Psicosupervivencia cierra. Te cuento por qué

He dudado MUCHO de si debía publicar este artículo.

No lo escribo para sentirme mejor o justificarme. Ese trabajo ya lo he hecho, estoy súper contenta con mi decisión y no me veo en la necesidad de demostrar nada.

Sé que lo que voy a contar hoy generará cierta polémica y causará rechazo a mucha gente, y he estado tentada de explicarlo en un mail breve y santas pascuas.

Después, sin embargo, he pensado que debo una explicación a las personas para las que Psicosupervivencia es importante. A los que han estado ahí días, meses o años, apoyándome, leyéndome, escribiéndome, comprando mis formaciones y aguantando sin parar una metáfora de gimnasio tras otra.

Yo en cada una de las clases de cada uno de mis cursos

No quiero que esa gente piense (penséis) que esto es una decisión precipitada que tomo porque me ha dado una ventolera. Llevo tiempo dándole vueltas, no ha sido fácil llegar aquí y, aunque me encantaría que todo el mundo me apoye, estoy dispuesta a que no lo hagan porque hay otras cosas que son más importantes.

Así que he escrito este artículo aun siendo consciente de que me van a caer críticas y no todo el mundo lo va a entender: para que, quien quiera, lo entienda.

¡Vamos allá!

Resumen básico para impacientes

Voy a cerrar Psicosupervivencia por tiempo indefinido.

No es una metáfora, ni un cambio de branding, ni un año sabático. Psicosupervivencia cierra y no habrá más mail diario, nuevos productos, artículos, tuits ni (casi) ningún otro contenido que tenga que ver con la psicología.

IMPORTANTE: si eres cliente, seguirás teniendo acceso a tus productos y cursos, y también a mi soporte. Dije que sería así y mantengo mi palabra.

De momento, los únicos proyectos que mantendré serán:

  • La publicación de mi segunda novela (que existe, de verdad, y casi está).
  • El podcast que voy a sacar con Pablo, Dos Desubicados.

Además, cada viernes enviaré la Psicoletter de los Viernes, donde te contaré cómo me va la vida y qué estoy leyendo, probando, etc. etc.

Daré más detalles de todo esto al final del artículo.

Ahora que ya tenemos el qué, vamos con el por qué.

¿Qué ha pasado? Mis razones para tomar esta decisión

Antes de empezar, te voy a pedir que leas este artículo con la mente abierta: algunas de las cosas que voy a explicar te van a parecer chocantes y con otras vas a estar en total desacuerdo.

También te ruego que te abstengas de darme consejos no solicitados o sugerencias alternativas. La decisión ya está tomada y no va a cambiar, al menos de momento.

La razón por la que dejo Psicosupervivencia es porque quiero dedicar más tiempo y, sobre todo, energía, a mi familia y a mi hija. Vamos, que en un alarde totalmente vintage e inesperado para mí misma, voy a cerrar mi empresa para ser madre y esposa.

¿Es este mi futuro?

Entiendo que puede resultar sorprendente por varias razones:

  1. Que suena pasado de moda y poco políticamente correcto.
  2. Que tengo el trabajo de los sueños de mucha gente: flexible, creativo, gratificante, remoto y con un asistente-jefe, Javier, que me soluciona todos los marrones.

Voy a empezar por la segunda parte.

La realidad del emprendimiento online

Ser emprendedor online es fabuloso, flexible, divertido, creativo… y agotador.

El agotamiento que genera, además, no se mide en las horas que le dedicas, sino en el espacio mental que te ocupa, y ese espacio es mucho. Tienes que planear, crear estrategias, secuenciar acciones, ocuparte del marketing, de la creación de contenidos, del networking… de todo.

En este gremio se habla mucho de delegar y pasivizar. Sin embargo, yo todavía no conozco a nadie, no ya que esté todo el día tumbado a la bartola sin hacer ni el huevo, sino que viva una vida, digamos, relajada.

El que no dedica el día a crear formaciones, tiene que estar en redes sociales; el que no, responde un montón de soporte, o asiste a eventos, o ha montado un equipo grande con el que tiene que coordinarse todo el rato.

