Cómo vivir el presente sin estresarse

pablo-5«Vive el presente» es una de esas frases que la gente dice sin pensar y se queda tan pancha. Como «sé feliz», «relájate» o «lo importante es comer sano». Pero tú y yo, jipi, somos pros de la psicología pragmática, detectives incansables de las mentiras de Autoayudalandia, y sabemos que no es tan fácil. ¿Qué es «ser feliz»? ¿Cómo se «relaja» uno? ¿Qué es «sano»?

Y, sobre todo, ¿cómo se hace eso de vivir en el presente?

Porque sí, claro, si me muriera mañana, dedicaría el día de hoy a corretear en bolas por ahí, decir a la gente que les quiero o comer gofres. Pero la mayoría de las veces (todas menos una, de hecho #modosiniestro), no te vas a morir mañana.

Así que piensas en el futuro. En tus problemas y posibles soluciones. En la vida de tu vecino, que parece mucho mejor que la tuya. En política, en religión, en fútbol.

Y entonces te acuerdas: ¡tengo que vivir el presente! Te paras y hueles una flor. Respiras profundamente. E inmediatamente, empiezas a preguntarte: «¿estoy viviendo el presente? ¿Ya soy feliz?». Y entonces se te olvida que tienes que vivir el presente y comienzas otra vez a planear, a reflexionar y a dar vueltas al coco.

Y tu vida pasa, y tú no sabes a dónde se va.

Hoy estoy aquí para contarte que se puede vivir en el presente sin estresarse, y que es mucho más sencillo de lo que parece. Pero antes, déjame que te cuente una historia.

El jardinero chiflado

Imagina que tienes un jardín. O un huerto. O un jardín-huerto. Has plantado tus flores y tus frutas favoritas. Hay plantas aromáticas, un par de cactus, varios árboles y hasta un trozo de césped.

Obviamente, no están tooooodas las flores y frutas del mundo, porque el espacio de tu jardín es limitado. Y obviamente también, han crecido algunas malas hierbas, y te faltan semillas que aún no has conseguido.

Pero es tu jardín. Es el que tienes.

También tienes agua y abono, y luz y sol.

Entonces empiezas a mirar revistas de jardinería. Fotos de jardines de otra gente.

Empiezas a imaginar cómo serán tus plantas en el futuro e imprimes también esas fotos.

Y las de tu propio jardín hace un tiempo porque, por alguna razón, también te parece más bonito que el que tienes en la actualidad.

Y de una forma absurda, como una persona completamente loca, empiezas a regar y a echar abono en esas fotos. En las fotos de jardines ajenos. En las fotos de tus plantas del futuro.

¡Echas agua encima de fotos! ¿Se te ha ido la cabeza?

Y claro, el problema es que el agua y el abono que estás gastando en esas fotos no pueden ir a tu jardín-huerto. Así que tus plantas, las de verdad, están muertas de sed.

Esto tan absurdo es lo que hacemos todos, tú y yo, con el agua y al abono metafóricos más importantes de los que disponemos: la atención. Prestamos atención al futuro, al pasado y a los demás, que son precisamente las tres cosas en este mundo que no podemos controlar.

Voy a repetir esto para que quede claro.

Tres cosas hay en la vida
que no puedes controlar:
el futuro, el pasado
y (¡sorpresa!) a los demás

Lo he puesto para que rime y te acuerdes. Le puedes poner hasta música y todo.

[Ahora es cuando alguien salta y dice «sí que puedo controlar mi futuro. Si empiezo a hacerlo Todo Bien, aquí y ahora, mis sueños se cumplirán y seré la persona que siempre he querido ser.»

Fíjate que te digo controlar. Podemos plantar semillas, podemos actuar con intención, pero el resultado nunca va a depender al 100% de nosotros #verdadeschungas]

Vale, ¿y ahora qué? ¿Cómo hago para llevar el agua a MI jardín? ¿Para no desperdiciar la atención y la energía en lo que no puedo cambiar?

Paso 1: acepta (y valora) la vida que tienes

¿Sabes quién es tu Mayor Enemigo?

No es tu jefe.

Ni las toxinas.

Ni la Merkel.

Tu Mayor Enemigo es tu Yo Del Futuro.

¿Por qué? Pues porque ese enteradillo/a de dentro de unos años, que tiene todos los datos y sabe cómo van a salir las cosas, se cree con derecho a juzgarte y a declarar que todas las decisiones que has tomado están MAL. «Tenías que haber dejado el trabajo», «tenías que haberte declarado a ese maromo tan buenorro», «tenías que haber invertido en Google cuando estaba empezando».

¿Te gustaría que tu Yo Del Futuro te tratara así? Entonces, ¿por qué tratas así a tu Yo Del Pasado?

Tenemos razones para haber tomado las decisiones que nos han llevado hasta donde estamos. Hay razones buenas y razones malas, claro que sí. Generalmente, son de los dos tipos. Por eso, lo primero que te invito a que hagas es:

  • Buscar las razones buenas: ¿qué valores hay detrás de las decisiones que te han llevado hasta donde estás hoy? Hacerte dueño de ellas y reconocer tu responsabilidad.
  • Tener compasión con las razones no tan buenas: están ahí, pero no tienen que determinar tu vida POR SIEMPRE JAMÁS.

Vamos por partes.

Las razones buenas: ¿qué valores te han llevado a tu presente?

Si observas con detenimiento las circunstancias de tu vida, te darás cuenta de algo: tienes exactamente la vida que tendría alguien que valore lo que valoras tú.

Si tienes un trabajo que no te gusta, pero que te da seguridad, es porque valoras (o valorabas en su momento) la seguridad y la estabilidad. Quizá también valoras ser capaz de sostener a tu familia, o poder irte de vacaciones, o tu seguro médico.

Si vives en una ciudad estresante, es porque valoras algo de lo que te da: oportunidades, entretenimiento, comunicaciones.

Si tienes perro y cada vez que te vas de vacaciones es un quebradero de cabeza, es porque valoras su compañía, o porque valoras echar un cable a los necesitados y no tuviste corazón para llevarlo a la protectora.

Es cierto que hay decisiones que has tomado por evitación o por inercia (ahora vamos a llegar a esa parte), pero no tires por la borda todo lo que has conseguido hasta ahora. Examina tu presente y pregúntate qué te importaba cuando tomaste las decisiones que te han llevado hasta él.

Puede que ahora te importen cosas distintas, pero es importante respetar a tu Yo del Pasado y su manera de entender la vida.

Las razones no tan buenas: ¿qué estás evitando?

Ahora echa un vistazo a lo que no te gusta y pregúntate:

  • ¿Qué beneficios a corto plazo me está dando esto? Si tienes una pareja insatisfactoria, quizá te esté dando el beneficio a corto plazo de no tener que buscar un piso para ti o evitar el conflicto de la ruptura.
  • ¿Qué perjuicios me está causando a largo plazo? En el ejemplo anterior, estás sufriendo por tu situación de pareja, y encima no puedes estar sin pareja y tener tranquilidad, o empezar algo con otra pareja que satisfaga esas necesidades (a no ser que vivas en una comuna poliamorosa, o algo parecido).

Darte cuenta de que has tomado decisiones para evitar algo, y no porque lo quisieras de verdad, es difícil, lo sé. Trata de tener compasión contigo mismo. Lo hiciste lo mejor que sabías. Y ahora estás aquí leyendo esto, así que ¡vas por el buen camino!

Imagina tu vida como una estantería en la que vas colocando los libros que vas escribiendo. Es verdad que hay estantes de tu estantería que no tienen los libros que a ti te gustaría. Pero a partir de ahora, tienes la opción de empezar a llenarla con lo que realmente te importa.

¿Qué vas a hacer con los estantes que tienes delante de ti?

Paso 2: vive el presente (sin agobiarte)

Ahora que sabes por qué tienes al jardín que tienes, es el momento de sacarle el máximo partido. Asumiendo que no puedes plantar tooooodas las especies del mundo en tu parcela, ¿qué te parece aprovechar las que sí tienes? ¿Regar y abonar tus plantas para que florezcan, den fruta y den flores?

