La newsletter más entretenida de Internet

En septiembre de 2019, mi amiga María Fornet, que también es psicóloga, pensaba que yo estaba loca.

¿La razón?

Te la cuento enseguida.

Antes déjame que te diga que cuando era pequeña, mi ídolo era Ana Frank.

No Claudia Schiffer. No Shakira. Ana Frank: una adolescente judía que pasó dos años encerrada en el anexo oculto de un edificio, fue deportada y murió de tifus.

Yo era una niña rara.

La razón es que su Diario era mi libro favorito. Me ayudó a entender el poder que tiene escribir.

Desde entonces, desde que tengo memoria, escribo y escribo y escribo.

La escritura me ha traído casi todo lo bueno que hay en mi vida (a mi marido lo conocí en un viaje y a mi hija la trajo un parto horrible de dieciséis horas la cigüeña).

Así que en septiembre de 2019, después de seis años con este blog, pensé:

«Voy a escribir a mis lectores. Un montón. Les voy a escribir todos los días y les va a encantar».

Cuando mi amiga María Fornet se enteró, se echó las manos a la cabeza.

—A ver, Marina —me dijo—, que yo te voy a leer porque te aprecio, pero…

No siguió. Yo sabía que quería decir: «tus lectores pensarán que eres un tostón».

Semanas después, me envió esto:

 

Y a ver, a mucha gente no le gusta el rollo y se borra de la lista. Sin problema. A mí me gusta el chocolate y a otros no.

Internet es muy grande.

Pero otro montón de personas abren la newsletter cada día y les encanta. Me dicen, por ejemplo (esto me lo escribió Eva, una suscriptora):

Jajajajajaja….. Yo creo que te inventas las historias!!!!!!

Me encantas Marina, es una gozada leerte. Y eso que estás todos los días en el buzón, que normalmente doy carpetazo a estas cosas, pero es que son historias cortas y divertidas… Molan mucho….

Gracias.

En cualquier caso, por probar no pierdes nada. Te puedes borrar en un clic, sin problema.

Tú decides: