Comentarios sensatos y amables sobre la lactancia o falta de ella

Si quieres dejar tu comentario sensato y amable sobre la lactancia o la alimentación con biberón, para apoyar a todo tipo de madres y bebés, puedes hacerlo en esta página.

Muchas gracias.

34 Responses to Comentarios sensatos y amables sobre la lactancia o falta de ella

  1. Charo mayo 4, 2020 at 5:39 pm #

    hola Marina , alucinando estoy con el comentario ese …..mi humilde opinion como madre , claro que la lactancia materna es mejor pero si no se puede o no se quiere los bebes sobreviven igualmente con lactancia artificial , yo pude darles el pecho pero a los 4 meses con todo el dolor de mi corazón pasaron al biberón y ya!! he visto a gente pasarlo muy mal por no tener leche , culpándose y encima los de alrededor metiéndoles caña , pero claro como en este pais todo el mundo sabe lo que uno esta pasando y los motivos que tiene o no tiene para hacer las cosas pues ala caña al mono , en cualquier caso muy normal no es como te ha puesto ni de lejos, un besito!

  2. Gloria F. mayo 4, 2020 at 5:48 pm #

    Hola Marina!

    No suelo escribirte, todo y que te sigo hace años e incluso hice un curso contigo.
    Pero permíteme, no puedo evitarlo. ¡Qué lástima de comentario! O más que un comentario es
    una retaíla de insultos increíble.

    Yo tuve un trabajo en el que de vez en cuando mis clientes reaccionaban mal y también una vez una
    «señora» me llamó puta, etc.., para mostrarte un ejemplo. Y siempre duele, aunque sea un poco…

    No entiendo de dónde sale tanta agresividad hacia alguien que tiene una opinión respetable y la manifiesta.
    En ningún momento das tu opción cómo la única o la mejor. Sólo es una opción que ejerces con tu hija como derecho de
    madre. No veo en ningún momento que obligues a nadie a que adopte tu postura ni que criminalices lo contrario a lo que mannifiestas.

    En fin, nada. Ánimo. Lamentablemente quien creo que se lo ha de hacer mirar es la persona que se molesta en escribir una crítica
    tan dura y poco elaborada.

    A mí me encantan tus artículos. Me hacen reflexionar y si no estoy de acuerdo, pues nada, tan amigas!!

    Un abrazo! Agradecida de tus aportaciones

  3. Belén mayo 4, 2020 at 5:52 pm #

    Jeje… pensé lo mismo que tú… que lo único reseñable de ese comentario era «indigencia intelectual»… ! Esa parte me ha gustado; probablemente lo sacaría de algún sitio, no casa con todo lo demás. ?

    • Marina mayo 4, 2020 at 6:28 pm #

      ¿Verdad? Es una gran frase. Gracias por comentar, Belén.

  4. Maria mayo 4, 2020 at 6:01 pm #

    Ains las talibanas de la lactancia materna! Yo solo le di dos meses y medio y en el fondo creo que deje de producir leche suficiente por lo poco que disfrutaba de la lactancia materna. Me resulta difícil explicarlo, pero no encontraba por ninguna parte ese supuesto momento entrañable, sublime, de conexión madre-hijo…Espero que a mi bebé que ya tiene 19 años no le quede ninguna secuela psicologica, y si le queda que se pague la terapia como hemos hecho much@s

    • Marina mayo 4, 2020 at 6:27 pm #

      Jajajaja «si le queda que se pague la terapia», muero. Gracias por el comentario, María. A mí me pasaba igual: no disfrutaba en absoluto. Y oye, es una experiencia tan válida como las demás. Abrazos.

  5. Erica mayo 4, 2020 at 6:14 pm #

    Hola Marina, muy agresiva y maleducada tu seguidora, pero dudar de los beneficios de la lactancia me parece curioso y sorprendente. No sé quién habrá escrito los citados libros o artículos. Usando sólo la lógica es fácil entender que la mejor leche para cada especie es la propia, pero es que además hay muchas evidencias sobre sus beneficios como para ponerlo en duda. Me encanta como escribes y lo graciosa que eres. Besos!!

    • Marina mayo 4, 2020 at 6:28 pm #

      Hola, Erica: muchas gracias por tu comentario. Creo que lo mejor es leer todo tipo de material sobre el tema y después que cada uno se forme su propia opinión y haga lo que vea mejor.

      Un abrazo.

