Hackea tu insomnio

Hoy me he despertado a las siete, lo que no tendría nada de raro si no fuera porque: 1) he dormido del tirón y me he levantado descansada y llena de energía; 2) es domingo 6 de enero y llevo dos semanas de vacaciones y 3) no he tenido que ponerme el despertador.

Yo nunca he tenido problemas para conciliar el sueño. Es de estas cosas de mí misma de las que me sentía orgullosa: como si poder dormirme con facilidad atestiguara que tengo la conciencia tranquila. Hace unos meses, sin embargo, empecé a tener lo que en psicología se conoce como sueño fragmentado, y que quiere decir básicamente que te levantas en medio de la noche despejadísima y te cuesta un montón volver a dormirte. El sueño fragmentado hacía polvo mis noches y me impedía descansar físicamente, pero sobre todo no me permitía descansar psicológicamente. Uno duerme, entre otras cosas, para desconectar de esta vida perra el tiempo suficiente como para encararla de nuevo con energía. Yo me metía en la cama, me quedaba frita y cuando abría el ojo eran las dos de la mañana y estaba otra vez en danza.

He utilizado el término hackear porque me gusta el concepto. Qué es un hacker sino una persona capaz de ver más allá de lo obvio y detectar los fallos del sistema. Tú y yo entramos en una página web y observamos el contenido. Nos dejamos llevar por el camino que han creado para nosotros. El hacker ve la Matrix, la manera en que el contenido ha sido construido; luego detecta sus fallos y los aprovecha en su beneficio.

Volvamos al primer párrafo. Estoy particularmente orgullosa de esto porque he solucionado dos problemas, dos. El primero, ser capaz de levantarme temprano sin protestar. No me importa nada madrugar, en serio; es más, me gusta. Me gusta estar aquí sentada, que sea de noche y escuchar los pajaritos. Me gusta la sensación de que el resto del mundo duerme y yo puedo escribir tranquila. Antes no era así. Me levantaba gruñendo y con una sensación de desesperación. El segundo problema que, de momento, he solucionado, es el del sueño fragmentado. Son dos problemas que se pueden solucionar a la vez si uno los aborda de forma conjunta. He incluido este post en la selección de inauguración de la página porque creo que levantarse temprano y mejorar la calidad del sueño pueden tener una influencia muy positiva en tu vida. Es más: si aún no has decidido qué acción única podría ser lo bastante poderosa como para mejorar todo lo demás, te animo a que pruebes con ésta.

Hay muchísima información sobre insomnio por ahí. La cuestión es que, como en todo, se nos plantean un montón de recomendaciones para poner en marcha que nos pueden saturar. Un ejemplo aquí. Yo, no obstante, soy como la mamá pájaro que mastica el gusanito antes de dárselo a sus polluelos, así que he tratado de simplificar toda la cuestión en un sencillo método por pasos.

Las recomendaciones para conseguir el sueño se dividen en dos tipos.

Las primeras tienen que ver con convencer a tu cuerpo de que tienes sueño. Son las recomendaciones de tipo: baño caliente, tilas, valerianas, técnicas de relajación, etc etc etc. Son buenas y pueden ayudar. El problema es que entonces en lugar de dormir para poder estar despiertos, convertimos nuestra vigilia en una preparación al sueño. Nos pasamos el tiempo que estamos conscientes preocupados por cómo vamos a dormir esa noche. Esto me parece un poco absurdo, así que lo voy a obviar.

En cambio, voy a basar este método para hackear el sueño en medidas que tienen que ver con devolverle al sueño su función normal y reparadora, es decir: con dormir porque lo necesitamos. Porque estamos cansadísimos y si no nos tomamos un respiro, nos dormiremos de pie, como los caballos.


Paso cero: vive mejor para dormir mejor

Un buen patrón de sueño tiene que ver con un buen patrón de vida. Si tu vida te gusta, te levantarás contento de la cama. Si te mantienes activo de cuerpo y mente, tienes proyectos que te entusiasman, relaciones personales enriquecedoras y mucho mundo interior, dormirás mejor. Si vas haciendo lo posible para solucionar tus problemas y, aunque tu vida no sea perfecta, sabes que estás en el buen camino, dormirás mejor. Pero ése es un trabajo largo y arduo, así que empecemos con el hacking del sueño propiamente dicho.


Primer paso: eliminar.

