Por qué el chico/a que te gusta te trata como a una rata (y qué puedes hacer para evitarlo)

Te voy a contar una historia.

Laura está enamorada de Jorge. Trabaja en su edificio, y desde que se cruzaron en el ascensor no puede dejar de observarle. Es muy guapo. Y alto. Y divertido. Le gustan sus ojos verdes cuando la miran por encima de la taza de café. El otro día estuvieron charlando un buen rato a la salida, como dos idiotas, de pie frente al portal de la oficina, y tuvo que despedirse porque, sinceramente: se estaba meando. Por la noche, se encontró con que la había agregado al Facebook y casi da palmas de la emoción. Después de pasar media hora navegando por sus fotos como una acosadora, llegó a la conclusión de que no tenía mujer ni novia; o eso, o era muy poco fotogénica.

Pero ahora Laura está confusa. Algunos días, Jorge la saluda en el ascensor con un “buenos días, pequeña” que hace que le palpite el corazón. Otras veces se limita a alzar una ceja y soltar un “hum”. Hay noches que chatean hasta las tantas, y otras en que ella ve que él está conectado y la ignora. Al final, acaba saludándole con un tímido “hola! :)” para encontrarse con un silencio seguido, puede que horas después, por un “tengo ke irme”.

Dejando de lado la ortografía de Jorge: ¿a quién no le ha pasado esto alguna vez? Y seguro que todos podemos imaginar lo que le va a pasar a Laura ahora. Se va a volver chalada. Empezará a calcular quién ha hablado primero en el Facebook cuántas veces. Intentará calibrar si lo que hace que Jorge le salude en el ascensor es el tiempo, la hora o el tamaño de su escote. Se preguntará qué quiere este tío de ella. Y no sabrá responderse.

Ojo, que podría pasar al revés. Puede que Mario esté loco por Susana, que se enrollaran hace un par de semanas y que ahora ella le coja el teléfono sólo una de cada tres veces, pero esa vez en concreto se muestre amable y dulcísima. Que él mire el teléfono con cara de frustración y sufra por las noches intentando entender qué pasa en el interior de su bonita cabeza. Lo importante es que tanto Mario como Laura andan desquiciados y no saben por qué.

Ahora vamos a hablar de condicionamiento operante. Suena chungo, lo sé, pero quédate conmigo.

Las ratas Wistar, una de las especies más utilizadas para los experimentos de laboratorio, son amor. Son blancas, pequeñitas y muy monas, y si no fuera por sus colas gruesas y largas, casi podrías olvidarte de que son ratas. De hecho, se parecen mucho más a Mario y a Laura de lo que pensamos. Es más; se parecen mucho más a ti de lo que piensas.

Si colocamos a una rata en una caja con una palanca y le damos una bolita de comida cada vez que la pulse, la rata comenzará a darle muy rápido. Poco a poco, el ritmo de pulsación irá decreciendo hasta pararse. Al final, la rata sólo le dará a la palanquita cuando tenga ganas de comer.

Si no le damos bolitas aunque pulse la palanca, quizá lo intente un par de veces, pero tarde o temprano se cansará y se dedicará a otra cosa.

Pero si queremos ser realmente chungos con esa rata, si queremos ser una Cruella De Vil de la experimentación animal, démosle una bolita cada cierto tiempo. Sin un patrón predecible. Quizá pulse la palanca cinco veces y reciba cinco bolitas; quizá una o ninguna. ¿Qué hará entonces la rata? Empezará a darle a la palanca de forma frenética. Sabrá (o creerá saber) que mientras más veces le dé a la palanca, más posibilidades tiene de obtener comida.

Eso se llama programa de reforzamiento intermitente, y es lo que Jorge y Susana, de forma consciente o inconsciente, están haciendo con Laura y con Mario.

Qué mal.

El problema del reforzamiento intermitente es que hace que vivamos siempre instalados en la posibilidad de una bolita. No observamos la realidad. Creemos firmemente que en algún punto el otro será capaz o decidirá darnos todas las bolitas que necesitamos y saciará nuestra hambre de afecto y cuidados.

Como me decía mi compañero José Luis: “tu problema es que ves lo que la gente podría ser, no lo que la gente es. Ves la parte bonita de las personas y te enamoras de eso. Pero tienes que enamorarte de sus acciones reales, de lo que hacen de verdad, no de cómo serían si no estuvieran emocionalmente destruidos o si siempre te dieran lo que necesitas. Porque eso no está sucediendo.”

Además, la ausencia es mucho peor. Preferimos algunas bolitas a ninguna bolita en absoluto; al menos, así no moriremos de hambre.

La primera pregunta que nos surge es: ¿por qué lo hace? ¿qué he hecho ya para merecer esto?

La respuesta es: no lo sé. No sé por qué lo hace. Probablemente no tiene mala intención. Quizá es la única forma que conoce de conseguir atención y afecto. Quizá teme que si te da todas las bolitas que quieres, te hartarás de pulsar la palanca o, casi peor, la pulsarás incansablemente hasta dejarle sin nada. Lo importante no es por qué lo hace, sino que lo hace; está sucediendo y tú tienes que protegerte.

La segunda pregunta, por tanto, es: ¿cómo me protejo?

Te propongo dos estrategias.

1. No darle en absoluto a la palanca. Es la estrategia ideal. Te sientas en una esquina de la caja y te pones en huelga. A la palanquita, real o figurada, le va a dar tu p**a madre. Al principio será complicado. El momento clave llegará cuando te des cuenta de que, de hecho, hay un montón de cajas con otro montón de palancas para pulsar, y que muchas de ellas tendrán un programa de reforzamiento más agradecido que éste. ¿Sabes esa sensación que tienes ahora de que el maromo o la maroma en cuestión es TU MEDIA NARANJA y EL HOMBRE/LA MUJER DE TU VIDA? Es mentira. Es un engaño de tu cerebro para que hagas lo posible por reproducirte. Sobreponte a ese engaño y sé fuerte.

2. Darle a la palanca a muerte. Te puede parecer una estrategia loca, pero te animo a que la pruebes. Llámale SIEMPRE que te apetezca, intenta quedar con él/ella todas las veces que te entren ganas. Si te sale del corazón, hazle regalos, ve a esperarle a la salida del trabajo y mándale mensajes bonitos por el Facebook. No hace falta que te conviertas en un acosador/a; limítate a ser sincero.

Con un poco de suerte, sera él o ella quien haga todo el trabajo y deje de darte bolitas. Y no será un rechazo. Tú te estarás mostrando como eres y te darás cuenta de que la otra persona no quiere a alguien como tú. Será tan sencillo como probar juntas dos piezas de puzle y ver que no encajan. Busca otra pieza y prueba de nuevo. Agradece el gran favor que te está haciendo tu experimentador alejándose de ti y dejándote espacio para que puedas buscar a alguien que te conviene. No te está rechazando: te está agarrando por tu larga cola de rata Wistar y te está sacando de la caja para que seas libre.

Por último, quizá no te veas capaz de seguir ninguna de estas dos estrategias. No pasa nada. Te comprendemos y te queremos; todos hemos estado ahí. Pero es bueno que ahora sepas cuál es el mecanismo que hay detrás y qué soluciones podrás emplear cuando te sientas preparado. Como les digo a menudo a mis pacientes, saberlo en la cabeza es el primer paso para que el corazón se entere. Y, como también les digo a veces, el cambio sólo sucederá cuando el dolor de no cambiar sea mayor que el dolor de hacerlo.

¿Te has visto alguna vez atrapado en un programa de reforzamiento intermitente? ¿Qué hiciste para salir? Comparte tu sabiduría en los comentarios.

Si quieres más detalles sobre cómo solucionar tus problemas, vivir con sentido y ayudar a los demás, te interesará el Mini Curso de Introducción a la Vida Jipi. Accede gratis suscribiéndote a la lista de correo; además, recibirás los artículos del blog en tu bandeja de entrada, las contraseñas para el contenido protegido y mucho más.

¡Recibe el curso!

Captura_de_pantalla_2015-09-22_18.33.12

Suscríbete a Psicosupervivencia y recibe gratis el MIni Curso de Introducción a la Vida Jipi.

El spam me gusta tan poco como a ti. Powered by ConvertKit

54 Responses to Por qué el chico/a que te gusta te trata como a una rata (y qué puedes hacer para evitarlo)

  1. Kika Cariba enero 8, 2013 at 6:29 pm #

    Pues sí, me he visto atrapada en más de una ocasión y mi opción para salir ha sido claramente “cero bolitas” o sea borrar mis huellas como si escapara del lugar del crimen. Si hay que cambiar de teléfono, casa ,ciudad e incluso de amigos pues se cambia. El síndrome de abstinencia se supera mucho mejor si tu autoestima sale reforzada. Cuanto antes me vaya a otra palanca mejor.

    • Marina enero 9, 2013 at 6:01 am #

      Tienes mucha razón. Si uno es capaz de mantenerse firme, la opción A suele ser la mejor opción. Y la autoestima es fundamental para convencerse de que no te están rechazando para siempre y de que en otras palancas te va a ir mejor.

