El hábito 100% asequible que utilizan empresarios, artistas, millonarios, atletas…

y toda esa gente irritante que parece tener el triple de tiempo que los demás mortales

Es simple, está al alcance de cualquiera y no requiere una cura detox

Lo primero que quiero aclarar aquí es que yo NO soy una de esas personas perfectas que lo hace todo bien.

Me considero, de hecho, bastante desastre.

Si prefieres que te enseñe alguien ultra-disciplinado que tiene todo encajado en su vida como un reloj suizo, puedes dejar de leer aquí mismo.

Yo soy el tipo de persona que ahora mismo, mientras escribe esto, tiene un calcetín sobre la mesa (y ni idea de cómo ha llegado hasta ahí).

Por otra parte, estoy convencida de que la disciplina y la fuerza de voluntad NO son el ingrediente clave para hacer cambios en tu vida.

De hecho, a veces pueden ser hasta contraproducentes.

¿Por qué?

El mito de la disciplina

o por qu'e mi amigo carlos me odia

Carlos es un amigo de Cádiz que tiene dos hijos pequeños y que trabaja como psicólogo clínico.

Cuando yo vivía allí, él estaba todo el rato súper estresado con ellos. Nunca tenía tiempo para nada. Era de estas personas que está siempre teniendo que irse a otro sitio.

No solo resultaba agobiante quedar con él, sino que él mismo lo pasaba muy mal.

A Carlos le encanta leer. Además, siempre quiere formarse y aprender más. Su consulta está abarrotada de libros.

En su salón tiene un piano que le regaló su madre por su boda. Tocaba de pequeño y le encantaría retomarlo.

Pero un trabajo exigente y dos hijos pequeños le tienen todo el día con la lengua fuera.

Carlos siempre me decía que ya me enteraría yo cuando tuviera hijos. Que quién fuera libre y joven como yo.

Así que a principios de este año, cuatro o cinco meses después de que naciera mi primera hija, me llamó por teléfono.

Una de las cosas que comentamos siempre son los libros que estamos leyendo.

—Te recomiendo el libro X (no recuerdo ahora mismo cuál era) aunque bueno, por otra parte, no creo que ahora tengas tiempo para leer.

Notaba en su voz la media sonrisa que pone cuando se está burlando (con cariño) de mí.

—Pues, de hecho, estoy leyendo bastante —dije.

No entré en detalles porque tampoco quería vacilarle, pero lo cierto es que no solo estaba leyendo mucho; también estaba escribiendo un libro.

—He de admitir —dijo Carlos al final de nuestra llamada— que esperaba encontrarte mucho más agobiada. Pero la verdad… te veo muy bien.

Y luego añadió, con otra de sus medias sonrisas audibles:

—Cabrona.

No le dije a Carlos cuál era mi «secreto»… más que nada, porque no me preguntó y no quiero ser esa psicóloga pesada que da consejos que nadie le pide.

Pero sí que te lo quiero decir a ti.

Es tan sencillo como empezar mi día haciendo algo importante para mí.

Es lo que se llama una rutina matinal. Una secuencia de acciones parecidas cada día que me llenan y me inspiran.

Puedes llamarlo «el timón del día». Donde va ese primer rato, ahí va el resto de la jornada.

Algo importante que he aprendido en estos años:

Si mi mañana empieza de forma relajada pero productiva, lo más probable es que el resto de mi día sea así.

En mis mañanas creo espacio para lo que me importa y me hace ser yo misma: una persona completa, no solo una madre-pareja-trabajadora-ciudadana-que-paga-impuestos.

Llevo muchos años trabajando en mi rutina matinal y puedo decirte algo:

Lo importante no es la disciplina ni la fuerza de voluntad.

Si te crees eso, será contraproducente.

¿Por qué?

Porque pensarás «yo no soy de esas personas. No soy un millonario ni alguien que desde pequeño tenía un objetivo súper claro y kilos de disciplina».

Y abandonarás antes de darte la oportunidad siquiera de empezar.