El profesor de mi primer taller de escritura decía que se escribe más con la pluma que con el lápiz. De la misma forma, la mayoría de las veces es más útil deshacernos de ideas, costumbres y objetos inútiles que adquirir otras ideas, costumbres u objetos nuevos.

En el caso del insomnio, hay algunas costumbres que es importante eliminar para no poner barreras innecesarias a la consecución de un sueño impecable. Es lógico. Si me dices que te quieres poner fuerte para escalar, pero te sobran diez kilos, lo primero que te diré es: trata de quitarte esos diez kilos, porque subir así te va a costar el doble.

¿Qué hay que eliminar para hackear el insomnio? Pues es lógico.

  • La cafeína. Toda. También la de por la mañana. Esto tiene que ver con que si tu cuerpo se acostumbra a un chute artificial de cortisol a primera hora, empezará a regular a la baja su propia producción para adaptarse. El cortisol es la hormona del estrés, y en dosis adecuadas es necesario para sacarnos de la cama y empezar el día. Por supuesto, la cafeína después del mediodía es una receta segura para el fracaso soñador.
  • El deporte y la activación excesiva a última hora. Hay quien dice que es bueno también alejarse de las pantallas, porque su luz impide la secreción de melatonina, la hormona del sueño, y dificulta que nos quedemos dormidos. Personalmente, suelo estar frente al ordenador hasta media hora antes de dormir, así que supongo que no es 100% necesario.


Segundo paso: madrugar.

¿A qué hora te quieres levantar? Mi consejo es que madrugues todo lo que puedas. Este “lo que puedas” estará definido, sobre todo, por la hora a la que puedes acostarte sin convertirte en un paria social. Madrugar voluntariamente es amor. A primera hora no hay distracciones, no hay cansancio y no hay excusas. Son momentos estupendos para dedicarse a tareas creativas o introducir ese hábito beneficioso que nunca tenemos tiempo de empezar: footing, estiramientos de yoga, meditación o llámalo X. Por no hablar de lo moralmente superior que te vas a sentir cuando estés voluntariamente en pie antes que las gallinas.

Una vez establecida esa hora, comprométete con ella. El secreto para levantarse cuando suena el despertador es el siguiente: ignora al Duendecillo Del Dormir. El Duendecillo Del Dormir (DDD) es ese ser que aparece cuando suena el despertador, ya sea por la mañana o a la hora de la siesta. Tiene habilidades oratorias dignas de un senador romano, y empezará a contarte por qué harías bien en seguir durmiendo. “Va”, te dirá, “si esto no es tan importante. Sigue durmiendo otra horita, porque si no estarás reventado el resto del día. Si en vez de coger el autobús de menos cuarto coges el de en punto, llegarás un poco más tarde, pero no pasa nada porque hoy no hay reunión, así que duerme un poco más, que te lo has ganado. Pobrecito tú”.

El DDD es un tipo listo, así que tienes que ser más listo que él. Simplemente, ignórale. No te enredes en discusiones absurdas. Tomaste esta decisión cuando tus niveles de conciencia estaban más altos. El tú del pasado, despierto y razonando a tope, sabe más que esta versión maltrecha y somnolienta de las seis de la mañana, así que hazle caso. Incorpórate, YA. Sal de la cama. Lávate la cara.

No me importa que hayas dormido dos horas. Permíteme que te repita esto: NO ME IMPORTA. No te vas a morir. No te desmayarás por falta de sueño. Éste es el primer paso para mejorar la calidad de tu sueño, así que dale una patada al DDD y sal de la cama AHORA. Enciende la luz y pega unos cuantos botes para que tu cerebro se dé por enterado y cambie el modo dormir al modo despertar.

Si consigues levantarte temprano durante varios días seguidos, ¡enhorabuena! Quizá la calidad de tu sueño haya mejorado; quizá no. Lo que es casi seguro es que la calidad de tu vigilia lo habrá hecho. Estarás empleando tus mañanas en actividades útiles o placenteras. En cualquier caso, has dado un paso muy importante y te felicito.


Tercer paso: la hora de dormir.

Si además de levantarte temprano estás logrando conciliar el sueño sin problemas, dormir del tirón y sentirte descansado, para de leer aquí. En serio. Generar soluciones para problemas que no existen es una tontería.

Si tienes dificultades para algo de lo anterior, tienes permiso para seguir.