      ¡Un besote grande!

  2. Ele enero 11, 2013 at 8:12 pm #

    Marina, mi adorado tormento me sometió a este juego por unas semanas y sin darme cuenta yo opté por la estrategia 2, es decir, segui fiel como si nada y empeñandome en que las cosas salgan bien, notaba un distanciamiento y ausencia pero él me decía que no piense cosas y además yo también me autoengañaba. Asi que al final, me avisó que no quería ya seguir conmigo porque “tenía miedo enamorarse más de mi”. Un verdadero patán, yo lo queria muchisimo y ahora, a 10 días de no hablarle más (porque por lo menos mi orgullo quedó intacto y como dices, al final le agradeci haberme dejado) lo extraño mucho, pero tengo claro que no lo volveré a buscar, no me merece.

    De todos modos es increible como has detallado este caso de los patanes que juegan con la gente como si nada.

    Necesito unas palabras de aliento para seguir en mi camino y olvidarlo de una vez.

    Besos linda, me encanta psicosuperviciencia.

    • Marina enero 11, 2013 at 9:54 pm #

      Palabras de aliento:
      ¡¡¡¡¡¡¡¡ÁNIMOOOOO!!!!!!!! ¡¡¡TÚ PUEDESSSS!!!!!! ¡¡¡¡¡¡¡ERES UNA CAMPEONAAAAAAAAAA!!!!! Y ahora imagíname haciéndtote la ola con entusiasmo. En serio. Lo que estás haciendo es muy duro y muy importante.

      Plantéatelo como los alcohólicos. Comprométete a no llamarle en las siguientes veinticuatro horas. Aplaza la decisión hasta el día siguiente. Y así un día detrás de otro, hasta que la fuerza del hábito haya sustituido a la tentación de llamarle.

      Mucho ánimo, de verdad. Te deseo lo mejor.

      Un abrazo.

      • Ele enero 14, 2013 at 5:49 pm #

        Marina, hoy encontré un mail en mi buzón, contandome algo importante para el, diciendo que me agradece las sabias palabras que antes le habia dicho.
        Le respondí muy breve y distante, me respondió con más cercanía, diciendo “no se como pero siempre adivinas mis sentimientos” (aludiendo a una frase que dije pero nada de los dos) y despues me dijo que la gente que me conoce se quedará con la impresión de que soy la mejor persona del mundo.

        Ya no le respondí, estoy paralizada. No es por falta de ganas, que las tengo por volver a hablar con el como antes, como siempre, de una manera tan unida que teniamos. Pero soy muy orgullosa y de verdad me hizo sentir muy mal. Asi que estoy sin responderle, no se bien que hacer, por un lado no quiero responder, por otro pienso que talvez pierda la oportunidad de mostrarme ante él segura, firme y feliz, que hago?

        Gracias y perdona por recurrir a ti asi.

        • Marina enero 14, 2013 at 10:18 pm #

          Jo, es complicado. Yo aquí trataría de guiarme por las intenciones más que por los efectos. Busca la intención que esté más de acuerdo con tus valores y síguela. Piensa si estás actuando por amor o por apego. Piensa qué acción te acerca más a lo que esperas de la vida y cuál te aleja. Después actúa y no mires atrás.

          Espero que te sirva. Y no me pidas disculpas, mujer, que para eso estamos.

          Un beso grande.

          • Ele enero 15, 2013 at 2:35 pm #

            Marina, justamente hice eso, analizé un poco que quería de todo esto, ya había pensado antes que no quisiera perder esas lindas charlas que teníamos, entonces me enfoqué a eso y le respondí sin ninguna respuesta a las cosas personales que él me decía. Algo así como una respuesta políticamente correcta con un poco de cercanía por el tema que tratábamos. El me respondió y entre medio me puso una frase “te prometo que eres inolvidable”, yo le respondí sin mencionar nada respecto a esa frase, o sea, estoy tratando de mantener la distancia y ya no me respondió más. Y ahora vienen las dudas no? si debía responderle a lo personal, si estoy perdiendo la oportunidad, si tiene alguna intención más con estos mails aparentemente inofensivos … en fin, dudas y más dudas, de todos modos me siento bien, como dices he actuado de acuerdo a mis valores y luego sin mirar atrás. También me doy cuenta (y puedo confesártelo) de que me quedan esperanzas, es muy pronto retomar el contacto como amigos, que quisiera que me diga que no me olvida, que me quiere, etc. pero a la vez le tengo tanta desconfianza que mi lado cerebral me dice que no vale la pena volver arriesgarse por él y creo que haré caso a esa advertencia. También he pensado que si vuelve a tocar algo asi personal, le pediré hablarle y le diré que se explique un poco y que recuerde que me pidio alejarnos por su miedo. En resumen le pediré que me de el tiempo que necesito para volver a ser nada más que amigos.

            Me encanta cuando dices que algo o alguien es amor … y ahora puedo decir que tu eres amor Marina, gracias por todo y descuida que no voy a volver a ser la rata de laboratorio, más bien estoy pensando en yo actuar asi, ser un poco manipuladora y protegerme un poco de los patanes.

          • Marina enero 15, 2013 at 6:36 pm #

            🙂 Sí: la expresión “es amor”, es amor. Me alegro de que te sientas en paz con lo que has hecho. Los resultados no dependen de ti. Lo único que depende de ti es actuar de la forma más coherente posible con tus valores. Al final, ya te digo: será él quien se aleje. Si tú eres demasiado clara, le deslumbrarás; e insisto en que no será un rechazo, sino su forma de decirte que no estáis hechos el uno para el otro.

            Espero que poco a poco vayas viendo la luz al final de la caja de laboratorio. Un abrazo grande, guapa.

  3. Aly enero 16, 2013 at 12:54 pm #

    Marina! Me he sentido totalemente identificada con todo el post… creo que alguna vez todos hemos sido esas “ratas” en algun punto de nuestra vida, es inevitable.
    Yo estoy en el momento de tener que dejar de darle a la palanca por mi autestima despues de haberle dado mucho a esa palanquita y salir agotada mentalmente. La historia de siempre, unas de cal y otras de arena… He tomado esa decision despues de que toda mi gente me apoyara, pero despues de leer lo que has escrito lo he visto mas claro…
    Muchas gracias por lo que haces!!

    • Marina enero 18, 2013 at 7:21 pm #

      ¡De nada, primor! Me alegro de que el post te motive. La palanca es como todo: antes de asimilar verdaderamente que no debemos darle más, pasaremos mucho tiempo cayendo una y otra vez como capullos/as. Así que manténte firme y comprométete a seguir intentándolo incluso después de fallar.
      Un beso y gracias por comentar.

  4. La rata febrero 18, 2013 at 3:13 am #

    Yo a usted la amo!
    Soy la rata del experimento… feo muy feo.
    Y hace unos días que había llegado a la misma conclusión: mandar al experimentador al carajo.
    Como toda mujer mexicana estoy sobrellevando el asunto con esta canción:
    http://www.youtube.com/watch?v=qTbh93rUnYM
    Un beso!

    • Marina febrero 18, 2013 at 1:55 pm #

      Jajaja qué bonita declaración. Espero que consigas despedir a tu experimentador, que hay muchas otras palanquitas que pulsar. La cancion es MUY GRANDE: se va a convertir en un indispensable la próxima vez que me partan el corazón. Un beso grande, guapa.

  5. Miguel abril 24, 2013 at 9:37 am #

    Decir que como bien has dicho, tanto hombres o mujeres hacen este tipo de cosas. A veces es incluso peor y al comienzo de la relación muestran su mejor cara y esa desaparece a los pocos meses dejándote sorprendido porque piensas que la persona de la que te enamoraste volverá tarde o temprano y te autoengañas porque realmente esa persona es así y lo que crees que conociste al principio es parte de la imagen idealizada que tu has creado y parte por la voluntad que todos ponemos de agradar al comienzo de una relación.

    Yo siempre digo que te quieran es conditio sine quad non, pero no suficiente. Te tienen que querer bien, o mejor dicho como tu necesitas. Si eres una persona muy cariñosa si te juntas con un cardo tarde o temprano notarás esa falta de afecto.

    Los dramas románticos creo que han hecho mucho daño a la imagen que tenemos del amor, parece que si uno no sufre no es amor. Hay muchos sufrimientos dentro de una relación de pareja que si indican que es amor. Sufrimiento porque la otra persona esta mal o lo está pasando mal por algo importante, porque no está contigo en ese momento feliz y le/la echas de menos o le/la has herido por algo que has hecho o dicho. Son sufrimientos normales en una relación. Lo que no es normal es que tan pronto te traten muy bien como muy mal y que estés esperando siempre esa bolita de la que tu hablas.