(Por cierto: ¿te pasa eso en otras áreas de tu vida? ¿Abandonas sin darte a ti mismo la oportunidad de un cambio?)

Yo no soy una persona naturalmente disciplinada. En la facultad estudiaba siempre a última hora y no aguantaba más de un mes en el gimnasio.

LO QUE SÍ SOY ES UNA CREYENTE ABSOLUTA Y CASI RELIGIOSA EN LA CAPACIDAD DE CAMBIO DE LA GENTE, EMPEZANDO POR MÍ.​

Gracias a eso, ahora tengo buenas rutinas, trabajo por mi cuenta organizándome el tiempo a mi manera y estoy en mejor forma que a los veinte.

[Y leo. Y practico caligrafía. Y escribo. Y paso un montón de tiempo con mi hija.]

Y para lograr eso (o tu versión de eso) lo que hace falta no es disciplina.

Lo que necesitas de verdad es inteligencia.

No un cociente intelectual altísimo como el de Einstein.

Inteligencia para la vida.

Saber cómo llegar desde A (un día agobiante, estresado, que te atropella) hasta B (un día que empieza tranquilo y enfocado y continúa así).

Hacerlo a pasitos pequeños pero bien pensados.

Saber que fallarás, porque es parte del proceso, y tenerlo previsto.

Disfrutar del camino.

Y para echarte un cable en todo eso, he creado Transforma Tus Mañanas: el único (que yo sepa) curso en español sobre cómo crear una rutina matinal satisfactoria.

Porque verás: parece sencillo (levántate antes y haz algo importante) pero no lo es.

Hay muchas sutilezas, muchas piececitas que, como el engranaje de un reloj, se pueden descolocar y fastidiar el conjunto.

Tu vida ya está completamente ajustada a ser como es. Es como un río que lleva un montón de tiempo en el mismo cauce.

Todo en el río y a su alrededor está adaptado para que siga así.

Cambiar ese cauce requiere esa inteligencia de la que te hablo.

Por eso, en Transforma Tus Mañanas aprenderás:

Semana 0 (preparación)

Semana 1

Semana 2

Semana 3

¿CÓMO FUNCIONA EL CURSO? O POR QUÉ LE LLEVO LA CONTRARIA A MI PROFESOR DE INGLÉS

Santiago, el mejor profesor de inglés que he tenido, siempre decía que nosotros lo queríamos todo «masticaíto pal niño» y que las cosas no siempre podían ser así.

Es cierto: hay cosas de las que enseño en mis cursos que son complejas.

Pero Transforma Tus Mañanas NO lo es.

Es un curso muy claro con un objetivo muy claro: que construyas una rutina matinal satisfactoria y adaptada A TI.

Está masticaíto. Mi profesor de inglés se echaría las manos a la cabeza.

Tienes quince vídeos muy cortos (unos 2-3 minutos) y (creo) graciosos. Al menos a mí me hacen gracia. Grabé tomas falsas y todo.

Tienes un Cuaderno de Trabajo de 54 páginas (te lo descargas en PDF, NO te envío nada físico) que amplía y complementa los vídeos. Ahí está todo explicado paso a paso.

(De hecho, si no eres de ver vídeos, puedes usar solo el cuaderno. He incluido ambas cosas para hacerlo más ameno y completo, pero en el cuaderno está todo)

Por último, tienes un Cuaderno de Bitácora, también en PDF para que lo imprimas y marques tus progresos.

Porque ¿hay algo más satisfactorio en esta vida que poner una cruz al lado de lo que ya has hecho?

Lo único mejor que se me ocurre es explotar burbujas de plástico. [Imagen: @microsiervos - Twitter]

La revista Real Time publicó una vez un artículo absurdo...

… le preguntaba a la gente qué haría con 15 minutos de más en su día.

De repente, todo el mundo se ponía en modo fantasioso-me-ha-tocado-la-lotería.

«Jugaría con mi perro», decía una.

«Aprendería a tocar la flauta».

«Me tumbaría en la hamaca que me compré y que no he estrenado aún».