¿Que no es estar como está alguna gente en la oficina de 9 a 2 y de 4 a 8, y hacerse un viaje de dos horas en metro a la ida y a la vuelta? Sin duda.

¿Que tiene muchísimas otras ventajas (que el proyecto es tuyo, no te pueden despedir, tu potencial de ganar dinero es mayor, etc.)? Por supuesto.

Pero ya te digo yo que no es ponerse media horita por la mañana con el portátil y un café.

Entre otras cosas, porque incluso aunque hayas encontrado un modelo optimizado y que te requiere poco trabajo, las cosas cambian, los mercados también y cuando te quieres dar cuenta, tienes que parar y reinventarte total o parcialmente.

El emprendimiento y yo

Dicho esto, hay gente a la que el modelo le funciona bien: porque se organizan a la perfección, separan con claridad trabajo y familia, han encontrado rutinas o sistemas, o simplemente se divierten tanto trabajando que todo lo demás les compensa.

Yo no soy de esas.

Tengo muchas virtudes en esta vida, pero no soy sistemática, me cuesta mucho priorizar y secuenciar, me distraigo con facilidad y me pierdo dentro de las mil cosas que hay que hacer dentro de una empresa.

Por eso siempre bromeo con que Javier, mi asistente, en realidad es mi jefe: porque él es quien me dice qué toca en cada momento, con qué me estoy quedando atrás y qué es urgente.

A pesar de eso, el negocio es mío y Javier no puede encargarse de la parte de estrategia, la visión a largo plazo y un montón de pequeñas decisiones que tengo que tomar yo; entre otras cosas, porque tengo más experiencia que él y conozco mejor la empresa, el mercado y a mis clientes.

Para terminarlo de arreglar, ya sabéis que desde hace casi dos años mi familia y yo nos hemos convertido en nómadas y pensamos continuar así. Esto complica mucho tener sistemas y rutinas, y a mí me hace todavía más difícil estar centrada y saber qué tengo que hacer en cada momento.

El resultado es una constante nube en mi cabeza y una sensación recurrente de «se me está escapando algo», además de tener todo el rato un porcentaje importante de mi capacidad de procesamiento ocupada porque de fondo estoy dándole vueltas a Psicosupervivencia.

Pablo me dice a menudo que estoy distraída y que no los escucho a él o a la niña cuando me hablan. En esos momentos, mi cerebro es como un ordenador que está ejecutando demasiados programas al mismo tiempo: me bloqueo y no funciono bien.

Mi experiencia con la conciliación

Antes de que naciera mi hija, mi proyecto era bastante simple. Todavía vivía sobre todo de hacer terapia individual y, más allá de alguna confusión que otra con las citas de la agenda, me apañaba bien.

El año después de que naciera Alana, mi productividad y mi facturación aumentaron muchísimo. Descubrí el copywriting y el marketing de respuesta directa, AKA la razón por la que avasallo con mails diarios de venta a todo el que se apunte a la newsletter y, de repente, todo empezó a encajar.

Sabía vender, tenía productos interesantes y la gente salía encantada de mis formaciones.

La maternidad era dura, sí, pero no tanto. Teníamos una niñera que venía unas horas al día y Pablo y yo nos repartíamos el resto del tiempo con justicia salomónica. Usábamos literalmente cronómetro y dábamos igual importancia al trabajo de ambos. No conozco a ninguna familia con una crianza más paritaria que la nuestra.

Sobre el papel, yo lo tenía todo: la independencia económica, la estimulación intelectual, el reconocimiento, una hija estupenda y un marido ideal.

Y alcancé mis metas financieras, que básicamente se resumen en la última viñeta

Pero, por supuesto, nadie lo tiene TODO.

El tiempo y la energía son finitas, y he aquí lo que creo que poca gente asume de la conciliación: a algo vas a tener que renunciar.

No importa lo mucho que te apoyen las empresas, el gobierno, tu familia o quien sea: la realidad es que tienes hijos, y esos hijos ocupan tiempo, y ese tiempo se lo tienes que quitar a algo, y hasta que no asumamos eso, las conversaciones sobre conciliación no van a tener sentido.

En mi caso, mirando atrás me doy cuenta de que ha habido muchos, muchos momentos en los que mi hija era solo algo que estaba impidiéndome trabajar.