    Yo ahora mismo tengo la suerte de tener a alguien que me quiere como yo necesito. Me hace sentir querido. Me llena de atenciones, detalles y cariños. Lamentablemente me conoció en una época en la que tenía que recomponerme interiormente después de varias relaciones fallidas y en contra de mi costumbre de meterme de cabeza en una relación decidí ir despacio, tal vez demasiado despacio para ella y así me lo ha hecho saber. Yo siempre fui y he sido claro. En ese momento no tenía nada claro y no me sentía con la fuerza para dedicarme a una persona porque en ese momento tenía que ocuparme de mi corazoncito. Y como siempre le dije quería que nos fuéramos conociendo poco a poco. Nunca hubo trampa ni cartón, pero entiendo que se desesperara a veces. Hoy en día le agradezco su paciencia.

    Esto lo comento porque no siempre hay malos ni buenos en estas historias. A veces se reproducen comportamientos aprendidos, tenemos relaciones liana saltando de unas a otras sin el pertinente tiempo de duelo y recomposición y sobre todo nos falta inteligencia emocional (algo que se debería enseñar en escuelas o en casa) para entender como nos sentimos.

    Pero simplemente a veces conoces a alguien genial en el peor momento de tu vida. A mi me ha pasado y es difícil asumir que tienes que dejar a esa persona marchar y a veces haces daño a pesar de todo. Y es que es todo muy sencillo pero muy complicado a la vez. Si no estás bien por dentro es difícil tener la fuerza y la dedicación para regar la plantita del amor.

  6. Caro chan junio 19, 2013 at 5:39 pm #

    Pues yo no se si sentirme dichosa o amargada porque no caigo en esos jueguecitos…si le gusto bien, sino no insisto ni me como la cabeza, mas alla de lo necesario claro que tambien soy chica…Voy a tener que mandarle este articulo a mas de una que me conozco a ver si se ponen las pilas…jejeje

  7. Raúl septiembre 12, 2013 at 9:40 pm #

    ¡Hola!
    Encontré tu blog (casi) por casualidad, porque no suelo pinchar en los links que me dejan por las llamadas redes sociales… de hecho, el que haya leído esto es aún más extraño, ya que no suelo leer a la gente que le gusta la autoayuda. El que esté tan bien redactado ha propiciado que no dejara de leer al mencionar a esos pequeños y peludos mamíferos… y esta es mi retorcida manera de decirte que me encantó leer esto.
    Ahora viene la crítica: yo creo que la ratita es bastante más simple que la mayor parte de las personas. Sí, nos parecemos, quizá podamos añadir choques eléctricos según la frecuencia de apretones a la palanquita, y lucecitas de colores para volver más loca a la rata. El caso es que en mi vida, cuando he jugado el papel de Experimentador (siempre me gustó Rescorla), he procurado decir cuándo puede caer bolita y cuándo no. Me esfuerzo en presentar mi programa de condicionamiento, lo cual ha influido notablemente en la frecuencia de apretones a la palanca (me gusta el psicoanálisis, y esto me suena francamente obsceno), a veces ha funcionado, otras no. Cuando he sido rata (casi) siempre he preguntado, y creo que es una buena forma de hacer las cosas, directamente. Si lo que me dicen y lo que veo es diferente, pues adios. Lo cual es una estrategia diferente a las escritas.
    Es cierto que nos parecemos un poco a las ratas, pero yo me preguntaría (me veo muy raro hablando en estos términos) ver por qué nos metemos en programas de refuerzo que nos castigan más de lo que nos refuerzan. Y el que el cerebro nos engañe para reproducirnos es una explicación que no me acaba de convencer, ya que alguna gente se encuentra siempre en estas situaciones y otra las elude cual ninja.
    Lo dicho, me ha encantado leerte.
    Un saludo

  8. Julieta febrero 11, 2014 at 3:04 pm #

    Es horrible!!!
    Me pasó hace un par de pares de años con un tipo que a veces no me daba ni la hora, pero cuando lo hacía, me derretía.
    Hoy día no sé qué le veía. Opté por la estrategia uno y me encontré con muchas y mejores palancas.
    Pero sí…. Hoy ya no me importa, y de vez en cuando me ofrece una que otra bolita y ya ni las quiero.
    Hace cuatro años jamás habría imaginado que ya no le querría. Que un día de hecho, podria fastidiarme.

  9. Ausländerina febrero 14, 2014 at 9:20 am #

    He pasado por ahí hará cosa de un año y supongo que tomé la primera opción. Lo intenté una vez. Lo intenté otra. No hubo una tercera, fuera, de cuajo. Es lo mejor, no sirve de nada prolongarlo…

  10. Princess marzo 2, 2014 at 7:04 am #

    Hola Marina, igualmente me senti identificada con el Post. A mi me gusta un chico y a veces pareciera que le gusto a él ya que siempre busca contacto físico conmigo de cualquier manera posible, sin embargo el me insulta, me dice cosas muy feas cuando estamos con el equipo de trabajo (Burra, pend..a, etc), siempre me dice cosas asi, pero a veces cuando estamos solos me habla bien, sin apodos y me cuenta de su vida y se interesa por mi, y pregunta acerca de mi familia de mis relaciones, pero la mayor parte de tiempo en el trabajo me pega, me empuja y me jala del cabello, ¿Que puedo hacer?… De verdad me gusta mucho…Pero tengo miedo de confesarle lo que siento y que me lastime…Necesito un consejo…

  11. Jazz-Into abril 30, 2014 at 11:16 pm #

    Hola, tal vez la explicación sea más simple :). A las mujeres no os gustan los hombres “fáciles”, por eso puede que el chico se haga el “duro”, porque de no ser así, para la mujer no sería lo suficiente “alfa”. No sé si me explico, el alfa no va detrás de las hembras, son las hembras las que van detrás de él porque es el más fuerte o listo o guapo o… Muchos hombres aprenden esto con el tiempo, bien por haber sido “soloamigueados” con anterioridad, bien porque lo leen en libros o bien por otras malas experiencias en la vida (como por ejemplo ser el típico buen chaval que las trata bien y pasan de él, mientras ella está loca por el malote de la clase que es un cabronazo con ella). Muchas veces esto acaba en un “¿tú pasas de mí? pues yo más”, y así sucesivamente hasta llegar al mutuo acuerdo de mandarse ambos a tomar por culo xDD.

    PD: Leyendo los comentarios de algunas tías me reafirmo con lo que digo. Haz que una tía se raye y es tuya. Es así como funciona vuestra mente, sois seres emocionales. Lo que buscáis es que os hagan sentir, aunque sea una mezcla entre bien y mal. Por eso os gustan las telenovelas 🙂 (que son el equivalente al porno pero para mujeres).

    PD2: Añado tu blog a favoritos 🙂

  12. Miguel junio 20, 2014 at 8:41 am #

    Buenisimo. Es la primera vez que entro en este sitio y me ha encantado tu articulo y tu forma desenfadada (con una buena dosis de humor) de escribirlo.
    Yo llevo casi dos años “atrapado” en una situacion asi aunque afortunadamente cada vez me afecta menos y empiezo a optar cada vez mas por la primera opcion que planteas como solucion. Reconozco que sigo algo pillado, como demuestra que en el fondo pienso que si le aplico a esta persona una dosis de su propia “medicina intermitente”, cambiaran las tornas y sera ella la que se cuele por mi, como parecia pasar al principio de conocernos, pero no creo que esto sea sano y tampoco creo que sea lo mejor ni para ella ni para mi. Asi que ya veremos que pasa.
    Felicidades de nuevo por tu articulo, me ha dado un empujoncito mas.

  13. Sabina junio 22, 2014 at 11:59 am #

    En mi caso llevo casi un par de años ejerciendo de rata, a consciencia de que lo soy… A veces creo que lo estoy superando como a mí me gustaría, que puedo ser una rata feliz tocando la palanquita solo de vez en cuando. Pero entonces llegan momentos en que me vengo totalmente abajo porque no lo entiendo, porque no me cabe en la cabeza que juegue así conmigo, porque creo que yo nunca le haría algo así a nadie, y porque no consigo entender cómo estoy permitiendo esto, cómo me estoy haciendo algo así a mí misma…

    No hace mucho intenté dejar de pretar la palanca para siempre, pero entonces hizo algo bonito y lo echaba tanto de menos que la toqué de nuevo pensando que esta vez sí sería capaz de controlar mis sentimientos, que ya no me harían tanto daño sus jueguecitos al no estar ya tan pendiente de él como antes… Pero ahora me arrepiento porque él vuelve a jugar conmigo diciendo una cosa y haciendo otra, y yo vuelvo a estar igual de jodida que antes pensando en él a todas horas….

    También he pensado en darle de su medicina, y lo he intentado, pero a mí la indiferencia si no la siento no me sale, y si consiguiera sentir indiferencia hacia él ya no tendría el problema que tengo… Supongo que sí, que la única forma de acabar con esto es alejarse definitivamente de esa maldita palanca y no mirar atrás…

    A veces creo que ya no estoy muy lejos de ese punto que dices en que el dolor de no cambiar es mayor que el de hacerlo, por lo que confío en que ya no le quede mucho a este martirio… Ahora lo ideal sería aprender a detectar antes de que te atrapen a los tipos (pseudo) geniales que acabarán siendo futuros “experimentadores”…

    Muchas gracias por tu post, es muy bueno!!