¿Estamos locos? ¿Qué hacemos esperando un milagro (que el día se alargue) que nunca va a ocurrir?

¡Ya tenemos MILES de minutos a nuestra disposición en la semana! ¡Más de diez mil!

Ya tienes quince minutos para ti en tu día. La lotería ya te ha tocado.

Solo te falta encontrarlos y es mucho más fácil de lo que parece (y no, la clave no está en dormir menos).

¿Qué responderías a la pregunta de la revista? ¿Qué harías con quince minutos extra al día?

¿Quieres eso ya en tu vida? Porque lo tienes al alcance de tu mano.

Imagina que lo haces todos los días. Uno tras otro.

¿Dónde puedes estar dentro de un año? ¿Y de dos? ¿Y de diez?

Tú puedes ser de esas personas que encuentran un hueco en su vida para hacer lo importante.

En Transforma Tus Mañanas te voy a guiar paso a paso para que lo logres y para que sigas progresando después de terminar el curso.

Transforma tus Mañanas:

CURSO PRÁCTICO PARA CREAR TU RUTINA MATINAL

95 euros

(Clic arriba, pagas con tarjeta de forma segura y accedes de inmediato. Si prefieres usar Paypal o transferencia bancaria, escríbeme a marina@psicosupervivencia.com)

*Operación exenta de IVA en virtud del artículo 20 de la ley 37/1992 sobre el Impuesto sobre el Valor Añadido.

Preguntas frecuentes:

Transforma tus Mañanas está compuesto de quince lecciones breves. Mi sugerencia es que te tomes una semana como preparación (Semana Cero) y que después hagas una lección por día de lunes a viernes.

(Así tienes sábado y domingo para recuperar).

Todo esto (cómo organizarte para sacarle el mayor partido posible) está muy bien explicado al principio del curso.

Si lo haces así, el curso duraría un mes.

IMPORTANTE: Puedes empezarlo cuando quieras y no hay límite de tiempo para acabarlo. Tendrás acceso para siempre o hasta que los robots dominen Internet.

Es IMPOSIBLE que yo sepa si este curso es caro o barato para ti.

Me explico:

En mayo de 2019 me uní a una membresía de 2000 euros anuales. 2000. Y no podías pagar a plazos.

Y me motivó y ayudó, entre otras cosas, a duplicar en seis meses la facturación del año anterior.

(Por cierto: uno de los motivos por los que he duplicado mi facturación es porque lo primero que hago por las mañanas es algo de valor para mi negocio).

No se cuánto vale para ti tu tiempo. Cuánto vale liberar decenas de horas para dedicarlas a ser quien realmente eres a lo largo de los próximos meses y años.

Solo tú puedes saber el potencial que hay dentro de ti y que puedes desbloquear con este curso.

Transforma tus mañanas te requiere más o menos 45 minutos al día durante tres semanas, de lunes a viernes.

De esos 45 minutos, 15 son los correspondientes a tu Rutina Matinal.

Pero no te preocupes: con el curso te envío un reloj mágico que hace que el día empiece a tener 25 horas.

Nah, es broma.

Si hiciera eso, te apañarías para llenar la hora restante con cosas no importantes pero urgentes.

Francamente, a nadie que no seas tú le importa tu rutina matinal. Ni siquiera a mí. Yo podría dejar de vender este curso mañana y mi negocio seguiría funcionando.

Si quieres que algo cambie, vas a tener que ser tú quien se ponga las pilas.

Nadie viene a mí diciéndome «me sobra una hora al día para mejorar mi rutina matinal».

La gente identifica esa necesidad y después se apaña para hacer que suceda.

Y estoy convencida de que tú también puedes conseguir eso.

No; tanto el Cuaderno de Trabajo como el de Bitácora están disponibles para descargar en PDF y que los imprimas solo si los necesitas (el de Bitácora sí que te recomendaré imprimirlo para poder marcar tus progresos).

No.

