El 24 de enero es el día más deprimente del año. ¿Sabes por qué?

Te cuento las razones para que no te pille por sorpresa

Unos investigadores del Reino Unido calcularon hace años que
el 24 de enero es el día más deprimente del año.

¿Por qué?

Pues estoy segura de que te lo puedes imaginar.

¿Qué pasa el 24 de enero? O, más bien... ¿qué NO pasa?

En primer lugar, la Navidad ya queda lejos

Se van los momentos de jolgorio y panza llena y solo te quedan kilos de más que perder antes del verano.

(Y si eres, como yo, anti-navidista introvertido, entonces peor me lo pones, porque las Navidades habrán acabado con tus reservas de ecuanimidad para todo el año siguiente).

En las rebajas solo hay ropa que no te pondrías ni para el día que lo tienes todo en la lavadora.

Estás en la ruina.

Hace mal tiempo.

Todo mal.

Pero la razón real por la que los investigadores calculaban que ese, y no otro, es el peor día del año...

... es porque es el día que te das de bruces con la realidad.

¿Sabes cuánto tarda la gente de media

en abandonar sus propósitos?

Sí, esas buenas intenciones maravillosas que escribimos en un papel en torno al 31 de diciembre.

Esas metas que no por ser clichés (dejar de fumar, apuntarme al gimnasio) son menos importantes.

¿Cuánto?

Prepárate, porque es deprimente:

Entre seis y siete días.

No llegas ni a la semana.

Muy triste.

Así que han pasado ya tres semanas y este año ya tienes claro que no va a ser el tuyo.

No será el año en que, por fin, cambias y empiezas a disfrutar de los resultados de tus esfuerzos.

Será como el anterior, o peor.

Pero lo peor de no cumplir propósitos no es no cumplir propósitos

A ver, entiéndeme: es una m**rda no cumplirlos.

No vas a sentir lo que se siente con un cuerpo ágil, unos pulmones limpios, un negocio online que te dé libertad financiera...

... una novela escrita, un hábito de yoga, más amigos, una pareja...

... una mejor relación con tus hijos, una casa ordenada, un trabajo nuevo...

... pero lo peor no es eso.

Lo peor es que te conviertes en tu peor amigo.

No en tu peor enemigo, no. Un enemigo te odia abiertamente, te critica y traiciona.

Un mal amigo dice que va a estar ahí para ti, pero no lo está.

Un mal amigo promete, promete... y luego te falla.

Si tienes el hábito de no cumplir las metas que te marcas, eres el tipo de persona que no cumple las promesas que se hace a sí mismo

¿Y qué consecuencias crees que tiene eso en tu autoconfianza? ¿En tu autoestima? ¿En todas las cosas estupendas que empiezan con auto-?

(Spoiler alert: no muy buenas).

PERO.

NO TEMAS.

Que te traigo algo que te puede ayudar.

Antes, dos advertencias que pongo grandes para que nadie se despiste:

1. Lo que voy a presentarte a continuación es un taller en directo. Requerirá tu participación simultánea en vídeo (mostrando tu cara) con los demás participantes. Se mandará grabación, pero no te apuntes solo para eso porque no te va a merecer la pena.

INSISTO: NO te apuntes si no puedes venir en directo.

La única opción alternativa es que busques a alguien con quien trabajar en persona y veáis juntos la grabación. Si es así, ¡adelante!

2. El contenido que te voy a presentar salió en mi membresía, El Club del Cambio, en diciembre de 2020. Si lo compraste, puedes venir al taller con un gran descuento. Habrás recibido un mail al respecto; si no lo tienes, escríbele a Javier a javier@psicosupervivencia.com.

¿Claro-cristalino?

Pues te cuento lo que traigo hoy.

Se trata del taller Cómo cumplir metas recalcitrantes.

¿Es un buen nombre? No lo sé. Se me ha ocurrido la palabra esta mañana: RECALCITRANTES, y he pensado «qué buena palabra, la voy a usar».

¿Qué es una meta recalcitrante?

Es esa que ya te has propuesto pero se te resiste, una y otra vez, una y otra vez.

Y cada vez que lo intentas, es un nuevo golpe a tu confianza en que eres capaz de hacer lo que te propones.

Un nuevo bajón de autoestima. Una nueva prueba para tu mente de que eres un desastre y nunca conseguirás nada.

Te cuento algo:

La mayoría de la gente hace una de estas dos cosas cuando se plantea metas...

... o se pone exactamente la misma que el año anterior sin cambiar nada...

... o elige una nueva y brillante que no tiene nada que ver con lo anterior, a ver si así esta vez suena la flauta.

Pero si no aprendes de tus errores, ni la meta antigua ni la nueva se van a hacer nunca realidad.

Por eso, en el taller Cómo cumplir metas recalcitrantes te pediré, en primer lugar, que pienses en metas que se te han resistido mucho tiempo.

Y después les daremos vueltas y aplicaremos, una por una, nueve estrategias que casi seguro que no se te habían ocurrido antes.

Además, lo haremos en formato taller: nos dividiremos en pequeños grupos donde podrás compartir tus reflexiones, escuchar las de otros y darles ideas

Porque la teoría está muy bien, pero si no te pones en marcha, no servirá de nada.

Y al final, tendrás la oportunidad de formar un grupo/pareja de accountability (seguimiento y apoyo mutuo) para que sigáis en contacto en 2022 y no os despistéis con lo que hayáis sacado en claro del taller.