    • Sara agosto 25, 2014 at 11:32 am #

      Sabina, tu mensaje bien podría haberlo escrito yo. IDENTICO. Deseando que acabe este martirio pero sin ser capaz de acabarlo yo. No sabes cuánto te entiendo…
      Ahora estoy esperando a que escriba y dándome cuenta segun pasan los dias, las horas de que le da igual que esté o no. Así que cuando ya me duele mucho su ausencia escribo yo para que esto pare, y a la vez…¿para que me va a buscar el a mi si ya voy yo?
      El amor no es esto.

  14. RACHEL septiembre 5, 2014 at 9:24 am #

    Soy la rata también. Yo que he estudiado psicología y que conozco perfectamente la teoría del refuerzo intermitente.
    He leído tu artículo como que mil veces, y mi cabeza es absolutamente consciente de que soy parte de un experimento del que solo yo puedo escapar. Aún así tus palabras son tan adecuadas y claras, que me das fuerza para tomar decisiones. Gracias de una Wistar…por poco tiempo 😉

  15. Jorge septiembre 6, 2014 at 12:36 am #

    Creo que no os paráis a pensar en ningún momento en que si la otra persona realmente no es consciente de esto o no puede evitarlo puede deberse a su situación emocional actual.

    Quizás no haya que tirar ni dejar de tirar de la palanca, sino intentar averiguar que ocurre con esa persona o que le ocurre a esa persona.

    Todos tenemos días buenos y días peores y sobretodo todos hemos tenido malas experiencias. Puede que este reforzador intermitente este inmerso en alguna depresión que le haga estar bien algunos días y a estar mal otros de forma aleatoria. O incluso puede que le recordemos a alguien que ha perdido y haya días que lo recuerde con ternura y otros con dolor, y que desgraciadamente estos sean más frecuentes.

    Algunos de los comentarios me parecen un poco egoístas, entiendo que la situación os perjudica enormemente y que la mejor forma de salir es borrón y cuenta nueva sobretodo si esta persona esta jugando realmente con vosotros, pero quizás exista esa pequeña posibilidad que solo necesite comprensión.

    Tu post Marina (me permito el tuteo, espero que no te moleste) me parece que da una muy buena solución para el grave problema de la rata pero creo que es algo egoísta con el “torturador” de la palanca que en algún caso puede que no lo sea tanto.

    Un saludo.

    • Carlos noviembre 9, 2016 at 8:33 pm #

      Que pena contigo, Jorge, pero aquí de lo que se está hablando, tácitamente, sin nombrarlo es del manipulador/ra, tú eres el que mejor lo está definiendo, sin llegar al centro, te estás acercando.

      La manipuladora/dor, ha determinado, porque uno se lo ha hecho saber que está interesado en ella, ahí ella comienza a pensar…. “miren a este bobo, interesándose por una perdedora como yo, que no soy capaz de …. [aquí pueden encajar 5000 justificaciones distintas]…” lo que sí es claro es que esa persona es o está frustrada, y lo malo es que piensa que tú eres el “paga platos rotos”, o sea, ella ha quebrado platos y tu eres el bobazo que los pagará, el ejemplo se podría reducir a otro más vulgar en términos pero 100% real “algún c*lo bota sangre” o sea, en alguien descargaré la ira que siento originada en el orgullo herido que alguien me ha causado. El arma está amartillada!

      El problema es que mientras más tiempo uno pase al lado de esa persona, el apego será más fuerte, o su tela de araña será más densa dificultando cada día más la separación, y así podrían pasar 5, 10, 15 años, en los que tú pondrás tu máximo esfuerzo y ella no pondrá absolutamente nada, miento, aportará su mal humor y su herramienta será la sanción, te sancionará por cualquier pendejada que se le ocurra y cada tanto te dará una bolita cuando sienta que estás con los nervios destrozados, y luego de la bolita, empezará nuevamente la espiral de presión hasta que consiga lo que tú jamás en tus cabales harías por nadie o contra ti mismo, pero ella con su tortura psicológica lo logra, es un juego de presiones en las que tú para parar de sufrir accedes a algo impensable (renuncias a un trabajo, a hijos de anteriores matrimonios, a mantener contacto con tus padres y/o resto de familiares, mudarte de país, poner a su nombre una propiedad, que manje tus ahorros, y un largo y horripilante etc.)

      Esa idea de que exista la posibilidad que necesite comprensión, es francamente insultante a una inteligencia con cierto conocimiento psicológico, o con estudios al respecto. Esa persona es un manipulador, también definido como psicópata, al que no le importa nadie en el mundo, mmhh, me corrijo: los psicópatas siempre tienen UN ser (y solo uno) en el mundo al cual quieren con un amor puro (igual que tú a él), puede ser alguno de sus padres, hermano, hijo, o sobrino. Haz una prueba, es pesada y hasta tal vez peligrosa para ti, pero así como te amenazan con dejarte, denunciarte, pelarte (dejarte en la ruina) u otras vejaciones, así como te amenazan, devuelvele la amenaza, diciéndole “intenta joderme y verás como yo también le puedo infligir daño a [x, quien corresponda]” seguramente esa tercera persona tiene algún miedo profundo, como morir quemado, en un accidente automovilístico, ser macheteado, acuchillado, o le tiene pavor a las ratas, cucarachas, víboras, u otras alimañas, y tu lo amenazas con esa venganza, verás como seguramente seguirá discutiendo pero no mucho más, habrás logrado frenarlo aunque sea por el momento, porque tú le has descubierto su lado flaco (que él/ella pensaba que tú no lo habías detectado). En otras discusiones a sus amenazas podrás volver con tu caballito, a él/ella le tocará (ya habrá tenido tiempo para obsesionarse, si porque suelen ser obsesivos, con la idea de tu amenaza y habrá valorado tus verdaderas posibilidades de llevarlo a cabo) defenderse, aumentando la apuesta o bajándose nuevamente. Otra de las manipulacones favoritas es la de suicidarse, en ese caso es más fácil, en el mismo momento que lo pronuncia ve a la cocina y tráele el cuchillo más filoso de la casa, se lo pones delante y le increpas “vamos, arranca ya! a ver si eres capaz, y si no eres capaz, no me jodas más!” Verás qué susto que se pega! jajajaja. Habrás logrado sacarlo de foco! (tanto para ti!. O tal vez podrías ser menos demostrativo y solo baste con decirle, ¿quieres comenzar ya, te alcanzo el cuchillo, te lleno la bañera? Dime qué necesitas, pero ya, para salir inmediatamente del problema.

      La mejor defensa ante estas personas es una sola, como dice bien aquí Marinita: compadre/mamacita HUYA! YA! NO LE DÉ MAS LARGAS AL ASUNTO, PORQUE PEOR SALDRÁ! Seguramente saldrá demasiado magullado [económicamente, psicológicamente, con un divorcio que le costará el amor de los hijos que tuvo con esa basura, porque a los pequeños ya los habrá condicionado para que a usted lo desprecien, no se vaya a olvidar que hoy día puede hacer análisis de paternidad para ver si esos chinos son verdaderamente suyos y no sea cosa que hasta esos platos rotos le está haciendo pagar!] Pero por lo menos esa guerra ya no la tendrá dentro de su cama, porque mientras ustedes están juntos, usted sigue durmiendo con el enemigo!

      Advertencia especialísima (que pena utilizar esa palabra que fue TAN usada por es@ desgraciad@ tantas veces) MIRE MUY BIEN CON QUIEN SE METE LUEGO DE PASAR POR ESTA ALIMAÑA!!! Porque es probable que si no hace la tarea de definir exactamente al enemigo, la puede embarrar nuevamente!!!

      Lo de los manipuladres con el permiso de Marinita (tan dulce ella) me permito recomendarles lo que a esta altura debe ser un clásico de esa conflictiva, Los Manipuladores de Juan Carlos Vicente Casado, no se si el título es exactamente ese, o se ya habrá sacado otros libros similares, en todo caso oriéntense por el primer volúmen por él publicado.

      Igualmente, ahora le voy a contestar a Maritina directamente y otras chicas y chicos..

      Un abrazo fraterno les envío, ya que siempre es necesario si están pasando por estas vicisitudes.

      Carlos.

  16. Eduardo octubre 7, 2014 at 12:22 am #

    Yo también he sido víctima del juego ese de la palanca y las bolitas. Nunca lo he entendido ni le veo la lógica. Nunca he tenido pareja porque siempre termino perdiendo el juego ese, me terminan cogiendo por la cola y sacándome de la caja. Así llevo desde los 14 años. Recuerdo la primera chica que me gustó. Notaba que había cierto feeling entre ella y yo, pero desde el momento en el que yo le mostré mi interés, empezó a evitarme. Siempre ha sido así. Una vez noto que hay feeling con alguna chica que me gusta, ella me hace caso mientras yo paso de ella. En cuanto yo me intereso por ella, empieza a evitarme o a rechazarme. Y a veces, si yo me distancio de ella, entonces ella vuelve otra vez a interesarse por mi. Pero basta que yo vuelva a interesarme por ella, para que vuelva a evitarme o rechazarme. Es absurdo, no tiene sentido, parece como si lo hicieran intencionadamente para hacerte daño o yo que sé. Si no quiere nada contigo, ¿por qué no te lo deja claro desde el primer momento y no te somete a ese juego?

