¿Cuánto apostarías a que tu sueño va a cumplirse?

O, lo que es lo mismo: ¿estás seguro de que vas a completar hasta el final el plan que te has propuesto?

Si la respuesta es: lo apostaría todo, sin duda, llegaré hasta el final y voy a hacer todo lo que dependa de mí...


Entonces NO sigas leyendo.

Pero si crees que seguirás como ahora: atascado, procrastinando, encontrando mil explicaciones, e historias, y bloqueos por los que no avanzas… esto te interesa.

Exactamente igual que le interesaba a Javi: un cliente de mi consulta que vino a ella hace ahora un par de años con mil cualidades, un proyecto y un grave problema.

(¿Consulta de qué? Vale, te lo aclaro. Me llamo Marina Díaz y soy psicóloga clínica. Así que era una consulta de… exacto: de psicología)

Las mil cualidades de Javi eran las siguientes:


  • Joven.
  • Guapo.
  • Listo.
  • Curioso.
  • Escribía bien.
  • Le gustaba la aventura.
  • Etcétera.

El proyecto de Javi, curiosamente, se parecía mucho al mío: una página de psicología donde poder publicar contenido, ofrecer servicios y vender productos.


Y el problema de Javi…

Ah, el problema de Javi.

Tan común, que me da hasta risa.

Tan grave que lo tenía paralizado e incapaz de hacer avanzar ese proyecto.

Te lo cuento ahora, pero antes déjame que te explique:

¿Qué había probado Javi para seguir adelante?


  • Varios cursos.
  • Una mentoría.
  • Un grupo de mastermind que se reunía cada semana.
  • Infinidad de libros.
  • Podcasts, blogs y charlas TED.

Créeme si te digo que Javi me daba mil vueltas, si no más, en cuanto a conocimientos y experiencia sobre el mundo online.

Pero está su problema.

Era tan grande que, mejor, escribámoslo con mayúsculas.

Su PROBLEMA.


Te lo cuento en el siguiente apartado.



El misterioso caso del ataque súbito de ganas de ordenar un armario


El problema de Javi era el siguiente:

Cada vez que se sentaba frente al ordenador a escribir un post, crear un episodio de podcast o diseñar un producto, una fuerza misteriosa lo empujaba.

Le entraban unas ganas súbitas de hacerse un bocata o de ordenar los armarios.

Eso, cuando se ponía. La mayoría de los días, ni siquiera llegaba al ordenador.

Se decía a sí mismo frases como esta:

«Hoy estoy cansado y no voy a ponerme con toda mi energía. Mejor lo hago mañana por la mañana, que ya estoy fresco».

«Solo tengo media hora; para eso ni empiezo».

«El último post solo lo leyeron mi madre y mi novia. ¿Qué sentido tiene ponerse a escribir uno?».

Había otros días, los más exitosos en los que sí que se sentaba y sí que encendía el ordenador.

(O, más bien, lo sacaba del modo reposo. ¿Quién apaga el ordenador en 2021?)

Pero entonces se dedicaba a tareas tan útiles y productivas como:


  • Leer un artículo sobre SEO, porque había llegado a la conclusión de que su problema era no saber bastante SEO.
  • Mirar otros blogs de psicología para «coger ideas» y desanimarse pensando que todos parecían más profesionales y exitosos que él.
  • Publicar en redes sociales para «dejarse ver» y que lo fueran conociendo.

Javi sabía que era posible vivir de su proyecto. Lo había visto en otros compañeros de sus múltiples cursos y Masterminds.

Y, aun así, no avanzaba.

Tenía un trabajo horrible en una clínica donde pasaba psicotécnicos para el carnet de conducir.

A veces le daban ganas de tirarle encima el café a alguien solo para que ocurriera algo distinto.

Todos los días iguales: «siéntese ahí», «trate de que la bola no se salga del carril»


Psicotecnico carnet de conducir

Este era el típico «videojuego» tipo Spectrum en los ochenta que te ponen en el psicotécnico. Que digo yo que en un mundo con realidad virtual, ya lo podían renovar un poco


Todo para ganar un sueldo de m**rda (con perdón) y vivir en un piso compartido.

En fin, que muy triste, la verdad.