  6. paula mayo 4, 2020 at 6:26 pm #

    Hola Marina!
    Sinceramente creo que la lecha materna debe ser algo buenísimo, cuando incluso en los botes de leche artificial pone que es preferible la leche materna a esa leche.
    Fuera de eso, creo que este tema es tan controvertido porque afecta a lo más importante de tu vida que son tus hijos y ataca directamente a un valor que has creado para tu familia.
    Si quitamos el hecho de que esta persona no sabe hacer una crítica constructiva, que es maleducada y que debería tener un mejor dominio del lenguaje para no tener que utilizar tanta palabra malsonante (y quitar esto es mucho), ha hecho lo mismo que cuando escribiste aquél artículo, defenderse porque te has sentido atacada (incluso sin haber habido ningún ataque).
    La cuestión es que el debate no debería ir sobre si eres o no pro-leche materna o biberón, la cuestión es que cada uno debería tener la libertad de elegir lo que mejor considere para su vida y la de sus hijos (dentro de los límites legales) sin sentir que cada persona va a opinar si hace bien o hace mal y ya no sólo opinamos sobre la gente que conocemos, con las redes lo hacemos también con personas desconocidas!
    Yo soy pro-leche materna, ¿tú no?. Me parece exactamente igual de bien.
    Parece como si toda la m/paternidad se redujese a si decides dar el pecho o no y si haces colecho o no, sólo en esas dos decisiones se concentra lo que será tu hijo el resto de su vida!! 😉

  7. José David mayo 4, 2020 at 6:41 pm #

    hola Marina. Que pasa?
    Bueno té. Felicito por tu sinceridad y honestidad al publicar este incidente, por qué fácilmente pudiste haberte callado y esa persona se hubiera quedado hablando sola al viento, bueno a lo mejor yo no tengo ningún derecho a opinar puesto que yo no doy leche debido a que soy un hombre machote,pero piensa que nadie tiene derecho a tratar anadie de ese modo que lo único que pone en evidencia es su falta de educación escolar y paternal que es la más importante para todas las personas. Así que tranquila nada más. Un abrazo fuerte y cariñito para Alana. José David desde chile

  8. Elena mayo 4, 2020 at 6:43 pm #

    Hola Marina.

    Cuánta agresividad!! Cuando lees cosas de este tipo te las imaginas destilando veneno por su boca. Y cuando alguien expulsa veneno es que está tan llena de él que le rebosa…
    Soy madre de tres hijos y a los tres les dí pecho, pero soy de las que no disfruté con ello. No terminé de establecer ese tipo de íntima conexión y si perseveré fue por que era consciente de que era bueno para ellos. Dure tres meses con la mayor, dos con el segundo y la increible heroicidad de cuatro con la tercera, sabiendo que era la última.
    Se que tienes inteligencia suficiente para no hacer aprecio de cosas tan básicas, pero qué necesidad de un insulto tan duro?
    Tienes toda mi admiración. Y no sólo por esto!
    Un abrazo.

  9. Aaron mayo 4, 2020 at 6:50 pm #

    Mira que yo soy hombre e igual no pinto gran cosa en esta página pero, desde luego si tengo clarísimo que la lactancia materna, como su nombre indica, es una opción única y exclusivamente decisión de la madre. Yo tengo dos niños y ambos se criaron con lactancia materna hasta los 9 meses, si bien, yo me crié a biberón y salí bien guapo jajaja.

    Lo dicho, ese tipo de comentarios retrata perfectamente el interior de quien los hace.
    Bicos Marina

  10. Mar mayo 4, 2020 at 6:52 pm #

    Wao pero que desproporcionado el comentario. Algo le pasa a esta persona, imagínate esa reacción…. algún incidente sufrió con la lactancia. Imaginate reaccionar así por ejemplo con los que dicen que la tierra es plana.

  11. Marta mayo 4, 2020 at 7:54 pm #

    Hola Marina,

    Lo que yo siempre he leído de la lactancia materna y leí bastante en su día, es que lo más importante es que la madre disfrute/este dispuesta/quiera/no esté nerviosa/pueda y que si no, pues que las leches de sustitución eran estupendas, hoy en día serán mejores.

    La verdad es que nunca encontré nada en contra…pero también es verdad que yo solo buscaba cosas a favor, porque con mellizos se complicaba el tema y a mi me aconsejaban que diera biberones que además dormían más del tirón.