La razón es sencilla: durante años he estado ofreciendo una garantía total de mis cursos: si no te gusta, lo devuelves, sin preguntas ni problemas ni necesidad de que me mandes selfies demostrándome que lo has hecho.

¿Sabes cuánta gente la ha usado?

Una persona.

Una. De más de quinientos alumnos. Y fue porque le habían diagnosticado una enfermedad y no podía seguir el curso (de hecho, me pidió que donara la mitad del dinero a una asociación).

Entonces, ¿para qué poner garantía? ¡Nadie la usa! No es más que un truco de marketing para que la gente indecisa compre prometiéndose a sí misma «si no me gusta, lo devuelvo».

Francamente, prefiero que tomes la decisión con convencimiento y que te prometas que una vez que pagues harás todo lo posible para que funcione.

Si no lo tienes claro, no pasa nada. Piénsatelo. Mira otros cursos online. Pero una vez que te decidas, entra con todo.

Puedes preguntar tus dudas en los comentarios del curso o escribirme al mail. Siempre te voy a contestar yo.

No tengo asistentes virtuales ni becarios para esto porque a) me gusta tener contacto con mis clientes y b) entender en profundidad lo que enseño requiere mucha formación y experiencia.

Puedes hacerme preguntas sobre el curso sin límite de tiempo y todas las que quieras.

No. Lo que te propondré al principio del curso es que busques un Compañero de Fatigas (CF): un amigo o conocido a quien avisar todas las mañanas cuando te levantes.

Creo que el CF es la forma más eficaz de garantizar tu éxito. Es fácil que el efecto de un grupo se diluya y por eso veo más útil que busques a una persona concreta que sepas que va a ayudarte.

Te invito a que hagas una búsqueda en Google sobre rutina matinal (o morning routine si entiendes suficiente inglés).

Aquí en España no es todavía un concepto demasiado conocido, pero verás que gente súper exitosa de todas las áreas lo aplica y le da el mérito de gran parte de su éxito.

El problema es que la gente que lo hace suele ser naturalmente disciplinada y orientada al logro.

Yo quiero que los beneficios de una buena rutina matinal estén al alcance de todos. También de personas como yo, que siempre tenía la carpeta del cole desordenada y que no he logrado llevar una agenda hasta la treintena.

Por eso te lo explico como si fueras un humano normal sin superpoderes. Paso a paso y una con comprensión profunda de tus potenciales enemigos.

Este cambio va a tener consecuencias fantásticas en toda tu vida, estoy segura.

Pero eres tú quien tiene que conocerse y saber si le va a sacar partido.

Eres tú quien toma la decisión.

Transforma tus Mañanas:

CURSO PRÁCTICO PARA CREAR TU RUTINA MATINAL

95 euros

(Clic arriba, pagas con tarjeta de forma segura y accedes de inmediato. Si prefieres usar Paypal o transferencia bancaria, escríbeme a marina@psicosupervivencia.com)

*Operación exenta de IVA en virtud del artículo 20 de la ley 37/1992 sobre el Impuesto sobre el Valor Añadido.

¡Nos vemos dentro!
Abrazos,

¿Dudas, preguntas? Escríbeme a
marina@psicosupervivencia.com
. Leo todos los correos personalmente y te contestaré lo antes posible.

Testimonios no solicitados de alumnos encantados

A continuación, te copio algunos de los comentarios que han dejado los alumnos en la última lección del curso:

El de Nuria (@nubafer en Instagram):

Muchas gracias Marina! No te imaginas lo que me ha servido enfocar estos hábitos concretamente a la mañana, que para mí era (y lo pongo en pasado conscientemente) un verdaderos caos, comenzaba el día siempre de mala leche.

No sé cómo evolucionaré y espero de veras que esto se amplíe, como dices, a otros ámbitos de mi vida (ya que tengo un nuevo proyecto entre manos que me encantaría sacar adelante y dejar de trabajar para terceros), pero a día de hoy el «desde dónde» comienzo la mañana ha cambiado radicalmente y eso ha hecho que se haga tangible en otros ámbitos, mi actitud a lo largo del día cambia al empezar la mañana de otro modo.

