17 rutinas matinales que pueden cambiar la tuya

pablo-8Como ya te he ido contando por aquí y en la newsletter, el lunes que viene estará disponible Transforma tus mañanas: un curso de 15 días para construir una rutina matinal que cambie tu vida de arriba abajo.

Estoy TAN convencida de que una rutina matinal te puede cambiar la vida, que hoy te he traído a 17 conocidos bloggers para que te cuenten las suyas.

Tener un blog no es indicativo de que seas una persona interesante, por supuesto, pero los 17 fenómenos que van a participar hoy tienen otros motivos para que nos fijemos en ellos: son gente que está desarrollando Proyectos Grandes y Locos, viviendo vidas con sentido y aportando su granito de arena a la Humanidad.

Verás que hay rutinas para todos los gustos: complejas y sencillas, cortas y largas, estructuradas o más libres. Lo que tienen todas en común es que te ayudan a empezar el día con intención y espacio, en lugar de estar siempre corriendo y en modo apagar fuegos.

Te animo a que leas este post con una libreta en mano y anotes las ideas que puedan servirte a ti. Sin más, te dejo con ellos (¡al final te cuento también mi rutina, por si tienes curiosidad!).

Rutina #1: vaciarme, llenarme y moverme (escritura + visualizar + ejercicio)

Jon Valdivia, coach y músico

jon-round-postTengo tres partes muy definidas para mi rutina matinal. Está sujeta a modificaciones, pero esta estructura me funciona de perlas.

1. Vaciarme: escribo durante unos 20 minutos sin filtrar lo que pasa por mi cabeza. La idea es vaciar las telarañas mentales y darme un espacio para “escupir” todos esos pensamientos recurrentes que flotan en la cabeza por la mañana.

2. Llenarme: dedico unos 10 minutos a visualizar, sentir y asociarme emocionalmente con todas las cosas buenas que tengo en la vida y que doy por sentado. Entro en un espacio emocional en el que no necesito nada y todo está ya resuelto. Imagino que he conseguido mis objetivos, que soy la versión de mí que aspiro a ser y que las cosas importantes de la vida están en orden. La idea es vivir mis días desde ese estado emocional. Esto marca la diferencia entre vivir en mi máximo potencial actual o vivir preocupado por todo lo que aún no está resuelto o queda por conseguir.

3. Ejercicio físico y meditación: para mí esto suele ser pasear al perro y/o hacer una sesión de fitness. Durante este tiempo me concentro en estar en el “aquí y el ahora”, entrenando mi sistema a mantener presentes todas las emociones que he creado en el paso 2.

En total me lleva entre una y dos horas. Acabo feliz emocional, física y espiritualmente. Es una burrada de tiempo pero lo importante es la estructura. Es una inversión que da resultados a corto y largo plazo, así que hago la inversión muy a gusto.

Jon Valdivia es coach, nómada y músico. Desde su web comparte inspiración y acompañamiento para inconformistas que quieren escuchar su voz interior y vivir su Gran Historia.

Rutina #2: aprovechar la creatividad (escritura)

Cristina Veira, psicóloga clínica

cristina-round-postMi rutina diaria es bien sencilla: nada más levantarme, bebo un vaso de agua y escribo. Suelo despertarme sobre las 7:30, antes que el resto de personas de la casa y aprovecho ese rato de silencio y tranquilidad para concentrarme en escribir.

Lo del agua es porque me suelo despertar con mucha sed, no por nada especial. Lo de escribir es porque he comprobado que la primera hora de la mañana es mi momento más creativo.

Paro de escribir o bien cuando termino un post o un capítulo de un curso o cuando mi hijo se despierta, lo que antes ocurra. Pero si tengo que decir un tiempo, normalmente estoy escribiendo entre 45 o 60 minutos seguidos, más que de sobra para llevar todo al día, sin estar pensando “tengo que escribir, tengo que escribir”

Después, desayuno, me visto y ahí ya la rutina cambia dependiendo de si me toca trabajar o estar con el niño. Si estoy con mi hijo, pues juego y voy al parque y si trabajo, aprovecho el resto del tiempo en tareas más mecánicas como maquetar posts, grabar vídeos, etc.

Por las tardes atiendo pacientes en consulta.

Los fines de semana altero un poco la rutina y no escribo nada, sino que dedico ese tiempo extra por las mañanas a leer, estar con el ipad o dormir algo más.

Esta es mi rutina de las mañanas, que me ha resultado muy útil para poder llevar al día dos blogs y sacar varios cursos online mientras cuidábamos de nuestro hijo en casa.

Cristina Veira es psicóloga clínica y terapeuta familiar. Dirige una consulta de psicología en A Coruña.

Rutina #3: planes y rituales (revisión + planificación + foco)

Márcos Vázquez, emprendedor y asesor nutricional y de fitness

marcosvazquez2rEl rumbo con el que empieza tu día determina en gran parte donde termina. La dirección inicial determina el destino final. Si lo primero que haces al levantarte es sumergirte en el torrente de información de redes sociales y correos interminables, te arrastrará la corriente, perderás el control de tu mente. Cuando quieras darte cuenta, se habrá evaporado media mañana sin haber logrado nada. Una bandeja de entrada vacía no es un buen indicador de progreso.

Para evitar la deriva, debes tomar el control de tu día. Ten un plan y un ritual

En mi caso, hay pequeñas diferencias según el día. El lunes dedico más tiempo a reflexión y planificación. El viernes hago un repaso de los objetivos cumplidos y fallos cometidos. Pero a grandes rasgos, sería lo siguiente.

Me levanto sin despertador. Bebo agua con un poco de jugo de limón. Pongo el café al fuego. 

Reviso los objetivos del día, con enfoque 1-3-5: 1 objetivo principal, 3 objetivos menos importantes de apoyo y 5 (como máximo) actividades pendientes a completar. El objetivo principal del día está alineado con la planificación semanal. Idealmente el resto también, pero varían en función de los imprevistos de cada día.

Sirvo el café y reviso el email para asegurar que todo está bien. No respondo correos, solo valido que el mundo no se ha venido abajo mientras dormía (es decir, no hay nada super urgente o algún problema serio). Con la tranquilidad de que el mundo sigue girando, desayuno (si no toca ayuno intermitente). 

Después empiezo a trabajar en mi prioridad n°1, normalmente relacionada con generación de contenido. Organizo mi tiempo por bloques, al estilo Pomodoro, porque me permite mantener máxima concentración. Aprovecho los descansos para responder emails o participar en las redes sociales.

