Cinco maneras de salir de Autoayudalandia

Escribir aquí me genera cierta mezcla de sentimientos positivos y negativos. Por una parte, veo que la gente sufre y me encantaría disminuir en algo ese sufrimiento. Por otra, en un universo saturado de libros, cursos, talleres, terapeutas y coach de Psicología y Autoayuda (en adelante, PyA), no es que no tenga claro que pueda aportar algo nuevo, sino que ni siquiera sé si será beneficioso.

Me explico.

El bienestar se ha convertido en un objeto de consumo como cualquier otro. La sociedad de consumo se basa en mantener un equilibrio delicado entre satisfacción e insatisfacción. Sabe que la mente humana funciona así: deseamos algo hasta que lo tenemos, luego experimentamos un breve momento de satisfacción y enseguida queremos algo nuevo. Por eso el mercado se diversifica de la forma en que lo hace. Por eso salen a la venta nuevas versiones, distintos colores, modelos con cambios mínimos sobre el anterior.

La idea clara que transmite la sociedad de consumo es que mientras más, mejor. Para qué tener una chaqueta pudiendo tener cuatro. Para qué tener un par de zapatos pudiendo alternar entre planos, botas, tacones, bailarinas y mocasines. El peligro de esta idea trasladada al mundo del bienestar es que para construir un negocio que funcione, el cliente nunca debería estar satisfecho. Mientras más libros, cursos, talleres y consultas consuma, mejor para el negocio.

Hace algún tiempo leí en un artículo que el tiempo que la gente pasaba viendo programas de cocina era inversamente proporcional al que pasaban cocinando. Por algún motivo, el hecho de ver cómo se cocina hace que creamos que realmente estamos cocinando más o, por lo menos, poniendo más de nuestra parte para hacerlo. Me pregunto si no existirá un mecanismo parecido en el mundo del crecimiento personal; si no correremos el riesgo de pensar que estamos viviendo mejor sólo por leer o aprender cómo vivir mejor.

La Vida Verdadera no tiene, en mi opinión, nada que ver con los libros, y mucho menos con los blogs o con las redes sociales. Está hecha de actividades reales en el mundo real, de contacto verdadero con gente de carne y hueso. A mí me encanta Internet. Soy una de esas personas que saca el smartphone cada diez minutos para ver qué hay de nuevo, y cuando se cae al suelo, le doy besitos y le pido perdón. Utilizo las redes sociales y Skype, tengo varios blogs. Aun así, nada de eso puede compararse con un día escalando, una buena conversación frente a un café o una noche de sexo.

La terapia ideal para mí es la que produce cambios reales. Cambios que los demás pueden observar y atestiguar. Nada de cambios interiores y misteriosos que consisten en reducir ligeramente esa ansiedad difusa que nos atenaza. Yo me pongo contenta si un paciente me dice que está más tranquilo, pero me pongo aún más contenta si sé que ha empezado a ir al gimnasio, se ha atrevido a hablarle a la chica que le gustaba o ha dejado de vomitar después de comer. Eso son cambios y eso es vida.

Aplica la regla del 90/10 en tu consumo de autoayuda y psicología. Menos es más. Mientras menos reglas, instrucciones, conocimientos y ejercicios tengas que integrar en tu vida, más tiempo tendrás para vivirla. Pasa un 10% del tiempo aprendiendo teoría y un 90% poniéndola en práctica. No leas más de dos o tres post seguidos de éste o de cualquier blog. Por mi parte, me comprometo a proporcionarte siempre ideas que puedas poner en práctica lo antes posible y a darte una virtual patada en el culo para que salgas al mundo. Tú comprométete a actuar en la esfera real antes de seguir avanzando en la virtual.

Aquí te dejo cinco ideas para que autoayudalandia no te atrape.

1. Examina los libros de PyA que tienes en tu estantería. ¿Cuánto de ellos has puesto verdaderamente en práctica? ¿Cuántos se han traducido en cambios reales en tu día a día?

2. Observa los que no cumplen esos requisitos. ¿Es un error de planteamiento? ¿Son poco prácticos? Si es así, deshazte de ellos. Lo digo en serio: sal ahora de casa y tíralos literalmente a la basura. O regálalos. Tú no has pagado para perder el tiempo.