Ok, así que ya has logrado levantarte temprano. ¡Viva y bravo! Entonces es posible que a la hora de dormir estés siguiendo una de estas estrategias

1. Te acuestas antes, infiriendo que si te levantas temprano, necesitarás irte a la cama también temprano. El riesgo que tiene este método es que si te vas a dormir sin tener demasiado sueño, puedes tener problemas de conciliación o despertarte a lo largo de la noche.

2. Te acuestas igual de tarde que antes y duermes poco.

Lo importante es encontrar la manera de acostarnos lo bastante tarde como para dormirnos enseguida y no despertarnos a lo largo de la noche, y al mismo tiempo lo bastante temprano como para dormir lo suficiente.

Aquí es donde viene el momento new age del día: escucha a tu cuerpo. Hay momentos en los que escuchar a tu cuerpo no es sensato, como cuando te dice que te atiborres de chocolate en pleno síndrome premenstrual o que te abalances sobre el maromo que te gusta sin transición. Para dormir, sin embargo, es indispensable. Recordemos que antes de meternos en esta vida absurda de hiperactivación, estrés, cafeína y Facebook, nos íbamos a dormir porque estábamos cansados, punto. ¿Te imaginas a un campesino medieval obligándose a escuchar a su cuerpo? Después de arar las tierras del señor de sol a sol, estaba tan hecho polvo que no quería más que echarse en su jergón de paja y olvidarse del mundo.

El problema es que gran parte de las actividades que llevamos a cabo antes de dormir tienen una componente adictivo que nos disocia del cuerpo. ¿Quién no ha ignorado el cansancio porque está enganchado a alguna red social o viendo una serie que le encanta? MAL. Así que es necesario seguir estos tres pasos para lograr un sueño reparador.

1. Elige una actividad no adictiva, es decir: que sientas que puedes parar en cualquier momento. No puede, por lo tanto, depender de otra persona (nada de chats) ni ser de oportunidad única (nada de programas-en-la-tele-que-no-van-a-volver-a-echar-jamás). La actividad ideal para mí es leer. El libro seguirá allí al día siguiente. Es silencioso, tranquilito y te lleva a ponerte en posición horizontal, lo que es bueno para que tu coco se mentalice de que vas a dormir en breve.

(Nota: otras actividades en posición horizontal que también dan sueño: un, dos, tres, responda otra vez)

2. Calcula el tiempo que duermes en total cuando estás en la cama. Cuenta las horas entre acostarte y levantarte, y luego elimina el tiempo aproximado que tardas en dormirte o el que pasas despierto a media noche.

Después resta media hora, por si acaso.

Luego calcula la hora a la que te vas a meter en la cama.

Ejemplo práctico: si me levanto a las seis y me meto en la cama a las once, tenemos siete horas. Si tardo media hora en dormirme, son seis y media. Resto media hora y son seis.

3. Ponte la alarma para dormir. Esto es raro, pero funciona. A la hora designada (las doce en el caso del ejemplo) ponte un despertador. Comprométete contigo mismo a que, igual que por la mañana no le vas a hacer caso al Duendecillo Del Dormir, ahora tampoco le harás caso al Duendecillo de Quedarse Despierto. Deja a un lado todos los asuntos pendientes; los resolverás mañana a primera hora. Levántate del sofá o del escritorio y ve a hacer tu actividad no adictiva.

Ahora viene el momento de escuchar a tu cuerpo. Cuando sientas que se te caen los ojos, métete en la cama, o túmbate si ya estás en ella, y duerme. Una buena forma de saber si es buen momento para dormir es preguntarte cuánto vas a tardar en quedarte frito si te acuestas ahora. Si la respuesta está entre los 5 y los 10 minutos, adelante: duerme.

De todas formas, no hay por qué complicar demasiado las cosas. Antes de empezar a hacer esto, yo me preguntaba cómo sabría cuál es buen momento para dormir. Entonces me puse a leer. Cuando me quise dar cuenta, tenía el libro bocaabajo y estaba con los ojos cerrados y casi soñando. Ése es un buen momento para acostarse.

 

Hackear el insomnio no es fácil, pero tampoco es física cuántica. Requiere esfuerzo, por supuesto, y decisión. Los pasos descritos son sencillos, pero algunos pueden costar bastante trabajo. Quitarse del café, levantarse a las seis o perderse el último programa de la noche cuesta. Pero no es duro. Como dicen los del Whole30, duro es quitarse de la heroína o superar un cáncer. Así que no pongas excusas. Mejora tu sueño. Es una parte importantísima de tu vida y una buena manera de empezar a alimentar tu tiempo consciente.