    Yo estoy a favor de la lactancia materna, sobre todo porque odiaba el método Mylton y lavar biberones, que con dos, eran muchos. No soy perfecta y mi sentimiento de culpabilidad era no mirarles a los ojitos mientras mamaban, porque me los enchufaba y me daba unas estupendas cabezadas mientras se dormían a la teta.

    Es verdad lo que comentas, que hay cosas que te hacen saltar y pierdes los papeles…pero atacar con tanto insulto por frase como «haztelo mirar» solo lo he visto en mis post-lactantes de 15 años cuando les matan en un video-juego…No, la lactancia no hace que hablen mejor.

    A mi me ha venido muy bien conocerte…por lo que tan mala no puedes ser 😉

    Un abrazo

  12. Margarita mayo 4, 2020 at 8:06 pm #

    Hola Marina

    Mi opinión sobre esa mujer es que es un persona maleducafa. Cuando te empiezan a insultar así pierden crediilidad y hay que pasar de estas personas tan neuróticas y agresivas.
    Respecto a la lactancia es un tema tan personal que ls decisión.la tiene la madre. Yo no pude darle a mi niña mayor el pecho mucho tiempo porque al med y medio se me fue la leche como consecuencia de haber tenido un prriodo de estres fruto de lla estancia de mi hija en el hospital durante 10 días. Estuvo bastante gravr, la ingresamos a los cuatro días de nacer, tenía muchas diarreas y los médicos no sabían por qué. Le administrsron bastsnte antibiótico, en llos análisis de dangre y en ls punción en la médula no salía nada, lo pasé muy mal.Con mi otra niña estuve dos meses, me encontraba muy camsafa y no tenía el apoyo emocional de mi pareja en resemomento.

    Te mando kn fuerte abrazo

    Margarita

  13. Zuzukh mayo 4, 2020 at 8:08 pm #

    Hola, confieso que a mi no me gustó mucho la parte de la lactancia de ese post, considero que puede llegar a confundir o asustar a quien esté buscando información sobre lactancia, y creo que tiende a subestimar los beneficios de la lactancia materna, peeero, es tu opinión y se basa en lo que tu viviste, tienes el derecho de expresarla como gustes. Yo si estoy a favor de la lactancia materna, sobre todo por que en donde yo vivo la tasa de lactancia materna es bajísima y es debido a mucha falta de información, mitos y prejuicios. Pero más que estar a favor o en contra de la lactancia artificial o materna, el problema muchas veces es el no respetar la decisión de la madre, el que te presionen para tomar una decisión aunque tú no te sientas para nada a gusto con ello, a mi me presionaban para dejar la lactancia y es horrible el cómo te hacen sentir sólo por que consideran que ellos tienen la razón, presiento que contigo fue la misma presión para que continuaras lactando : (
    Como sea lo importante es informarse muy bien y hacer lo que te deje más tranquila a ti, para mi fue seguir con la lactancia y así seguimos con 2 años que ya tiene mi cría : ) saludos.

  14. Vanessa mayo 4, 2020 at 8:10 pm #

    ¡Qué despropósito de comentario! ¡Ni que hubieras insultado a su Dios! Bueno, pensándolo bien, igual ella lo ve así. Ese tipo de opiniones tan extremas , que te etiquetan enseguida como mala madre, pueden hacer mucho daño a una mujer en pleno posparto y con las hormonas revueltas. Si lo sabré yo…
    En mi caso, empeñarme en dar lactancia materna no sólo no ayudó, sino que entorpeció el vínculo con mi hijo. Me informé, busqué asesoramiento y nada. Al final, lo ponía al pecho para ver si chupaba (lo que nunca hizo), le daba el biberón y me extraía leche para que no se me fuera…vamos, que me quedaban unos 20 minutos para dormir y comer cada 3h. Cuando lo ponía al pecho, en vez de sentir ese momento de conexión maravillosa, solo podía pensar «acaba ya, que aún tengo que conectarme al saca-leches del infierno y darte un biberón».
    Un día, mientras mi hijo y yo llorábamos (él de hambre al pecho y yo de frustración) decidí que ya estaba bien. Que entre una depresión posparto y la leche artificial, me quedaba con el mal menor. Desde ese día, el vínculo con mi hijo mejoró increíblemente. Y mi salud mental, también. Al final, nadie va a ser la madre perfecta, es imposible. Se trata de buscar soluciones de compromiso y encontrar lo que mejor se adapta a tu familia. Si a los demás les ofende, los que tienen el problema son ellos.