Hacer crecer tu jardín es un ejercicio constante de atención. Cada vez que te des cuenta de que estás «regando» las fotos de los jardines ajenos, o de tu jardín del pasado o del futuro, devuelve conscientemente tu atención al presente.

¿Cómo? Moviéndote en círculos.

El presente inmediato es ese del que todo el mundo habla cuando te dice que respires y huelas las flores. Es lo que puedes hacer aquí y ahora, YA.

En El poder del ahora, Eckhart Tolle dice que cuando aprendió a vivir el presente, se pasó un año sentado en los bancos de los parques sin ninguna preocupación. Los demás mortales, sin embargo, necesitamos prestar atención también a lo que vamos a hacer dentro de una hora, mañana o la semana que viene. La cuestión es hacerlo de forma que puedas vivir en el presente sin despreocuparte del futuro.

La idea es que te muevas en círculos: desde los más anchos, hasta los más estrechos, para así saber qué puedes hacer aquí y ahora para plantar el jardín que deseas.

Lo que hay dentro de tu círculo

Te lo voy a repetir otra vez.

No puedes controlar tu pasado.

No puedes controlar tu futuro.

No puedes controlar a los demás.

Lo único que puedes controlar es lo que hay dentro de tu círculo, de tu jardín: tus acciones en el presente.

Por eso, cuando pienses en tu círculo, trata de enfocar siempre la atención en ti. Cultiva el egocentrismo en el buen sentido de la palabra.

Pregúntate: ¿qué puedo hacer yo ahora para moverme de acuerdo con mis valores? Las tres partes de esta frase son importantes:

  • Hacer. No pensar, no soñar, no imaginarse, no culparse, no fantasear, no rumiar. HACER.
  • Yo. No la suerte, no mi prima, no los políticos, no el destino, no mi pareja. YO.
  • Ahora. No en el pasado, cuando aún no había tomado esta decisión. No en el futuro. No en una vida paralela donde soy rica y famosa. No en un planeta alternativo donde todo el mundo se comporta como yo deseo. AHORA.
  • Para moverme de acuerdo con mis valores. No simplemente para conseguir placer. No para evitar el dolor. No para tener fama y éxito porque sí. No para dominar el mundo y esclavizar a la humanidad. PARA MOVERME DE ACUERDO CON MIS VALORES.

A medida que hagas este ejercicio, empezarás a ser consciente de esa atención que desperdiciamos cada día. De la cantidad de agua que se nos va regando fotos. Darse cuenta es bueno: poco a poco, a medida que ejercites tu atención, te será más fácil y provechoso zambullirte en tu presente.

Planea empezando por el final…

En la primera parte de este artículo, has examinado los valores que había detrás de las decisiones que ya habías tomado. Es posible que te hayan venido a la cabeza otros más importantes en los que no habías pensado. Este es el momento de explorar con detenimiento esos valores, haciéndote preguntas como: ¿qué tipo de persona quiero ser? ¿Qué cualidades quiero cultivar?

Por ejemplo: si en su día el valor que guió tu relación de pareja era la estabilidad, quizá ahora te des cuenta de que deseas explorar la intimidad, la curiosidad o la aventura.

Cuando tengas unos cuantos valores importantes en varias áreas de tu vida (no muchos: cuatro o cinco están bien), empieza por el primer círculo y pregúntate:

¿Qué puedo hacer yo este año para moverme de acuerdo con mis valores?

Después, continúa:

  • ¿Qué puedo hacer yo este mes para moverme de acuerdo con mis valores?
  • ¿Y esta semana?
  • ¿Y hoy?
  • ¿Y AQUÍ Y AHORA?

… y actúa empezando por el principio

Una vez que tengas claro qué puedes hacer este año, este mes, esta semana, hoy y aquí y ahora, empieza por el único lugar en el que puedes actuar: el aquí y el ahora. Déjame advertirte algo: el aquí y el ahora nunca es buen momento. Siempre nos parece que las acciones que podemos empezar en el presente son pequeñas y cutres, si las comparamos con la gloriosa grandeza de nuestras fantasías.

Pero es así: las acciones son pequeñas. Las acciones son cutres. Una gran casa se construye con ladrillos pequeños. Una gran vida también (tuitea esto).

Una buena forma de empezar por lo pequeño es crear una rutina matinal satisfactoria. Por eso voy a lanzar un curso sobre el tema a principios de octubre. Pero como diría Michael Ende, esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión; de momento, lee el artículo que te he enlazado más arriba (¡si te apetece!).

Explora las posibilidades de la vida que ya tienes

La idea de este ejercicio, y de este post en general, es crear una sensación de espacio y profundidad en tu presente, en lo que tienes aquí y ahora. Es muy tentador, en todos los ámbitos de la vida, querer tirar a la basura lo que ya hemos hecho y comenzar de nuevo, como cuando arrancas todas las hojas de tu libreta, con la esperanza de que lo que empiezas ahora será nuevo y perfecto desde el principio.

(¡No te tires a la basura!)

Tu vida tiene sentido ahora mismo. Has llegado hasta aquí por una serie de razones. Y no me estoy refiriendo a Místicas Razones del Universo, sino a razones que tú has elegido, que tenían sentido para ti y que probablemente aún lo tienen.

Quizá en algún momento necesites de verdad hacer borrón y cuenta nueva. Si es así, ¡estupendo! Solo te animo a que te plantees empezar a construir sobre lo que ya tienes y explorar el montón de posibilidades que ignoramos todos los días porque tenemos la atención puesta en futuros ideales o en la vida de nuestro vecino.

Todo lo que necesitas para ser feliz está dentro de ti

Esta frase me ha quedado asquerosamente de Autoayudalandia y Muro de Facebook, pero me da igual. La idea es que cuando vayas de círculo en círculo y llegues al aquí y al ahora, te des cuenta de la cantidad de posibilidades hermosas que tiene este momento.

Una de las formas de hacerlo es recordar esta cita de Leo Babauta:

All you need to be happy is within you (…): mindfulness, gratitude, compassion, thoughtfulness, the ability to create and do something meaningful, even in a small way.

Todo lo que necesitas para ser feliz está dentro de ti: atención, gratitud, compasión, amabilidad, la habilidad de crear y hacer algo significativo, incluso si es algo pequeño.

Cita Leo Babauta

Cualquier cita es mejor con una foto de la playa detrás.

Es una de mis citas favoritas de todos los tiempos (puedes leer la otra aquí). Cuando soy capaz de recordarla a menudo, es como si mis días tuvieran más oxígeno.

Espero que te haya gustado este post y te doy la bienvenida al nuevo curso. Como ves, este post está archivado en AceptAmbio, que es una palabra que me he inventado para designar ese delicado estado mental que hay entre aceptar tu presente y cambiar lo que deseas cambiar. Este año vamos a hablar mucho de ese tema, así que si te apetece saber más, no te lo pienses y suscríbete.

¿TE HA GUSTADO?
Tengo más.

Suscríbete para recibir el micro-ebook Por qué te crees tus excusas (y cómo dejar de hacerlo)

Además, mando un mail TODOS LOS DÍAS sobre pasar a la acción con la ayuda de la psicología. En cada uno ofrezco mis cursos y servicios. Si te cansas, te puedes dar de baja en dos clics.

Importante: en mi mail DIARIO ofrezco CADA DÍA mis productos y servicios. Si esto te supone un problema, no te suscribas.

Para cumplir con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) es necesario que leas y aceptes la política de protección de datos de la web. Tus datos serán almacenados en ConvertKit, un proveedor de email marketing que también cumple con el RGPD.

172 comentarios
172 comentarios
  1. Laura septiembre 15, 2016

    Verde azulado. Creo que el tema será hacer las paces con el pasado.

    Responder
    • Marina septiembre 15, 2016

      Te ha salido un pareado sin haberlo preparado, Laura 😉 ¡Un abrazo!

      Responder
      • Sonia septiembre 18, 2016

        Azul cielito lindo como tú, Marina

        Responder
  2. Martaaa! septiembre 15, 2016

    Negro, verde turquesa, rosa chicle, amarillo sunflower, tantos y tan intensos! Muchos colores, muchos jardines y huertos intensos, a veces también inundados. (a mi tb se me va… jajajaja)

    Puedo mandarte un e-mail con una percepción personal de este post y ¿qué puede que sea jipihelping? o alomejor no… pero a mi me gustaría!