    Durante mi adolescencia, caí muchas veces en ese juego. Veía como todos mis amigos tenían novia y yo no. La única manera que tenía de estar con una mujer era ir con una prostituta. Siempre piensas que las cosas van a cambiar: cuando entre en la universidad conseguiré novia, cuando tenga coche conseguiré novia, cuando pase X cosa conseguiré novia,… pero NADA… siempre el maldito jueguito de siempre y siempre me terminaban evitando o rechazando, algunas incluso de forma bastante cruel. Con el tiempo, me terminé con depresiones, aislándome cada vez mas, convirtiéndome en un adicto a las prostitutas, teniendo problemas con el alcohol, abandonando los estudios… y mi vida se fue a la mierda por ese maldito jueguito. Y sigo cayendo en él. Hace dos años, una chica me rechazó de forma tan cruel que me juré a mi mismo que no volvería a caer en el juego. Pero volví a caer con otra este mismo año. Ya estoy harto, me he vuelto un misógino, un misántropo, odio a las mujeres, odio a la gente, odio hasta a mis familiares. Porque ese jueguito no solo existe en las relaciones de pareja, también existen en las relaciones de “amistad”, de “trabajo”, en las relaciones familiares, vamos, ese jueguito está en todo tipo de relaciones humanas. Es un juego absurdo, un juego de locos. Actualmente, mi vida gira en torno a conseguir dinero para ir con prostitutas y a ir con prostitutas. Es más, ya ni siquiera es odio, es como una sensación de asco/aversión hacia los seres humanos. Sinceramente, he llegado a la conclusión de que eres más feliz cuando estás solo, nada más que rodeado de la naturaleza y con los seres humanos bien lejos. De hecho, he llegado a la conclusión de que todos los problemas se deben a relacionarte con los seres humanos.

    Estoy seguro de que si viviera en una casa abandonada, completamente solo, tuviera lo necesario para sobrevivir y no me relacionara absolutamente con ningún ser humano, sería completamente feliz. Solo necesitaría ir con alguna prostituta de vez en cuando para satisfacer mis necesidades sexuales y nada más. Ése es mi sueño, vivir alejado de los seres humanos. De hecho, a veces lo hago. A veces, me voy a una playa desierta que conozco y en la que no hay nadie. La única compañía que tienes es la arena de la playa, las rocas, el mar, las plantas y los lagartos. Y ahí es cuando soy feliz. ¿Por qué? Porque no hay seres humanos. Lo seres humanos destruyen todo lo que tocan, y transmiten toda la mierda que llevan dentro, convirtiendo a una buena persona en otra basura como ellos.

    Si no te metes en ninguna caja, no tienes que estarte preocupando de ninguna palanca. Lo mejor es tener las palancas bien lejos. Ésa es la libertad. Ninguna piedra, planta ó animal te hará el daño que te hacen los seres humanos, porque las piedras, las plantas y los animales NO están tan locos como para hacerte daño.

    Un saludo.

    • maría febrero 2, 2015 at 11:18 pm #

      Hola Eduardo,
      tengo un problema parecido. Soy Aries y las emociones me pueden. Muy rápidamente sé que es lo que me gusta y voy a por ello. Entonces el otro pierde interés, claro, si me rindo con tanta facilidad… He leído muchos libros de psicología, me he superado a mi misma unas mil veces. Antes consegia cargarme todas las relaciones que me importaban. Y todas malas experiencias me enseñaban a valorarme más a mi misma. No sé si te servirá lo que te estoy diciendo. No es el mundo fuera. Somos nosotros. Depende de ti como vas a ver el mundo y como se va a portar él contigo. Puedes enfadarte con la lluvia porque llueve? Yo diría que te espera mucho trabajo interno. Y será mejor que te pongas ya. Tengo 43 años y creo en el amor. Cambia tu percepción hacia ti mismo, conócete mejor pero no cambies quien eres. No dejes de soñar!
      Un saludo
      María

    • Me enero 27, 2016 at 10:06 am #

      Te entiendo perfectamente, mi vida ha sido muy similar y estoy optando por lo mismo. Alejarme de todo contacto no necesario. Suprimir mis sentimientos y disfrutar de otras cosas lindas que ofrece la vida.

      Aun pienso buscar en un par de cajas mas, solo por no darme por vencido, pero de antemano se que sera lo mismo. Solo buscare un par de cajas mas, y de plano lo mejor para mi sera suprimir todos mis sentimientos de amor hacia las mujeres.

      Saludos!

    • Carlos noviembre 9, 2016 at 10:22 pm #

      Que pena contigo Eduardo, pero no tengo demasiado tiempo para leer toda tu misiva, más adelantico prometo leermela. Pero ya vi para donde enfilas.

      Compadre: la psicología humana es muy miserable. El Karma es igual de jodido. De todas formas lo tomes por cualquiera de los 2 lados, la consecuencia es la misma y el origen es el mismo:
      Uno trata inconscientemente de seguir los patrones de la familia original: Si eres varón y tu mamá es jodida, júralo que buscarás una muchacha tan jodida como tu “santa” madrecita. Así a la larga cadena le has agregado tu propio eslabón de frustración. El mundo se divide entre personas atrasadas y avanzadas espiritualmente, o sea, malos y buenos. En la mayoría de las novelas (por no decir todas, porque ya algunas están fallando en reproducir este esquema) los protagonistas son los 2 más buenos de toda esa fauna, y la fauna malvada intenta por todos los medios evitar que la union y que el bien triunfe. En la vida real, LA ILUSIÓN (concepto Hinduista) evita que tú veas la realidad, y te hace creer que ese reptil nauseabundo al que todo el mundo desprecia y odia porque saben que es la encarnación del mal, a que todos llaman Lucy..fer, tu le digas “mi amor”, “mi tesoro”, “corazón mío” y que tú la veas como la reencarnación de Santa Lucía. Sin un efectivo tratamiento psicológico es difícil que puedas aceptar que mami o papi son mala gente, y si te dás cuenta, tal vez busques identificarte con otro modelo: tu abuelita, que tampoco era gran cosa, y el karma sigue mandando campantemente! Otra forma de actuar la psicología o el karma es que si tu eres buena gente, busques alguien “más aguerrid@” para darte seguridad, y veas a las personas buenotas como tú, pero del otro sexo como tontuel@s, que no te despiertan “ni un venial” y la trampa está montada nuevamente. Si tu fueras MUY “terapiado” o bastante avanzado espiritualmente (para el caso es lo mismo) tendrás muchas agallas, pero serás reposado, serás que te mereces algo bueno y que miras con desprecio a la escoria, o sea, capaz de leer la fauna circundante, pero también tendrás que identificar (y será una tarea dificil o ciclópea) a ALGUIEN QUE TE MEREZCA y encontrar a tu media naranja que piense exactamente lo mismo que tú, o sea, si llegar a cierto estado de avance es dificil, ¿qué tal encontrarte con tu igual y que sea del sexo correcto? jeje.

      ¿Qué lupa o cuentahilos debería utilizar? Sitios como este que ha habilitado la buena de Marinita, que parece una buena chica, otros psicológicos, religiosos correctos (no cualquier sitio) algunos de astrología (aquí también hay buenas fuentes para saber quien es quien).
      Así como hay gente que le gusta las películas de terror (gente que tiene una baja vibración espiritual, porque se fascina con los chicos malos, aunque le haga fuerza a los buenos al final), hay una serie de palabras que están rodeando la bondad: piedad, caridad, bondad, buenas compañías, karma, dharma, o frases como ponerse en los zapatos de otra gente, Lo Absoluto y otros, Pero hay una palabra que me parece clave COMPASIÓN, las personas compasivas tienen un largo camino ganado…. las piadosas también… pero no hay que confundir con los “piadosos” que aplican la eutanasia, ¿ok? porque esos son lobos con piel de oveja, ejem, psicologicamente hablando, son sociópatas, o psicópatas, que bailan sobre el filo de la navaja de la justicia y la ley, que tienen un montón de muertes a sus espaldas, que las disfrutan, pero se escudan en “la familia del finado”, “el hombre quiso” “yo lo ayudé” esas son excusas de gente dañada, son como hienas que comen carroña y que no tienen el coraje de ir a matar por sí mismas. El goce del psicópata es cometer delitos sin ser detectados en una peligrosa danza en la que se expone veleidosamente en la que por lo general no es detectado, hasta que alguien, como en el juego infantil les dice “desconfío” y entonces caen en la trituradora de la ley.

