La Psicoletter de los Viernes (21.12.2018)

Aquí estoy un viernes más para contarte en qué ando metida.

Recuerda que puedes comentar y contar qué estás leyendo, reflexionando, viendo, haciendo o pensando tú.

Estoy haciendo una Tesis Doctoral sobre mis propósitos de año nuevo

Este año ha sido… raro. Como estancado. Es curioso, porque hablaba el otro día con una amiga embarazada y me decía que para ella está siendo una época de creación, expansión, apertura… Para mí, el embarazo fue como quedarme muy quietecita, hibernando en una cueva interior, mientras Alana crecía en mi panza. Ahora he salido a la luz y tengo GANAS de hacer COSAS. Así que estoy aprovechando el final de año para tratar de planear el que viene. El problema es que quiero hacerlo todo a la vez, así que llevo ya varios días dándole vueltas al asunto, escribiendo y borrando y volviendo a escribir, y sin que ninguna respuesta me satisfaga. ¿Debería ya pensar en un tema para cada mes, tipo Gretchen Rubin en Objetivo: felicidad? ¿Debería dejarme fluir y centrarme en el presente, rollito zen? ¿Es peor pasarme de ambiciosa o quedarme corta?

Cuando llegue a alguna conclusión definitiva, seréis los primeros en saberlo. No lo digo por decir: mientras trabajo en mis propósitos, estoy escribiendo un post sobre el tema que espero publicar antes de que termine el año.

Lo que estoy leyendo

Mi Tesis Doctoral de Fin de Año incluye una reflexión sobre cuál es la mejor manera de organizarme el tiempo. En medio de las dudas, he hecho lo que hago siempre: comprarme un libro sobre el tema. El elegido se llama Make Time, y de momento me está gustando un montón.

La idea principal es que si basas tu día en completar tareas y ya, te conviertes en una máquina y tu vida carece de sentido; si solo te fijas en grandes metas lejanas, corres el riesgo de aplazar siempre tu felicidad. La alternativa que proponen los autores son las highlight (en español sería algo así como «Momentos Culminantes», o MC). Se trata de momentos en tu día que no solo te ayudan a avanzar hacia un objetivo que deseas, o a hacer presente un valor que te importa, sino que también llenan tu día de significado en el presente y te hacen sentir satisfacción cuando te vas a la cama.

El proceso completo que describe el libro implica: elegir tu MC cada día (Highlight), no distraerte con nada (Laser), mantener tu energía en niveles óptimos (Energize) y evaluar al final del día (Reflect). Los autores dan varias estrategias para cada paso que puedes ir probando, sin necesidad de aplicarlas todas a diario. Me gusta que hacen hincapié en que no puedes (¡ni debes!) buscar la perfección; que el objetivo de la vida no es la productividad, sino buscar tiempo para lo que te importa. 

Es probable que Make Time influya en la forma en que voy a organizarme el año, así que seguramente os cuente algo más la semana que viene.

Así va mi PRC: Proyecto Recuperar mi Cerebro

Ya comenté en el artículo sobre un año sin Facebook que creo que aún me queda mucho por trabajar si quiero recuperar la capacidad atencional que tenía con siete años. Una de las medidas más importantes que quiero introducir es pasar días enteros sin Internet. El problema es que quiero usar esos días para escribir, y yo ya apenas sé escribir a mano, así que se me ocurrió buscar un ordenador barato de segunda mano, decirle a Pablo que usara su magia para bloquear Internet y usarlo solamente para la escritura.

Pensando en qué ordenador quería, me vino a la cabeza la idea de buscar un MacBook blanco como el que me compré en 2009. Ha sido mi ordenador más querido: en el que empecé Psicosupervivencia, escribí el primer borrador de mi novela y mantuve durante años un blog personal muy verborreico. Me encanta el tacto del teclado y me gusta que sea blanco. Me pareció una idea bonita que fuera un objeto que me conectara sentimentalmente con una Marina creativa.

Así que le dije al Universo: «Universo, ayúdame a conseguir un MacBook blanco de segunda mano para poder escribir en él». Y el Universo me respondió: «Mira en Wallapop».