    Responder
    • Marina septiembre 15, 2016

      ¡Por supuesto, Marta! Un abrazo 🙂

      Responder
  3. Cigi septiembre 15, 2016

    Verde! Verde es mi terraza, y así me dispongo a mantenerla y mejorarla como ejercicio de atención plena. Me ha encantado tu post. En cierto modo, dices lo mismo que dices siempre, pero somos (o soy) tan olvidadiza, que necesitamos recordatorios constantes.
    Un beso

    Responder
    • Marina septiembre 15, 2016

      Sí, tal cual. Me repito más que el ajo, pero es porque en realidad os estoy hipnotizando 😀 ¡Besitos, Carmen!

      Responder
  4. Paula septiembre 15, 2016

    Azul 😉
    Me ha impresionado lo de arrancar las hojas de la libreta… ¡Cómo hago eso yo! Jajaja!
    Pues a ir círculo a círculo.
    Me ha encantado.
    Abrazo

    Responder
    • Marina septiembre 15, 2016

      ¡Gracias, Paula! Jejeje, justo se trata de no arrancar las hojas y centrarse en las que nos quedan por escribir. ¡Un besote!

      Responder
  5. Piscis septiembre 15, 2016

    Negro veía el futuro hasta que leí este post xD.

    No comento nunca, pero la verdad es que cada vez que me llega un mail con uno de tus artículos dejo lo que estoy haciendo (salvo si ese algo es conducir) para ir a leerlo.

    Gracias por tu trabajo!

    Responder
    • Marina septiembre 15, 2016

      Qué bonito, Piscis 🙂 Muchas gracias. Y apruebo lo de no dejar la conducción para leerme 😉 Besitos.

      Responder
  6. Berta septiembre 15, 2016

    Verde. Me ha gustado mucho este post, Marina, y el tema sobre el que tratará el nuevo curso, las rutinas matinales. Un abrazo gigante!

    Responder
    • Marina septiembre 15, 2016

      ¡Gracias, Berta! ¡Me alegro de que te ilusione el nuevo curso! Abrazos.

      Responder
  7. Mª Dolores septiembre 15, 2016

    Pues creo que mi color es el verde.
    Muchas gracias por el post Marina!!

    Responder
    • Marina septiembre 15, 2016

      ¡Gracias a ti, MªDolores!

      Responder
  8. Jose eduardo septiembre 15, 2016

    Azul es mi color,te he leído completamente y voy a poner en prácticas costas,muchas gracias por tu dedicación. Saludos.

    Responder
    • Marina septiembre 15, 2016

      Genial, Jose Eduardo, gracias a ti por dedicarme tu tiempo. ¡Un abrazo!

      Responder
  9. Mayte septiembre 15, 2016

    Amarillo.

    Gracias, Marina :*

    Responder
    • Marina septiembre 15, 2016

      A ti, Mayte. ¿Sabías que el amarillo es el color estadísticamente menos favorito de la gente? A mí antes no me gustaba, pero últimamente me encanta. ¡Abrazos!

      Responder
  10. Jorge septiembre 15, 2016

    ¡Un post de Marina y aún no hay ningún comentario! Creo que regalaba un juego de sartenes antiadherentes si eras el primero en dejar un comentario…
    A ver, color favorito…Hmmmm… azul lago pirenaico cuando la luz solar incide en su superficie con un ángulo de 45 grados.
    Tema de su próximo curso: empezar a cambiar nuestra vida a partir de las pequeñas acciones.
    Ahora vayamos al grano…
    Me gustaría estar en desacuerdo con algo de lo escrito en este post (mola la discrepancia, por Dios) pero va a ser que no.
    Tengo la impresora sin tinta (una vez oí que había que reponer los cartuchos…) pero me he descargado todos los valores. Después de leerlos uno por uno me ha sorprendido lo útil que es tener algo así por escrito. Es como un mapa topográfico o una brújula existencial. Y al igual que necesitamos que alguien nos diga cómo funciona una brújula sobre el terreno cuando somos novatos, muchas veces tengo la impresión de que este blog cumple esa función en el difícil e inhóspito paisaje que es la vida. Gracias, Marina.
    Le doy a publicar y espero el juego de sartenes.

    Responder
    • Marina septiembre 15, 2016

      ¡Es que muchos estaban sin aprobar, Jorge! 😉 Pero si quieres, compartimos el juego de sartenes (las mías están hechas un asco… solo tengo una medio decente que reservo para hacer tortillas xD).

      ¡Un abrazo enorme!

      Responder
  11. sara septiembre 15, 2016

    Azul

    muchas gracias Marina. Me voy a regar mi jardín.

    Responder
    • Marina septiembre 15, 2016

      Estupendo, Sara. Espero que te crezcan muchas flores y frutas hermosas 🙂

      Responder
  12. Laura septiembre 15, 2016

    Azul
    Lo de querer tirar a la basura todo lo que he hecho hasta ahora es algo que me pasa con demasiada frecuencia.
    Ojalá se pudiera empezar de cero…

    Responder
    • Marina septiembre 15, 2016

      Generalmente, empezar de cero solo consigue que cometamos errores distintos 😉 Nuestra vida, por imperfecta que la veamos, suele estar llena de posibilidades que aún no nos hemos detenido a explorar. ¡Un abrazo y gracias por comentar, Laura!

      Responder
  13. Aránzazu septiembre 15, 2016

    Rojo
    🙂

    Responder
    • Marina septiembre 15, 2016

      Un abrazo, Aránzazu 🙂

      Responder
  14. Aina septiembre 15, 2016

    Verde era el valle de terrazas de arrozales en esa pequeña isla perdida en el océano. Igual de perdida que esa isla, estaba yo, pero, poquito a poco, gracias a este y a muchos más artículos, libros y conversaciones con amigos, voy viendo la luz al final del túnel. Justo esta semana he intercambiado «El poder del ahora» por unos zapatos que ya no utilizaba, y espero sacarle partido.
    Este artículo es simple y útil, dos cualidades que agradezco profundamente en contenidos web, así que, ¡gracias, Miriam!

    Responder
    • Marina septiembre 15, 2016

      ¡De nada, Aina! Y ni siquiera te voy a tener en cuenta que me hayas llamado Miriam 😉 Un abrazo fuerte.

      Responder
  15. estela septiembre 15, 2016

    Amarillo!
    me ha parecido genial tu artículo y me viene genial, estoy pasando por una época de crisis existencial (los 30 que me caen dentro de nada…) y el centrarme en mis valores y en el presente es lo que más me hace falta ahora mismo! y también la aceptación de todo lo pasado.
    Mil gracias por este artículo!

    Responder
    • Marina septiembre 15, 2016

      ¡Me alegro de que te haya gustado el artículo! Y (casi) bienvenida a la treintena. Yo creo que es una época fantástica. ¡Un abrazo!

      Responder
  16. Elena septiembre 15, 2016

    Verde, el de la esperaza, ese es el color 😉

    Responder
    • Marina septiembre 15, 2016

      ¡Gracias por comentar, Elena! Abrazos.

      Responder
  17. Mònica septiembre 15, 2016

    Azul, y verde también! Gracias Marina, me ha quedado clarinete con tus explicaciones sencillas, claras, prácticas y lo mejor, con humor, que hace más fácil llegar a mi mollera.

    Tu post me recuerda a otra frase que leí no sé dónde de no sé quién pero que me hizo, y me hace reflexionar (es una frase un poco trastornada i simplona, pero bueno) y que decía más o menos así: la depresión te ancla en el pasado, y la ansiedad en las preocupaciones futuras e inciertas.

    Un abrazo

    Responder
    • Marina septiembre 15, 2016

      ¡Hola, Mònica!
      Sí, yo también había leído algo parecido sobre la depresión y la ansiedad. Tal cual 🙂 ¡Un abrazo!

      Responder
  18. Isaura septiembre 15, 2016

    Azul turquesa. Gracias Marina, te leo siempre, siempre, siempre…así que por favor sigue escribiendo, porque a mi me ayuda ?