El coste de conciliar para nuestra familia ha venido en forma de estrés y de una percepción más o menos constante, para ambos, de no tener tiempo para nada: el clásico «no nos da la vida». Lo que pasa es que yo no pensaba que fuera un problema porque veía a todo el mundo igual.

Todos los padres están agotados, ¿no? Todas las emprendedoras digitales se sacan fotos con el portátil y el niño de fondo, ¿verdad? Es lo normal y las ventajas superan a los inconvenientes (¡opresión! ¡Dependencia económica! ¡Aburrimiento!).

Mis primeras vacaciones reales en cuatro años

Así las cosas, a mediados de agosto de este año decidí que necesitaba un descanso.

Hasta entonces, y desde que empecé el mail diario, había vivido de acuerdo al lema «mail todos los días, pase lo que pase y sin excusas». Pensaba que si quería tomarme vacaciones, bastaba con programar esos correos de antemano, y que total, qué clase de persona débil y floja era si no podía dedicar al menos veinte minutos al día a escribir un correo.

Esta estupenda filosofía se había traducido en que llevaba casi cuatro años sin tomarme un descanso de verdad: desconectar completa y totalmente de todo lo relacionado con trabajo.

Quizá algunos recordaréis que este verano me había propuesto tomarme tres meses libres… bueno, pues nunca sucedió. Me metí en Twitter, decidí crear un podcast, seguí escribiendo mails, dando soporte, vendiendo guías… y cuando me quise dar cuenta, estaba trabajando exactamente las mismas horas, solo que en otros proyectos.

Total, que me di, por fin, permiso para, durante el increíble espacio de dos semanas, dejar de escribir el mail diario, no contestar soporte a no ser que fuera mega-urgente, no tuitear y, en definitiva, DESCANSAR de una vez por todas.

Los primeros días me los pasé con una ansiedad horrorosa.

Me parecía que lo único que hacía desde que me levantaba hasta que me acostaba era «perder el tiempo». Tenía mi identidad tan asociada al trabajo y a avanzar en mi negocio que consideraba el tiempo que empleaba en otras actividades «procrastinación».

Pero por fin, después de más o menos una semana, sucedió lo increíble: me relajé.

Empecé a tener espacio mental para todas esas cosas que estaba dejando de lado por mi proyecto y, sobre todo, empecé a tener tiempo y energía para mi hija.

Volví a leer libros sobre maternidad. Me sentía descansada y fresca para tomar buenas decisiones. Empecé a jugar con ella a Peppa Pig sin mirar el reloj (o, bueno, mirándolo menos, porque sigo aburriéndome como una mona cuando jugamos a Peppa Pig).

Y la niña… floreció. De verdad.

Estaba tranquila, contenta, colaboradora. Aprendía rapidísimo cualquier cosa que quisiera enseñarle. Dormía mejor por las noches y me daba más abrazos.

A medida que se acababan las vacaciones, me empecé a sentir triste, anticipando que una vez más, iba a volver al agobio constante de tener que trabajar y no poder relajarme un instante.

Pablo y yo ya nos habíamos planteado en ocasiones que yo me tomara un período sabático para escribir más ficción, pero al final siempre encontraba razones para seguir.

Ahora, sin embargo, tenía un motivo más fuerte que escribir libros. Quería cuidar de mi familia. Sentía que no había nada más importante que eso.

Entendí que el agotamiento constante puede ser normal, pero eso no hace que sea bueno, y que si bien mucho gente no tiene otras opciones, nosotros, por suerte, sí.

Así que empecé a considerar la idea de nuevo.

La gota que colma el vaso: nuestro nomadismo y la decisión de practicar worldschooling

Mientras yo le daba vueltas a qué hacer con mi vida profesional, mi marido, Pablo, estaba planteándose cómo educábamos a nuestra hija.

Leía sobre el tema, escuchaba podcasts y cada vez estaba más convencido de que un colegio tradicional no era para nosotros.

La opción que más nos gusta ahora mismo es el worldschooling: vivir viajando y aprovechar las oportunidades que eso ofrece para que nuestra hija aprenda sobre el mundo, en el mundo.