  15. Mónica mayo 4, 2020 at 8:22 pm #

    Uf, cuánta mala baba…en cualquier tema de crianza hay opiniones diametralmente opuestas y sobre todo el tema de la lactancia levanta ampollas. Pero no hay justificación posible para semejante ataque y mala educación. Yo creo que cualquier madre o padre, en condiciones normales va a decidir lo que crea que es mejor para sus hijos o para el funcionamiento de su familia, y nadie debería opinar al respecto.

    A mí me encantó leer tu experiencia en tu primer año de maternidad y me pareció muy valiosa. Y eso que mi opinión es bien distinta, yo soy pro-lactancia y a mí sí me ha resultado una experiencia bonita. Tambien es verdad que no he tenido grandes problemas en ninguna de las dos (28 meses con el primero y 8 meses de momento con el segundo).
    La lactancia te hace insustituible. Por un lado es una desventaja grande porque no tienes relevo y puede hacerse duro en algunos momentos, sobre todo al principio y en las noche malas. Pero si lo vives como un privilegio es bonito. Si por el contrario te supone un sacrificio, no tiene mucho sentido.

    Tengo que releer tu post y buscar los consejos para mejorar el sueño. A mí es que me han salido malos dormidores…

    Un abrazo

  16. Mari Carnen mayo 4, 2020 at 9:32 pm #

    La lactancia claro que es beneficiosa pero no es eterna ni tampoco irremplazable para el crecimiento adecuado y supervivencia. Convendría no prolongarla incluso tanto en el tiempo para favorecer la autonomía de la criatura. No obstante, cualquier opinión es respetable siempre y cuando se haga con educación. Esa persona es una maleducada. No merece dedicarle ni tiempo. Un saludo ; )

  17. Laura mayo 4, 2020 at 9:42 pm #

    Hola Marina gracias por crear esta página y dejar que nos expresemos. Libertad de expresión ante todo, como hiciste tú con tu artículo, que tiene muchas cosas buenas: es tu opinión, personal, explicas tus decisiones, personales, no suples el consejo de ningún profesional médico y lo dejas claro, y hablas desde el respeto continuamente. En fin. Que no entiendo qué es lo que ha podido sacar de contexto.
    Yo he tenido experiencias agridulces con la lactancia, y muchos «consejos» gratuitos sobre el tema también. Te sientes culpable por intentarlo, por no intentarlo, por darle el bibe, por no dárselo, por no sacarte las suficiente leche o por estar demasiado pendiente del saca-leches (aparato que debería estar prohibido por la convención de Ginebra de no ser por si utilidad). Yo llegué a tener un episodio de condicionamiento pavloviano de libro, no lactaba con mi hija, mi pecho solo lactaba al ensamblar el cacharro después de esterilizarlo, jaja. Se convierte en una obsesión. Te sientes juzgada a destajo. Cinco meses de lactancia, un año, dos? Yo he tenido esas tres experiencias y, sorpresa! Juicios en todas las direcciones.
    Y creo que das en el clavo cuando dices que te sentiste orgullosa de todos tus intentos (si hasta relactaste y todo! Mis respetos, yo también lo hice después de un ingreso de diez días y fue de las cosas más difíciles, además de parir). Yo creo que en maternidad y crianza hay que informarse, conocerse (seguir los instintos, conocer al bebé, los propios límites, y darse permiso para decidir), y tener perspectiva. Los juicios siempre van a estar ahí.
    Un abrazo a todas las madres (y padres) de cualquier color de lactancia

  18. Sara mayo 4, 2020 at 10:24 pm #

    Hola Marina!

    Me da muuucha pena que no disfrutaras de la lactancia. Lo siento mucho! Es taaan maravillosa! Cuando la disfrutas, claro. Amamanto a mi niño de 2 años y al mayor le dí hasta los 2 y medio. Pronto el de 2 pasará a otra fase y moriré de pena. Para mí ha sido y es una fuente de gozo y placer!

    Y fíjate lo que son las experiencias de cada una, yo he vivido la presión del lado contrario, con comentarios continuos como: «¿Todavía le das la teta?» ¿Hasta cuando le vas a dar la teta?» «Pues ya es hora de que lo destetes, que tiene mucho vicio.»

    Y es que cuando eres madre, nunca te dejan en paz. Todo el mundo opina y juzga.

