La Psicoletter de los Viernes (28.6.2019)

Aquí estoy un viernes más para contarte en qué ando metida. Encontrarás una copia de esta Psicoletter aquí para que puedas comentarla y contarme en qué andas tú.

He escrito un post

Se llama ¿Eres Paula Parálisis o Aitana Acción? y si lo lees descubrirás si tienes un patrón paralizante que te está amargando la vida y cómo salir de él.

¡Estoy en Dublín!

Me he venido a la Conferencia Mundial de la Association for Contextual Behavioral Science y estaré aquí hasta el domingo. Si estás en Dublín no te aseguro nada porque la conferencia es muy demandante y yo voy muy justita de energía, pero igual podemos tomarnos una Guinness (tú) y una cerveza sin alcohol muy rica que descubrí ayer (yo).

Vaaale, tú puedes tomarte lo que quieras. 

La conferencia me está encantando. Es como un bufé, pero de ideas. Está aquí la crème de la crème del tipo de terapia que hago yo, ACT (Terapia de Aceptación y Compromiso)?. Voy por todos lados tope de groupie en plan: ¡mira, Steve Hayes! ¡Ahí está Kelly Wilson! ¡Fírmame un autógrafo, Jennifer Villatte!

Ayer, sin ir más lejos, salí al escenario a hacer un role-play con Russ Harris, el autor de ?La trampa de la felicidad?. Russ tiene mucho que agradecerme porque estoy segura de que al menos una habitación de su casa la han pagado las decenas de personas a las que he recomendado su libro.

Aquí en una selfie que nos hicimos después del role-play. 

?

El viaje no está siendo todo mariposas y castañuelas, claro. Estoy muy cansada. MUCHO. Hoy he llorado un montón viendo a Alana por Facetime y jugando con ella a «¿Dónde está mamá?» a miles de kilómetros de distancia. 

Pero merece la pena. Porque de aquí saco las ideas que luego te traigo a ti porque creo que es importante que te enteres. 

La Psicoidea Práctica de la Semana (PPS)

¿Cómo podrías sentirte un poco tonto hoy? 

Estando aquí, me siento un poco tonta. Entre las partes de inglés que se me escapan y que todo el mundo parece tener cerebros gigantes que discuten ideas a la velocidad de la luz, a veces siento que estoy tocando algo con la punta de las manos sin llegar a verlo del todo.

Luego pienso en el gimnasio, y en cómo la repetición que hace fuerte al músculo es la que se siente un poco fuera de tu alcance. Me doy cuenta de que a veces me acomodo en lo claro, lo pragmático, lo práctico, lo que puedes aplicar aquí-y-ahora-venga-ya, y me gusta que me penetren en el cerebro ideas raras que no estoy segura de haber entendido del todo.

Así que te animo a que hoy, o mañana, o esta semana, busques la forma de sentirte un poco tonto. Quizá puedes leer o escuchar algo un poco demasiado complejo para ti, o quedar con alguien que domina un tema del que no tienes ni idea. 

La sensación de sentirse un poco tonto, además, es terapéutica. Al principio pica un poco, pero de repente piensas: «?¡eh! Que no pasa nada por sentirme tonta. Que no se ha muerto nadie»?. 

Y sonríes porque es en los vasos vacíos donde más agua entra.

Cita que me ha hecho pensar

In some ways suffering ceases to be suffering at the moment it finds a meaning.

[De alguna forma el sufrimiento deja de ser sufrimiento en el momento en que encuentra un significado]

Viktor Frankl

¡Nos vemos el viernes que viene! Un fuerte abrazo,


PD: Recuerda que puedes comentar aquí y contar qué es de tu vida (o lo que te apetezca).