¿Tienes problemas de insomnio? ¿Qué vas a hacer para superarlos? Deja un comentario y nos lo cuentas.

[Fuentes: este método de hacking es una combinación personal entre este artículo de Steve Pavlina (en inglés), el tratamiento conductual del insomnio y mi propia experiencia, conmigo misma y con los pacientes. Experimenta con él y siéntete libre para tunearlo a tu antojo]

Si quieres más detalles sobre cómo solucionar tus problemas, vivir con sentido y ayudar a los demás, te interesará el Mini Curso de Introducción a la Vida Jipi. Accede gratis suscribiéndote a la lista de correo; además, recibirás los artículos del blog en tu bandeja de entrada, las contraseñas para el contenido protegido y mucho más.

¡Recibe el curso!

Captura_de_pantalla_2015-09-22_18.33.12

Suscríbete a Psicosupervivencia y recibe gratis el MIni Curso de Introducción a la Vida Jipi.

El spam me gusta tan poco como a ti. Powered by ConvertKit

27 Responses to Hackea tu insomnio

  1. Violeta enero 7, 2013 at 9:12 am #

    Muy buen artículo. Yo no tengo insomnio, pero sí cierta facilidad para ir atrasando mi hora de sueño y estropear todos los propósitos de levantarme temprano. Genial lo del DDD 🙂

    PD: Espero que no te moleste, porque hay gente que se ofende por ello. En el tercer paso, en el segundo punto (“te acuestas igual de tarde”), en el segundo párrafo más abajo, hay una falta de ortografía. Yo suelo ser un poquito talibana con las faltas, pero precisamente una cosa que me encanta de tu blog (y de los anteriores) es que suele tener una ortografía perfecta, así que asumo que se te ha colado al teclear como se nos puede colar a cualquiera, y te aviso de ello.

  2. Marina enero 8, 2013 at 6:00 am #

    No te preocupes, que no me ofendo. Y era una falta tan gorda (¿biene?) que CRÉEME que es un error tipográfico. Te agradezco que me lo señalaras. ¡Un abrazo!

    • Francisco julio 31, 2014 at 10:14 am #

      Sin duda es un “lapsus calami” (error de pluma) ya que las teclas están una al lado de la otra.

  3. abuja enero 8, 2013 at 12:59 pm #

    Hola:

    Otro ratito leyendo tu nuevo superblog. Jejejejeje.
    Bueno, yo he decir aquí, que desde muy joven tuve insomnio, pero en estos momentos, suelo dormir a pierna suelta. Sobre todo, porque tengo la seguridad de que si no duermo mucho esa noche, lo podré hacer al día siguiente (cosa que no pasaba hace años). Aunque reconozco que soy un poco pesada con el sueño, mi mínimo son 7 horas seguidas; si no, estoy cansada y antes de que sea hora de descansar estoy como blandiblup.
    Lo de leer, lo he usado toda mi vida, me ayuda a conciliar el sueño, el problema son (mejor eran), las interrupciones a media noche; no se como he conseguido pasar de ruidos y problemas en general y aunque me despierte vuelvo a coger el sueño reparador.
    De todas formas, aunque durante la semana me despierte antes que las gallinas, me permito un día a la semana dormir lo que quiera, sin ponerme horario y también me ayuda mucho a estar relajada saber que no todos los días me exijo un horario ferreo.
    Realmente mi problema son los despertares ahora. Soy capaz de llegar hasta el trabajo y estar todavía medio dormida. Pero creo que esto es genético y no tiene solución, solo hay que esperar a que tu cerebro quiera responder. Aunque como dicen, a la vejez viruelas y quizá esto también cambie.
    Felices sueños y despertares.

    • Marina enero 11, 2013 at 9:50 pm #

      ¡Hola!

      Es cierto que un día a la semana para dormir sin despertador está genial. De todas formas, al menos en mi caso, desde que empecé a coger la costumbre de levantarme temprano, ya nunca me quedo dormida hasta tardísimo. Acabo madrugando sola el fin de semana y me encanta estar despierta prontito y poder hacer cosas.