    Te dejo aquí un video buenísimo de Alicia Murillo, que ilustra el talibanismo de un lado y de otro a la hora de tratar la maternidad. El video es viejo, pero tristemente no ha perdido actualidad:

    https://www.youtube.com/watch?v=mQOUFIeaNCQ

    Las cosas no son blancas o negras, los discursos polarizados apestan. Y con este asunto de la maternidad abundan, por desgracia.

    Cada una que haga lo que sienta que es lo mejor para el bebé y para ella, y deje de dar por saco a las demás!

  19. Virginia Posse mayo 4, 2020 at 10:47 pm #

    Hola Marina!
    Lamento mucho el maltrato que recibiste de esta mujer, realmente da vergüenza ajena.
    Por otro lado quiero dejar mi humilde opinión a favor de la lactancia materna, que ha salvado y salva a millones de niños de países pobres de una muerte segura. Y te pido como un favor hacia miles de mujeres que están con problemas para amamantar, que les indiques acudir a fundaciones y servicios de salud destinados a su apoyo.
    Como sabes la industria farmacéutica con su enorme poder ya apoya la alimentación con fórmulas.
    Somos las personas comunes sin interés monetario a quien nos toca defender la lactancia.
    Muchas gracias y saludos desde Argentina!
    Virginia

  20. Itziar mayo 4, 2020 at 10:50 pm #

    En mi humilde opinión no hay nada q justifique o pueda entenderse de esa reacción tan desproporcionada y lejos de la realidad del escrito…hablamos de conductas q buscarles el porqué solo hace que perdamos un tiempo estupendo en poner el foco en lo que de verdad importa…aunque lo peor de esto es que ya no me sorprende este tipo de respuestas porq parece q aunque seamos la especie más inteligente…por el camino vamos perdiendo parte de ella…se aprende y disfruta de la diversidad de opiniones…la ofensa, el insulto…responde a un ser más primario…y tb se puede grabar en si piel a fuego si no tienes nada bonito q decir, mejor…no digas nada. Un abtazo

  21. Alicia mayo 5, 2020 at 1:44 am #

    Dice Háztelo Mirar que “si te hubieras informado mínimamente sobre la lactancia no hubieras tenido problemas“. Se me ocurren dos opciones: o tuvo la inmensa suerte de que todo le fue como la seda o no ha dado el pecho en su vida. Llevo con la lactancia nueve meses y, aunque sé que hay gente a la que le viene casi todo rodado, a mí no empezó a parecerme fácil hasta que mi bebé cumplió los seis meses, pero no se me ocurriría ni por asomo insultar a nadie por haber decidido hacer las cosas de otra forma. Estoy casi segura de que el atrevimiento de Háztelo Mirar no sería tal si no tuviera como escudo el anonimato de internet.

    A mi hijo también lo ingresaron cuando nació. Las únicas razones por las cuales no tiré la toalla inmediatamente y me pasé los ratos que no estaba con él enganchada al sacaleche fueron la asesora de lactancia del hospital y la enfermera que lo cuidaba, que me animaban entusiasmadas cada vez que llevaba un tubo con cuatro gotas de calostro.

    Después ha habido de todo: excursiones varias al consultorio porque el niño no terminaba de recuperar el peso que había perdido y, entre tanto, visita de asesora de lactancia que, por supuesto, no me cubrió el seguro (tampoco cubre la rehabilitación del suelo pélvico después del parto y eso que se supone que es un seguro bueno); sesiones de teta más sacaleche para suplementar con el biberón en cada toma; días de sentirme prisionera por sesiones maratonianas eternas en que no podía ni levantarme a comer algo; conductos bloqueados; bajadas de percentil “alarmantes” (y también subidas, pero esas no alarman a nadie); meses en que tuve que dar el pecho a oscuras porque mi niño se distraía hasta con una mosca; etc. Todas esas dificultades han tenido solución, pero he pensado muchísimas veces que no me extraña que la gente lo deje.

    Y nadie te ayuda. No por mala intención (la intención suele ser buena), sino por desconocimiento, y tampoco es que tengamos una red de apoyo de la que tirar en los tiempos que corren. Pocas veces me he sentido tan sola como enganchada al sacaleche en el zulo-turned-sala de lactancia de mi lugar de trabajo (yo lo llamo “el escondemadres”).