Wallapop, por supuesto, tenía la solución, así que ya está en mis manos mi nuevo ordenador para la creatividad. Tengo que buscarle un nombre a cada máquina. ¿Compu Creativa vs Compu de Trabajo? ¿Ordenador del Bien vs Ordenador del Mal? Se admiten sugerencias.

El siguiente paso del PRC es conseguir también un móvil-no-smartphone para mis días sin conexión. Cuando tenga eso también listo, empezaré con 48 horas semanales sin Internet, a ver qué pasa.

¿Subí al Albaicín? ¡Más o menos!

Después de toda la semana aplazándolo, he ido esta mañana, al filo del mediodía, con la lengua fuera porque después tenía que ir a solucionar un par de cosas de los regalos de Navidad. Pero he subido. Le he dicho a Pablo: «a ver, esto ya es una cuestión de marketing. Si no cumplo mis propuestas, nadie nunca jamás confiará en mí como psicóloga. Seré como un médico que fuma».

Digo que más o menos porque no sé si hasta donde he llegado puede considerarse estrictamente el Albaicín.  Digamos que he subido lo justo como para que se viera la vista de Granada detrás de mí, poder hacerme la selfie e incluirla en esta Psicoletter.

Pero bueno. He hecho ejercicio, que es de lo que se trataba, y he vuelto a comprobar que para cumplir tus propuestas, el primer paso es hacerles un hueco en tu agenda.

Cita que me ha hecho pensar

Learning how to think really means learning how to exercise some control over how and what you think. It means being conscious and aware enough to choose what you pay attention to and to choose how you construct meaning from experience.

[Aprender a pensar significa realmente aprender cómo ejercitar cierto control sobre cómo y qué piensas. Significa ser lo bastante deliberado y consciente como para elegir a qué prestas atención y para elegir cómo construyes un significado a partir de la experiencia]

– David Foster Wallace

¡El viernes que viene tenemos Psicoletter Especial de Fin de Año! Incluirá mis mejores recomendaciones de 2018 (libros, pelis, docus, compras, apps y psicoherramientas) y una recopilación en PDF de todas las citas que me han hecho pensar. ¡No te la pierdas!

Un fuerte abrazo,

PD: Recuerda que puedes comentar y contar en qué andas tú.

5 Responses to La Psicoletter de los Viernes (21.12.2018)

  1. Camila diciembre 21, 2018 at 8:07 pm #

    Me encanta! Quiero saber como te va con eso! Me encanta leer tu psicoletter cada viernes, siempre me inspira.
    Me encantaría comenzar a desconectarme un poco también… Pero justo empecé esta semana en un trabajo nuevo que no me lo hace fácil. No tengo ni 48 libres seguidas en la semana para intentar lo tuyo…
    Pero voy a intentar encontrar mi MC, por más difícil que me sea.
    Saludos desde Argentina!

  2. Janette diciembre 21, 2018 at 8:09 pm #

    Estimada Marina;

    Gracias mil por compartir conmigo y con muchos otros tus experiencias y proyectos.

    Abrazo!

  3. Ana diciembre 21, 2018 at 11:40 pm #

    Yo soy de ponerle nombre a las cosas, mi móvil se llama nevadito y el portátil Adán. Igual ponerle un nombre que te haga empatizar con el ordenador del bien te ayuda.

  4. Fran diciembre 22, 2018 at 9:52 am #

    Muchas gracias, Marina.
    Que paséis una feliz Navidad y toda la suerte del mundo para el nuevo año.

  5. Nuris diciembre 25, 2018 at 4:02 pm #

    Enhorabuena por haber ‘subido al Albaicín’, jajaja, punto positivo!
    Para los nombres de los ordenas, yo, que también soy de poner nombres a las cosas, le pondría Yin al del trabajo y Yang (acción, crecimiento, luz…) al de la creatividad. Así no será uno malo y otro bueno, ya que todo tiene su parte contraria incluida.
    Feliz Navidad, desde Barcelona.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.