      Entonces, lo difícil es el camino del bien, de alejarse del orgullo, la ira, la codicia, la avaricia, la mentira, el engaño, la lujuria, siendo ésta la menos gravosa de todas pero aún perjudicial ya que en algún punto hay encaño, mentira, y el perjuicio para alguien.
      Es necesario saber quien soy yo (la autoindagación) quienes son realmente quienes me rodean, había un programa del cable que se llamaba algo así como El Índice del Mal, uno debiera fehacientemente establecer qué tan buenos son los que nos rodean. Pero Ojo: no sea cosa que veamos que gente que no es mala con nosotros, que veamos que haga cosas indebidas a otros! Porque son como el cuento del alacrán que en el medio del río picó a la rana “¿por qué lo hiciste?, nos vamos a morir! ¡Y bueno, mi naturaleza es picar!”. Así que, si esa gente que actúa mal contra terceros, ponle la firma que en algún momento se darán vuelta y a ti también te picarán, incluso a veces, aunque a ellos también los perjudique el hacerte daño, igualmente te lo infligirán! (¡¡qué barbaridad/horror!!!!), pero así son!
      Entonces, es necesario identificar realmente a quienes nos rodean, para no salir a la calle a buscar más de lo mismo!!!!!!!!! Aquí voy para ti Eduardo: “siempre termino eligiendo lo mismo!”
      Hay que valorizarse a uno mismo: uno tiene el derecho a recibir lo mejor! (aunque en casa u otras parejas o personas nos hayan apuntado con su dedo índice diciendo “seguro que vas a conseguir algo peor que yo! ya lo verás!”, “este/a idiota, qué va a ser capaz de conseguir alguien decente!”
      Hay una trampa: ¿A quíen se le ocurre que me voy a juntar con alguien que quiere juntarse conmigo? Parece una humorada, pero, así de idiotas somos/dañados estamos, así nos despreciamos, así seguimos abusando de nosotros mismos y seguimos en el mismo patrón psicológico o karmático de desvalorización familiar. Compadre Eduardo, esto es lo que a usted le está pasando, si una vieja que lo corretea, usted le escapa porque piensa: si cree que soy bueno, es una loca! Ese es su subconciente.
      Hay otra posibilidad: el tango argentino CHORRA que, entre otros, interpreta Carlos Gardel, que en idioma lunfardo argentino significa “ladrona”, el tango dice “vos, tu vieja y tu papá” los 3 resultaron todos delincuentes, “en 6 meses me pelaste el mercadito que me costó 10 años de esfuerzo y de tesón” la mujer le rapó con ayuda de su familia, su negocio que tanto esfuerzo le había costado, “que si ahora una mina me juna, me pongo al la’o el botón” quedó tan afectado psicologicamente, que si ahora otra mujer lo mira, se para al lado de un policía! Luego de una relación muy dañina, uno queda horriblemente asustado, paniqueado, que ante el menor atisbo de interés, en el caso del tango, femenino, el efecto pavlov, surge y uno se muere de miedo nuevamente. Como uno no sabe muy bien, cuales fueron las verdaderas piedras en el camino, (qué minas antipersonales pisó) opta por evitar cualquier relacionamiento. Pero no te olvides mi viejo, que lo que falta, es reflexionar por cada momento pasado, no digo que se pueda hacer solo, más bien es imposible, hace falta ayuda y bastante, masticar cada suceso para desentrañarlo y tratar de aprender para poder detectar la piedra en el camino ANTES de tropezarse con ella.

      Mi camino ha sido psicoterapia y estudiar hinduismo, y algo de astrología.

      Un abrazo, mi hermano.
      Carlos

  17. José Antonio noviembre 8, 2014 at 9:59 pm #

    Holaa. Felicidades por el artículo.
    Me ha parecido muy certero, de verdad. Describiendo la situación y las soluciones con una claridad meridiana. He de confesar que me he sentido muuy rata. Pero mucho. Y desgraciadamente aunque tengas una experiencia de ese tipo, vuelves a caer en la misma trampa…o en la misma caja, debido a que este mundo esta lleno de personas maliciosas, o directamente enfermas. Con una necesidad malsana de llenar su ego que hace que NUNCA piensen en la dignidad de la otra persona. Personas sin un ápice de bondad en su corazón. Una pena.
    En cualquier caso, lo dicho. Ha sido un placer leerlo.
    Un saludo!

  18. Uno noviembre 30, 2014 at 5:53 pm #

    Bueno esto se resume en lo siguiente, si quieres entrar al juego del desgaste y a la rueda del amor-odio pues la consigna es clara:

    Trata a la dama/caballero como una puta/chapero y a la puta/chapero como una dama/caballero.

    La otra opción pues ya sabeis, la jugada maestra es no jugar.

  19. Carmen diciembre 15, 2014 at 7:24 pm #

    Hola!! Ha sido genial leerlo… Muy gráfico, muy bueno.
    Yo estoy en proceso de dejar de ser rata, aunque no es fácil. Y aún siendo consciente de que lo que siento no es desamor, sino abstinencia, hay que hacer un esfuerzo muy grande por no llamar, no escribir, etc.
    Me niego a enfangarme en un vínculo que no me hace feliz, en que se convertiría mi vida, si no soy capaz de alejarme de lo que me hace daño…. Pero lo dicho, esa es la teoría, la practica es aguantar el tirón, y desengancharte poco a poco.
    Muchisimas gracias por esto…. ayuda mucho
    Un abrazo

    • Carlos noviembre 9, 2016 at 10:48 pm #

      Carmencita querida, no se si te ayudará pensar qué pasaría si te entregaras a un vampiro de amor sincero. Si como dice en la canción Les Luthiers “ese tipo no te quiere ni tantito” lo que harás es meterte en su trituradora, todos esos tipos y tipas lo que quieren es sojuzgarte, convertirte en su peluche al que aporrean como niños inconscientes que son, que no les importa tus bellos sentimientos, y que es más, hasta les resultan ridículos (mentira, en realidad te envidian que puedas dar amor cuando ellos están secos por dentro) esa envidia, se devuelve como ira y con su ira te sacudirán su delicada alma y el resto de tu persona.
      Si uno quiere desapegarse de ellos (y es dificil) pero la relación recién está comenzando, uno debe visualizar cómo sería estar con ese ser dentro de 10 o 15 años, cuantos estragos habrá cometido contra uno. Hasta con la propia carrera de uno, que en nada les atañe, son capaces de destruir.

      Tal vez otra palabra clave a indagar es ORGULLO, uno debe entender que el orgullo es un defecto y nó una virtud. La gente dañina está llena de orgullo ese es su motor del comportamiento. Toda cosa que uno haga y que les hiera su orgullo les provocará IRA, que se encauzará en otras bajas pasiones como ENVIDIA, CODICIA, ENGAÑO, LUJURIA y con estas te irá dando por tu linda cabecita.

      Suerte, y aguanta, dile a tu corazón que solo está encaprichado, jeje
      Abrazo,
      Carlos

  20. Gi febrero 14, 2015 at 4:59 pm #

    Bueno, yo estuve 9 meses con un experimentador que me estaba enloqueciendo. Las cosas se empezaron a poner distantes cuando yo empece a mostrarme mas interesada en el y a dar señales de mas cercania. Seguíamos saliendo y yo seguÍa sintiendo que el solo me usaba como su peor es nada o cuando no tenia a sus amigos para salir. Afortunadamente tuve la opción de visitar e mi familia en mi país de origen. Alla con la ayuda de la distancia y de mis amigas pude ver las cosas desde afuera, y no me gustaron nada. Un día en el chat a los dias de llegar yo empece la charla y el se mostraba frio y distante lo cual termino en sarcasmos y actitudes pedantes contra cualquier cosa que yo le escribía. Hasta que lo confronte y le dije eso, que es un pedante etc. Ahí quedo la conversación, después me mensajeo dos veces, una en año nuevo todo sexy y buena onda y dias después me volvió a mensajear contandome que estaba enfermo y se sentía triste. Me pregunto sobre como la estaba pasando en casa y yo le conte que de puta madre 😀 a lo que me respondió como victimandose que el nunca se imaginaria tener el tipo de aventuras que tuve (estuve en la jungla acampando) :p luego de eso no me mostre protectora o el clasico “no fue tan genial, tenemos que hacer eso juntos” que talvez esperaba, simplemente le cambie el tema de una y después de dos frases le dije “bueno, tengo que ir a alimentar a mis perros, que te mejores pronto, chau!” XD. Ya estoy de vuelta aqui pero no hemos vuelto a hablar prácticamente yo desaparecí, el otro me dejo un like en mi perfil unos dias atras, pero igual no quiero retomar el contacto, porque?
    Mas que bolitas cuando yo tomaba la iniciativa de buscarlo, el me daba electrocutazos. El estar lejos me hizo apreciar lo que es tener un poco de paz mental, sin esperar fin de semana tras fin de semana a que minimamente aparezca. Sin considerar que este experiementador luego de analizarlo es tambien agresivo pasivo, y entender que no va a cambiar! y yo solo quedare mas y mas debastada emocionalmente, la mejor opción es desaparecer. Al final de cuentas te das cuenta, la vida es muy corta para sufrir tanto. Si, extraño sus mensajes y nuestras citas, pero el precio a pagar es demasiado caro. Es una cuestión de supervivencia, no se si hasta donde las ratitas hermosas tendrán su instinto de supervivencia desarrollado, pero cualquiera que tiene sueños y metas en la vida sabe que no se puede uno seguir autosaboteando con alguien así Fuerza a todos y a mi tambien! besos!