    Estas luchas encarnizadas entre sectas de la crianza, que en inglés han bautizado como “the mommy wars” me dan muchísima pena. Pero, claro, mejor que nos peleemos entre nosotras, no vaya a ser que nos dé por unirnos para exigir, por ejemplo, bajas parentales más largas, más flexibilidad de horarios y facilidades para no estar todo el santo día con la lengua fuera, personal sanitario bien informado y que el seguro cubra los servicios que necesitamos. ¡Eso sí que sería intolerable!

    Un fuerte abrazo.

  22. marta mayo 5, 2020 at 5:20 am #

    Hola!

    Yo tengo una hija de que ha cumplido 16 años en la cuarentena.

    Intenté cuando nació darle el pecho, pero tuve una cesárea y ya en el hospital la niña no quería coger el pecho de ninguna manera y no paraba de llorar y llorar. Nadie conseguía que se agarrase al pecho, por lo visto es normal tras las cesáreas.

    LLegó el ginecólogo que me debió ver bastante mal y me dijo : » como te suba la leche y la niña siga así sin querer mamar, lo vas a pasar muy mal, ¿quieres que te demos una pastilla para que la leche no te suba?.

    Y dije que sí, porque como le contesté: » Yo ya he llegado al límite, no puedo pasarlo todavía peor».

    Y nada más, mi madre me dijo, mejor, el biberón se lo puede dar cualquiera, el pecho sólo tú.

    Mi madre tiene 74 años hoy en día, pero es maestra jubilada de las que tenían hijos y a los 40 días a trabajar, porque eso era lo que duraba la baja maternal.

    En fin, que lo que quiero decir es que la maternidad es algo natural, bastante complicado e idealizado y que en mi opinión el leer libros e informarse, es intelectualizarlo de una forma artificial .

    Y que la madre y el padre tienen que hacer lo que les venga bien, sin dañar a los hijos. A los hijos hay que quererlos y aceptarlos, y la leche materna o artificial a ellos les da igual.

    Evidentemente, la leche materna será mejor si a la mamá le va bien y el niño crece con normalidad. Pero he oído historias de gente que le ha salido hasta mastitis y lloraba dando el pecho y lo hacian » por sus hijos». Me daban pena.

  23. marta mayo 5, 2020 at 5:29 am #

    En fin, que yo leo comentarios como el de Alicia, que ha sufrido tanto con la lactancia, y yo me pregunto perpleja: ¿ realmente hay que sufrir tanto?.¿ Por qué se asocia ser madre a ese tipo de obligaciones y sufrimientos?

    Por favor, no la juzgo, sólo que yo estuve dos días intentandolo y cuando ví que aquello no funcionaba lo dejé. ¿ Qué necesidad hay de insistir y sufrir? La lactancia materna seguro que es mejor, pero si no funciona, no funciona. Y a mi me hubiera encantado que fuese bien, pero ser una mártir no.

    • Alicia mayo 6, 2020 at 12:42 am #

      Hola, Marta.

      Solo quiero aclarar, porque es cierto que en mi comentario solo he hablado de los problemas, que no estoy viviendo la lactancia como un martirio. Ni me pareció fácil durante varios meses ni me ha hecho sentirme en comunión con mis antepasadas de las cavernas o con la madre naturaleza, pero tampoco ha sido un valle de lágrimas. Si hubiera sido así, estoy segura de que la habría dejado. De hecho, para mí lo más duro de los primeros meses de maternidad fue el agotamiento que tenía de estar sola casi todo el día ocupándome de mi bebé. Lo que pretendía era ilustrar que hay lactancias que, aunque se consideran «exitosas», no están exentas de dificultades.

      Mi hijo no puede tomar fórmulas convencionales porque no digiere bien las proteínas de la leche de vaca ni las de la soja. De hecho, las pequeñas cantidades de esas proteínas que le llegaban a través de mi leche bastaban para causarle muchísimas molestias. Esa no fue la única razón por la que insistí, claro está, pero me motivó bastante.

      Más abrazos.