Ahí lo tenía, sentado frente a mí, tan joven y guapo y listo, con los ojos entrecerrados, tratando de averiguar cuál era el problema como quien resuelve un sudoku.

—Es que si supiera que va a salir bien —me decía, convencidísimo—, entonces lo haría. Pero no quiero invertir meses o años de mi vida en algo que igual va bien o igual no.

¿Qué le respondía yo?

Va, cierra los ojos y piénsalo.

Esta respuesta te la sabes.

«No hay certidumbres. La única manera de saberlo es hacerlo. Siempre será mejor haberlo intentado».

¡Claro que NO le dije eso!

Me licencié en la facultad de Psicología, no en la Universidad Online del Tópico.

Eso Javi se lo sabía como te lo sabes tú.

Si le hubiera dicho eso, habría asentido con la cabeza muy convencido. Habríamos acordado un objetivo entre consulta y consulta y me habría jurado por lo más sagrado que lo cumpliría.

Pero no lo habría cumplido.

Habría vuelto con una explicación inteligente y profunda (como él mismo) sobre por qué no era una buena idea.


Vale, párate aquí

Tu tiempo es valioso.

Sigue leyendo solo si:


  • A ti también te pasa que sabes mucho y lo tienes todo muy claro pero no consigues moverte.
  • Ocupas el tiempo en tareas de tu negocio o proyecto que no te llevan a ningún lado.
  • Ponerte a ello te cuesta como si alguien te estuviera arrancando las uñas.
  • Piensas que podrías hacerlo si no tuvieras incertidumbre sobre si tus esfuerzos servirán para algo.

¿Eres tú? ¿Sí?

Vale, entonces te cuento otra mini-historia.



Cómo encontré una cura inmediata al mal del altura

Yo antes escalaba. Escalada deportiva, de la de subirse a una pared vertical.

No te dejes engañar por mi cinta de pelo del Decathlon y mis gafas de principios de 2000: me lo tomaba muy en serio.


Y antes de subirme a la pared, me convencía de que iba a ser valiente, a seguir adelante, a no colgarme de la cuerda, etcétera.

Pero luego estaba ahí arriba y me entraba terror.

Y ese terror era tan grande que me impedía ver cualquier otra cosa que no fuera eso.

El miedo, la ansiedad, la claridad súbita de que iba a morirme.

¿Y sabes cuál era el remedio más inmediato y efectivo?


Bajarme.


Bajaba y se me pasaba.

Y no me podía creer que hubiera sido tan cobarde.

Me decía a mí misma «si no hay riesgo real, si vas atada, si no te va a pasar absolutamente nada».

Pero volvía a subir y otra vez lo mismo.

ESE era el problema de Javi.

(Marina, espera, me he perdido. ¿Javi escalaba también?)

No, hombre, no.

Javi, como tú, tenía el problema de que cuando iba a ponerse con su proyecto, aparecía algo tan grande, tan intenso y tan desagradable…

… que se agarraba a la cuerda y se bajaba de la vía.


El problema era que a Javi, como a mí, se le olvidaba en cuanto estaba haciendo otra cosa.

Sus miedos y resistencias no le parecían tan grandes.

Creía que era capaz de superarlos.

Pero en el momento… eran un monstruo aterrador que lo paralizaba.

Si tú, sí, tú, estás bloqueado o paralizado en tu proyecto o reinvención profesional…

… es porque el monstruo que aparece cuando tienes que ponerte a ello es tan grande que te tapa la vista.

Pero luego se retira, disimulado, y no vuelve a aparecer.

Y como no aparece, tú no sabes cómo hacerle frente y buscas la solución en otras partes.

En la falta de información o en convencerte a ti mismo con frases sacadas directamente del currículum de la Universidad Online del Tópico.

Y no funciona.

(Si funcionara, ya estarías en marcha)

La solución (por fin)


La única solución es ser capaz de intervenir en el mismo y exacto momento en que aparece el monstruo.

Averiguar de qué está hecho, alumbrarlo con la linterna y darte herramientas que puedas utilizar AHÍ Y ENTONCES.

Subido a la pared.

En mitad de la vía.

No abajo tranquilo mientras te tomas un café calentito.

