La Psicoletter de los Viernes (5.10.2018)

Aquí estoy un viernes más para contarte en qué ando metida.

Recuerda que puedes comentar en este post y contar qué estás reflexionando, leyendo, escribiendo, viendo, haciendo, probando, etc… tú.

No, aún no he tenido a la niña

En dos días salgo de cuentas, pero Alana parece estar muy cómoda y feliz dentro de mi panza.

¿Por qué tengo esa cara en la foto? Pues no me acuerdo, pero Pablo me sacó otras dos en las que trato de posar y sonreír y se me ve barbilla doble, así que pongo esta porque así al menos estoy casual y graciosa, y parece que no salgo mona porque ni siquiera lo estoy intentando.

Las correas sobre mi monstruosa panza sirven para comprobar que Alana sigue bien y que no se está quedando sin espacio o sufriendo de ninguna otra forma. De momento, todo correcto. Si para el 17 no me he puesto de parto, me ingresarán un par de días después y me inducirán. Mandad vibraciones a mi útero para que se dé por enterado y no tengamos que llegar a esos extremos.

Para gestionar el aluvión de bienintencionados mensajes de Whatsapp preguntándome si ya he tenido al bebé, me he puesto esto como foto de perfil:

Aun así, la gente me escribe y me dice «jajaja, qué graciosa tu foto de perfil! Entonces, ¿cómo vas? ¿Estás ya de parto?».

Al menos, todavía no he llegado al punto en el que te empiezan a decir cómo provocarlo. Lo peor del asunto es que yo he hecho lo mismo con otras embarazadas; concretamente, con una amiga que parió hace un mes y a la que le di una charla gratis sobre la estimulación de pezones y sus propiedades inductoras. Ah, la maternidad y el karma: cuántas lecciones que tienes que aprender una y otra vez.

Mientras Alana se decide, me paso el día haciendo listas y tratando de prever TODOS los posibles problemas del posparto: desde los puntos potorriles hasta que Pablo y yo nos odiemos, pasando por que la niña tenga cólicos o a mí me dé depresión. Soy como una enciclopedia del pesimismo.

Para que esto siga siendo una Psicoletter y no una TeCuentoMiVidaLetter, diré que plantearse lo peor que puede pasar es un buen recurso, siempre y cuando te lleve a la acción y no al bloqueo mental. Desde el punto de vista de ACT (Terapia de Aceptación y Compromiso), no importa que los pensamientos sean positivos o negativos, sino que te sirvan o no para ser más flexible y adaptarte mejor a lo que te pasa.

Los estoicos también utilizan la técnica de imaginar lo peor que puede pasar y lo llaman visualización negativa. Cuando has encontrado lo que puede salir mal, tienes dos opciones: pasar a la acción para prevenirlo, si es posible, o manejar tus expectativas y tu reacción, si no lo es. Pablo practica mucho la visualización negativa y luego me cuenta, todo contento: «¡hoy estuve imaginando que te morías!». Y yo: «¡qué bien, cielo!». Somos gente rara.

Aquí tienes un artículo para saber un poco más sobre la técnica: Cómo la estoica visualización negativa te ayuda a ser más feliz.

Lo que estoy leyendo

Para tener una visión un poco más equilibrada sobre la lactancia y sus beneficios mágicos, me he empezado hoy Bottled Up: un libro crítico con la presión que se está ejerciendo sobre las mujeres para que amamanten pase lo que pase. Antes de que nadie me lapide al grito de «¡la leche materna es lo mejor, no te dejes presionar por la malévola industria del biberón!», diré que me he leído varios libros pro-lactancia, he ido a un grupo de apoyo, me he informado y estoy comprometida con darle un intento sincero. Me estoy leyendo este libro para conocer todas las versiones del asunto.

Docus, series, pelis, etc

¡Ha salido la nueva temporada de This is Us! AMO esa serie. Amo a sus actores, sus historias y, sobre todo, la forma tan original en que está contada. Además, por alguna misteriosa razón, nos faltaban tres capítulos de la temporada pasada, así que hemos podido ver varios seguidos y quitarnos un poco el mono post interrupción veraniega.

VED LA SERIE. ¡Ahora! Es fantástica.

Oh My God, ¡acabo de ver que también ha empezado de nuevo The Good Place! ¡VIVA! Creo que ya hablé de esta serie hace unos meses, pero lo repito por si acaso: es original, divertida, graciosa y loca. Y un poco siniestra. Muy, muy recomendable.

Cita que me ha hecho pensar

Question with boldness even the existence of a God; because, if there be one, he must more approve of the homage of reason, than that of blind-folded fear.

[Cuestiona con audacia hasta la existencia de algún Dios, puesto que, si hay uno, hallará mayor agrado en que le veneren con la razón antes que con el temor ciego]

– Thomas Jefferson

(Gracias a Marga por la traducción correcta de esta cita)

¡Hasta el viernes que viene… o hasta después del parto, quién sabe!

Un fuerte abrazo,

PD: Recuerda que puedes comentar y contar en qué andas tú.