No quiero extenderme mucho sobre el tema aquí porque no es un post para defender el worldschooling. Quien tenga interés puede buscar más información aquí; quien nada más leer esto piense que le vamos a arruinar la vida a Alana porque necesita estabilidad y matemáticas, probablemente no está preparado para explorar el tema desde la curiosidad.

La cuestión es que un factor muy importante de desescolarizar a un niño es que tú, como padre, no pienses que eso es dejarlo a la buena de Dios y ya está, sino que te comprometas a crear oportunidades para él, guiarlo, exponerlo a estímulos variados y enseñarlo a que se esfuerce y se enfoque en lo que le interesa.

Esto, combinado con estar viajando por ahí y resolver la logística de mudanzas, visados, alojamientos, casa, rutinas, etcétera… es complicado de compaginar con dos padres trabajando a tiempo completo.

Ah, porque algo que no he mencionado es que Pablo es jefe de innovación y desarrollo en una empresa de EEUU y que esto le requiere un nivel de implicación y creatividad elevados.

Y otra cosa que no he mencionado tampoco es que queremos tener otro hijo, con todo lo que eso conlleva.

Así las cosas, como veréis, se ha creado la tormenta perfecta para que tome la decisión que me trae hoy aquí: cerrar Psicosupervivencia y dedicarme a apoyar a mi familia, educar a mi hija y desarrollar otros proyectos personales.

OJO:

Que quede claro que NO voy a estar todo el día metida en casa con la niña, educándola obsesivamente como la madre de Hildegart Rodríguez.

Sobre todo, porque la madre de Hildegart mató a su hija mientras dormía

Voy a seguir llevándola a actividades fuera de casa, contratando ayuda externa si hace falta y contando con la presencia diaria de Pablo. Vocación de mártir yo no he tenido nunca.

Sin embargo, sí quiero dedicarle más tiempo y estar presente y disponible emocionalmente para ella, y es algo que ahora mismo veo incompatible con llevar una empresa propia.

Ojo: lo veo incompatible YO para MÍ. Esto no quiere decir que todo el mundo tenga que hacerlo. Cada mujer tiene distintas capacidades, experiencias y preferencias y es capaz, por ella misma, de elegir cómo organizar su vida y su familia.

No le estoy diciendo a nadie lo que tiene que hacer.

Esto no es un juicio sobre tus elecciones o preferencias.

Repito:

ESTE ARTÍCULO NO ES UN JUICIO SOBRE TUS ELECCIONES Y PREFERENCIAS.

Ahora paro para responder algunas preguntas que quizá te hayan surgido (o quizá no)

Vamos con la parte de las Preguntas Frecuentes, que en realidad son preguntas que no te ha hecho nadie pero cuya respuesta quieres que la gente sepa.

¿Va a ser para siempre?

No lo sé. Igual dentro de unos años mi hija es mucho más independiente y a mí me apetece retomar esto, o quizá en unos meses descubro que no funciona y busco otras maneras de solucionar los problemas que te he descrito en el artículo.

Lo que sé es que de momento no estoy pensando que sea algo de unos meses o de un año. Como mínimo, me gustaría darle de tres a cinco años a esta opción para ver qué tal nos va.

¿No vas a hacer nada-nada relacionado con la psicología?

Como comentaba al principio, voy a sacar el podcast con Pablo (porque no va a ir sobre psicología y a los dos nos apetece) y a publicar mi novela.

Por lo demás, quiero prohibirme a mí misma hacer cosas remotamente relacionadas con el trabajo.

Mi tendencia natural cuando pienso en psicología es la de crear productos y servicios, monetizar mis conocimientos y, en fin, pensar en maneras de llegar a más gente y ganar más dinero, pero es precisamente esa mentalidad la que se está comiendo mi tiempo y mis ganas de vivir.

Por eso creo que lo mejor ahora mismo es que me aparte del todo y me dé espacio para pensar en otras cosas y, sobre todo, descansar y «desintoxicarme» de mi faceta de emprendedora online.

Que no quiero decir que emprender sea tóxico así en general, pero en mi caso me siento un poco-bastante quemada y me apetece pensar en otras cosas.

¿Aprovecharás para escribir ficción?