Arriba. Donde importa. En el único lugar que va a marcar de verdad la diferencia entre que los sueños se cumplan o no.

Y todo esto, creas o no, se puede aprender.

En mucho, MUCHO menos tiempo del que piensas.

No es un curso que necesite semanas y meses de formación, porque lo que a ti te hacer falta no es formarte más.

Es experimentarlo.

Comprenderlo.

Verlo como se veían las imágenes aquellas en 3D que se pusieron de moda en los noventa. ¿Te acuerdas?


Fuente: ecoosfera.com


Al principio costaba, pero una vez que aprendías a poner los ojos raros, ya te salía siempre.

Por eso he preparado una masterclass especial de dos horas con este título largo pero explicativo:

Cómo sacar adelante un nuevo proyecto o empezar una nueva etapa profesional...

sin procrastinar ni autosabotearte

¿Qué vas a aprender?

  • Una razón poco intuitiva por la que casi siempre te crees tu excusas. Advertencia: creértelas está (con toda probabilidad) arruinando tus esfuerzos por cambiar de trabajo, sacar adelante un proyecto o reinventarte profesionalmente.
  • La escena de un vergonzoso best-seller para adolescentes que te ayudará a comprender rápidamente por qué a veces actúas con facilidad y eficacia y otras procrastinas inhumanamente.
  • Los fallos de diseño de nuestro cerebro que te harán no estar jamás del lado de los ganadores en el mundo actual. Te los enseño presentándote a Ugg, el cavernícola con nombre de bota australiana.
  • Cinco tipos de historias de la mente súper comunes que te paralizan porque te las crees. Identificarlas te ayudará a neutralizarlas y a hacer lo que quieres de verdad.
  • En qué se parece el corte de pelo de un emo (sí, la tribu urbana) a nuestros impulsos incontrolables que nos llevan a distraernos, procrastinar o autosabotearnos, y cómo ser más fuertes que esos impulsos y no malgastar nuestro tiempo con ellos.

Lo más importante de todo esto es que practicaremos en la propia clase para que seas capaz de tener ese momento «¡ajá!» en el que entiendes por fin por qué te bloqueas.

Más cositas que veremos:

  • Qué son las microdecisiones y qué factores intervienen en cada una de ellas y determinan si actúas o te tiras en el sofá a ver Netflix. Por supuesto, aprenderemos cómo modificar esos factores a tu favor todas y cada una de las veces
  • Cómo pasar a la acción de forma sistemática siguiendo cuatro pasos sencillos (lo que no quiere decir que te vayan a salir a la primera). Aunque cuatro pueda parecer un número intimidante, cuando practiques un poco lo harás de forma inconsciente.
  • Una metáfora para entender rápidamente qué quiere decir todo el mundo con eso del «yo observador» y la «conciencia», que te servirá para coger las riendas del presente y no dejarte desviar por tus pensamientos o emociones.
  • Una técnica visual y otra auditiva que reducirán de inmediato tu identificación con los pensamientos saboteadores. Advertencia: tienes que aplicarlas para que surtan efecto, pero tranqui porque lo probaremos en la misma clase.
  • Las dos mejores formas de recordar lo que es importante para ti cuando no tienes ganas de hacer algo. Están diseñadas para que, con el tiempo, automatices el proceso y te salga casi solo.

¿Cómo funciona la clase?

Tendremos dos sesiones de una hora dos días seguidos: el martes 18 y el miércoles 19 de mayo.

Al final de cada sesión habrá un espacio de 30 minutos para preguntas y respuestas donde contestaré todas las dudas que puedan surgirte.

Tendrás disponible la grabación, por si no puedes asistir a las sesiones en directo.

Te daremos el material que vamos a usar + varios ejercicios complementarios que te servirán para seguir practicando una vez termine la clase.

¡Bonus, bonus! #meloquitandelasmanos

Si te apuntas antes del día 12 de mayo a las 23:59 de Madrid, te regalo La brújula de la acción40 páginas sobre cómo encontrar tus valores con once propuestas prácticas para que descubras a dónde vas. 