      Creo que en mi caso el tema es que la vida que llevo me gusta un montón, así que siempre estoy deseando saltar de la cama para continuarla 🙂

      Besitos.

  4. enrique carmona ibañez enero 11, 2013 at 8:14 am #

    Gracias Marina, por el post. Está genial . En dos días estoy totalmente ” hackeado ” . Y no soy el único .. Que todo te vaya genial por Madrid !!!

    • Marina enero 11, 2013 at 9:51 pm #

      ¡Hola, guapete!
      Gracias a ti por pasarte por aquí. Con lo de hackeado, ¿quieres decir que estás durmiendo mejor y que tienes el sueño más regulado? Me sentiría muy orgullosa si fuera así 😀
      Un abrazo fuerte.

      • enrique carmona ibañez enero 12, 2013 at 11:41 pm #

        Pues sí, me levanto mucho antes , con lo que aprovecho más el día y me encanta.Trucos como poner el despertador a la hora que quiero dormirme y otros me están viniendo fenomenal . Chío también está entusiasmado siguiendo tus ideas y tus consejos y ha cambiado su ritmo de sueño, poniéndose a hacer meditación antes de que amanezca. Que sigas tan inspirada, guapa, y sobre todo , que seas feliz !! Un beso fuerte .

        • Marina enero 13, 2013 at 9:08 am #

          No sabes cuánto me alegro 🙂 Ahora a mantener el hábito. Un abrazo enorme y que seas muy feliz tú también.

          • Siro enero 14, 2013 at 2:22 pm #

            Pues sigo, sigo ,con mis nuevos horarios … y no veas que bien. Te mando un mensajito con mi nuevo nombre . Me encanta imaginarte en Madrid , viviendo tantas cosas de sopetón y saber que estás bien al leer tus artículos, tan llenos de auténtica vida. Un abrazo enorme .

  5. Helen enero 13, 2013 at 12:53 pm #

    Yo lo de madrugar lo llevo bien y tengo una ayuda adicional que es una gata que me pide comida a las siete de la mañana (como los gallos cuando sale el sol y cacarean) y si no la hago caso se pone encima del escritorio y me tira las cosas que pulla, así que al duende no le deja hablar

    • Marina enero 13, 2013 at 1:51 pm #

      Jo, los gatitos matutinos son amor. La mía me daba con la cabeza para que le pusiera el desayuno. Despertador infalible!

      Un abrazo!

  6. Jesús enero 14, 2013 at 11:31 am #

    Hola maja! Mi primer comentario es en realidad una pregunta. ¿Es verdad que según vas envejeciendo necesitas dormir menos? No digo de niño a adulto. De adulto a más y más adulto. Yo tengo 45 y no he notado todavía eso, (y espero no notarlo). Lo digo por que es común oirlo a personas mayores, pero también observo que no siguen unos patrones adecuados: dormitan por el día varias siestas, se acuestan tarde…yo creo que se levantan muy temprano por una especie de sentimiento de culpabilidad de seguir en la cama, después de tantos años trabajando y madrugando. También entiendo que pueda ser por dolores después de varias horas en la misma posición. No sé, ¿Sabes algo al respecto? “Te agradezco mucho tu atención”. Un abrazo.

    • Marina enero 14, 2013 at 10:16 pm #

      ¡Hola! Sí que es verdad. Tiene que ver con la secreción de nosequé hormonas (¿hipocretinas? Me da muchísima pereza buscarlo ahora, lo siento xD) que hacen que se descanse menos horas y que ese sueño sea además más superficial. De todas formas, tus explicaciones también tienen su sentido, y probablemente sea como todo: algo multifactorial.

      Me alegro de que aún no te pase :p De todas formas, estamos hablando de personas bastante más mayores, casi ancianas, así que yo de ti no me preocuparía en un tiempecito.

      Un abrazo y gracias a ti por comentar.

  7. Jesús enero 16, 2013 at 10:28 am #

    Gracias a ti por la respuesta, algo así me imaginaba.

  8. Miguel abril 24, 2013 at 8:54 am #

    Hola:

    He dado con tu blog por un comentario de Angel en su blog de “Vivir al máximo”. Supongo que lo conoces, pero existe un método de relajación llamado “Metodo Silva” muy bueno para los insomnes. Permite relajarte y entrar en un estado de relajación más rápido y entrar en el sueño profundo más rápidamente. Según sus estudios, realmente dormimos unas 2-3 horas de sueño profundo y eso es lo que necesitamos para tener un sueño reparador.