Es posible, pero no es mi prioridad. Si quiero tener energía y tiempo disponibles para mi familia y me meto de golpe en escribir y publicar novelas, en breve estaré como al principio.

Mi meta en este tiempo es, paradójicamente, NO ganar dinero. Te voy a decir algo que igual te choca: a mí en este punto de mi vida ganar dinero me resulta relativamente fácil. Lo que me es difícil es respirar y simplemente vivir la vida sin pensar en cómo monetizarla.

Me hace ilusión retomar la escritura de no ficción: artículos del tipo de los que escribía en mi blog primigenio que algunos conocisteis en su día. Si lo hago, es probable que lo comente en la newsletter para que los leas si te apetece.

¿Te ha comido la cabeza el patriarcado?

Hagamos un breve experimento intelectual.

Imaginemos que yo llego aquí y digo:

«Pablo va a dejar su trabajo. Quiere pasar más tiempo con la niña, ser una parte activa de su educación y ocuparse de los temas familiares y logísticos. Además, eso me dará más tiempo y energía a mí para avanzar en mi carrera y ganar más dinero».

¿Cómo reaccionaría la gente?

Pensarían que es fabuloso y que Pablo es una maravilla de hombre, que somos un ejemplo de progreso y que vaya suerte que tiene nuestra familia.

Pero si lo digo yo, que soy la mujer, es porque me ha comido la cabeza el patriarcado.

Insinuar o afirmar que esta decisión la tomo porque soy víctima de los roles de género es decir que no soy lo bastante inteligente como para saber lo que me conviene.

¿No te preocupa aburrirte?

La respuesta a esta pregunta tiene dos partes.

La primera es que no, no creo que me aburra. Soy naturalmente curiosa y encontraré mil proyectos: perfeccionar el pan de masa madre, leer los 1001 libros que hay que leer antes de morir, aprender a tocar un instrumento con mi hija o lograr hacer un muscle up en las anillas.

Siempre quise tener hombros como cabezas de bebé

Además, vamos a estar viajando por el mundo. No me voy a quedar metida en una casa de las afueras cocinando pastel de manzana.

La segunda la explica muy bien Penelope Trunk en este artículo sobre por qué considera misógino decirle a una mujer que no trabaja «yo en tu lugar me aburriría».

¿No te preocupa no ganar tu propio dinero?

En absoluto. Tengo ahorros para subsistir mucho tiempo, capacidad de volver a ganar dinero si lo necesito y confianza razonable en que mi marido no va a usar nuestros ahorros para largarse al Caribe con una rubia de largas piernas.

(Sobre todo, porque en el Caribe no hay escalada)

¿Tienes otros proyectos en mente?

Primero quiero situarme en esta nueva vida y encargarme de organizar un poco mejor nuestro día a día, resolver tareas pendientes y planificar los próximos meses.

También voy a aprovechar para descansar y disfrutar de las pequeñas cosas sin estar constantemente obsesionada por lograr objetivos y mejorar-mejorar-mejorar.

A partir de ahí, estoy segura de que surgirán ideas y de que me meteré en otros proyectos creativos, porque es mi naturaleza.

Si quieres estar al día de lo que hago y todavía no te has apuntado, puedes suscribirte a mi lista de correo.

¿No te has planteado delegar más y simplemente trabajar menos?

Me decía el otro día mi jefe, Javier, que soy la emprendedora digital que conoce que menos horas trabaja.

No es un problema de horas. Es un problema de la energía mental y emocional que me succiona este proyecto.

Imagino que podría delegar más de lo que hago o trabajar menos, pero en este punto me parece mentalmente más sano cerrar esta etapa y liberar por completo mis recursos para poder dedicarlos a otros temas.

Eres psicóloga. ¿Cómo no has sabido manejar el estrés y solucionar esta situación?

Es una buena pregunta y no estoy segura de tener una respuesta a pesar de que he sido yo quien la ha hecho.

Creo sinceramente que en los últimos meses y años he hecho todo lo que he podido para minimizar el estrés, trabajar poco y gestionar esa carga de trabajo lo mejor posible, y quizá si no he hecho más cambios ha sido porque hasta ahora no me había dado cuenta de lo estresada que estaba.

Ya os digo: pensaba que era normal y que los problemas venían de mi carácter, mi falta de paciencia y mi tendencia a tener poca energía.