Aprenderás:


  • El pequeño detalle que muchos olvidan al preguntarte por tus valores, y que puede marcar la diferencia entre que conecten contigo o que se queden ahí flotando en el éter (págs. 7 y 8).
  • Por qué mi gata Kalimera puede ser un valor para mí, y cómo evitar las dificultades que tiene la mayoría de la gente para poner nombre a sus valores (pág 9). 
  • La explicación de la frase «los valores no son tu ADN espiritual», y por qué equivocarte completamente la primera vez que los elijas no tiene, en realidad, ninguna importancia (pág. 11).
  • Una técnica para buscar tus valores que es probable que hayas tratado de usar antes, pero que casi siempre se ve saboteada por la censura de nuestra cabeza. Te doy una frase que puedes usar cuando viene esa censura para eludir su vigilancia (pág 13).
  • Cuál es, en mi opinión, el secreto mejor guardado de la autoayuda, que (lo confieso) no es nada sexy ni brillante ni me hará millonaria, pero que puede marcar la diferencia entre que salgas adelante o pases el resto de tu vida en bucle (pág. 16).
  • Cómo usar tus sueños locos de cuando eras adolescente para encontrar el propósito de tu vida actual, incluso aunque ahora mismo sean 100% imposibles y te rías solo de pensarlo (págs. 18 a 12).
  • Dos tácticas muy truculentas (algunos clientes las han encontrado hasta desagradables, pero sigo proponiéndolas porque son súper útil) que te pueden dar una claridad insospechada sobre lo que de verdad quieres de la vida (págs. 23 a 26).
  • Por qué los humanos somos mucho más simples de lo que pensamos, y como puedes usar eso a tu favor para encontrar cosas que te inspiren sin comerte demasiado el coco (págs. 27 a 29). 
  • Un truco muy chulo que me enseñó una paciente y que te ayudará a centrar tus valores en los próximos 6-12 meses. Tiene un riesgo si no se usa bien, pero te lo explico para que le saques provecho (págs 32 y 33).
  • De dónde viene el siperoísmo (la molesta costumbre de contestar a todo con «sí, pero») y cómo tus clases de lengua del colegio te pueden ayudar a aniquilarlo para siempre (págs. 34 y 35).
  • Una escena de la conocida serie This is us que te mostrará lo que de verdad necesitas para hacer más amplia tu zona de confort (y no son visualizaciones positivas ni frases motivantes) (pág. 37).

Volvamos a la pregunta del principio, esta vez de una forma ligeramente distinta.

¿Cómo puedes asegurarte de que harás todo lo posible para que tus sueños se cumplan?

¿De que vas a hacer, al menos, todo lo que está en tu mano?

Si crees de verdad que lo que te falta es información, adelante: búscala.

Pero si sospechas que las causas podrían ser el bloqueo y la parálisis que aparecen cuando llega el momento de actuar, este es (que yo sepa) el único recurso online que aborda ese problema de forma efectiva y basada en la experiencia.

Tres horas podrían ser lo único que se interpone entre tus sueños y tú (o, al menos, entre tú y la parte de tus sueños que depende de ti).

Vente a la Masterclass:

Cómo sacar adelante un nuevo proyecto o empezar una nueva etapa profesional...

sin procrastinar ni autosabotearte

18 y 19 de mayo a las 7 pm de Madrid (recibirás grabación si no puedes estar en directo)


La fecha límite para apuntarse es el 18 de mayo a las 5 pm de Madrid (dos horas antes de que empiece la clase, para que tengas tiempo de recibir las claves de acceso)


07
Días
21
Horas
35
Minutos
59
Segundos

¿Problemas en el proceso de compra? Escríbeme a marina@psicosupervivencia.com y lo arreglamos

Preguntas frecuentes:

¿Quién organiza este tinglado?


Yo soy Marina Díaz, psicóloga clínica y formadora online en Psicosupervivencia. Quien organiza la clase es Ángel Alegre, creador de Vivir al Máximo (uno de los blogs referentes sobre reinvención profesional y estilo de vida en español), que además es el autor del curso Encuentra Tu Camino.

Ángel se dio cuenta de que mucha gente tiene claro lo que quiere pero, por alguna razón, no lo hace: no implementa, no ejecuta, no ACTÚA. De ahí nació la idea de colaborar y llevar mi trabajo a este caso tan concreto de querer sacar adelante un proyecto y estar bloqueado.