    Responder
    • Marina septiembre 15, 2016

      ¡Aquí seguiremos al pie del cañón, Isaura! Muchas gracias 🙂

      Responder
  19. Pilar septiembre 15, 2016

    Azul. Me gusta mucho como escribes, haces que lo que parece que es difícil sea muy sencillo. Gracias por tus artículos. Un abrazo

    Responder
    • Marina septiembre 15, 2016

      Muchas gracias a ti por tus amables palabras, Pilar. Un abrazo.

      Responder
  20. Carmen septiembre 15, 2016

    Hola, ¡aquí y ahora verde, verde!
    Gracias por tus reflexiones, no caen en saco roto 🙂 Pero necesitamos recordarlo y que nos lo recuerden, ¡qué olvidadiza soy! 🙂
    Gracias

    Responder
    • Marina septiembre 15, 2016

      Totalmente, Carmen. Si pudiéramos aprender las lecciones de la vida a la primera, qué fácil sería todo… ¡Un abrazo!

      Responder
  21. Desirée septiembre 15, 2016

    Mi color es el amarillo! Empecé a leerte hace un mes y ahora cada vez que me llega un correo pienso que como lo haces para hablar de lo que necesito en el momento idóneo.

    Muchas gracias por todo!

    Responder
    • Marina septiembre 15, 2016

      Porque tengo podeeereees… Muahahahhaaaaa

      Jejej, ya en serio: lo cierto es que todos somos humanos y compartimos muchas preocupaciones. Me alegro muchísimo de que el blog te sirva, Desirée. ¡Un abrazo!

      Responder
  22. Mercè septiembre 15, 2016

    Azul – muy buen post y con muchas herramientas! y muy acuerdo con lo q estoy viviendo ahora mismo. Ahora a ponerlo en práctica 🙂

    Responder
    • Marina septiembre 15, 2016

      ¡Me alegro de que te sirva, Mercè! Un abrazo.

      Responder
  23. Jos septiembre 15, 2016

    Hooola Marina

    Azul me mola, pero sólo a veces. Otras el verde. Otras el morado Pinki Winki. Otro no tiene nombre, ya se lo pondré un dia de estos… Depende del dia!

    Rutina MATINAL creo que es el curso si no he entendido mal…

    Enhorabuena y gracias

    Responder
    • Marina septiembre 15, 2016

      Morado Pinki Winki xDD Me meo.

      Y sí, ¡es sobre la Rutina Matinal! Va a molar 😉

      Un abrazo fuerte, Jos.

      Responder
  24. Antonio septiembre 15, 2016

    Todos los colores 😉
    Y de «regalo» una frase:

    La gente tiene miedo de enfrentarse al hecho de que gran parte de la vida depende de la suerte. Da miedo pensar que hay tantas cosas fuera de nuestro control.
    Woody Allen

    Responder
  25. Arantzazu septiembre 15, 2016

    En general, rojo; pero, también: blanco, fucsia, turquesa, pistacho, azul Bilbao, naranja… supongo que dependiendo del objeto, del día, de la época…

    ¿Ves como sí te leemos hasta el final? (¿El próximo curso no va a versar sobre RM?) Lo que ocurre es que la mayoría de las veces, casi todas, es tan obvio lo que dices… que solo queda ponerse en marcha !!! que es el quiz de la cuestión.

    De todas formas, post tras post, me encanta darme cuenta de que mis tendencias «jipis» no son tan «marcianas» y se puedan englobar dentro de una filosofía-corriente-escuela…. cuyo nombre no quiero ni aprenderme.. no vaya a ser que me sienta oblidada a tener que quedarme en un rebaño de ovejas o con la necesitad de huir, una vez más sola, en busca de mi libertad, independencia… !!

    ¡¡¡Arriba esos valores que nos sustentan!!!

    Responder
    • Marina septiembre 15, 2016

      ¡Gracias, Arantzazu! Jejej yo sé que me leéis <3 Y sí, muchas veces lo difícil es poner en marcha esas obviedades. Lo importante es pasar a la acción. ¡Un abrazo!

      Responder
  26. Francesca septiembre 15, 2016

    Violeta! Clarito, como me imagino el Universo.
    Lo que me tortura estos dias es el sentirme impotente en frente a la desaparicion de mi gata hija… Pero lo que puedo cambiar es el aqui y ahora, y yo misma…

    Responder
    • Marina septiembre 15, 2016

      Siento muchísimo que haya desaparecido tu gata, Francesca :((( Yo tengo (o más bien ellas me tienen a mí) dos gatitas, y si una de ellas se perdiera me moriría de pena… Te deseo que la encuentres, de verdad. Un fuerte abrazo.

      Responder
      • patricia septiembre 15, 2016

        Violeta o naranja. Los matices son lo mio, de tanto matiz, se me ha perdido mi intensidad. Pero ya estamos regando esa parte del jardín. Y tu, Marina, me has ayudado. Siempre es disfrutable y útil leerte. Un abrazo.

        Responder
        • Marina septiembre 15, 2016

          La intensidad es clave para llegar a donde queremos. Muchas gracias por escribir, Patricia 🙂

          Responder
  27. Alex septiembre 15, 2016

    ¡Negro futuro le auguro a quien no lea este post! Jajaja
    Parece que me has leído el pensamiento. Siempre he tenido la sensación de que el desarrollo personal está dividido en dos corrientes: o bien te dicen que aceptes al 100% lo que tienes y te centres en lo bueno de ello, o bien que tomes acción ahora mismo y construyas la vida con la que sueñas. Y ambos enfoques tienen sus pros y sus contras, pero nunca había encontrado la forma de reconciliar los dos puntos de vista.
    Sin embargo, hace poco empecé a leer «La trampa de la felicidad» tras verlo recomendado en tu blog y ¡sorpresa!, resulta que sí hay un enfoque que reconcilie ambos puntos de vista 🙂 y creo que en este post lo explicas muy bien, enhorabuena.
    Por si te interesa, justo acabo de publicar un artículo sobre cómo aprovechar el presente, basado en la psicología positiva. Creo que pega bastante con la temática del post. Te dejo aquí el enlace: https://goo.gl/JD5WPj
    ¡Un abrazo!

    Responder
    • Marina septiembre 15, 2016

      ¡Muchas gracias por tu aportación, Álex! Es cierto lo de los dos enfoques: o te pones en modo burro con zanahoria, o te sientas en un banco a mirar los pájaros y a comer pipas. Y sí, la ACT (Terapia de Aceptación y Compromiso) combina perfectamente los dos enfoques, y por eso este año voy a aprender (y espero que a transmitiros) mucho más del tema. ¡Un abrazo!

      Responder
  28. Leticia septiembre 15, 2016

    Excelente post Marina! En cuanto la opo me deje respirar me voy a poner con «el tema de los valores»
    Saludos!! 🙂

    Responder
  29. María Esther septiembre 15, 2016

    Naranja (he ido pasando por el azul y el verde)
    ¡Qué didáctico tu artículo, Marina! ese comparar nuestro jardín real con el ideal y los de las fotos, ese regar y abonar, emplear nuestras energías en lo que no es, me parece una manera tan visual de contarlo, de explicarlo de forma que nos resulte fácil comprender el mensaje y de forma tan amena.
    Como siempre, Marina, tus artículos me hacen reflexionar. Eres una estupenda comunicadora. Gracias.
    (Para cuando tu novela?)

    Responder
    • Marina septiembre 15, 2016

      ¡Muchas gracias, María Esther! Y la novela estará en 1-2 meses, sí o sí #albricias. ¡Un abrazo!

      Responder
  30. Fabi septiembre 15, 2016

    Verde!! Muy lindo post

    Responder
    • Marina septiembre 15, 2016

      Gracias, Fabi, ¡un abrazo!

      Responder
  31. Héctor septiembre 15, 2016

    Pues yo tengo dos, azul y verde. ¡Un post muy interesante! Abrazos ; )

    Responder
    • Marina septiembre 15, 2016

      Muchas gracias, Héctor. El azul y el verde se llevan de calle a los demás, aparentemente 😀 Abrazos.