  21. lidia febrero 14, 2015 at 6:31 pm #

    Siii toda la razon, si una se pone a ser parte de ese juego tambien hay que preguntarse por que tolerar eso.
    Cuando uno esta enamorado uno siempre le da oportunidades a las personas esperando que estas cambien… lo se por experiencia: al final nos volvemos hasta mazoquistas: esperamos tantas cosas buenas, damos tantas oportunidades que nos olvidamos que somos humanos y simplemente revisamos cada palabra que dijimos o cada gesto para analizar que pudo salir mal y al final… solo al final se que da uno solo, y hay que empezar de nuevo la vida

  22. Any marzo 31, 2015 at 6:48 pm #

    Hola Marina, efectivamente yo hice sin darme cuenta ambas estrategias, la primera me aleje totalmente y luego él me buscó entonces a pesar de no tener señales claras opté por empezar con la segunda estrategia, lo curioso de éste caso es que él empezó a tratarme indiferente sin decirme que me aleje definitivamente, entonces opté por volver a alejarme, entonces cada vez más nos estamos alejando, cada vez menos los mensaje y yo me he dedicado a vivir mi vida, a viajar, pasear y hacer lo que me gusta, no te niego que hay momento en los que lo extraño y es cuando me sacudo y lo olvido y continuo, es una lucha constante así que debo vivir mi día a día para que cuando llegue el momento indicado me daré cuenta que lo saque de mi sistema.

    Saludos desde Ecuador
    Abrazos

  23. Mari abril 21, 2015 at 1:00 pm #

    Me ha encantado ^_^ cuánta razón!!

    ” el cambio sólo sucederá cuando el dolor de no cambiar sea mayor que el dolor de hacerlo” ya te digo… lo suscribo totalmente

    Besos!

    PD: Eres amor y sabiduría, Marina 😉

  24. Nati septiembre 30, 2015 at 7:04 am #

    Hola Marina!

    Me encontraba en una situación similar desde hace unas semanas… Y ayer dí con este artículo y tomé la decisión de terminar con esa situación. Quise optar por la opción 1, pero ya lo había intentado en una ocasión y al final me acabó llevando a su terreno de nuevo. Necesitaba zanjar el tema, así que hablé con él, pero fue peor porque sus respuestas (inmaduras) me hicieron más daño aún. El problema es que es una persona con la que coincido frecuentemente… y ahora no se como sobrellevar la situación. Me siento un poco idiota… 🙁

    ¿Algún consejo?

    Gracias!

  25. Elena octubre 31, 2015 at 10:01 pm #

    Muy buen post primero quiero felicitarte , me encanto encontrar este articulo:).

    Bueno , yo estoy de acuerdo con Jorge del 6 de septiembre pues lamentablemente debo decir que soy una palanquita cronica :(, actitud que no me ha hecho feliz tampoco , esto era inicialmente algo que yo llamaba inocencia cuando estaba en colegio y timidez ante cualquier muestra de interes de algun chico. alguna vez me animaba a hablarle como un super amigo pero como me gustaba no podia hablarle igual que a otros de mis amigos y terminaba aveces dandoles atencion y aveces no.

    Este problema lo vi recien hoy que despues de muchas veces haber terminado en nada ya que al final los ineresados se cansaban del juego y no eran lo suficientemente valientes para ser directos al fina un me gustas seguro ubiera terminado por a mi tambien pero se onvirtieron en eternos amigos …..cosa que para mi fue muy bonito inicialmente pense que solo querian ser mis amigos…. (no se si tonta de mi o inocente) y era feliz con mis amigos.

    Hasta ahora que ya soy de una edad que ya no se puede decir que soy una adolescente y encontre un chico que me encanta es mas quisiera hasta casarme con el o si no se da me encantaria vivir esa historia romantica que la vida nos tiene preparada no importando el tiempo sea poco mucho para siempre jejejej pero no me es posible.

    Es un compañero de trabajo menor que yo y yo tengo un cargo mas alto lo cual hace que alguna vez chocamos y le llame la atencion , el es muy inteligente y capaz pero.. bueno paso….por motivos de trabajo no se como demostrar mi interes sin dejar de ser profesional ….el se me apegaba a todo lado y yo escapaba y rechazaba su ayuda porque eran trabajos que debia realizar yo ….el hizo muchas cosas que al principio me gustaban pero no me hacian tambalear de mi idea de profesionalismo y ademas mencionar que yo tengo pareja y queria ser correcta y tambien me alejaba porque ya nos vamos a casar y el parece ser la persona que ubiera esperado toda mi vida …. pero parece no es suficiente cuando se trata de una relacion que ya va al matrimonio me decia yo .

    Pero despues de 6 meses de intentos fallidos de parte de el y de mis atajadas y malos tratos ….mmmmm …enrealidad creo que sin bolitas jjajajaj en todo ese tiempo no di ni una bolita ….supongo que me idealizo y que tal vez siente admiracion por mi trabajo…….en fin ,,,,,despues de 0 bolitas el alfin llego a mi corazon…….se que es una tonteria pero decidi dar un ultimatum a mi novio …que por cierto vive en otra ciudad……ya que me vuelve loca la idea que a poco de casarme este con tantas dudas…..decidi dar una bolita………..el se porto reacio …. y volvi a mi comportamiento anterior de indiferencia jajja estoy acostumbrada a eso …..pero el me dio otra bolita …jajajjajaaj creo que los dos nos volvimos en palancas y ratas a la vez………

    Me encanto tu post porque me ayuda a comprender mas este tipo de actitud que espero poder superar ya que como dice en uno de los comentarios no siempre es mala la palanca y para mi la solucion mas facil es decirle abiertamente tus sentimientos mientras mas antes mejor asi lo hicieron mis parejas con las que las relaciones funcionaron bien 🙂 ya que si dejas pasar el tiempo entiendo que te encariñes y llegues peor a una situacion que no puedes controlar si lo haces al principio no hay mucha historia y si te dice que si bien por ti y si te dice que no bien tambien pues buscan alguien que si te valore 🙂 consejo de palanca.

    Ahora estando en mi actual situacion de ratita jajajaj vermos que pasa da miedo ser directo verdad? pues tendre que seguir mi propio consejo…… valor…….

  26. Sarah noviembre 15, 2015 at 5:06 pm #

    Precioso Marina,

    Precioso por lo claro y empático que es tu artículo.
    Gracias por tu naturalidad a la hora de escribir este artículo, se hace accesible y, por lo menos a mí, me saca unas cuantas sonrisas, además de enseñarme cosas!

    Un abrazo!

  27. maria diciembre 3, 2015 at 2:56 pm #

    Hola Marina,

    te felicito por tu blog, escribes con tanta claridad , y tienes tanta razon…
    Pues he sufrido esto que describes, y me puse a dar a la palanca a muerte, y me costo entenderlo pero finalmente madure.
    Estoy deacuerdo con las 2 opciones, o no dar a la palanca nada, pero si te obsesiona mucho el asunto,. lo suyo es dar la palanca a saco. Y el tiempo pone las cosas en su sitio.
    gracias de corazon .

  28. Me enero 27, 2016 at 9:30 am #

    El mejor consejo que he escuchado, expuesto en la forma que llego a mi mente y a mi corazon:

    Estrategia 2:

    Se tu mismo, buscala cuando te plazca, si se molesta es que no quiere a alguien como tu, y al saberlo podras tener la libertad de buscar a alguien mas.

    Lo que hare ahora es ser yo mismo, buscarla cuando siempre que quiera y considere prudente sin temor a que se fastidie de mi.

    Gracias por todo.

    Saludos!!

  29. Laura febrero 12, 2016 at 11:32 am #

    ¡¡Ojalá hubiera leído esto antes!!
    Hace apenas un mes que salí del laboratorio.

    Yo hice una mezcla de las dos estrategias.
    Dejaba largos tiempos sin darle a la palanquita y luego le daba a ver si seguía saliendo la bolita.
    Durante un tiempo la bolita salió, e incluso a veces la bolita caía sin darle a la palanquita.
    Después dejé de darle durante unas semanas y la bolita nunca caía, así que decidí darle una vez más y la bolita cayó para decirme que llevaba una semana con otra…..
    Me sacó del laberinto y del laboratorio de una patada.

    Ni me planteo volver a saber nada de él, cuando ni siquiera se molestó en decirme que estaba con otra…

    Muchas gracias Marina. La próxima vez estaré más espabilada.