 

¿En qué se basa lo que enseñas?


Sigo los principios de ACT (Terapia de Aceptación y Compromiso): un tipo de terapia psicológica de última generación basada en identificar los pensamientos y emociones que funcionan como barreras y actuar en dirección a lo que nos importa.

Soy Máster en Terapias Contextuales (entre las que se encuentra ACT) y he puesto en práctica estos principios con cientos de pacientes y alumnos.


¿Hay garantía de devolución?


Por tratarse de una formación en vivo donde no hay posibilidad real de devolver el material, no, no hay garantía de devolución. 


De todas formas, si tienes dudas antes de unirte, puedes escribirme a marina@psicosupervivencia.com y trataré de solucionarlas para que entres con el convencimiento de que la clase te va a servir.


¿Qué pasa si no puedo asistir a la Masterclass?


Recibirás la grabación después de la sesión y podrás acceder a ella siempre que quieras.


¿Quién responde mis dudas?


Las dudas las respondo yo, Marina: tanto en vivo durante la sesión, como por mail de forma indefinida (para siempre o hasta que los robots dominen Internet).

Por supuesto, esto tiene en cuenta peticiones razonables de soporte y no un mail de mil palabras a la semana. Pero hasta ahora no he tenido problemas con esto porque mis alumnos son gente con criterio.


¿No es muy caro 199 euros por tres horas de Masterclass?


En Los Simpsons hay un capítulo en que se les inunda el sótano. Viene el fontanero y lo resuelve girando un tornillo con una llave inglesa.

(Después de que Homer haga el saludo secreto de los canteros, claro)


Nunca juzgues una solución por sí misma, sino por el tamaño del problema que resuelve.

La pregunta no es si 199 euros es caro por tres horas de clase. La pregunta es si la diferencia entre que tu proyecto se haga realidad o no vale eso para ti.

(Ojo, que después de las dos horas de clase tú tienes que seguir currándotelo y aplicando lo aprendido. Pero si este es tu problema, lo que te vamos a enseñar puede marcar una diferencia abrumadora). 


¿Es la Masterclass para mí si aún no tengo claro por dónde tirar?


Tomar decisiones es un proceso de intención-acción-reflexión desde el momento en que uno empieza a moverse.

Por ejemplo: si estás pensando en dejar tu trabajo pero no sabes por dónde empezar a buscar alternativas, esa búsqueda de información ya es un primer paso a la acción.

Por eso creo que lo que encontrarás en la Masterclass te sirve incluso si aún no lo tienes TODO claro: porque al final,
a la claridad se llega a través de la acción y ser capaz de ejecutar siempre, SIEMPRE va a ser un componente importante.


¿Y si quiero pasar a la acción, pero no necesariamente en el ámbito profesional?


Esta clase está dirigida, sobre todo, a personas que quieren reinventarse profesionalmente, pero los principios y técnicas que enseño pueden aplicarse a todos los demás ámbitos: comer más sano, hacer amigos, hablar en público, escribir una novela…

Así que aunque no encaje al 100% con tu situación, estoy convencida de que podrás ver más allá de los ejemplos concretos y extraer un sistema que te sirva en otras circunstancias.

Eso sí: ten en cuenta que todos los ejemplos que se pondrán estarán dirigidos a la reinvención/reorientación profesional. Si necesitas ayuda para aplicarlos a tu caso concreto, puedes escribirme y te responderé lo antes posible.

Cómo sacar adelante un nuevo proyecto o empezar una nueva etapa profesional...

sin procrastinar ni autosabotearte

18 y 19 de mayo a las 7 pm de Madrid (recibirás grabación si no puedes estar en directo)


La fecha límite para apuntarse es el 18 de mayo a las 5 pm de Madrid (dos horas antes de que empiece la clase, para que tengas tiempo de recibir las claves de acceso)

07
Días
21
Horas
35
Minutos
59
Segundos

¿Problemas en el proceso de compra? Escríbeme a marina@psicosupervivencia.com y lo arreglamos


¡Seguimos en contacto!

Para dudas, preguntas, etc., puedes escribirme a
marina@psicosupervivencia.com y te contestaré lo antes posible.

Abrazos,