    Me hace gracia lo que dices de “escuchar tu cuerpo”. Yo desde pequeñito siempre he sido tardoncete para irme a la cama. Salvo cansancio extremo no suelo irme a la cama hasta la 1 o las 2. Siempre he leido hasta quedarme dormido. Suelo necesitar 6-7 horas de sueño para estar bien y como alguien decía de vez en cuando duermo alguna hora más si estoy muy cansado pero en general tengo un sueño regular. Lo peor es que en la mayoría de los trabajos hay que madrugar y no es fácil compatibilizarlo con los ciclos de cada uno. Yo soy un vespertino muy marcado. A partir de mediodía mi cuerpo se activa, necesito una siesta de 10 min después de comer (el bajón es muy marcado en mi caso) y estoy como nuevo, más activo, charlatan y las mejores ideas se me ocurren en ese horario (de 3 a 9 pm). Lo peor es que hoy en día en ningún trabajo te dejan dormir la siesta! jajaja…Que pena que en otros paises se practique en el trabajo y nosotros como los inventores no lo usemos…

    Muy interesante tu blog! Me lo apunto!

    Saluditos

    Miguel

  9. Caro chan junio 19, 2013 at 5:52 pm #

    Yo pensaba que lo de no dormir del tiron era normal…y no lo es! Con razon mi energia estaba bajita a veces…pues mira voy a seguir tus pautas y a aprovechar que mi madre se levanta a las seis para asi darle un paseazo a mi perro…ganamos los dos!
    Gracias y mil gracias…que descubrimiento tu blog!!
    Biieennn!!!!

  10. royal eyewear coupon code julio 25, 2013 at 12:10 am #

    There isn’t any knowing exactly how a search engine such as Google or Yahoo applies its ranking algorithm, obviously they are highly secretive in regards to the formula they use. They may take advantage of this unless you hire the very best SEO services company. Fortunately there are several superb sources open to help you see how many tools can be purchased for what specific phrases.

  11. Professional SEO services septiembre 1, 2013 at 6:59 am #

    This is a topic which is close to my heart…
    Many thanks! Where are your contact details though?

  12. I am regular visitor, how are you everybody? This article posted at
    this website is genuinely nice.

  13. thriving property agent septiembre 15, 2013 at 1:03 pm #

    For some large companies, it will lose quite a lot of money to lose a call.
    There are some standard educational institutions, retail stores,
    malls, shopping centers, good quality tree inclined roads, food corners & restaurant etc.
    This can guide produce the most beneficial with an individual along with show those undetectable knowledge you have
    got.

  14. I Am Playr Cheats octubre 8, 2013 at 8:46 pm #

    I really like your blog.. very nice colors & theme.
    Did you design this website yourself or did you hire someone to do it for you?
    Plz answer back as I’m looking to construct my own blog and would
    like to know where u got this from. thanks

  15. Ron octubre 18, 2013 at 4:29 pm #

    Its like you learn my mind! You appear to grasp a lot approximately
    this, like you wrote the guide in it or something.

    I feel that you simply could do with some p.c. to power the message home
    a little bit, however other than that, that is excellent blog.

    A great read. I will definitely be back.

  16. web page diciembre 5, 2013 at 6:00 am #

    Corporations of such make their dollars by charging rent for a share of the web space to on-line professionals and to
    those who’d like to run their very own websites and informational blogs.
    UPDATE: Also, right now Hostgator has a coupon going on.
    For all these reasons, the correct decision needs to be made at the very first instant without basing everything on monthly
    fee.

  17. Dora enero 20, 2015 at 10:26 am #

    ¿Y la siesta cómo encaja en todo esto? 🙂

  18. Juanan septiembre 13, 2015 at 2:47 am #

    Muchas gracias Marina, primero por redactar y publicar este alentador y estimulante texto, segundo por usar una expresión sencilla y comprensible, tercero por preocuparte de las personas (en generaa) y cuarto por implicarte respondiendo a lo necesario.
    Sinceramente, muchas gracias Marina

Trackbacks/Pingbacks

  1. Chequeo dominical #5 | Psicosupervivencia - marzo 10, 2013

    […] la próxima: – Más sueño y menos cafeína. – No sé muy bien cómo, pero debería buscar más horas para trabajar en este blog. El segundo […]

Deja un comentario