(Puedes leer más sobre rituales, hábitos, etc., en esta entrada de Marcos: El poder de la concentración y el mito de la inspiración.

Marcos Vázquez es experto en Fitness y Nutrición desde una visión alejada de convencionalismos y comprometida con la verdadera salud del ser humano. Desde su blog Fitness Revolucionario lidera una revolución que cuenta ya con más de 90.000 seguidores.

Rutina #4: movimiento, inspiración y gratitud (deporte + meditación + diario de gratitud)

María Fornet, escritora y psicóloga

bio-maria-fornetMe levanto a las seis y hago algo de deporte. Algunos días, en el gimnasio; otros, aprovecho para caminar; los menos, hago algo en casa. Uso esta hora para, además, escuchar podcasts que me motiven e inspiren: tiro de charlas de TED, de personas exitosas o veo vídeos en Youtube de escritoras que me recuerdan quién quiero llegar a ser (Allende, Laura Freixas, qué sé yo. Gente grande que me enseña mucho).

Cuando acabo, me ducho y me siento a hacer unos minutos de meditación, que luego repetiré a la noche. Para finalizar con mi rutina, cojo mi diario y escribo cinco cosas por las que estoy agradecida, pero con un truco: al menos dos aún no han sucedido. Todo esto me sirve para no olvidarme de lo que quiero conseguir, desbloquear mis miedos y preparar mi mente para que, aquello por lo que cada día trabajo, me pille con la actitud correcta.

María Fornet tiene dos novelas publicadas con éxito y cada semana comparte en su web lo que sabe y lo que aprende de sus dos grandes pasiones: la psicología y la escritura.

Rutina #5: modo apisonadora on (ejecutar y punto)

Gonzalo Ruiz Utrilla, ingeniero, inversor y emprendedorgonzalo-round-post

Cuando he tenido mucho foco en un objetivo o proyecto y sabía perfectamente lo que hay que hacer, siempre me despertaba muy pronto. Entre las 4 y 6 de la mañana y empezaba a ejecutar en modo apisonadora. Sin coger el teléfono, sin mirar el email, sin redes sociales, sin movil. Simplemente tarea-ejecución.

Cuando he tenido menos foco, intento seguir la idea de que el origen de la motivación está en la acción. Por eso intento concentrarme lo antes posible y ejecutar.

Algo que si he intentado toda mi vida es pensar en mi “Yo del futuro”. He detectado que la mayoría de la gente sobreestima a su yo del mañana. Cree que es alguien superpoderoso que lo va a hacer todo. Sin embargo, por experiencia, se que el “Yo del futuro” es vago, perezoso, le cuesta arrancar, procrastina y rezonga cuando tiene que hacer algo. Sobre todo por las mañanas, cuando se despierta con sueño sin una motivación clara.

Lo mejor es allanarle el camino y darle instrucciones claras. Piensa la tarde o la noche de antes en lo que tendrá que hacer y los objetivos que tiene que conseguir. Escríbelos y define de la forma más explicita posible, paso por paso, lo que tiene que hacer desde que suene el despertador: Pon un pie en el suelo, enciende la cafetera, ducha, no mires el facebook, no deambules, dúchate, vístete, haz la cama, ve al banco, haz esa llamada, envía ese documento…. Así será mucho más fácil realizar tus objetivos.

No confíes en tu yo del mañana. Es vago. Es perezoso y en cualquier momento intentará escaquearse de sus objetivos.

Gonzalo Ruiz Utrilla es ingeniero en Telecomunicación y Miembro del Alumni de Singularity University. Fundador de empresas como Tendenzias Media SL, FinancialRed.com, Bolsa.com o Cursos.com. Inversor en Startups a través de Civeta Investment SA y Fintech Ventures SL. Apasionado y divulgador de Transhumanista, Biohacking y Desarrollo personal.

Rutina #6: recarga mental y física (meditación + desayuno)

Ana Vico, psicóloga

ana-roundpostMe di cuenta de la importancia de una rutina saludable cuando, tras una temporada más o menos prolongada, me sentía sin fuerzas e irritable por las mañanas. ¿Qué ocurría? Me analicé y resultó que lo primero que hacía por la mañana era abrir el email, el ordenador, la web… ¡Ya empezaba con estrés! 

Desde ese momento, supe que necesitaba empezar bien el día, por muchas tareas que tuviera que hacer.

1. Ahora me levanto temprano, me lavo un poco la cara y me siento a meditar durante 1 hora

2. Después, con el foco puesto en el presente, desayuno. ¡Mi comida favorita del día! Disfruto cada bocado y muchas veces lo hago desde mi balcón, mirando el paisaje.

3. Cuando he hecho eso, tengo la energía suficiente como para comerme el mundo. Y, dependiendo del día, me voy a hacer un poco de deporte o me pongo a trabajar en algo creativo (crear mi nuevo curso, escribir partes de mi libro, definir metas a corto plazo…). 

Lo ideal es que recargues tus pilas mentalmente (yo lo hago meditando) y físicamente (comer, moverte, yoga…). Con esto, tendrás todo lo necesario para vivir plenamente un día más.

Ana es psicóloga y coach experta en inteligencia emocional. ¿Su lema? Entrena tus emociones y conquista tu vida. Puedes empezar a dominar tus emociones con su minicurso gratuito.

Rutina #7: viviendo el aquí y ahora (desayuno consciente)

Jesús Matos, psicólogo

jesus-round-postDesde hace ya muchos años, mi rutina matutina es la misma. Me levanto con una hora de antelación para poder desayunar mirando por la ventana. Intento vivir el momento al 100%, especialmente los días que puedo ver amanecer.

El ritual no tiene ninguna complicación, simplemente prepárame un café solo bien cargado, sentarme en el sofá y ponerme a contemplar las vistas desde mi casa.

Me centro en impregnarme de toda la información que me dan mis sentidos. Desde el contacto de la piel con el sofá, pasando por el sabor amargo del café, el sonido de los pájaros revoloteando y la visión de la majestuosa montaña que corona el pinar.

Pensar en lo inalterable de la naturaleza durante tantos miles de años me hace sentirme pequeño. Me hace sentirme parte de todo, en unión a todo lo que me rodea.

Esta forma de empezar el día me conecta conmigo mismo, me hace relativizar las dificultades del día a día y me mantiene en equilibrio. Es uno de mis momentos preferidos. Salto de la cama con ganas de tomarme el café mirando la naturaleza.

Jesús Matos es psicólogo y enseña a personas que están tristes las técnicas necesarias para regular emociones con eficacia y vivir una vida plena.

