Ponte gafas

El mayor cambio que he notado desde que cumplí los treinta el pasado mayo ha sido pasar de pensar «tengo toda la vida por delante» a «vaya, esto va en serio, el tiempo pasa y hay momentos que no van a volver jamás». Siempre que comparto estas reflexiones existenciales, gente mayor que yo me dice: «venga ya, Marina,

LEER MÁS