      Responder
  32. Nazaret septiembre 15, 2016

    Es curioso como leyendo tu artículo me he ido dando cuenta, en parte, del por qué de mi recaída en la ansiedad. Y qué curioso ver cómo los valores que creía que me estaban guiando han estando camuflando otros que no me gustan nada…

    Gracias Marina por hacerme pensar.

    Por cierto, yo me quedo con el marrón, el verde y el rosa.

    Un abrazo.

    Responder
    • Marina septiembre 15, 2016

      ¡Gracias a ti por pensar de una forma que te resulte útil, Nazaret! Un abrazo 🙂

      Responder
  33. Lore septiembre 15, 2016

    Púrpura. Gracias por el artículo es genial, soy emprendedora y la verdad que cuesta mantenerse en esa franja del aquí y ahora. Sigue así, buen trabajo.

    Responder
    • Marina septiembre 15, 2016

      ¡Gracias a ti, Lore! Y sí que cuesta. Como emprendedora y compañera de fatigas, doy fe (que diría Luisma el de Aida). Abrazos!

      Responder
  34. Héctor septiembre 15, 2016

    Azul!

    Responder
    • Marina septiembre 15, 2016

      Gracias por comentar, Héctor 🙂

      Responder
  35. Violeta septiembre 15, 2016

    Violeta! Gracias!

    Responder
    • Marina septiembre 15, 2016

      ¡A ti! 😉

      Responder
  36. Ainielle septiembre 15, 2016

    Me encanta el rojo, pero prefiero el arcoiris. Lo de ser la listilla del futuro me lo digo a veces cuando empiezo a darle vueltas a los «tenía que haber hecho», Creo que pienso demasiado en arrancar las hojas y empezar de cero, aún que en mi caso es más hacer un Hard reset, y entonces pienso que me reseteara perdería también los buenos recuerdos y los aprendizajes. Tu próximo proyecto la rutina matinal satisfactoria ??
    Muchas gracias y un abrazo

    Responder
  37. em septiembre 15, 2016

    Amarillo huevo frito, gracias Marina!

    Responder
  38. Florencia septiembre 15, 2016

    Gracias Marina por este post, me ha encantado. 🙂

    De momento, me he matriculado en un curso de Programa de Reducción del Estrés Basado en Mindfulness… ¡Súper presente! He dejado de dar vueltas cinco minutos y lo he hecho. Gracias por darme el último empujoncito. 😉

    Me he perdido en el tema de los colores… No me he enterado del motivo de estas confesiones pero aquí van los míos: rojo bermellón (no cualquier rojo, claro), morado (yo le llamo violeta), verde esmeralda (no es por las piedras preciosas) y sí… ¡negro! Me encanta el negro. Mala costumbre xD

    Yo también espero con ansia ver de qué se trata el curso de la rutina mañanera.

    Me voy a hacer un cartel con las tres cosas que no puedo controlar, y voy a hacer diferentes modelos para pegar por diferentes partes de la casa, a ver si se me graba de una vez. 😛

    Tres cosas hay en la vida
    que no puedes controlar:
    el futuro, el pasado
    y (¡sorpresa!) a los demás.

    Un saludo a todos.

    «Enjoy the present» 🙂

    Responder
  39. Ana septiembre 15, 2016

    ROJO. Interesante post, siempre me llama mucho la atencion el mindfulness y la atención plena en el presente. Gracias!

    Responder
  40. Mariale septiembre 15, 2016

    Naranja. Creo que el tema será la aceptación en general

    Responder
  41. Marina septiembre 15, 2016

    Amarillo!
    ¿Cómo puede ser uno de los menos favoritos? Por Dior!

    Me viene al pelo tu artículo y el tema de la rutina matinal, llevo más de dos años intentando implementar rutinas en mi día a día de freelance para evitar los bloqueos y los auto boicots a los que soy muy aficionada…A veces me va mejor que otras, cuando tengo trabajo externo y deadlines va mejor. He leído sobre el tema, he ido a una psicóloga…pero me descentro en nada. Estoy ya un poco harta de mi 😉

    Responder
  42. Mari septiembre 15, 2016

    Rojo. Me voy a tatuar lo de las ‘tres cosas en la vida q no puedes controlar: el pasado, el futuro y a los demás’.
    Me encantan tus posts, además de interesantes, en todos me río (dices frases muy graciosas) y eso mola bastante.
    Besos.

    Responder
  43. Gustavo septiembre 15, 2016

    Amarillo! Y mira que te han leido y provocaste una catarata de comentarios con tu propuesta jaja. Siempre te leo y me resultan muy interes y apropiados tus posts, y por eso, aun cuando nunca me queda un restito para comentar sí decidí hacerlo esta vez, y desde mi celular que lo hace dificil jehe. Este post me parecio por demas sustancioso y oportuno 😉 y es justo agradecerlo. Me ayuda a pararme com mas criterio en este presente que vive escurriéndoseme!!!
    A proposito aprovecho: aunque me suscribi varias veces no llego a recibir «la vida jipi» como puedo resolverlo?
    Gracias po todo. Gustavo

    Responder
    • Marina septiembre 15, 2016

      Estos días soluciono lo del curso, Gustavo. ¡Gracias por comentar!

      Responder
  44. Esther septiembre 15, 2016

    Rojo y verde aguamarina. No tengo jardín, tengo terraza y las plantas hechas un asco no por falta de abono o agua, yo creo que por exceso de cariño, o quizás es que estoy regando y abonando las plantas del vecino sin darme cuenta :-p

    Responder
  45. Irene septiembre 15, 2016

    Verde!

    Este artículo me viene la mar de bien ahora mismo. Siempre tiendo a fantasear y a soñar a lo grande, y eso, más que ayudarme, me agobia. Ahora estoy en una fase agobio causada por las ensoñaciones grandiosas. Así que… a empezar con poco. Paso por paso!

    Gracias, Marina.

    Responder
  46. María septiembre 15, 2016

    Verde! Muy de acuerdo en la cantidad de palabras vacías que utilizamos y en la propuesta de planear empezando por el final pero actuar empezando por el principio… en realidad, de acuerdo con todo! Te sigo leyendo. Un abrazo y gracias!

    Responder
  47. Diego septiembre 15, 2016

    Fosforito. Me ha gustado el post, aunque lo he leído con ojos de sueño siestero, he podido encontrar tu malvado jueguecito. Un abrazo.

    Responder
  48. Olga septiembre 15, 2016

    Azul! totalmente de acuerdo con todo lo que has escrito, pero qué difícil es llevarlo a la práctica….como cuesta vivir en el presente y eso que me he leído el poder del ahora….
    Muchas gracias Marina!
    Bss

    Responder
  49. JOSE IGNACIO septiembre 15, 2016

    MUY BUEN post. De acuerdo con todo menos con esto ( al menos a dia de hoy ) :

    “tenías que haberte declarado a ese maromo tan buenorro”

    Responder
  50. Alejandra septiembre 15, 2016

    Celeste. Muy inspirador y práctico! Gracias por tu entrega 😀

    Responder
  51. JOSE IGNACIO septiembre 15, 2016

    Se me olvidó comentar que como en el cuento de navidad de Dickens, el fantastama de las navidades pasadas, y el de las futuras , nos impide disfrutar de las presentes.

    Responder
  52. Jose Miguel septiembre 15, 2016

    Azul, y tengo que recordar siempre de ahora en adelante las tres cosas que no puedo controlar sobre todo a las personas y al pasado que si que me da dolores de cabeza¡¡¡ El AZUL definitivamente, Marina muy gratificante tu articulo de hoy¡¡¡ Gracias

    Responder
  53. Marcela septiembre 15, 2016

    Rojo Pasión…. Excelente Articulo, me encanto, vivir en el presente es lo mas buscado y lo menos encontrado

    Responder
  54. Marc Wilk septiembre 15, 2016

    Azul cielo…..
    Y después de un proceso de cambio en mi vida voy regando mis jardínes, con la ilusión ver qué es lo que florecerá.

    ‘Tres cosas en la vida q no puedes controlar: el pasado, el futuro y a los demás».

    Grande Marina!