  24. Mariana mayo 5, 2020 at 5:35 am #

    Hola Marina,
    Como apuntas en tu post, esta señora ha hecho de la lactancia su identidad. Me ha recordado a insultos que he recibido por oponerme al independentismo, otra fe o religión, como queramos llamarlo.
    Los talibanes, de lo que sea, son peligrosos. En el sentido de que tienen la mente programada para decir lo que han leído por ahí, ni siquiera tienen razonamientos o argumentos para defender lo que dicen.
    Creo que la lactancia es un tema muy delicado para muchas mujeres, porque nos ocurre en un momento muy sensible. Yo lo pasé mal, porque creía en la lactancia materna y quería darle lo mejor a mi hija, pero después de llorar dos semanas, im ángel de la guarda-marido me hizo ver que llegado a ese punto, eso no era bueno ni para mí ni para la bebé.
    Creo que es importante relativizar la lactancia, sobre todo por el bien mental y emocional de las madres. Aunque sea lo mejor del mundo, a veces no se puede, y no pasa nada.

  25. Ems mayo 5, 2020 at 6:56 am #

    El comentario está fuera de lugar, por favor, yo no perdería mi tiempo (si fuera ella, digo) en mandar semejante mensaje a alguien a quien desprecio tanto. Dice mucho más de ella que de ti…

    Yo no tengo hijos pero tengo claro que haré lactancia artificial por una serie de motivos personales y de pareja. Como ya he asomado la cabeza al talibanismo de la lactancia materna por varias vías y me da miedo creo que haré algo muy cobarde, tipo inventarme un rollo médico o de que tengo alguna patología y me lo desaconsejaban, para zanjar la conversación con personas entrometidas. Mis amigas ya saben lo que hay y alguna pullita me he llevado… en fin. Qué más les dará? No deja de sorprenderme, pero soy demasiado sensible para exponerme a esas críticas, además que siempre piensan que es porque no quiero que se me caiga el pecho o por razones de pura estética.

    Y sí, como decía alguien más arriba, los niños tendrán que pagarse su terapia, como hemos hecho todos. No se puede controlar TOOOODOOOO. Puedes controlar la lactancia, pero no que su profesora de infantil sea una sadica, o que le hagan bullying, o que le pase cualquier cosa de las que pasan cuando vives la vida separándote paulatinamente de tus padres, como hemos hecho todos. En fin, todo esto desde la barra de bar de mi casa…

  26. Esther mayo 5, 2020 at 7:08 am #

    Creo que dar el pecho es bueno, perooo en el siglo XXI existe intolerancia al respecto. Yo he tenido tres hijos y no, no tengo leche por muchi que se empeñen. Fui una santa y le daba pecho y biberón, hasta mi amigas sin hijos me decían que por qué no le daba solo teta.. Por cierto mi madre tampoco tenía leche y tranquilamente nos dio biberón sin que la persiguiera la inquisición. Cada persona puede tener su opinión o decidir lo mejor para su estado emocional.

  27. Marcos Barrajón mayo 5, 2020 at 10:12 am #

    Hola Marina.

    Como reciente padre, estoy siendo testigo de los juicios y opiniones no solicitados que se dan tanto en unas posturas como en otras. Ya sea sobre lactancia, colecho o sobre si vestir de azul o de rosa a tu hij@.

    El problema y lo hago extensivo a casi cualquier asunto en la sociedad actual es la polarización y sesgos cognitivos que tenemos sobre nuestros pensamientos y después opiniones (quiero creer que pensamos antes de hablar…).

    Esto nos lleva a eliminar grises y desechar cualquier aprendizaje de las vivencias y puntos de vista de los demás. Por contra, nos instalamos en una atalaya de arrogancia (e ignorancia) en la que fulminamos a cualquiera que tenga una manera de actuar y/o pensar diferente.
    También, el anonimato y las redes sociales muestran lo peor de cada uno. Nos envalentonan para calumniar a los demás como si lleváramos unas cuantas copas de más (porque nunca te atreverías en el cara a cara estando sobrio).

    Dicho esto, hay en tu comentario algo que ha removido el interior de esa persona, se ha desahogado contigo y espero se sienta mejor (aunque probablemente no).

    Por mi parte, no se trata de estar de acuerdo o no. Eres libre como madre para ejercer tu libertad en las decisiones que tomes por ti y (de momento) por tu hija. Como padres, tomamos decisiones SIEMPRE pensando en lo mejor para nuestros hijos si bien para algun@s sea que somos unos padres irresponsables, insensibles y egoístas.

    Mi crítica constructiva: cuando afirmas que los beneficios de la lactancia son «dudosos» o «estadísticos» creo puedes apoyar estas dudas con estudios médicos, meta-análisis e informes escogidos de entre los millones que hay y sustentar con más peso esta opinión (más allá de un artículo en Atlantic o algunos libros generalistas que aportas sobre el tema). Creo que si lo hubieras hecho así la evidencia es bastante abrumadora al respecto.