Rutina #8: nutrirme y activarme (desayuno + Meditación Activa)

María Mikhailova, coach de intervención estratégica

maria-round-postAunque no soy una persona constante en mi rutina, sí que intento seguir unas directrices para aprovechar al máximo las primeras horas.

No me gusta despertarme de golpe, así que siempre pongo la alarma unos 10 minutos antes de la hora prevista. Gracias a trabajar desde casa y no tener que ir a la oficina, puedo tomarme mi tiempo tranquilamente. Siempre tomo un gran vaso de agua fría o templada antes de desayunar y desayuno tranquilamente cereales con fruta y café (y si estoy inspirada, incluso me hago un batido verde de espinacas y fruta).

Una de las cosas que más me funciona es realizar la Meditación Corporal Activa, para activarme y crear mi día ideal. Consiste en una respiración activa de unos 15 minutos que tiene 4 fases: respiración enérgica acompañada del movimiento del cuerpo para conseguir energía y claridad; gratitud por todo lo bueno que hay en mi vida; visualización de 3 objetivos que quiero cumplir en el día de hoy; y por último creación de afirmaciones positivas que me potencian mi nueva identidad.

Puedes descargar de forma gratuita la meditación que he grabado yo misma y que ofrezco a mis seguidores aquí.

María Mikhailova es coach personal, escritora, formadora y conferenciante del crecimiento personal y desarrollo del talento. Postgrado en Coaching, Inteligencia Emocional y PNL por la Universidad Rey Juan Carlos. Ayuda a las personas a descubrir su propósito, reinventarse profesionalmente y crear una atractiva marca personal para conseguir el estilo de vida que sueñan.

Rutina #9: inspiración y energía (meditación + agradecimiento + ejercicio + desayuno)

Isa y Juanmi – ingenieros y emprendedores

isa-y-juanmiCada vez somos más conscientes de la importancia que tiene empezar el día dedicando tiempo a nosotros.

Empezar de forma reactiva, mirando el móvil, las redes sociales o el email es lo peor que hay para la productividad, así que poco a poco hemos ido creando nuestra propia rutina que por supuesto está en constante cambio y evolución:

1. Para comenzar, 10-15 minutos de meditación para empezar el día enfocados y relajados. 

2. Después dedicamos unos minutos a decir 3 cosas por las que estamos agradecidos hoy. Pueden ser desde cosas más importantes como tener salud, hasta cosas aparentemente pequeñas como tener un techo donde dormir. Es incorporar el hábito de no dar nada por sentado y valorar lo que tenemos. Nos hace empezar el día con actitud positiva 🙂

3. Luego hacemos unos estiramientos y ejercicios rápidos para cargar el cuerpo de energía, como flexiones, sentadillas, etc Es algo que no lleva más de 5 o 10 minutos, pero te activa. Al margen de que algunos días vamos al gimnasio, claro.

4. Y por último ¡un buen desayuno! Nos encanta preparar un desayuno a base de batidos de frutas, avena o huevos. Alimentos que nos dan energía para toda la mañana. Nos lo tomamos o bien viendo videos de Youtube o con música de fondo y charlando.

Y esa es nuestra mañana. Más o menos 1 hora en total y estamos listos para empezar a trabajar.  En nuestro caso las tareas las dejamos planificadas la tarde-noche de antes así que por la mañana ya sabemos con que tenemos que empezar. También intentamos no activar los datos del móvil hasta bien avanzada la mañana y así nos aseguramos no tener distracciones.

La verdad que podemos decir que las mañanas están cambiando nuestra vida.

Isa y Juanmi ayudan a emprendedores a activar su máximo potencial a través del Alto Rendimiento. Apasionados por la Productividad, la Gestión de Proyectos y los viajes.

Rutina #10: no es mi rutina, es mi vida (estiramientos + paseo + movimiento)

Rober Sánchez, entrenador personal y filósofo cotidiano

roberMi rutina matinal dura cinco horas, de 7 a 12. ¿Cinco horas? Sí, ni una más ni una menos. ¿Por qué? Verás… Hace un tiempo descubrí que la vida de un hombre/mujer es un simple eco de cómo se viven las cinco primeras horas del día, más o menos. De hecho, mi rutina matinal no es una rutina, es mi vida. No hay nada más importante que esta primera parte del día, ya que el resto es una mera consecuencia, una prolongación de mi compromiso matutino.

¿Y cómo es? Allá vamos.

Me levanto a las 7. Me preparo un café americano mezclado con una yema de huevo, y manteca y aceite de coco, al mismo tiempo que dejo listo mi desayuno para más tarde.

A las 7:15 me tomo el café, sentado en el suelo mientras hago algunos estiramientos y miro vídeos de danza, circo o gimnasia.

A las 7:30 bajo al parque con Lula, mi chihuahua, y juego con ella al pilla-pilla unos veinte minutos.

Vuelvo a casa y a las 8 salgo hacia el gimnasio o la playa, en bicicleta. Durante dos horas y media me muevo. No, ni entreno ni hago ejercicio. Me muevo. Al final, algo de relajación y vuelta a casa para ducharme y desayunar, sobre las 11:30. A las 12 ya estoy listo para disfrutar del impacto de empezar cada día de esta manera.”

Rober Sánchez es entrenador personal en proceso de convertirse en profesor de movimiento. Escribe sobre experimentalismo cotidiano: una filosofía de vida propia basada en el libro Walden, de Henry D. Thoreau.

Rutina #11: energía, actividad y concentración (desayuno + ideas + meditación)

Sandra Llinares, coach y mentora de emprendedores

sandra-llinares-300x300Al levantarme bebo mi primer vaso de agua del día. La hidratación es básica para el cerebro.

Antes de dedicarme a mí y a mi trabajo me ocupo de mi hijo. Le despierto y desayunamos juntos. Para mí es importante desayunar bien. Con el estómago vacío soy incapaz de hacer nada. Como pan de centeno y fruta. Eso me ayuda a mantener unos niveles constantes de glucosa en sangre y a no tener hambre durante la mañana.

Una vez nos hemos arreglado y le he llevado al colegio puedo ponerme a trabajar. Como ya hace un rato que me he despertado, estoy activa y he conducido, suelen venirme un montón de ideas a la cabeza y de cosas por hacer. El coche es uno de mis lugares más creativos. Así que lo anoto todo en mi libreta para vaciar la mente y poder abordar cada tema a su momento.

Además antes de encender el ordenador suelo hacer una meditación guiada de unos 15 minutos. Me ayuda a tranquilizar la mente y a concentrarme. Desde que lo hago soy más productiva y afronto los contratiempos con más serenidad.

