hasta que la vida te empieza a dar ostias.

Y más o menos las vamos sorteando, pero en muchas, muchas, muchas ocasiones, viene una (o varias, que la vida es como el cartero y golpea varias veces) que te sobrepasa.

Hay quien tarda más en sentirse sobrepasado; hay quien tarda menos.


Hay quien lo hace coincidir con una crisis (la de los la de los treinta, cuarenta o cincuenta).

Y algunos, como yo misma (ya te contaré), nacimos ya con el cable flojo y no somos muy felices así, por naturaleza.

Pero tarde o temprano, le pasa a casi todo el mundo. Que la vida te supera. Es normal. Vivir no es fácil.

Entonces te das cuenta: tengo un cerebro sobre mis hombros que es bastante más complicado que el motor de mi coche.

Y dado que para arreglar mi coche llamo a un mecanico…

… ¡para arreglar mi coco, podría usar a un psicólogo!

(Mi opinión es que te dejes de coaches y gurús de «mi experiencia personal en el Tibet» y te vayas con alguien que sabe de lo que habla. Pero es solo mi opinión)

Entonces, como a todos nos gustan las cosas gratis, empiezas a buscar por ahí y te encuentras con que Internet está LLENO, pero LLENO A REVENTAR de información gratuita sobre psicología.

  • Que si «cómo encontrar tu sueño verdadero tengas la edad que tengas».
  • Que si «seis consejos para dejar de compararte con otros».
  • Que si «crema de compasión para el culo de tu niño interior».
  • Que si «escaleras mecánicas para que suba tu autoestima».

Si pusieran juntas las palabras de todos los posts de desarrollo personal de Internet, darían tres vueltas a la circunferencia de Marte.

(Vale, esto me lo he inventado. Pero porque soy psicóloga, no astrofísica. Lo que cuento sobre psicología no me lo invento)

Entonces la gente se pasa las horas ahí, leyendo o viendo vídeos… y cuando termina, sigue igual.

Ni ha cumplido sus sueños, ni ha dejado de compararse con otros, ni su niño interior ha superado el trauma de que un día quiso gusanitos y no se los compraron, ni su autoestima ha pasado del segundo piso del parking.

¿Por qué?

Pues mira.

Una razón muy sencilla y que quizá nadie te ha contado hasta ahora es que ni toda la información del mundo hará que el cambio sea fácil.

Eso es así.

Puedes estar motivado, inspirado e informado, que cuando llegue el momento de coger la bolsa de deporte e irte al gimnasio, te va a sentar como una patada en las gónadas.

Y nadie puede hacer nada para evitar eso.

Yo menos que nadie.

Si estás buscando que cambiar sea fácil, cierra la pestaña porque yo eso no te lo puedo prometer.


El segundo problema es que la información es mucho más sexy que la acción.

La información te transporta a una peli futura en la que has logrado lo que quieres y eres feliz. Es como tirarse en el sofá a ver una peli de esas feelgood.

Por un rato, te sientes mejor.

«Pero qué estupenda que salgo con mis sueños cumplidos»

 Luego te levantas y te han sentado mal las palomitas, pero bueno. Que te quiten lo bailao.

La acción, sobre todo al principio, es pequeña, y cutre, y parece que no te lleva a ningún lado, y no tiene nada que ver con la super peli feelgood de «consigue tus sueños reprogramando tu cerebro».

(Por cierto: tu cerebro no se programa.

What?

En serio. Se programa una web. Tú no eres una web.

En mi calle había un vecino que hackeaba las Play Station para que pudieras jugar con juegos piratas. Era muy guay. Se la llevabas un día, le pagabas mil pesetas y la recogías al día siguiente.

Si tu mente funcionara así, te mandaría a mi vecino. Pero no.)


Recapitulando:

¿Quieres dejar de acumular información y pasar por fin a la acción?

No va a ser ni fácil ni agradable. Si quieres ver vídeos agradables y motivantes, o leer posts agradables y motivantes, o ver a Meryl Streep actuando y sentirte bien un rato, estupendo.

Pero eso es en la otra ventanilla.

Milagros tampoco hago. Soy psicóloga, no la virgen de Lourdes

(Yo soy la de la derecha)

A lo que me comprometo es a lo siguiente:

Todos los días te mando un mail divertido, útil y real para que dejes de acumular información y pases a la acción.

Eso sí te lo puedo prometer. Diversión, utilidad y conexión con la tierra.

¿Que no te gusta? Pues te das de baja, no pasa nada.

Si te apetece probar, es el formulario de abajo.

Suscríbete aquí:

(Mando un mail TODOS LOS DÍAS sobre pasar a la acción con la ayuda de la psicología. En cada uno ofrezco mis cursos y servicios. Si te cansas, te das de baja y tan amigos)

    Para cumplir con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) es necesario que leas y aceptes la política de protección de datos de la web. Tus datos serán almacenados en ConvertKit, un proveedor de email marketing que también cumple con el RGPD.

    PD: Sé bien que tu bandeja de entrada está hasta arriba de correos que ni abres. La mía también. Y precisamente por eso necesitas una newsletter como esta: una que abras.


    Que no borres.


    Que te mueras de ganas de leer.

    De pequeña tenía una amiga por correo, Marta. Cuando esperaba sus cartas, lo primero que hacía al llegar a casa del colegio era mirar el buzón.


    A veces trataba de sacar las cartas con los dedos porque mi padre tenía la llave y no llegaba hasta más tarde.

    Lo que pienso cada día al escribir es que quiero que recuperes la ilusión de esperar una carta que te encanta.


    ¿Te animas a probar? 

    Ah, y si quieres ir al blog, es aquí.

    Un manifiesto de Psicosupervivencia en 2019      -       Aviso legal         Protección de datos