La solución para empezar a cumplir (por fin) tus sueños
(parte 6 de 6)

Tres maneras de empezar a comunicarte hoy con tu yo del presente


Un manifiesto de Psicosupervivencia

Te decía hace un momento que la única manera de pasar a la acción de una vez y para siempre es comprender al yo del presente y comunicarte con él.

Aquí tienes tres formas sencillas de empezar hoy:

Primera manera: anticipa y prepárate

La primera manera de comunicarte con tu yo del presente es que preveas cómo te vas a sentir y qué vas a pensar en el momento de la acción.

A pesar de que para tu yo del presente tus excusas son razones, tu yo del pasado todavía puede darse cuenta de que son excusas.


(No siempre... pero sí más a menudo)

Así que si tu yo del pasado etiqueta las historias que te traerá tu mente como «historias a las que no tienes por qué obedecer», será más probable que tu yo del presente lo recuerde.

IMPORTANTE: he dicho «probable», no «seguro», porque las historias de la mente son como camaleones: cambian de color para seguir camuflándose.

Que no, de verdad, que no soy una excusa. Que soy un pensamiento tope de razonable.

Por eso es súper importante que prestes atención a todas, y quiero decir TODAS las historias que puedan surgir.


Porque no solo serán pensamientos negativos.

A veces serán pensamientos positivos («lo que necesito ahora es cuidar de mí misma»), o racionales («elijo no hacer esto siendo consciente de las consecuencias»).

Por bien que suenen, puedes identificarlos como excusas muy fácilmente:

EXCUSA: todo aquello frente a lo que te paralizas

y eliges no actuar (por muy cierto que parezca).

Que algo sea «verdad» no quiere decir que no sea una excusa. De hecho, si funcionan como excusas es porque ¡son verdad! Pero solo en parte. 


Las excusas solo te cuentan la parte de la verdad que tu mente quiere oír.

Por ejemplo: si no quiero ir al gimnasio porque estoy cansada... ¡es verdad que estoy cansada!

Pero también es verdad que me importan mi salud y mi forma física, y que si no voy ahora, no lo haré en todo el día y me sentiré mal.

ACCIÓN PRÁCTICA Nº 1: haz aquí y ahora una lista de

todas las historias que tu mente puede contarte cuando le 

llegue el turno al yo del presente.

Segunda manera: provoca a la bestia

Hay historias obvias que seguro que eres capaz de anticipar...

...pero hay otras historias que no aparecerán hasta el momento de la acción y que, precisamente por eso, te sorprenderán y convencerán.

Yo las llamo las historias ninja. Son tan escurridizas que solo puedes enfrentarte a ellas de dos formas:

Forma número 1: cultiva UNAGI.

Forma número 2: Convoca a tu yo del presente para que te diga sus excusas, igual que convocabas a los espíritus con la Ouija en las fiestas de pijamas.

La Ouija de la procrastinación (diseño propio pendiente de patente)

Piensa AHORA en hacer algo que llevas tiempo atrasando. 


¿Qué pasaría si te dijera que lo hagas hoy mismo, justo después de terminar de leer esto? ¿Que empieces con un paso muy, muy pequeñito?


¿O, mejor aún: que cierres el ordenador o apagues el móvil y, simplemente, lo hagas?

¿Qué historias te trae tu mente?

¿Es la historia de «para qué voy a dar un paso pequeñito hoy, si mañana lo voy a dejar»? ¿La de «no tengo tiempo»? ¿La de «esto les servirá a otros, a mí no»?


¿La de «este no es el momento»? ¿La de «necesito preparación»?

Lo que salga ahora mismo, en este preciso instante… es casi con toda probabilidad lo que te está fastidiando el resto de tu vida.

Asegúrate de tomar nota y de etiquetarlo en tu mente como «historias», «excusas» o, como les llama mi amiga María, «bloqueadores del comportamiento».

(En realidad, «bloqueadores del comportamiento» es un nombre un poco engañoso ese. No son las historias las que te bloquean. Eres tú quien se paraliza.


Pero bueno; las sutilezas son lo de menos)

ACCIÓN PRÁCTICA Nº 2: piensa ahora mismo en empezar HOY tu proyecto y anota las historias que te vienen a la mente

Tercera manera: recuérdale a tu yo del presente tus momentos clic

Estoy segura de que leyendo este artículo, has tenido unos cuantos momentos clic. De esos en los que dices: «¡ajá! Así que esto es lo que me pasa».

En psicología los llamamos insights, casi nunca sirven para nada y estoy segura de que ya puedes imaginarte por qué:

Porque quien tiene momentos clic es tu yo del pasado. Y si fuera tu yo del pasado el que dirige tu vida, no tendrías ningún problema.

Peeero… si te concentras en recordarle al yo del presente sus momentos clic, de nuevo estás aumentando tus probabilidades de actuar.

¿Cómo puedes hacer esto?

Puedes usar recordatorios físicos o digitales.


O una de mis tácticas favoritas: ponerte alarmas en el móvil y añadir tu momento clic como etiqueta.

Puedes ponerte post-it en la pantalla del ordenador donde quieres aprender diseño web o en la bicicleta en la que quieres montar más a menudo.

Mientras más te lo repitas, más probable será que el mensaje le llegue a tu yo del presente en el momento de la acción y que ese recordatorio le sirva para elegir de forma distinta.

ACCIÓN PRÁCTICA Nº3: anota los «momentos clic» que has tenido leyendo este manifiesto e incorpóralos al menos en dos recordatorios (uno físico y uno digital)

Espero que estas tres maneras te hayan servido.


Si crees que has tenido suficiente, te propongo un desafío: hoy mismo, HOY, da un primer paso hacia aquello que es importante para ti.

  • Escribe un párrafo de tu tesis.
  • Sal a la calle y haz cinco fotos con la cámara réflex que te regalaron.
  • Registra un dominio para tu blog.
  • Ve a informarte de los horarios de yoga en el estudio de al lado de tu casa.

Después mándame un mail a marinadiazc@gmail.com y me lo cuentas.

Peeeero si nada más pensar en ello te salen excu… digo, razones («hoy, precisamente hoy, no puedo»)…

…o si temes que hoy vas a hacerlo pero solo como efecto secundario de este artículo, y después va a seguir todo igual

... o si no quieres limitarte a hacerlo, sino que quieres entender y replicar tu capacidad para elegir la acción...

Tengo algo para ti:


Ideas clave de la sexta parte:

  • 1. El secreto para pasar a la acción es comunicarte con tu yo del presente. Para ello:
    • - Identifica las historias que van a aparecer.
      - Convoca a tus historias ocultas («historias ninja») pensando en empezar a actuar HOY.
    • - Recopila tus «momentos clic» y recuérdatelos a menudo.
  • 2. Comprueba la efectividad de tus medidas actuando hoy.
  • 3. ¿No ves claro empezar hoy? Echa un vistazo a esto

Un manifiesto de Psicosupervivencia en 2019      -       Aviso legal         Protección de datos