Sandra Llinares ayuda a los profesionales del desarrollo personal y la salud a atraer clientes por internet para que puedan llevar la vida que quieren trabajando exclusivamente en lo que les apasiona.

Rutina #12: all you need is love (amor + gratitud + ejercicio)

Diana Garcés, blogger experta en sexualidad y relaciones

diana-1Cuando abro los ojos cada mañana lo primero que hago es arruncharme junto a la persona  que tengo al lado, darle un beso y decirle “te quiero”.

Luego me paro de la cama, abro la ventana, observo el día y doy gracias al universo por las posibilidades y los aprendizajes que vendrán este día.

Me visto, voy al baño y luego me preparo para salir a caminar durante una hora

A veces no salgo, porque hace mucho calor o porque me ha cogido la tarde o porque no  quiero, asi que hago ejercico en casa: cardio, abdominales, sentadillas y yoga para estirar, medito unos minutos y empiezo mi día.

No te diré mentiras, no todos los días es así, pero hay algo que nunca cambia y que es una constante en mi vida desde el 2004. El darle un beso a mi pareja y decirle que lo quiero.

Por más enojada que esté, por más cogida de la tarde que ande, aunque haya tenido una mala noche, así no sea yo la primera en levantarme de la cama, es un ritual que tenemos y es algo que nos recuerda que el día que vamos a enfrentar ya tiene un ingrediente que lo hará especial, no perfecto, pero al menos estaremos bien y eso ya es empezar el día con buen pie.

He decir que las mañanas nunca han sido mi fuerte. Odio a muerte madrugar y sería feliz acostandome todos los días a las 3 de la mañana y levantandome de las 11 en adelante. 

Sin embargo es un hecho que cuando logro despertarme pronto y llevar a cabo una rutina matinal me siento mucho mejor el resto del día. Y cuando esto lo mantengo en el tiempo me siento mejor, más ligera, más feliz y soy mucho más productiva.

Diana Garcés es una blogger apasionada de la vida nómada que lleva unos años trabajando en su blog Hablando de Sexo el tema de la aceptación, las parejas y el amor propio con mujeres. Su misión es crear conciencia desde la evaluación de temas tabú hasta la responsabilidad que genera ser la protagonista de tu propia vida.

Rutina #13: energía espiritual y física (meditación + desayuno)

Míriam Martín, psicóloga

miriamCuando suena la alarma lo primero que hago es saltar de la cama (como retrase la alarma 5 minutos ya la hemos liado) y darme una ducha, hago mi cama y me siento en la postura de medio loto para meditar 15 minutos, enciendo una barrita de incienso de jazmin (me encanta ese olor y lo tengo asociado con la meditación) y simplemente me concentro en mi respiración sintiendo como esta va purificando mi cuerpo y llenándolo de energía. 

Después de esto desayuno, normalmante a base de frutas frescas y un vaso de té verde con leche de almendras y en unos 40/45 minutos desde que sonó el despertador estoy lista y llena de energía para comenzar el día. 

Miriam Martín es psicóloga, coach, habitante imperfecto del planeta tierra y autora de Psicorumbo, un proyecto destinado a ayudarte vivir de una manera consciente y plena de Lunes a Domingo.

Rutina #14: tranquilidad, abundancia y energía (meditación + agradecimiento + ejercicio + desayuno)

Álvaro López, experto en reinvención profesional

alvaroEsta es mi rutina matinal:

  1. Beber dos vasos de agua
  2. Meditar durante 30 minutos.
  3. Agradecimientos después de la meditación.
  4. Salgo a andar 45 minutos.
  5. Ducha.
  6. Desayuno con consistencia.
  7. Dos horas enfocándome en la tarea más importante del día.

¿Para qué hago cada una de estas actividades?

Beber agua para eliminar toxinas del cuerpo, es decir, lo realizo como ejercicio de purificación corporal.

Meditar me permite pacificar mi mente, porque tengo tendencia a cierta hiperactividad. Con este ejercicio entreno mi conciencia presente que es fundamental para que pueda alcanzar los objetivos que me propongo cada día.

Andar o hacer algo de deporte me sirve para tonificar el cuerpo, o lo que es lo mismo dotarlo de energía para empezar el día.

La ducha obviamente es para que nadie me mire mal por la calle 🙂 . Bueno también porque la purificación no sólo debe del cuerpo interior, sino también del exterior.

El desayuno es otro elemento que me llena de energía. Más allá de por el contenido nutricional, porque mientras lo preparo escucho un podcast inspirador, y luego como con mi mujer, lo cual es sin duda extraordinario para comenzar el día.

Los agradecimientos son una fórmula de conectar con mi abundancia. Sintiéndome abundante sé que tengo todo lo que necesito y que todo lo que venga será un regalo del nuevo día. Esto proporciona un ánimo inquebrantable que me hace ver la vida con un enorme positivismo.

Álvaro López es mentor y formador experto en reinvención profesional: acompaño a profesionales insatisfechos en su trabajo a descubrir su talento para reinventarse profesionalmente creando proyectos profesionales con sentido que les permitan conciliar su vida laboral con el estilo de vida que desean

Rutina #15: cuerpo, mente y espíritu (meditación + entrenamiento mental + entrenamiento físico)

Miguel Guzmán, Ingeniero de Desarrollo Personal

miguelLas rutinas son una forma muy eficiente de llevarte al estado interno que desees en cada situación. En mi caso mi rutina matinal tiene como objetivo activar mi mente y mi cuerpo para empezar la jornada de trabajo con energía y determinación.

  1. Beber un vaso de agua
  2. 10 minutos de Meditación Mindfulness
  3. 15 minutos de entrenamiento mental – para activar la mente
  4. 15 minutos de cardio (HIIT) – para activar el cuerpo
  5. Poner música motivadora – para comenzar a trabajar con energía

Una vez hecho esto, si toca trabajar en casa, incorporo además un ritual de arranque, ya que lo que más cuesta es siempre cambiar la inercia (comenzar o parar):

  1. Despejar mi escritorio – un espacio ordenado aporta claridad mental
  2. Planificar mi día – me planifico las tareas para estructurar la jornada, para tener una visión global de lo que voy a hacer y no tener que decidirlo en cada paso
  3. Comenzar inmediatamente el primer bloque de trabajo – arrancando en este punto aprovecho la inercia de la rutina para dar un fuerte empujón y comenzar el día a tope !

Soy un gran defensor de crear tus propias rutinas para cualquier otra actividad que te interese (¡no sólo para las mañanas!), creando pasos para llegar al estado mental, físico, emocional o espiritual más adecuado – puedes aprender cómo en este post de El Poder de los Rituales Personales.

