La Psicoletter de los Viernes (19.4.2019)

Aquí estoy un viernes más para contarte en qué ando metida. Recuerda que puedes comentar en este post y contar qué estás haciendo tú.

IMPORTANTE: La semana pasada no fue posible comentar por un problema del servidor. Ya está arreglado y me encanta saber de ti.

Mi consulta virtual pasa a modo lista de espera

Las plazas que ofrecí ya se han llenado, así que si quieres venir a consulta conmigo, puedes responder a este mail para que te apunte a la lista de espera, que confío en poder abrir de aquí a un mes-mes y medio.

He dejado el reto de despertarme temprano (insertar carita triste)

A lo largo de la última semana, el insomnio ha vuelto a ensañarse conmigo. No sé muy bien por qué. Creo que es una mezcla entre el (MALDITO) cambio de hora y que saber que tenía que levantarme sí o sí a las 5:50 me ponía nerviosa y no podía conciliar el sueño. Así que hace un par de días decidí abandonar mi hábito de hierro, que al final más que de hierro ha resultado ser de paja como la casita del primer cerdito del cuento.

Estoy un poco decepcionada con el hábito en sí. Lo empecé súper convencida de que iba a ser bueno para mi insomnio, y ver que iba en dirección contraria me ha pillado por sorpresa. Levantarme temprano me sigue gustando, pero se ve que ponerme estricta no me funciona.

Aun así, he aprendido mucho en este proceso y de aquí a unos días espero publicar un post contando lo que me ha servido, lo que no y qué podría haber hecho de forma distinta.

Lo que estoy leyendo

He empezado Maybe you should talk to someone, de Lori Gottlieb, que habla de la terapia y los terapeutas y me está gustando mucho; no coincido al 100% en mi visión de la terapia, pero me siento reconocida en muchas de sus historias. También estoy releyendo El secreto de mi marido, de Liane Moriarty, porque lo estaba ojeando el otro día mientras pensaba en cómo estructurar mi segunda novela y me he vuelto a enganchar: es un thriller de suburbio rico tipo Mujeres desesperadas que te atrapa, pero que está lo bastante bien escrito como para no hacerte sentir que estás inyectándole a tu cerebro priones de vaca loca que lo convertirán en un queso Gruyère.

Docu que recomiendo

The Inventor es la historia de Elizabeth Holmes, una emprendedora de Silicon Valley que prometía revolucionar el mundo de la salud y resultó estar como una cabra. El docu en sí podría estar mejor contado, pero la historia es fascinante. Y, ya que estamos, vuelvo a recomendar (Des)honestos, el documental de Dan Ariely sobre por qué y cómo mentimos, porque Dan Ariely aparece en The Inventor y me ha hecho recordar que soy muy fan suya.

¡El primer borrador de mi nuevo libro ya está listo!

Se llama (provisionalmente) Salta a la piscina: 35 tácticas para actuar más a menudo. Si te apetece leerlo y darme tu opinión para que lo mejore, puedes descargarlo haciéndote mecenas en Patreon (además del libro, podrás disfrutar de posts exclusivos para mecenas de lunes a viernes) Si prefieres esperar, calculo que estará listo para publicarlo en Amazon a finales de mayo.

Cita que me ha hecho pensar

The facts of life may be, at times, unbearably painful. But the core, the bones of life are generous beyond all reason or belief.

[Los hechos de la vida pueden ser, a veces, insoportablemente dolorosos. Pero el núcleo, los huesos de la vida, son generosos más allá de toda razón o creencia]

Augusten Burroughs

Un fuerte abrazo y hasta el viernes que viene,

PD: Recuerda que puedes comentar y contar en qué andas tú.

2 Responses to La Psicoletter de los Viernes (19.4.2019)

  1. Iker abril 21, 2019 at 10:42 am #

    Buenos dias, estoy volviendo a casa tras la Semana Santa y aprovechando que la niña está dormida voy a darme el capricho de escribir un rato.
    En primer lugar he decir que me encanta el concepto de psicoletter porque creo firmemente que poner por escrito lo que tenemos en la cabeza ayuda a aclarar cuestiones importantes y a sanar muchas cosas que llevamos dentro.

    Mi hija tiene 17 meses y ya anda perfectamente lo que pese a lo cansado que resulta a veces estar pendiente de que no le pase nada ha mejorado bastante nuestra calidad de vida. Los patrones de sueño son mucho mas regulares y la interacción con ella es apasionante y divertida.

    Por otro lado me siento aplastado por las obligaciones que se han multiplicado en sentido inversamente proporcional a mi tiempo de ocioy descanso.

    Conciliar la vida familiar, el trabajo y mis proyectos personales se ha convertido en una odisea que frecuentemente me deja agotado y frustrado.

    Siempre he sido una persona introvertida y pasaba mucho tiempo hablando conmigo mismo de mis proyectos y dedicado a ellos.

    Ahora es todo una carrera contrareloj en la que el tiempo pasa volando y siempre voy a contra pie.

    Mi trabajo me exige gestionar las reclamaciones y quejas de los clientes y la semana pasada tras una gran bronca con un cliente me di cuenta que mi paciencia no da para atender a personas hiper exigentes y en muchos casos muy maleducadas.
    Luego llego a casa y la verdad es que la niña es tan alegre y divertida que es capaz de hacer que me olvide de toda la basura emocional que cargo de todo el día. El hecho de descansar mejor ha sido fundamental para llevar las casas con más filosofía y no pagar con la niña mis conflictos personales.

    En estos momentos siguiendo la filosofía Psicosupervivencia estoy probando ideas que me permitan reforzar lo positivo en mi vida ( infinitamente mayor ) y corregir las actitudes o pensamientos que me lastran.

    Estoy volviendo poco a poco y por supuesto a nivel de principiante total a acercarme a blogs y libros de filosofía porque estoy ya un poco cansado de gurus de YouTube que tienen un mensaje que siempre me parece bonito por fuera pero hueco por dentro.
    Leí el otro día que en la Grecia antigua el modo de vida del filósofo y su doctrina eran uno, es decir, tu vida tenia que ser en cierto modo testimonio del éxito de tus ideas.

    En eso estamos de momento.

    Un saludo.

    • Marina abril 21, 2019 at 6:58 pm #

      Muchas gracias por comentar y compartir cómo te va todo, Iker. Me ha gustado mucho leer tu Psicoletter. Tiene que ser una gozada tu nena a esta edad, me alegro mucho de que la estés disfrutando.

      Me ha encantado lo que dices de los filósofos, porque yo últimamente digo que soy más un filósofo de la Antigua Grecia que una psicóloga tal y como se entiende ahora. Primero, porque quiero descubrir qué significa llevar una buena vida; segundo, porque creo firmemente lo que dices acerca de convertir tu vida en tu doctrina.

      Un fuerte abrazo,

      Marina

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.