    Responder
  55. Ana septiembre 15, 2016

    Verde, rojo, azul, morado, amarillo….todo un colorama.

    Responder
  56. Gin W. septiembre 15, 2016

    ¡Hola, Marina!

    Azul y verde. Siempre te leo aunque sea a posteriori (el verano con sus vacaciones y la desconexión interneteril, ya sabes) y encontrarme este articulazo es una gozada.
    Nunca dejes de recordarnos esos pequeños y molestos malos hábitos que tenemos y nos estropean la existencia. ¡Los peleamos con tu ayuda!
    El curso pinta muy pero que muy bien.
    🙂
    ¡Un abrazo!
    Gin

    Responder
  57. Ángeles septiembre 15, 2016

    Rosa fuerte…que no fucsia….yo me entiendo, gran metáfora la del jardín, me ha encantado.

    Responder
  58. Encarna septiembre 15, 2016

    Amarillo!

    Me ha encantado el post, y me viene en un momento en el que necesitaba recordarlo.

    Directo a la impresora! espero trabajarlo por escrito este fin de semana por escrito.

    El próximo curso: crear una rutina matinal satisfactoria.

    Y todo lo anterior se conecta con la foto que me enviaba una amiga del amanecer de hoy desde su terraza, con unas sencillas palabras: «comienza un día intacto…»

    PD. Ayer encontré tu web, o ella me encontró a mi!

    Responder
  59. Nelson septiembre 15, 2016

    verde azul…..me gusto muchísimo este post. En este momento me servirá de mucha ayuda….para definir nuevos cambios en mi vida. Estoy en un momento de transición y no estoy muy claro en ciertas cosas que antes las veía claritas…Te estoy siguiendo

    Responder
  60. Rocío septiembre 15, 2016

    Celeste! Me encantó el post !
    Siempre das en la tecla, para hacernos pensar sobre esas cosas de dementes que hacemos (como regar las fotos del jardín del vecino) sin siquiera darnos cuenta que las estamos haciendo.
    Iremos tratando de poner en práctica lo de los círculos, a ver si sale… pero para empezar, haré el ejercicio de benevolencia con el Yo del Pasado, que está muy bueno!
    Abrazo

    Responder
  61. Priscila septiembre 15, 2016

    De pequeña era el amarillo, luego me cambié al verde turquesa, o azul turquesa. Creo que el curso que estás preparando es sobre como crear una rutina matinal. O eso me ha parecido entender.
    Y me encantan tus posts, me resultan muy útiles a la vez que amenos y divertidos. Y me da alegría cada vez que veo un email tuyo. Enhorabuena, haces un buen trabajo. ¡Gracias!

    Responder
  62. Miguel septiembre 15, 2016

    Azul. Vamos camino de conseguirlo. Mola mucho este post. Gracias Marina.

    Responder
  63. Amanda septiembre 15, 2016

    ¡Verde! ¡Muchas gracias por tu artículo, Marina! Por aquí se te lee hasta el final y con fruición 🙂
    ¡Un abrazo!

    Responder
  64. Gloria septiembre 15, 2016

    Naranja. Puedes estar tranquila, que no te estás dejando las pestañas ni la juventud inútilmente. Te las estás dejando por el bien común de los jipis ?. Para que no nos despistemos entre el ruido y vayamos como pollos descabezados moviéndonos de un lado a otro sin sentido. Presiento que va a ser un cuatrimestre apasionante este que ha empezado en septiembre y leer las ideas que plasmas en tus post y ponerlas en prácticaí me hacen sentirme feliz de ser una jipi convencida. Un besote, Marina.

    Responder
  65. Dolores septiembre 15, 2016

    Blanco!!!! Porque me dio mucha tranquilidad leerte! Gracias!! me has ayudado mucho!!!
    Un beso muy grande! Dolores, de Argentina!

    Responder
  66. Jesus septiembre 15, 2016

    Azul y supongo que el tema es la atencion plena. Gracias Marina, un abrazo.

    Responder
  67. Xavi septiembre 15, 2016

    Verde 🙂

    Responder
  68. Alice septiembre 15, 2016

    Azul lapislázuli!
    Si que te leo, hasta el final…. y me quedan resonando las palabras hasta que se hacen parte y quedo enriquecida con ellas.

    Responder
  69. Elena septiembre 15, 2016

    Sí, las hay que leemos tus posts hasta el final.
    Me quedo con el verde con todas dus tonalidades.

    Responder
  70. Núria septiembre 15, 2016

    Rojo 😉

    Gracias por tus recomendaciones, Marina. Me encantó lo de que las acciones son pequeñas y cutres.

    Personalmente, la mejor forma que he encontrado para vivir el presente es atender a las sensaciones de mi cuerpo; aunque siempre andan los pensamientos dando vueltas para llevarte al pasado, al futuro o a los demás.

    Responder
  71. Esther septiembre 15, 2016

    Azul aqua. Que bonito escribes Marina, muchas gracias y buena vibra desde la ciudad de México ñ.ñ

    Responder
  72. Monica septiembre 15, 2016

    Purpura!

    Hace tiempo te descubri, y estoy encantada. Leo todos tus posts y aunque nunca comento, hoy quiero darte las gracias porque me has ayudado a verlo todo mas claro.

    No dejes de escribir!;)

    Responder
  73. Jose Carlos septiembre 15, 2016

    Rojo pasion!!

    Comienzo a regar mi huerto ya mismo y dejo de mirar fotos! 😉

    Muchas gracias Marina!!

    Pd: el tema puede ser explorar nuestros valores para crear unas beneficiosas rutinas??

    Responder
  74. Toni septiembre 15, 2016

    Azul celeste! De ése que se te caen los ojos al suelo de lo bonito que es..yo también quiero sartenes y ollas…puestos a pedir…
    Hipnotizado estoy, oiga

    Responder
  75. Mauro septiembre 15, 2016

    Azul en todas sus variantes y combinaciones. Los demás colores incluyento blanco y negro pueden participar en su lucimiento.
    Para vivir en el presente habrá que desechar el piloto automático. Cuerpo y mente, mente y cuerpo deberían ir juntos (x lo general).
    Tus posts me ayudan a evitar el auto-enojo. Gracias

    Responder
  76. Eva septiembre 15, 2016

    Azul.

    Genial la historia del jardinero, Y el simil del yo del futuro. Me encanta como escribes, esa mezcla que anima a cambiar sin juzgar lo que aún no se ha hecho. Hace tiempo que te leo y no me queda más que darte las gracias 🙂

    Responder
  77. Maria septiembre 15, 2016

    Rojo intenso. Me encanta tu visión critica de autoayudolandia. Lo que hacemos y somos hoy puede ser mejorable, pero no deshechable. Y otra cosa que me encanta: No podemos controlar a los demas. Gracias

    Responder
  78. Vanesa septiembre 15, 2016

    Verde botella. Pues el tema será el de crearse un jardín propio a partir de pequeñas acciones, aprender a pasar a la acción en el día a día sin esperar que sea algo glamouroso, solo especial en la medida de cada uno. Me alegra que estés de vuelta! La cosa promete 😉

    Responder
  79. Lizz septiembre 15, 2016

    Azul, verde y púrpura (los 3 a partes iguales jeje). Excelente post Marina

    Responder
  80. María septiembre 15, 2016

    Verde. Me ha encantado lo que comentas respecto a aceptar el pasado con sus aciertos y sus errores. Mi tendencia natural suele ser pelearme con mi pasado y enfadarme con él. Tengo que cambiar de táctica y aceptarlo tal cual es.
    Besos.

    Responder
  81. Alicia septiembre 15, 2016

    Verde, azul y rosa.Te leo siempre desde mi guarida de silencio e introversión. Es una casualidad encontrarme con un artículo así precisamente ahora, cuando estoy pasando una extraña crisis en la que el futuro me abruma. Confío en que sea una buena señal 🙂 Gracias por tu blog, siempre. Tu esfuerzo no cae en saco roto. Un abrazo.

    Responder
  82. Raquel septiembre 15, 2016

    Azul turquesa. Yo también deseando esas rutinas matinales. Gracias.

    Responder
  83. Marta septiembre 15, 2016

    Fucsia!