Miguel Guzmán es Ingeniero del Desarrollo Personal en Éxito Personal – Desarrollo Personal que Funciona

Rutina #16: empezar por lo difícil (apartar distracciones + abordar tareas complicadas)

Pau Navarro, experto en carisma y habilidades sociales

pauA pesar de que en general me encuentro más cómodo trabajando o haciendo mis tareas por la noche (por la ausencia de interrupciones) recientemente he empezado a crear mis rutinas matinales. Varias investigaciones han demostrado que a primeras horas del día tenemos más fuerza de voluntad y mayor capacidad de concentración, así que espero aumentar de esta forma mi productividad.

Por esa misma razón, intento empezar por las tareas duras y dejar las que me gustan más para el final de la mañana. También me ayuda mucho ponérmelo fácil: elimino o aparto el mayor número posible de distracciones, como manteniendo sin abrir la página del correo electrónico o guardando el teléfono móvil en la habitación. El simple hecho de tener que levantarme para ir a consultarlo consigue reducir la cantidad de veces que lo hago.

Estoy empezando a experimentar con la técnica Pomodoro, aunque encuentro que hay muchas ocasiones en las que no necesito descansar 5 minutos entre cada ciclo y puedo seguir trabajando varias horas seguidas. Pero me parece que puede tener un elemento competitivo muy adictivo si consigues “picarte” con un amigo tuyo, así que seguiré trabajando en ello.

En cualquier caso, para mí el mayor aprendizaje es reconocer que no necesitamos sentirnos motivados para hacer algo. Y es que me he pasado muchos años procrastinando por el hecho de no sentirme lo suficientemente motivado para ponerme a escribir en ese momento. Sin embargo, si nos forzamos a sentarnos delante del ordenador y nos ponemos a teclear, aún a desgana, la motivación siempre termina por llegar.

Nos motivamos haciendo, no pensando en hacer. A partir de ahí, con un poco de método y organización todo se puede conseguir.

Pau Navarro ayuda a personas tímidas e introvertidas a superar sus miedos y conseguir una personalidad carismática.

Rutina #17: cuidar del cuerpo y del espíritu (higiene yógica + yoga + desayuno)

Francisco Fortuño, coach y profesor de yoga

franSoy nómada digital. Este año he pasado 5 meses en Tailandia, 3 en España, 5 semanas en EEUU y ahora estoy en Colombia. Con tanto trajín es bastante difícil llevar una rutina pero eso me hace más consciente de la importancia que tiene en la productividad. Cada vez que consigo seguir unos hábitos matinales observo como mejora mi rendimiento durante el día.

Lo que intento hacer cada vez que tengo la posibilidad y está en mi control:

  • Despertar y hacer varias técnicas de higiene yógicas.
  • Pelea contra mi mismo sobre si enciendo o no el móvil. Lo ideal sería que no pero esa es mi área de desarrollo.
  • Práctica de yoga de entre 45 minutos y 2 horas (dependiendo de la disponibilidad) que incluye: calentamiento, saludos al sol, asanas para los distintos chakras, sublimación de energía, meditación y el relajación.
  • Desayuno.
  • A trabajar: Lo primero que hago es revisar, mails, comentarios y mensajes y a continuación enfocar mis esfuerzos en The One thing, la actividad más importante que voy a hacer durante ese día.

Francisco Fortuño es coach , profesor de yoga, organiza talleres de crecimiento personal para hombres y comparte el viaje del desarrollo y evolución espiritual desde su blog El Síndrome de la Mochila.

Rutina bonus: energía, creatividad y conocimiento (yoga + 10 ideas + estudiar)

Marina Díaz, psicóloga y escritora

marina-redonda-2Lo primero que hago cuando me levanto por la mañana es vestirme (me ducho más adelante para no despertar a mi chico). Si trabajas en casa, ponerte ropa de calle es fundamental para entrar en modo acción y no quedarte vagando en pijama.

Después bebo agua y como algo ligero: normalmente, una tostada con mantequilla de cacahuete (la probé en EEUU y me encantó) y pavo. Si desayuno muy temprano, después paso la mañana muerta de hambre; de esta forma, tengo algo de energía pero no pierdo demasiado tiempo ni me siento pesada.

Lo siguiente que hago es pensar en diez ideas, utilizando el libro Become an Idea Machine, de Claudia Azula Altucher. Es como hacer ejercicio mental y me prepara para un día creativo y lleno de posibilidades.

Por último, estudio algo de psicología. Si no lo hago  por la mañana, no me pongo en todo el día, y para mí es fundamental estar a la última en los avances de mi campo.

Mi rutina funciona como una forma de poner a punto cuerpo y mente, y como un “seguro” que me garantiza que aunque el resto del día vaya mal, ya he cuidado de mí un ratito y he avanzado en lo que me importa. Todo esto va sumando poco a poco y me permite estar más satisfecha con mi vida.

Marina Díaz es psicóloga clínica y escritora. Escribe sobre psicología pragmática y autoayuda no convencional en Psicosupervivencia, y piensa que no hay mejor momento que el ahora para empezar a sentirte suficiente mientras trabajas hacia el cambio que deseas.

¡Recibe el curso!

Captura_de_pantalla_2015-09-22_18.33.12

Suscríbete a Psicosupervivencia y recibe gratis el MIni Curso de Introducción a la Vida Jipi.

El spam me gusta tan poco como a ti. Powered by ConvertKit

35 Responses to 17 rutinas matinales que pueden cambiar la tuya

  1. Esther octubre 11, 2016 at 12:14 pm #

    Primer!
    Sabes que me interesaba mucho el curso, así que mi dinámica ha sido: enterarme, RT, apuntarme y leer las rutinas.
    Veo que se repite el agua, el yoga y la meditación.
    Van bien los comentarios? Se está solapando con mi nombre y correo. Un abrazo.

    • Marina octubre 11, 2016 at 12:54 pm #

      Creo que sí van bien, Esther, no sé a qué te refieres con lo de que se solapan :S Avísame si hay cualquier problema. ¡Muchas gracias por comentar! Un abrazo.

  2. Jesús octubre 11, 2016 at 12:25 pm #

    Me encantan todas las rutinas matinales que tenéis todos. ¿Qué ha quedado de aquello de saltar directamente de la cama al autobús para ir al trabajo? Me encanta la vida plena. Abrazos a todos.