Si piensas que el problema es tuyo, selecciona aquellos que aún crees que podrían ayudarte a vivir mejor y comprométete a no comprar ninguno nuevo hasta que no hayas experimentado en la Vida Verdadera con lo que esos te proponen.

3. Analiza el tiempo que pasas en clases, talleres o terapias destinadas a hacerte sentir mejor. ¿Están influyendo positivamente en el resto de tu vida? ¿Eres capaz de trasladar lo que aprendes allí a la Vida Verdadera? Si no es así, bórrate.

4. Si estás yendo a terapia, reflexiona también sobre los cambios que ésta ha introducido en tu vida. Todos salimos mejor de la consulta del psicólogo. Que nos escuchen es agradable, y que alguien nos preste toda su atención nos reconforta. El problema es que ese bienestar se diluye pronto. Una semana tiene 168 horas. Está bien que la del psicólogo sea agradable, pero pregúntate qué está pasando con las restantes 167.

5. Únete a una actividad que no tenga nada que ver con la mejora personal, simplemente por el hecho de disfrutar el rato que pasas en ella.  Casi todo puede ser terapéutico si se practica con la energía y el compromiso suficientes. Si un paciente me plantea que no sabe si seguir jugando a fútbol los miércoles con los colegas o asistir a una terapia de grupo, yo le diría: juega a fútbol. ¿Qué hay más terapéutico que eso? Estás con gente, haces deporte, sueltas tensiones y te ríes. Aprendes sobre trabajo en equipo, relaciones humanas y gestión del esfuerzo. Vamos a terapia para vivir mejor; no dejemos lo que nos hace vivir mejor para ir a terapia.

Ojo, que creo que pasar un 10% del tiempo en Autoayudalandia sí es beneficioso. Seguir aprendiendo y llevar cierto registro de nuestra trayectoria y decisiones es necesario. Debemos reservar parte de nuestro tiempo para reflexionar sobre la vida que llevamos y no encontrarnos con que nos hemos perdido dejándonos llevar por la rutina. Pero mantengámoslo en ese 10%.

Convertirnos en consumidores compulsivos de autoayuda y psicología tiene que ver con querer traer al presente lo que sólo podrá darse en el futuro. La teoría no tiene sentido si no añadimos acción para llevarla a cabo y tiempo para observar los resultados.

Si quieres más detalles sobre cómo solucionar tus problemas, vivir con sentido y ayudar a los demás, te interesará el Mini Curso de Introducción a la Vida Jipi. Accede gratis suscribiéndote a la lista de correo; además, recibirás los artículos del blog en tu bandeja de entrada, las contraseñas para el contenido protegido y mucho más.

¡Recibe el curso!

Captura_de_pantalla_2015-09-22_18.33.12

Suscríbete a Psicosupervivencia y recibe gratis el MIni Curso de Introducción a la Vida Jipi.

El spam me gusta tan poco como a ti. Powered by ConvertKit

12 Responses to Cinco maneras de salir de Autoayudalandia

  1. Eve enero 11, 2013 at 5:21 pm #

    Genial Marina, me alegro de que hayas empezado el año con un nuevo blog.
    El artículo es de los mejores, porque la única manera de obtener cambios reales en la vida, es saliendo a la calle y hacer cosas.

    La única manera de mejorar cualquier tipo de habilidad, es poniéndola en práctica, por muchas veces que leas una indicación en un libro de autoayuda, hasta que no lo realices, hasque no lo hagas una parte de ti por medio de la práctica no servirá de nada.

    Sigue así.
    Un beso!

    • Marina enero 11, 2013 at 9:46 pm #

      ¡Muchísimas gracias! Yo también pienso que ha sido un buen comienzo de año y un genial regalo de reyes.
      Me alegro un montón de que estés de acuerdo. El movimiento se demuestra andando. Nadie aprende a nadar, a bailar o a escalar sólo leyéndolo en un libro, y la vida no deja de ser una actividad física en un mundo real.

      Un beso gigante :*

  2. Elsa enero 11, 2013 at 8:22 pm #

    Conocí a una partera en Brasil que me contaba que su ideal era erradicar la partería para devolver el poder de parir a las madres. Me recuerdas a ella en versión psicológica.

    ¡Tu web es única y maravillosa!