    Responder
  84. Ivan Monterrey septiembre 16, 2016

    hola, el color que me gusta depende de la aplicación que le vaya a dar, así que no sé decirte con exactitud pero puedo mencionar el color verde oscuro. Voy a compartir esa frase de Leo Babauta, la habilidad de crear la tenemos todos los humanos; a veces creo que es importante poner bajo cuestionamientos las decisiónes que nuestro yo del pasado tomó, lo que nuestro yo del pasado pensó o hizo nos puede dar indicios de lo que podríamos hacer en el presente y ello podría corregir la realidad de nuestro yo del futuro. ¡Qué difícil es ah! ¿Que trabajo de ingeniería creativa podría yo hacer para resolver mis problemas más críticos? La respuesta trato de hallar, saludos Marina. Ivan, J15sep16,0751pm.

    Responder
  85. Merche septiembre 16, 2016

    Verde. Empiezo a hacer círculos ahora mismo! GRACIAS POR EL POST! Buen día!

    Responder
  86. Sara septiembre 16, 2016

    Azuuuul!!!. Fantástico post Marina 🙂

    A veces olvidamos que nuestro pasado nos hace ser quiénes somos hoy y eso ¡es algo bueno! porque hemos aprendido muchas cosas por el camino, aunque a veces nos cueste verlo.
    Prometo poner empeño en regar mi jardín cada día 😉
    Un abrazote!!

    Responder
  87. E septiembre 16, 2016

    ..pues del rojo, al naranja, al salmón…. como el sol!! buen finde.

    Responder
  88. Carolina septiembre 16, 2016

    Verde turquesa. Cada día convivimos con uno mismo y se nos olvida con tanta atención puesta en planes, prisas, competitividad, pantallas, información, exigencias… Gracias Marina por este valioso post, quererse uno más y escucharse más; como un egocentrismo genuino pero desde la humildad y autenticidad, sin fachadas, me encanta.

    Responder
  89. Raúl septiembre 16, 2016

    Blue Velvet (Azul Terciopelo). buenos días Marina, claro que te leemos y te seguimos… es más estos pildoras que nos das muchos días, deberías ponerlo en podcats, audio o lo que sea… pasate hazte youtuber o lo que sea -no como el rubius ese, a quien leches le interesa-. bueno el caso es que yo creo que tendrías mucho tirón… y ya sabes de youtuber también se vive, compaginalo con tu psicologia de supervivencia.
    Que tengas un buen día…. y sonrie, el mundo será más feliz con una sonrisa tuya.

    Responder
  90. Noelia septiembre 16, 2016

    Blanco…dejo un espacio en blanco para crear mi rutina matinal satisfactoria.gracias por enseñarnos a ser más conscientes en nuestras rutinas y aprender a reconocer nuestros valores. Como siempre, un placer le leerte. Un abrazo Marina.

    Responder
  91. Nano septiembre 16, 2016

    Pantone 734. Estoy deseando que llegue el curso nuevo… 🙂

    Responder
  92. Diana Garcés septiembre 16, 2016

    Morado es mi color o violeta como dicen algunos. Definitivamente vivir el presente cuesta horrores y a muchas personas más que otras. Lamentarse por lo que pasó y preocuparse por lo que vendrá es como vive la mayoría de la gente, lo cual es una pena porque se están perdiendo momentos maravillosos del aquí y el ahora que luego se quedarán en la sección de lamentos.

    Lo que viene será genial para todos, como siempre un post que nos hace reflexionar, pero nada como los buenos comentarios que encontramos que también nos hacen pensar que no estamos solas y que al igual que otros tenemos los mismos miedos y las mismas ganas de superarlos 🙂

    Un abrazo 🙂

    Responder
  93. Olga Velasco Gallego septiembre 16, 2016

    Morado se puso mi novio el otro día comiendo palomitas en el cine.

    Yo soy de las que no comentan nunca, pero ya te envié un email hace un tiempo para agradecerte tu trabajo. El enfoque realista-optimista que utilizas, te hace ÚNICA. A veces una acaba empachada con tanto gurú diciéndote lo que TIENES que hacer. Autoayudalandia debe de estar con el aforo hasta arriba. XD

    Gracias, Marina. Sigue así, guapa!!

    Responder
  94. Xavi septiembre 16, 2016

    NARANJA. La de veces que me gustaría arrancar las páginas de alguna que otra libreta!!!! Este post es un auténtico temazo 😉 Muchas gracias Marina. Aprovecho para declararme un jipifan tuyo

    Responder
  95. elPakoP septiembre 16, 2016

    Azul y verde

    Gracias por el imprimible de valores. Útil para tenerlos recopilados.

    Responder
  96. Cami septiembre 16, 2016

    Amarillo patito.
    Este tipo de post dan fuerzas para seguir pasito a pasito!!
    Muchas gracias!!

    Responder
  97. Rosa septiembre 16, 2016

    Distintos tonos de verde.
    Gracias Marina, genial el post.

    Responder
  98. Laura septiembre 16, 2016

    Rojo, negro azul jean!!! animo que si leo tus mail hasta el final! me gustan mucho tus post son muy divertidos, amo el humor…tambien me gustan porque cada vez mas estaba odiando la autoayuda que me hacia sentir peor y no a gusto con mi pesimismo jajaja saludos

    Responder
  99. Sharuna septiembre 16, 2016

    Azul cielo…me da paz como el post que acabo de leer. Una vez más gracias Marina, por compartir

    Responder
  100. Pedro septiembre 16, 2016

    El rojo y ahora que me doy cuenta, el tono que me mas gusta de rojo me parece que ha ido cambiando a lo largo de mi vida!

    Responder
  101. Charlie septiembre 16, 2016

    ¡Verde!

    Establecer una rutina acorde a los valores 🙂

    Responder
  102. Alix septiembre 16, 2016

    Me encantó este post, es maravilloso para reconciliarte con tu Yo del pasado y con tu YO del futuro… esa parte me encantó! uuufff! No podemos seguir dándonos latigazos… y tu lo dices de una manera bellisima, elegante y sencilla!

    Mil gracias por tu manera tan jipi de llegar a nuestros corazones!

    Un abrazo bien bien apretado! Espero haberlo asimilado bien y ponerlo en práctica…

    No tengo colores favoritos, todos son hermosos solo por que existen… realmente van en mi vida por temporadas… jejejeje

    Responder
  103. Martha septiembre 17, 2016

    Mi color el azul.

    Me encantó tu post, simplemente «Regaré mis plantas que tengo ahora» y no las fotos.
    Hay algo que mencionaste y es tener compasión con uno mismo, que difícil es para mi.

    Marina, ¡Mil gracias!

    Responder
  104. Katy septiembre 17, 2016

    Amarillo agradecido.

    Me encantaba ese color antes de la partida de mi mamá. Negro visto desde entonces y en negro veo pasado, presente y futuro; y negro) intento pintar la vida de quienes quedan en mi círculo primario. Este post me trajo algo de luz, muchas gracias.
    Empezare a trabar en círculos y a colorearlos.
    Agradezco mucho tu luz.

    Responder
  105. Acroy septiembre 17, 2016

    Azul turquesa, azul marino en general todos los tipos de azul y también el negro. Me gusto tu publicación Marina sin duda que frecuentemente estamos mirando la «casa ajena» y descuidamos la nuestra que es la única que verdaderamente importa ya que si se derrumba nos derrumbamos nosotros y es cuando empieza la depresión, ansiedad, etc.
    Ya deseando ver tu nuevo curso 🙂

    Responder
  106. Marina septiembre 17, 2016

    Azul.
    Gracias Marina por el post.
    La verdad es que llevo unos días baja de moral y un poquito cabizbaja y hoy me he acordado que hace poco recibí un mail tuyo con el título de este post, entonces he pensado voy a leerlo a ver…, y mira por donde ha hecho un pequeño «click» en mi cerebro. Lo necesitaba.