  3. Francisco octubre 11, 2016 at 1:00 pm #

    Muchas gracias por dejarme participar. Vamos a ver que rutinas tiene esta gente tan brillante.
    A ver si hay alguna que podamos adoptar también. Y a ver quién está de postureo porque a muchos los conozco.
    Abrazos

    • Marina octubre 11, 2016 at 1:02 pm #

      Jajajaj ¿vas a destapar a los “posturas”? ¿Es esto un #rutinagate? xDD Besitos, majo, y gracias a ti por tu aportación.

      • Francisco octubre 11, 2016 at 3:17 pm #

        Ahora que ya he leído todos puedo decir que a mi parece que algo de postureo si hay eh.
        “Al despertar huelo las flores del campo e intento descifrar a que huelen las nubes y que me quieren decir los pajarillos al cantar, y luego hay 5 horas de ejercicio y 3 de meditación, no como porque me alimento de prana.

        Podríamos hacer la anti rutina.

        Pongo la alarma a las 7, le voy dando al snooz hasta que son las 9 menos 10, entonces salgo cagando leches, no me da tiempo de ducharme, me pongo una chaqueta encima del pijama y voy a la cocina, cojo un donnuts de chocolate y bajo corriendo a coger el coche y meterme en todo el tráfico, me cago en la mitad de los conductores de la ciudad y llego al curro al borde del ataque al corazón mientras suelto improperios a diestro y siniestro.
        Un día 10!

        • Mar octubre 13, 2016 at 3:51 am #

          ¡Al fin leo una experiencia más familiar!

        • Eva octubre 19, 2016 at 11:17 am #

          He de decir que lo mismo he pensado yo. A lo mejor influye el hecho de que la mayoría tengan trabajos creativos a domicilio, el caso es que me ha entrado complejo repentino de mujer vaga y poco zen…

          Me hubiera gustado leer algo más real, la verdad.

          • Marina octubre 19, 2016 at 4:18 pm #

            ¡Hola, Eva!

            No era mi intención hacerte sentir vaga y poco zen. Todos hacemos lo que podemos, incluida yo, que soy en general bastante desastre.

            Que algo no encaje con las expectativas que tenemos de cómo hay que vivir, trabajar o empezar el día no quiere decir que no sea real. El objetivo de este tipo de post es, precisamente, inspirar y mostrar que con dedicación y persistencia uno puede conseguir mucho de lo que desea (no todo, por supuesto, porque no somos superhéroes).

            Todos somos humanos y estoy segura de que ninguno de nosotros cumple esta rutina a la perfección los 365 días del año. Pero lo intentamos, y confío en que esto te anime a ver el cambio como algo posible y no como el “postureo” que dice Fran (que, precisamente, ha cambiado él mismo un montón).

            Un abrazo!

            Marina

        • Mauro noviembre 23, 2016 at 12:03 am #

          Totalmente de acuerdo, no tiene por qué ser todo políticamente correcto con respecto al blog en el que estamos participando. Tampoco aspiro a que mi vida se convierta en una cadena de producción de acciones y de pensamientos “cool”.
          ¿Habrá que ser altamente productivo para ser feliz? ¿O es que la sociedad que anhelamos trascender se las ha ingeniado para enroscarnos nuevamente la víbora?

  4. Irene octubre 11, 2016 at 1:27 pm #

    Que bueno! La verdad es que empezar el día con una buena rutina lo es todo! Muy interesantes las propuestas, yo comparto la del agua con zumo de limón con Marcos 🙂

  5. Norelys octubre 11, 2016 at 1:45 pm #

    Emocionada por empezar con este curso de rutinas!! Muchísimas gracias por aportar tan valiosa información, un abrazo grande Marina!!

  6. Arantzazu octubre 11, 2016 at 2:06 pm #

    Hola a todos !
    Marina, nadie de esos ficha !!!!! Yo lo hago a las 7.45 y a una hora de mi casa… Y como soy de energía mañanera, aprovecho para muchas cosas “útiles” en ese intering (comida de cuchara para las hijas y para mí, poner alguna lavadora o colgar la que acabó la víspera, limpiar el baño mientras me ducho, me hago mi batido detox, me lo tomo y limpio la batidora pero, …. ni me da pereza levantarme, ni me siento, ni me paro, ni miro por la ventana (está la noche cerrada), intento no hacer ruido, casi ni respiro… pero tampoco tengo tentaciones de encender el ordenador, mirar el e-mail, o refugiarme en el móvil, ni videos, ni podcasts.. no sé…me habéis sorprendido en ese sentido… casi todos sois un poco víctimas de las nuevas tecnologías….
    Todo eso en el día a día, pero los fines de semana es peor porque no hago casi nada de eso y luego no arreo… que me dan las 10.30 sin hacer nada de fundamento !!
    Igual mi rutina es mi rutina, ¿o no? (que diría el otro…)
    Saludos…

    • Laura octubre 11, 2016 at 2:23 pm #

      eres mi heroína!! Yo empiezo el día con un despertador de esos que tienes que resolver “chorizos” (secuencias de suma-resta-multiplicación, así los llamaba mi profe de mates) encima puesto en una mesa lejos para tener que levantarme. Aún así hay días que lo apago y ni siquiera recuerdo haberlo hecho 🙁

  7. Manuel octubre 11, 2016 at 2:17 pm #

    Te pasate Mariana (esto significa ¡muy bien! en Chileno) . Super buen post, me encantó y me motivo. Justo estoy en esa aspiración de levantarme todas las mañanas m+ás temprano y creo que me voy a leer este artículo todos las noches antes de acostarme para motivarme. Excelente, muchas gracias!!

  8. Montse octubre 11, 2016 at 3:15 pm #

    Para mí la rutina matinal es lo que hago antes de salir de casa para ir a trabajar, donde ya no puedo elegir mi actividad.

    Llevo un par de años dándole importancia a ese tiempo, me levanto 1 hora y 1/2 antes de salir e intento ir poniendo los pies en la tierra con calma y sentido. Trato de meditar un poco, desayunar bien, preparar algo de comida sana para llevarme, pensar en la planificación del día y también ocuparme de mi aspecto, con maquillaje y esas cosas. Nunca he conseguido hacer ejercicio. Y el mail es inevitable que lo abra, porque después ya no me es posible.

    No me gusta nada salir pitando con prisas. Y ojalá consiguiera salir de la cama a las 6, como veo que hace alguna gente. Me parece admirable, pero yo no soy capaz 🙂

  9. Maria del carmen octubre 11, 2016 at 3:49 pm #

    Me levanto, desayuno, recojo la casa, hago deporte, me arreglo, preparo la comida y en medio, medito unos 15 minutos y me pongo vídeos interesantes. Por la tarde trabajo en consulta claro…
    Alternar actividades, tener rutinas, hacer las tareas interesantes para ti echándole creatividad …y voila!