    • Marina enero 11, 2013 at 9:47 pm #

      Yo conocí una vez a una terapeuta gestalt que decía que ella era partera de personalidades, así que igual tenemos más en común tu amiga de Brasil y yo de lo que pensamos.

      ¡Tú sí que eres única y maravillosa!

      Te quiero mucho. Besos.

  3. Violeta enero 12, 2013 at 7:33 pm #

    Oooh por favor, pero cuánta razón tienes. Yo creo que me paso mucho del 10%, y mira que has dado buenos consejos en el blog, pero puede que éste sea de los mejores. A veces creo que me paso más tiempo pensando en cómo estudiar que verdaderamente estudiando. Al final es otra forma más de procastinación, te crees que estás haciendo algo cuando en realidad sigues posponiéndolo. A ver si salgo de Autoayudalandia, que es más grande y con más pasillos que el Ikea.

    • Marina enero 13, 2013 at 9:07 am #

      Jajaja entiendo lo que dices, Violeta. Cuando yo estudiaba el PIR, me enganché a una página sobre técnicas de estudio y pasé un montón de tiempo leyendo y escribiendo sobre el tema. Al final, sin embargo, lo que me dio la plaza fue aplicar esos conocimientos. Mejor poner en práctica la mitad que saberlos todos.

      Me meo con la comparación con IKEA. Estoy imaginando naves y naves industriales llenas de libros y de gurús que te dicen “quédate con nosoootros” en plan zombi. Ánimo para salir de ahí.

      Un abrazo enorme.

  4. Caro chan junio 19, 2013 at 6:17 pm #

    Me planteo un dilema…por mi trabajo tengo muchas horas muertas y en ellas leo todo, cuando digo todo es TODO, lo que cae en mis manos de autoayuda…me descargo a mi ebook todo lo que puedo bajar…entonces lo estoy haciendo al reves, dedico el 90 a leer y el 10 a vivir…tampoco es que tenga demasiado tiempo libre, cuando no estoy leyendo le doy demasiadas vueltas a las cosas y al final termino con una nubecita negra en la cabeza…me encantaria poder seguir tu consejo, por ahora dejo tu blog para no saturarme…te leo mañana!

  5. Dennis Leyton septiembre 18, 2016 at 4:56 am #

    pero cuanta razón! Por eso es que no me gustan los artículos largos en blogs, cuando veo que me va a llevar 20 minutos, o lo escaneo rápidamente o no lo leo, y hago el máximo intento por no hacer lo mismo en el blog, porque es que sencillamente hay MUCHA información ahi afuera, y al fin y al cabo lo que va a calar dentro de uno es probablemente una o 2 ideas dentro de un artículo, asi que por qué adornarlo con 2000 palabras y dejar esa idea para el final? 😀
    En fin, que hay que vivir la vida y caso todos sabemos lo que tenemos que hacer para mejorarla, simplemente no queremos hacerlo

Trackbacks/Pingbacks

  1. Cómo hacer las mejores palomitas del mundo | Psicosupervivencia - febrero 10, 2014

    […] clave: sólo los que hayan puesto en práctica la receta habrán comido ricas palomitas. Recuerda: leer no es hacer, así que en las palomitas, como en la vida, si quieres conseguir resultados, más te vale emprender […]

  2. Guía Definitiva para Confiar en Ti Mismo | Psicosupervivencia - mayo 27, 2015

    […] un compañero le dijo que tenía que aprender a decir: “me equivoqué y se murió”. En Autoayudalandia es común decir que “no hay errores, solo oportunidades”. Pero cuando te equivocas y alguien se […]

  3. Cómo vivir el presente sin estresarse | Psicosupervivencia - septiembre 15, 2016

    […] frase me ha quedado asquerosamente de Autoayudalandia y Muro de Facebook, pero me da igual. La idea es que cuando vayas de círculo en círculo y llegues […]

  4. La escritora de tu vida | 6 formas diferentes de conocerte a ti misma - octubre 26, 2016

    […] Marina habla de psicología práctica. ¿Qué significa esto? Que no se dedica a escribir un texto motivacional y se queda tan ancha. Al contrario, siempre te da pequeñas herramientas para que puedas tomar acción. Porque la verdad sobre todo este asunto del crecimiento personal es que, para que sea verdadero, tiene que provocar cambios en tu vida real. Lo tienes mejor explicado en 5 maneras de salir de autoayudalandia. […]

Deja un comentario