Una vez más GRACIAS. Te sigo leyendo por el blog. Un abrazo a tod@s!

El de Marina (@marina_mg en Instagram):

Bueno, pues muy contenta. No sé ni cuando fue la última vez que me levanté a la misma hora tanto tiempo seguido sin tenerlo impuesto por un horario de entrada a oficina, clases o lo que sea.

El pacto con mis Compis de fatigas me sirve y me alegra por las mañanas y las rutinas son cosas muy importantes para mi que llevo años queriendo hacer cada día y que no conseguía hacer, porque mi dragona de la resistencia es super fuerte y enorme, tanto que me ha llegado a influir en hábitos tan mecánicos para mucha gente como ducharse y vestirse, me pierdo en el agobio y el caos pero bueno, le estoy cogiendo gusto a estas rutinas y ya no me da tanto miedo mi super dragona.

Así que a seguir, fallar, volver a ello y disfrutar de mis momentos, la verdad es que empiezo el día mucho mejor. Abrazos a todos .

El de Andrea Pérez, de Madrid:

Hola! Terminé el curso y quería poner un comentario de agradecimiento.

Me parece un curso muy bien pensado y estructurado, así que enhorabuena por el trabajo Marina.

Estos quince días me han servido para darle nombre a unas cuantas conclusiones sobre auto-disciplina y organización a las que había llegado por mí misma, pero que no llegaban a materializarse nunca porque no las trasladaba a la práctica, así que dejaban de tener credibilidad para mí con el tiempo.

Con TTM he entendido que los pensamientos, sean positivos o negativos, no tienen ningún poder sobre mí por sí mismos a no ser que yo decida por mí misma hacer algo con ellos, así que estoy dejando espacio a los negativos para intentar que no se conviertan en un bloqueo mental o una excusa para no hacer algo que quiero.

Y los positivos siempre son bienvenidos mientras duren!

El de Gloria:

¡He llegado al último día! ¡Bieeeeen!

Me alegra saber que he sido capaz de cambiar la peligrosa tendencia que tenía de no acabar muchas de las cosas que empezaba.

No he llevado una RM perfecta, he fallado en algunos de los hábitos un par de días, aunque he completado las tareas a diario y eso ya me ha hecho sentir bastante satisfecha.

Si algo destacaría del curso, además de lo evidente de mostrarme los grandes beneficios de iniciar una RM, es el aprendizaje de ser más flexible en adaptarme a las circunstancias de cada día sin perder el foco en lo que es importante para mi, pero teniéndome paciencia cuando he fallado en algún hábito.

He logrado terminar con mi creencia de que tengo que hacer Todo o Nada y entendido que, en ocasiones, Algo también me sirve.

El de Encarni Pedrero:

Muchas gracias Marina!!! El curso me ha servido mucho. Necesitaba este empujón para adquirir hábitos pero también para pararme a pensar en mis valores y aprender a planificar mis objetivos a largo y corto plazo. Ha sido muy útil y práctico!! Lo recomiendo a todo el mundo!

Y cuando le pedí permiso para publicar su comentario, Encarni añadió:

Por supuesto que sí lo puedes publicar. Yo recomiendo todos los cursos que has creado. Eres una profesional.

Tu curso me ayudó muchísimo. El establecimiento de rutina de mañana me ayuda a no pensar en el siguiente paso.

Transforma tus Mañanas:

CURSO PRÁCTICO PARA CREAR TU RUTINA MATINAL

95 euros

(Clic arriba, pagas con tarjeta de forma segura y accedes de inmediato. Si prefieres usar Paypal o transferencia bancaria, escríbeme a marina@psicosupervivencia.com)

*Operación exenta de IVA en virtud del artículo 20 de la ley 37/1992 sobre el Impuesto sobre el Valor Añadido.

Hecho con amor por Marina la de Psicosupervivencia en 2021

© Copyright Psicosupervivencia by Marina Díaz, 2021.
Todos los derechos reservados.
Diseño y desarrollo por Feeling Studio.