  10. Begoña octubre 11, 2016 at 4:04 pm #

    Me gusta mucho el tono de tu blog, Marina, porque es muy cercano y realista. Nada que ver con lo que cuentan todas estas personas, con rutinas muy elaboradas y complicadas. Tal vez no conecto mucho con ellos porque no conozco a la mayoría. Prefiero leer los posts que tu escribes, aún así gracias por un post muy pensado y que seguro que te llevó un montón de trabajo. Besos.

  11. Lau Moreno octubre 11, 2016 at 4:50 pm #

    Wao me ha encantado el post 😀

    Y totalmente de acuerdo en eso de coger una libreta y apuntar ideas (en mi caso siempre tengo a mano las “Sticky Notes” estas de colorines del ordenador, que un día de estos me van a comer jaja).

    Súper inspirador de verdad. Además, se nota cómo ciertas prácticas se repiten en unos y otros, aunque cada uno tenga su versión personal.

    Yo tengo que coger al toro por los cuernos, como se suele decir, y crearme una rutina mañanera YA chupi-mega-guay ^^ (con las notas que he cogido ya tengo para trabajar, y luego a ver qué nos cuentas en los videos).

    Además, si es que muchas de las cosas estamos hartos de oirlas, pero nada, que no nos ponemos.

    De hecho, las veces que he seguido una mínima rutina, tipo levantarme, estirar, hacer mi sesión de ejercicio (consciente mejor que mejor) y luego comer algo y ya ponerme a lo que sea, me he sentido genial, con buen humor para el resto del día, con ganas, con energía, con satisfaccón personal, relajada… si es que lo tiene todo. Si lo haces varios días seguidos creo que hasta se potencia el efecto 🙂

    En fin, que me enrollo :P. Muchas gracias por el trabajo y dedicación para este artículo, Marina ^^

    Y ya que estoy aprovecho para darte más gracias todavía por todo lo que nos compartes, por ser tan transparente siempre, por esos emails que un día dicen blanco y otro negro, por la valentía de presentar tus proyectos aunque luego se retrasen o se escondan hasta a saber cuándo jaja.

    Me encanta porque muestras lo que nos pasa a todos aunque no lo contemos. Idas de olla, días on fire, días underground, cambios de planes, optimismo, pesimismo, sonrisas y lágrimas ^_^

    Bueno creo que ya me he quedado a gusto 😉

    ¡Un abrazo desde Sevilla!

    • Marina octubre 11, 2016 at 5:04 pm #

      Jajajajaj

      “esos emails que un día dicen blanco y otro negro”

      Esa soy yo 😀

      Muchas gracias a ti por este comentario tan cariñoso y amable, Lau, me ha alegrado la tarde. ¡Un abrazo!

  12. Miguel Guzmán octubre 11, 2016 at 7:04 pm #

    Hola Marina! Muchas gracias por la oportunidad de participar en este recopilatorio!

    Me encanta el resultado, qué cantidad de ideas para todos los tipos de personalidad sobre cómo empezar el día de la mejor de las maneras para encontrarte genial y obtener los mejores resultados.

    Con información de este calibre, ¡el que no se ponga las pilas será porque no quiere!

    Un abrazo y hasta pronto!

  13. Silvia octubre 11, 2016 at 7:36 pm #

    Yo lo tengo bastante chungo…la verdad es que soy de energía baja, y estoy con el sueño al borde del párpado. Yo entro a trabajar a las 8:00. Me acuesto sobre las 23:30-00:00, me levanto sobre las 7, me ducho, me visto y me voy. No desayuno, pico una manzana en la ofi y a las 11 almuerzo. Es un horario superajustado, precisamente para poder dormir más. Si me hacen levantarme más pronto no soy persona 🙁 No quiero ni pensar en los que entran a las 7:00…

  14. Diana Garcés octubre 11, 2016 at 8:30 pm #

    Qué chévere ha quedado el mega post Marina, la verdad es que es genial conocer las rutinas de otras personas sobre todo pare aprender un poco y hacerlo mucho mejor, aunque me uno a la guachafita de Francisco de hacer “la anti rutina” a mi la que el menciona me va muy bien porque eso de tratar de seguir con la rutina pero darle apagar al despertador cada que suena por el simple placer de hacerlo yo lo hago al menos una vez a la semana (no necesarimente un finde). Me encanta, me hace sentir “normal” y eso en esta vida nómada es genial 🙂

    Gracias guapa por la invitación, un abrazo y seguiremos esta semana aprediendo con las lecciones que nos vas a presentar esta semana. Felicidades!!!

  15. Rosa octubre 12, 2016 at 4:18 pm #

    Hola! me ha encantado el post y leer las rutinas matinales de la gente, aunque me parece complicado aplicarlo a mi día a día. Entro a trabajar temprano 🙁 y me levanto prontito, corre que te corre para llegar a tiempo. Voy con el “piloto automático encendido”. He intentado levantarme antes pero entonces se activa el modo zombie (nada útil). Soy muy consciente de la importancia de comenzar bien el día, así que me he apuntado a las clases a ver si saco nuevas ideas!!!. Gracias!

  16. Mar octubre 13, 2016 at 4:04 am #

    He confirmado mil y un veces el poder que puede tener una buena rutina sobre el resto del día, así que es genial leer tantas experiencias tan variadas. Aunque creo que no está de más tomar en cuenta cómo a veces se dan rachas, o al menos en mi caso: una semana cumplo mi checklist matutino a la perfección, la siguiente apenas y alcanzo a quitarme las lagañas antes de salir corriendo… aunque la mayoría se vuelven un punto medio al decir: «alcanzo media hora para mí, así que toca decidir si leo, medito, hago estiramientos, desayuno rico, escribo, juego con el gato o elijo mi outfit con calma, pero no todo en un mañana porque termino llegando a la oficina después del mediodía». De cualquier manera es motivador leer tantos escenarios tan ideales, sin duda.

    Gracias por compartir tanto. Un abrazo desde México. (:

  17. Monica octubre 15, 2016 at 2:24 am #

    Siempre digo que lo principal en la vida es organización. Es la realidad.

  18. Belegurth octubre 21, 2016 at 4:24 pm #

    Leo demasiado humo.

    Yo me levanto a las 6 o 7 depende del sitio de trabajo para poder llegar a tiempo.

    Me acuesto a las 23:00 como muy tarde. Y camino todos los días 1h al menos, como bien, leo a menudo y voy escuchado podcast de camino al trabajo.