    ¿Por qué creo que deberías hacer esto? Porque al fin y al cabo como profesional de la salud y divulgadora, tus artículos y opiniones, a pesar de los caveats que pones, pueden ser tomados como algo más que tus vivencias como madre.

    Más allá de esto, soy reciente suscriptor de tu newsletter y aún no me arrepiento¡¡¡

    Gracias por el valor que nos aportas.

  28. Tansha mayo 5, 2020 at 5:32 pm #

    Hola Marina,
    La maternidad como la vida, es un claroscuro, y toda su crisol intermedio.
    Y reducir La Maternidad a un pecho que provee leche, es tan ridiculo como reducir la salida del sol aún solo rayo.
    Di el pecho a mis dos hijos, al primero fue más por lo testaruda que soy que por lo fácil que fue (pezoneras de propóleo mediante y otros artilugios). El segundo fue otra historia más que nada porque él lo tenía más claro que yo. Agarrado a la teta hasta los 2 años.
    A favor o encontra? Creo que no es la cuestión. Siempre hay opiniones, estudios y datos “científicos” para todo. Si el precio es el sufrimiento por el camino, digo sufrimiento, no esfuerzo, no intención, sufrimiento. Entonces tiene sentido sacrificar Tu Materrnidad por una idea de lo que es “ser buena madre”, en mi opinión eso es realmente a lo que te enfrenta no solo la maternidad, la vida continuamente, en cada decisión que tomas. Quien eres tú, quien quieres ser tú, que quieres hacer tu. Si de algún modo no estás en paz con lo que eres y haces, entonces señalas, juzgas, atacas otras tetas.
    Un abrazo y gracias por todos tus aportes inteligentes!

  29. Tansha mayo 5, 2020 at 6:08 pm #

    Por cierto! Que bueno eso de “indigencia intelectual infinita”.
    Me lo quedo, para cuando lo pueda necesitar! ?

  30. Miyuki mayo 5, 2020 at 7:13 pm #

    Estoy de acuerdo con mucho de lo que se ha escrito aquí; que la lactancia o falta de ella es una elección de la madre, igual que muchas otras cosas de la crianza.

    Como también ha escrito ya alguien por aquí, es increíble la de gente que se siente capacitada para dar consejos sobre qué es lo mejor a la hora de criar, y eso, aparte de ser molesto, creo que puede causar muchas inseguridades (a mi por lo menos me ha pasado y me sigue pasando).
    De todos modos, me parece que el comentario negativo que ha escrito esa persona no tiene ningún tipo de autoridad: cuando alguien escribe así, el contenido pierde relevancia.

    Personalmente estoy de acuerdo en algo que han escrito por arriba: si hubiera leído este artículo cuando estaba sufriendo con la lactancia, puede que me hubiera sentido algo confusa y desanimada. Pero eso es porque te leo con asiduidad y eres para mi una referencia. Si no te conociera, hubiera ignorado el artículo y no hubiera perdido tiempo escribiendo un comentario.
    A cambio, creo que lo que has escrito puede haberle servido como aire fresco a muchas personas, así que me parece bien que lo hayas hecho.
    Me encanta la gracia que tienes al escribir; haces reír. La parte negativa es que como se dice a menudo, el humor es algo muy personal y algo que a alguien le puede hacer reír, a otros puede no hacerles nada de gracia.
    Me da la sensación de que la persona que te escribió ese comentario confundió tu tono jocoso con el que cuentas sobre TU experiencia con una falta de respeto hacia ella o hacia las personas que defienden la lactancia. Y sea como sea, ese tono tan hiriente no tiene excusa.
    PD: esto en realidad creo que es bastante accesorio, pero para que veas que te apoyo aunque no pienso lo mismo que tú: soy de las que sufrió con el comienzo de la lactancia pero siguió hasta que funcionó. Las matronas alemanas, que son de lo más pro-lactancia, me empezaron a recomendar biberones y me echaban la bronca porque mi primer hijo los rechazaba. Al final decidí no hacer caso a nadie, seguir a lo mío y cuajó la cosa. Con el segundo fue como la seda. Pero tengo amigas que intentaron más cosas que yo y no funcionó. Así que estoy convencida de que si no va, no pasa nada; todo tiene ventajas e inconvenientes (yo tengo dificultades en destetar).

Responder a Itziar Click here to cancel reply.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.