Por qué he dejado mi Hábito de Hierro

A pesar de que hace algunas semanas escribí una biblia sobre cómo iba a crear y mantener el hábito de levantarme a las 5:50, hoy, 18 días después de empezar, he decidido abandonar.

La razón es que mi insomnio estaba empeorando otra vez y creo que el reto era parte del problema. He empezado a ponerme nerviosa antes de dormir pensando que tenía que levantarme sí o sí a esa hora y a no ser capaz de conciliar el sueño. Todo se he precipitado muy rápido en una espiral de angustia, llanto y preguntarme si no tendré Insomnio Familiar Fatal. Puesto que una de las razones más importantes por las que empecé el reto fue mejorar la calidad de mi sueño, veo absurdo seguir si el efecto está siendo el contrario.

No estoy decepcionada conmigo misma, sino con el hábito en sí. Tenía muchas esperanzas puestas en que después de esto iba a dormir cada noche como una piedra y a despertarme feliz, cantando Walking on Sunshine, para de inmediato ponerme a escribir una novela que acabaría siendo un best-seller. En fin: las cosas no siempre salen como una las planea, y por el camino he aprendido mucho sobre formar hábitos. Además, ser capaz de cambiar de opinión cuando la realidad deja de corresponderse con la idea que tú tenías en tu cabeza es fundamental para llevar una buena vida.

Muchas gracias a todos los que me habéis apoyado, tanto aquí como en Twitter. En breve escribiré un post más largo contando mi experiencia en estas dos semanas y media.

2 Responses to Por qué he dejado mi Hábito de Hierro

  1. Roser abril 20, 2019 at 8:31 pm #

    Hola Marina,

    Pues que sepas que gracias a tu post anterior, he logrado levantarme temprano desde que lo publicaste. Tus palabras hicieron mella en mí, y la técnica de decirme nada más abro los ojos: «que no me apetezca nada levantarme no significa que no sea capaz de hacerlo» está funcionando. Es la primera técnica que me funciona después de intentar de todo, así que: GRACIAS. Veremos cuanto dura. Soy consciente de lo difícil que es crear un hábito nuevo (o dejar los viejos malos hábitos), pero lo importante (creo que ya lo mencionaste en un post) no es tanto conseguir un propósito y que se vuelva hábito inquebrantable, sino ser capaz de reprender esa acción de nuevo, aunque acabe resultando un medio-hábito, o no se haya convertido en uno (y quizá nunca se convierta). Creo que esto de caerse forma parte de la condición humana y que en cualquier caso siempre es mejor aceptar que vamos a fallar y volverlo a intentar en vez de tirar la toalla para siempre o fustigarnos porqué no ha salido bien (lo que he hecho en muchas ocasiones).

    Venga Marina, ¡ánimo! Estoy segura de que vas a encontrar una solución. En cualquier caso lo primero siempre es la salud.

    Un abrazo.

  2. Dani mayo 16, 2019 at 1:11 am #

    Cuando empecé a leventarme a las 5.30 fueron los días más productivos de mi vida. Lo dejé porque me fui al chancho con el ejercicio en la mañana y me lesioné, entonces dejé todo. Lo que hacía era levantarme a las 5.30, salir a hacer ejercicio de noche y volver una vez que amanecía; comía un desayuno gigante y luego seguía los planes que había hecho y anotado el día anterior. Aparte, no ponía despertador y sólo necesitaba 6 horas de sueño y despertaba mejor que nunca. Ahora que se fue mi lesión, pretendo retomarlo, con mejores zapatillas y sin excederse tanto con correr.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.