(Esto es completamente voluntario, pero nadie que quiera se va a quedar sin compañero de fatigas).

¿Qué vamos a aprender en el taller?:

Recuerda que es un taller y no una masterclass. A medida que vayamos avanzando, pausaremos para que hables dentro de un pequeño grupo y pongas en común tus aprendizajes y reflexiones

El taller será el domingo 19 de diciembre a las 5 de la tarde, hora de Madrid. Estaremos unas tres horas.

Será intenso pero increíble, brutalmente útil.

Acabarás con energía, ideas y un mapa para el cambio en el año que viene.

No saldrá de nuevo hasta diciembre de 2022 (si sale) y para entonces valdrá, seguro, más de lo que cuesta ahora.

¿Te interesa?

Cumple tus metas recalcitrantes

y construye un tú digno de confianza en 2022

89 euros

Días
Horas
Minutos
Segundos

El taller tendrá lugar el 19 de diciembre a las 5 pm de Madrid.

PREGUNTAS FRECUENTES:

El taller es el domingo 19 de diciembre a las 5 pm de Madrid. Durará unas tres horas (haremos un descanso en medio). Se impartirá vía Zoom (es indispensable que lo instales en tu ordenador para poder usarlo y que compruebes con suficiente antelación que puedes acceder y que tu conexión, audio y vídeo funcionan correctamente).

A lo largo del taller, hablarás con tus compañeros para poner en común lo que vas aprendiendo. Esto reforzará enormemente tu aprendizaje y te ayudará a generar ideas y comprometerte con ellas.

La única opción que se me ocurre es que busques a alguien en tu vida real (pareja, amigo, vecina, quien sea) con quien hacer el taller de forma presencial viendo la grabación.

Puede ser una experiencia muy bonita para ambos y, sin duda, le sacarás un montón de partido.

Si solo puedes ver la grabación, sin duda vas a obtener información valiosa, pero te va a salir un poco más caro de la cuenta, en mi opinión (aunque, si cumples tus metas con esa información, igual te compensa).

No; es indispensable que asistas con la cámara encendida. Imagínatelo como un taller presencial de toda la vida. No irías con capucha, ¿a que no?

Si vienes solo con sonido, te pediremos amablemente que actives la cámara; si decides que no, podrás ver el resto del taller, pero no formarás parte de los grupos de trabajo.

Las instrucciones te llegarán por mail después de inscribirte, pero te anticipo que solo vas a necesitar traer pensadas las metas en las que quieres trabajar y contestar tres preguntas respecto a ellas. Tardarás más o menos media hora. Mientras antes te apuntes, más tiempo tendrás para hacerlo.

Si llegas al taller sin esto hecho, podrás completarlo sobre la marcha, pero le sacarás menos jugo.

En principio, no. Piénsalo bien antes de entrar, asegúrate de que puedes asistir y comprométete con ello.

Si después tienes un imprevisto terrible de salud, familiar o lo que sea, podemos hablarlo pero, por favor, no abuses de mi confianza (nunca nadie lo hace y si empezamos ahora, para la próxima no habrá excepciones y lo sufrirán otros).

Sí, pero si no puedes venir en directo, te recomiendo encarecidamente que no te apuntes. La mayor parte del beneficio de este taller la obtendrás si participas y puedes hablar con otros.

Hacerlo presencialmente con alguien es una buena opción para los que no tenéis disponibilidad el día del taller.

Si no puedes hacerlo con nadie y, aun así, te empeñas en apuntarte para que te mande la grabación, tú mismo-barrita-a, pero no se harán descuentos por no venir en directo.

Sí, te enviaré las diapositivas para que puedas repasar el contenido cuando lo desees.

¡Sí! Es el número de diciembre de 2020 de mi membresía, El Club del Cambio, con ligeras variaciones que incorporan lo que he aprendido después.

Si tienes el número, te he mandado un cupón para que puedas anotarte al taller con un gran descuento. ¿No te ha llegado? Escríbele a Javier y él te lo manda → javier@psicosupervivencia.com.

Si quieres aumentar radicalmente tus posibilidades de cumplir esas metas que se te resisten en 2022, esta es una gran oportunidad para actuar y no sencillamente acumular información que no vas a poner en práctica. Es la primera vez que hago un taller de este tipo en Psicosupervivencia y no sé si lo repetiré.

Si en tu día a día echas en falta a más gente friki con la que hablar de temas de desarrollo personal, esta es una fabulosa ocasión para conectar con ellos y poder seguir en contacto durante el año. De este taller puedes sacar no solo contenido valioso, sino amigos para toda la vida.

¿Te animas? A por ello.

Cumple tus metas recalcitrantes

y construye un tú digno de confianza en 2022

89 euros

Días
Horas
Minutos
Segundos

El taller tendrá lugar el 19 de diciembre a las 5 pm de Madrid.

¡Seguimos en contacto!

Para dudas, preguntas, etc., puedes escribirme a marina@psicosupervivencia.com y te contestaré lo antes posible.

Marina de Psicosupervivencia

¡Nos vemos dentro!
Abrazos,

Firma de Marina
Psicosupervivencia - Psicología pragmática y autoayuda no convencional

Hecho con amor por Marina la de Psicosupervivencia en 2022

© Copyright Psicosupervivencia by Marina Díaz, 2022.
Todos los derechos reservados.
Diseño y desarrollo por Feeling Studio.