El final de la historia de Truhán (y una psicolección)

¿Sabes lo que hice cuando vi a Truhán aparecer en su bicicleta?

Nada.

No hice nada.

Me pegué la carpeta que llevaba al pecho, miré al frente y me quedé muy quieta mientras él pasaba con su bicicleta.

Peeero…

… al llegar a casa, saqué mi móvil de segunda generación y le mandé un SMS.

«¿Eras tú hoy en bicicleta en la calle de la facultad de Políticas?»

Él me contestó con dos palabras:

«Era yo».

(Recuerda que por aquel entonces pagabas por cada SMS, así que uno con solo dos palabras era algo así como súper cool)

Quedamos para tomar algo unos días después en el Lisboa: una cafetería con una terraza en la calle.

Él llevaba una camiseta roja y pensé que se le veían unos brazos muy bonitos cuando los levantaba para rascarse la nuca.

Hablamos de poesía, de literatura, de viajes y de ciudades. Truhán era muy guapo y muy truhán. Me invitó a tomar una cerveza en la azotea de su casa.

Y cuando estábamos ahí, en la azotea, mirando el atardecer y bebiendo cerveza…

… el muy golfo confesó que tenía novia.

La historia, por supuesto, no acaba ahí.

Truhán y yo nos metimos en una historia súper turbulenta. Finalmente él dejó a su novia y empezamos a salir. Estuvimos cuatro años juntos.

Fueron años, insisto, turbulentos.

¿Cuál es la moraleja y qué tiene que ver contigo y con la psicología?

Que la Marina de hoy en día se habría bajado de aquella azotea.

Porque estar con un chico que tiene novia no es algo que se alinee con el tipo de persona que quiero ser, y es importante para mí ser ese tipo de persona.

Lo que pasa es que a veces nuestra mente y nuestras emociones son demasiado fuertes. Nos llevan por caminos turbulentos.

Soy especialista en que no sean tu mente y tus emociones quienes dirigen tu vida, sino tú. Tu parte sabia. Esa parte de ti capaz de distinguir entre lo que quieres en el momento y lo que de verdad deseas para tu vida a largo plazo.

Si quieres seguir aprendiendo sobre el tema, te he mandado un mail con asunto «¿En qué se parece un psicólogo a un Madrid-Barça?». En él te cuento más.

(Si aún no lo has recibido, espera unos minutos. Si sigue sin llegarte, escríbeme a marinadiazc@gmail.com y lo arreglamos)

Nos vemos en tu bandeja de entrada.