  30. Rebeca febrero 15, 2016 at 7:35 pm #

    Hola, quiero que me ayuden con mi historia. Bueno yo cuando estaba en el instituto conoci a un chico, pero estaba gordo y no hablabamos, pero dos o tres años despues decidimos volver a juntar a todos los de la clase, y él habia cambiado un montón estaba en forma y le encantaba el deporte, y ese verano me empezó ha hablar, y hablabamos todos los días, un dia empezaba yo la conversación y otro día él y un día me dijo que estaba por mí, pero claro yo no le había visto en persona, y nunca habíamos quedado, asique hice como si nada, y seguimos hablando todos los días. Pero en la universdad, resultó que ibamos a la misma, pero él a otra clase, y la cosa es que se hizo amigo de mis amigos, y nunca hablabamos, y poco a poco perdimos la conversación, y no sé por qué, ahora él me gusta a mí pero yo a él no, o no lo sé. La cosa es que yo intento animarle a que hablemos diciendole a veces hola, o antes de entrar a la universidad, pero nunca funciona y no ser que hacer. Un día le pregunté que por qué no hablabamos ya que antes éramos muy buenos amigos, y me dijo que porque no sabía de qué hablar conmigo.
    En fin que no sé que hacer, ayúdenme porfavor.

  31. Anónimo febrero 15, 2016 at 9:17 pm #

    Hola Marina y gracias por la publicación. Ciertamente tu metáfora me ha hecho ver con claridad lo que ya me sospechaba. Que tal si estoy siguendo la estrategia uno pero con unos deseos inmensos de que me dirija la palabra? Mi orgullo no me permite darle a la palanca pero tengo unas ganas de que hubiese sido distinto.

  32. Roberto febrero 24, 2016 at 12:20 am #

    “Laura está enamorada de Jorge. Trabaja en su edificio, y desde que se cruzaron…”, pero podria ser “Jorge está enamorado de Laura” Trabaja en su edificio, y desde que se cruzaron…”

    Y el podría haber cometido no el mismo, sino los mismos errores, porque es esa forma de actuar, la que va restando a una persona atractivo.
    Hay cosas que nos atraen, a hombres y mujeres, y cosas que no nos atraen, y si quieres gustar a la otra persona, lo fundamental es tratar de actuar un poco de acuerdo a esto. Se podrá decir que es retorcido, pero es así.
    Si por ejemplo ella algun día se muestra distante o le hace ver que va con prisa, eso incrementará el misterio y dejara al chico pensando. Pero no actuamos así y nos mostramos disponibles porque pensamos de manera racional: Más atención de ella hacia el = Más atención de él hacia ella. Al final es cuestión del miedo a perder, lo cual puede ser racional, pero ese miedo o como quiera llamarse, nos va paralizando y hace que nos metamos en una espiral irracional pensando en el error, en lo que dijimos o hicimos mal. Y le damos muchísimas vueltas . Cuando…. no es un error puntual como algo dicho, es más la actitud. Quizás hasta piensas en preguntarla ¿por qué? Pero no sabes muy bien el motivo de la pregunta estás desorientado por completo porque para ti la situacion es paradójica.
    Como… “Le doy un helado y no lo quiere”, o si fuera un perro ¿Como es posible que no quiera un hueso?

    Como dije, ella puede despedirse de él algún día con tranquilidad, pero otro día puede despedirse de él con cierta ligereza y alejarse sin más, o alejarse mientras mira el móvil para hacerse más la interesante si cabe. Y lo que ha dicho es lo mismo, pero la actitud diferente. No se imagino que tampoco te puedes pasar, pero si parece convincente, Why not?.Damos mil vueltas a lo que hemos hecho mal, y deberiamos actuar algo diferente
    Ella debería hacer otras actividades ver a más gente, tener más opciones al final…
    Y, si se te da bien, bromear con el siendo “un poco” pícaro u ofensivo, porque ese es otro gran problema parecer inofensivo.
    Esto no es algo que haya descubierto por internet hay mucha información sobre ello.

    Lo que se extrae es que a veces lo que más te aleja de algo es lo ordinario, en el sentido de lo habitual. Jamaás ser ordinario en el sentido de grosero.

  33. Sol abril 12, 2016 at 4:25 am #

    Si me he visto envuelta en esa situación. Justamente, es muy común, conversándolo con amigas. Justo por ello, empecé a buscar en internet y me encontré con la grata sorpresa, tu blog.

    Resulta que he intentado ambas técnicas:
    1. Le apreté a la palanca como si no hubiera un mañana: mensajes, juegos, manualidades y mil y cosa creativa. Eventualmente, me dijo que no podíamos continuar. Le dije que lo que le diera paz mental a él, también a mí. A la segunda semana, me propuso volver a salir. Intenté darle en el ego y le dije que saldría con alguien más, pero que la siguiente semana con gusto. NUNCA MÁS SUPE DE ÉL y me eliminó de Facebook.

    2. No le di a la palanca:
    Yo podía ver su cara de emoción, que es difícil de actuar, al menos para un amante del análisis estadístico (si fuese un capo de la comunicación podría dudar) , al verme y yo al saludarlo. Yo iba a verlo cada vez que podía. Y él, me daba de a pocos. Hasta que decidí relajarme. Me mentalicé y ahora la verdad sé poco o nada de él. De vez en cuando lo pienso. Pero así se dio. No intentó el nada tampoco. Cosas de la vida.

    Igualmente, me da gusto saber a ciencia cierta qué era todo el teatro, por qué se daban los casos. Y mi actuar empírico tuvo justo lo que comentas: si buscas alguien como yo, aquí estoy siendo yo. Y si nopues se alejará. Ni uno de los dos perdió el tiempo, al menos no mucho.

  34. JosMa mayo 1, 2016 at 10:26 pm #

    Pues a mi me tenìan en un programa de reforzamiento intermintente, una chica que antes me gustaba un montòn, pero de tanto rechazo me cansè de darle a la palanca jaja, ahora ella se siente ignorada por mi y le dice a su tia (con quièn yo me llevo super bien) que yo soy un engreìdo y que no le quiero hablar màs. Pues ahora que pasarà no sè? jajjaja serà que ahora ella està dandole a la palanca, ahora me gusta otra chica y estamos conociendonos, espero no caer en un programa de reforzamiento con ella jajajajaj. Quiero asegurarme de que dejè de ser rata tipo wistar con la chica anterior, e iniciar algo con la chica que actualmente me gusta, si me puedes dar consejos al respecto te lo agradecerìa, saludos y abrazos. 😉

  35. Oriol mayo 31, 2016 at 11:48 am #

    Madre mía… ¡Más razón que un santo!

    Gracias por el artículo, Marina.

  36. CRISTINA junio 7, 2016 at 8:33 am #

    Yo estoy en la disyuntiva de usar uno de los dos métodos: o darle o no darle. Creo que voy a optar por darle a la palanca frenéticamente, a ver qué pasa. Intuyo que se agobiará y se alejará, como ya pasó una vez, que me pidió “unos dias de ermitañismo” que duraron 6 meses. Y porque yo volví a hablarle que sino ni noticias…. lo cual me lleva a pensar que realmente no quiere nada conmigo, no entiendo su manera de actuar, (6 meses a tope, 6 meses de ausencia) pero la conclusión es esa. El problema es que yo necesito escupirlo todo, no sólo darle a la palanca sino decirle todo lo que pienso. Sé que es lo que tengo que hacer. Siento que es mi manera de liberarme.

  37. Flor agosto 21, 2016 at 1:05 pm #

    Hola, ¿y qué sucede cuando te convences de dejar de darle a la palanquita, (que yo pienso que le hemos dado los dos a la palanquita) y es él el que aparece cada vez que decides alejarte porque piensas que hay incompatibilidad? Es como si no me dejara hacerlo….No sé si me explico. Enganche lo llamo yo.

  38. Raquel octubre 24, 2016 at 1:33 pm #

    jajajajajajaj, gracias por este artículo, me parece una explicación genial, aunque no llega a decir por qué te tratan así, si tu también actuas de cierta forma que lleva a que la otra persona te tome por ratita de laboratorio, solo explica por qué te enganchas a esa situación. Yo al final decidí la opción 1, huelga de dar a la palanca jajajaj, pero me costó mucho tiempo decidirme. Nunca se me había ocurrido la opción 2, tendre que probarla la próxima vez.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Artículos que han cambiado mi año - Habitación Lavanda - enero 4, 2016

    […] probado todos los tipos posibles de bebidas vegetales, bebo leche de avena. Con éste entendí por qué a veces los chicos que nos gustan nos tratan como a una rata, o lo hicieron los chicos del pasado. Y más sobre relaciones,  me reí con la Teoría del […]

  2. Refuerzo aleatorio o condicionamiento operante – Jéssica Fillol .es - mayo 30, 2016

    […] Fuente: Psicosupervivencia: Por qué el chico/a que te gusta te trata como a una rata (y qué puedes hacer p… […]

Deja un comentario