    Nunca dejes de escribir.
    Con mucho cariño.
    Marina

    Responder
  107. Luna septiembre 17, 2016

    Me encanta el azul turquesa, pero cada vez me gustan más colores con los que consigo alegrar mi vida, como el rosa fucsia o el verde agua.
    Marina, muchas gracias por tu trabajo. Por recordarme que mi vida actual con sus luces y sus sombras es fruto de las decisiones que he ido tomando a lo largo del tiempo y que me han interesado tomar en cada momento por algún motivo. Que debo trabajar para mejorar el camino que he elegido y no pensar que la vida es perfecta como pasa en las películas románticas que tanto me gustan.
    Un besote Marina

    Responder
  108. Irene septiembre 17, 2016

    Verde!!!

    Que gran post Marina, y que ganas de leerte tenía de nuevo. Este artículo me ha recordado a los ejercicios de reescríbete donde tocábamos el tema de los valores que para mi fueron reveladores!

    Un abrazo y gracias por seguir compartiendo tu sabiduría con tu comunidad jipi 😀

    Responder
  109. Lu septiembre 18, 2016

    Verde.

    Voto por aceptación.

    Llamadme vaga si queréis pero aunque me encanta leerte me ha parecido un articulo poco largo. Prefiero ideas más breves, creo que suelen tener más efecto en la gente, por lo menos en mi 🙂

    Buen día 😉 Lu

    Responder
  110. Elisabet septiembre 18, 2016

    Rosa fuerte es el color que me tira últimamente. En cuanto a colores suelo variar por temporadas.

    Muy buen tema el que has tocado Marina!. Realmente es muy difícil equilibrar vivir en el presente tomando las cosas como vienen sin olvidar seguir trabajando con las propias metas. Creo que hacen falta recordatorios continuos, pues en seguida la balanza se inclina por uno u otro lado.

    Me han gustado, particularmente, la metáfora del jardinero y nuestra yo del futuro como enemiga… Reconozco que soy toda una enteradilla pues tiendo a recriminarme mucho las decisiones tomadas en el pasado.

    Gracias Marina por el post y me quedo con muchas ganas de volver a leerte!!!

    Un abrazo

    Responder
  111. Elena septiembre 18, 2016

    Azul turquesa o verde turquesa, hay una discrepancia. Por cierto, soy súper fan de tus posts largos. Creo que es tu sello personal y los temas que tratas, al nivel de profundidad que tú lo haces, no caben en un minipost.

    Responder
  112. Lou septiembre 18, 2016

    Precioso artículo repleto de verdades!
    Lanzo una pregunta: Qué podemos hacer las personas «carrozas» (las que tenemos de 40 en adelante) para no sentir que estos artículos son perfectos para personas jóvenes; ya que l@s que tenemos esta edad estamos prácticamente en el ocaso de nuestras vidas.. (la velocidad del tiempo es mayor que la de la luz!),
    Quiero dejar CLARO, que es mi perspectiva y mi prisma.
    Puede que sea una especie de autosabotaje.. no sé… o una falsa creencia que consiste en que la felicidad y el éxito solo lo consiguen las personas desde tempranas edades.. Eso de viej@s pellej@s happis… no me cuela…
    Un abrazo Marina!

    Responder
    • Lou septiembre 18, 2016

      Color… no puedo decidirme!!!

      Responder
    • Elena septiembre 21, 2016

      Curioso. Yo tengo a partir de 40 y no tengo la sensación de estar en ningún ocaso ni de que las entradas sean para gente joven. Ten en cuenta que la esperanza de vida en España son 80 años. El ocaso va a ser largo entonces.

      Responder
  113. Esther septiembre 18, 2016

    ROJO. Me interesa mucho lo de la rutina matinal.
    El poder del ahora es un libro que me han recomendado (mi profesor de yoga y meditación y un compi) y se puede descargar legalmente, sólo hay que ponerlo en google.

    Responder
  114. Rosita septiembre 18, 2016

    El arco iris…ni uno mas ni uno menos. A veces me gustaria vestirme asi de hortera, pero me confromo con un paraguas. Soy fan de Leo Babauta. Todas sus frases son inspiradoras, incluso sin mar de fondo.Gracias por el post!

    Responder
  115. inma septiembre 18, 2016

    Amarillo.

    Creo que preparas un curso sobre crear una rutina matinal satisfactoria.
    Gracias por estar ahí.

    Responder
  116. Marta J. septiembre 19, 2016

    Rosa.

    Me encanta tu artículo, Marina. La terapia con la que más conecto es la de Aceptación y Compromiso y cuando nos traes estas píldoras sobre cómo aplicarla a nuestro día a día, tan prácticas y bien escritas, me motivas muchísimo. He venido a releer el artículo y todo, que estamos a lunes.

    Estoy deseando descubrir todo lo que tienes que ofrecernos este año 😀 gifs incluidos.

    Un abrazo enorme

    Responder
  117. Adriana septiembre 19, 2016

    Verde.Gracias,Marina!Tus posts me ayudan mucho en plena época de cambios.Un abrazo

    Responder
  118. Viviana septiembre 19, 2016

    El azul! Me encanto recordar que no podemos tener el control en todo, cada persona es un mundo, incluso nuestra naturaleza es muy cambiante! felicidades por esta nueva temporada de Marina renovada, me ayudas un montón. Un abrazo

    Responder
  119. Mireia septiembre 20, 2016

    Crema y vino (los colores, no la comida!). Estoy muy de acuerdo con lo de empezar a construir sobre lo que tenemos, aceptas lo que te rodea y además creces a su alrededor. Creces como el jardín!

    Genial post como siempre, gracias Marina, un abrazo =)

    Responder
  120. Javier septiembre 20, 2016

    Me gusta el rojo y el gris, buen post es muy util porque a veces me resulta dificil saber como salir del estado de pesimismo

    Responder
  121. Alicia septiembre 20, 2016

    Rojo… Tengo un mes leyendo tu blog, me gusta mucho lo que escribes…Gracias y un beso desde Venezuela

    Responder
  122. Celeste septiembre 21, 2016

    Morado. Haces un trabajo estupendo… Muchas felicidades.

    Responder
  123. Jessi septiembre 21, 2016

    Naranja.. como de un atardecer.. feliz me siento cada vez que leo tus post y mails.. te mando un saludo desde Ushuaia, Tierra del Fuego, Argntina.. aqui eres famosa entre mis amigas. Tus consejos nos han ayudado mucho.. ya mismo pondré en practica el uso de los círculos, empezando con este comentario.. 😉 .
    Espero con ansias tu curso de una rutina matinal satisfactoria.. suerte!

    Responder
  124. Alvaro septiembre 22, 2016

    Gracias por este articulo.Me a hecho bien leerlo.Saludos

    Responder
  125. Cristina Carrasco septiembre 26, 2016

    Azul. ¡Hola, Marina!

    Leí tu entrada en cuanto la recibí el correo en la bandeja de entrada, pero he querido esperar unos días a comentar porque quería hacer el ejercicio, con papel y boli, de «ver cómo puedo aplicar tus recomendaciones a mi vida». Creo que soy capaz de hacerlo, pero me parece que voy a necesitar más de tus publicaciones. Ah, y por cierto, me ha resultado muy útil el concepto de «moverse en círculos». En cuanto al tema del curso, creo que va a ser «cómo empezar el día con buen pie». ¡¡Abrazos!!

    Responder
  126. Natalia septiembre 27, 2016

    amarillo… :*

    Responder
  127. ana octubre 1, 2016

    Hola Marina!
    Naranja, verde, azul… Depende del dia, del momento…
    Gracias por el artículo.

    Responder
  128. Laura octubre 10, 2016

    Azul y rojo granatoso combinado en rayas verticales (Força Barça! jaja)
    Leerte es siempre un placer. Y habiendo acabado justo hoy el curso de Escritura Terapéutica solamente me queda decir: Gracias Marina!!
    Un abrazo

    Responder
  129. Nacho noviembre 28, 2016

    rojo-anaranjado (como el atardecer reflejado en la nubes)

    Responder
  130. Luis marzo 16, 2017

    Hola, super deprimido, deberia haber un ariculo como vivir el presente en sin estressarse en Venezuela si estas deprimido y no consigues ayuda y tienes miles de problemas y vez la todo lo que pasa aqui que es un ambiente estressante dantesco toxico etc etc help

    Responder

Responder a Irene Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.