    Pero lo que leo es demasiado humo. Y donde están esos beneficios, esas lavadoras y esas planchas de los domingos. Esos días de limpieza y fregados, el tender ropas y hacer comidas con tiempo.

    He leído todos, cada y uno de esos blogs. La meditación es buena pero es igual a quedarse pensando mientras uno camina, no es necesario tanto batido ni yoga.

    Humo vendo humo. Al menos es gratis.

    • Marina octubre 24, 2016 at 7:58 am #

      ¡Hola, Belegurth!

      Me alegro de que hayas encontrado una forma de organizarte que te funcione. Meditar no es exactamente lo mismo que pensar (se parece más bien a observar los pensamientos, porque la idea es no dejarse arrastrar por la parte discursiva de la mente). Pero vamos, que mi lema es “si te sirve, sigue haciéndolo”, y que no es mi intención convencerte de que cambies algo que te va bien.

      Un saludo y gracias por comentar.

  19. yuli octubre 24, 2016 at 10:21 pm #

    Me impresionan las rutinas matinales que he leído en el post, y tengo que decir que muchas parecen de película o algo peliculeras jeje. El hecho de que por la mañana tengamos más energía o que madrugar y hacer cosas para nosotros nos vaya bien, creo que depende mucho del tipo de persona que seas. En mi caso, por las mañanas soy un zombie, incluso si madrugo para hacer algo que me guste. No tengo energía por las mañanas, la tengo más bien por la tarde, soy más vespertina, por lo que madrugar para meditar supondría quedarme dormida meditando. Soy de las que deja todo preparado por la noche, y por la mañana no tengo ni que pensar en lo que tengo que ponerme; entre otras cosas porque por las mañanas es como si tuviera el cerebro desconectado. Me levanto a las 7 y a las 7:30 estoy saliendo a trabajar. En definitiva, creo que cada uno tiene que conocerse a uno mismo y saber lo que le va bien 🙂

    • Marina octubre 25, 2016 at 8:51 am #

      ¡Hola, Yuli!

      Sin duda, cada uno tiene que conocerse y aplicar lo que le va bien y le conviene 🙂

      Respecto a lo de ser más matutino o vespertino: he leído teorías contradictorias sobre el tema. Hay quien dice que sí, que depende de cada uno, y quien defiende que el problema es que tenemos el ciclo de sueño hecho polvo por hábitos como utilizar las pantallas hasta muy tarde o quedarnos despiertos aunque tengamos sueño. Así que no sé 🙂

      Un abrazo y gracias por comentar.

      • yuli octubre 25, 2016 at 4:18 pm #

        Sí, es controvertido el tema, pero la verdad que en mi caso al menos me sentía una incomprendida, hasta que lo descubrí. Me ha pasado desde siempre, funciono mucho mejor por la tarde, y en realidad a partir de las 18h o así. Por las mañanas me cuesta el doble. Y con respecto a las pantallas y demás, es cierto que si estamos conectados va a ser más difícil que podamos descansar. Igualmente tampoco es mi caso, soy más dada a la desconexión jeje. En general en mi día a día veo personas que son más dadas a madrugar, a aprovechar la mañana y por la tarde están más “cansadas”; del mimos modo que conozco gente que es todo lo contrario…eso sí, sin validez científica ninguna jaja sólo es una observación 😛

        Saludos Marina.

  20. Alvaro San octubre 26, 2016 at 6:19 pm #

    A veces me pregunto si esas rutinas son para supermanes.

    Yo la meditación la he pospuesto a la tarde, me es imposible tener la atención máxima a las 8 de la mañana, daba cabezadas. El deporte también lo intenté, pero es demasiado intenso como para hacerlo tan temprano. Lo que de verdad me ha funcionado después de muchas, muchas pruebas es:

    Poner el despertador en la otra punta de la casa en modo vibración, no me despierta de sopetón ya que suena muy bajito.

    Me lavo los dientes lo primero.

    Preparo el desayuno, copos de avena con semillas de chía, cacao, fruta y agua

    Me sirvo un vaso de agua con una rodaja de limón.

    Enciendo el ordenador y escucho dos canciones muy altas, con los auriculares para no molestar: Por ejemplo esta semana son Space Oddity de David Bowie y Wild World de Cat Stevens. Cada semana las cambio.

    Agradezco mi vida y el día que tengo por delante con tres respiraciones profundas

    Abro mi panel GTD, anoto todo lo que se me ocurre para organizar el día, y lo añado a lo que ya había añadido el día anterior. Lo proceso, decido que hacer hoy, que posponer, etc. De lo que me queda para hoy lo priorizo en función de su urgencia e importancia (matriz Eisenhower, leyéndote Marina se que has leído mucho a Covey)

    Desayuno cuando tengo hambre, suele ser a la hora y media de despertarme.

    No utilizo Pomodoro porque hasta ayer que me descargué Toggl no sabía lo que era, ni toggl tampoco 🙂

    Se que a la inmensa mayoría de la población lo que está escrito en este blog les suena a humo, y viendo algún comentario se certifica. Si eres de esos puedo decirte que a mi también me lo parecía, que si meditar que si tal, cosas incompatibles con 1 hora de atasco en la m30 antes de echar 10 horas en una oficina.

    Por suerte, para mi cada vez me suena menos a humo y más a gente que no ha querido conformarse, de la que aprender.

    Gracias por el artículo. Has sido el descubrimiento de la semana, la semana de Space oddity.

    Abrazos

    • Marina octubre 27, 2016 at 9:42 am #

      ¡Gracias, Álvaro!

      Sí, en algún momento me gustaría escribir algo sobre nuestra tendencia a descartar inmediatamente como imposible o, directamente, mentira lo que no encaja con nuestra expectativa de la realidad. Es una etiqueta absoluta que nos impide movernos y buscar en nosotros mismos los cambios que necesitamos. Solemos hacerlo (al menos yo) para proteger nuestra propia inmovilidad, pero es muy destructivo.

      Me alegro de que hayas encontrado una rutina que te funciona y te mando un fuerte abrazo 🙂

Trackbacks/Pingbacks

  1. El Poder de los Rituales Personales - octubre 11, 2016

    […] 17 rutinas matinales que pueden cambiar la tuya – por Psicosupervivencia […]

  2. Visualización creativa: Crea tu Yo de dentro de 5 años - octubre 14, 2016

    […] la meditación, escribo en mi diario cinco cosas por las que estoy agradecida (tal y como cuento aquí), pero solo las tres primeras son cosas que ya existen en mi vida. Las últimas dos cosas por las […]

Deja un comentario