Ahora que he visto que la causa es el trabajo, podría, sin duda, poner más hincapié en disminuir la tensión y mejorar mi calidad de vida. Lo que pasa es que veo otra opción que es más sencilla y probablemente mucho más potente. ¿Por qué no probarla?

Como psicóloga, no pienso que todos los problemas tengan que arreglarse cambiando tu actitud hacia la situación. Si puedes y quieres cambiar la situación, es un abordaje totalmente válido.

Si vives en Madrid y no te gusta y te puedes mudar a Asturias, ¿para qué vas a gastar energía en que te guste Madrid? Vete a Asturias y punto.

¿Qué va a pasar con tus formaciones?

A lo largo de los próximos 90 días (más o menos), voy a poner a la venta todas mis formaciones por última vez.

Primero lanzaremos las Guías de Psicosupervivencia durante dos semanas o hasta que se acabe el stock.

Después, quedarán a la venta Reescríbete, Transforma Tus Mañanas, Bullet Journal Power, Acción 360º y la Masterclass de Dependencia Emocional durante un mes.

En el caso de Bullet Journal Power, Acción 360º y la Masterclass, que originalmente se hacían en directo, lo que estará a la venta serán las grabaciones de la última edición disponible.

Mi idea es no volver a vender los cursos en un tiempo indefinido. Esto puede ser NUNCA MÁS o pueden ser seis meses porque me doy cuenta de que lo de no trabajar no es para mí; no lo sé.

Lo aclaro para que si en el futuro reaparezco, nadie me diga: «dijiste que retirabas los cursos del mercado para siempre». No estoy diciendo eso ni lo haré jamás porque no se sabe qué puede ocurrir en esta vida perra.

Como ya he comentado, mi idea original es darme al menos entre 3 y 5 años alejada de Psicosupervivencia. Si tengo otro hijo, probablemente sea más tiempo. Y si por el camino descubro que este estilo de vida es el que quiero o me surge otro proyecto, igual no vuelvo nunca. Sinceramente, no lo sé.

¿Seguirás dando soporte?

¡Por supuesto! El soporte estará disponible hasta que me sea físicamente imposible darlo porque me muera, pierda la cabeza, alguien me obligue a emigrar a Corea del Norte o similar. Me escribes un mail y te contesto cuanto antes.

¿Seguiremos teniendo acceso a tus formaciones «para siempre o hasta que los robots dominen Internet»?

Sí, porque lo prometido es deuda. Nuevos y antiguos alumnos contaréis con seis meses a partir del comienzo de venta de los cursos (es decir, hasta el 31 de marzo de 2023) para completarlos en la plataforma actual, Kajabi.

Después enviaremos versiones descargables a todos los alumnos para que podáis guardarlos para siempre, y estaremos disponibles por si alguien necesita recuperar material en algún momento.

¿Qué pasa con el mail diario?

Seguiré escribiéndolo hasta que termine la venta final de todos los productos. Después, solamente mandaré la mítica y fabulos Psicoletter de los Viernes, que casi siempre se envía los viernes a no ser que se me vaya la pinza.

Habíamos quedado para hacer una entrevista/colaboración, ¿sigue en pie?

Escríbeme para que veamos juntos si sigue teniendo sentido. Lo valoraré caso por caso, pero de entrada mi idea es no fastidiar a nadie con mi decisión, en la medida de lo posible.

¿Cómo te sientes? ¿Triste? ¿Feliz?

Pues obviamente me da un poco de pena: porque sé que para mucha gente Psicosupervivencia es una parte importante de sus vidas y porque me lo he pasado muy bien estos años creando contenido y conociendo a gente estupenda.

Por otra parte, estoy extremadamente contenta y satisfecha con lo que he construido en este tiempo. Sé que si alguien tiene todas mis formaciones, puede seguir trabajando con ellas toda la vida y encontrará matices nuevos y estrategias que no se le habían ocurrido. Mis artículos gratuitos seguirán en el blog y la gente llegará a ellos a través de los locos caminos de Internet. Yo estaré siempre disponible para contestar dudas.

Cada etapa tiene su momento y que algo no sea para siempre no quiere decir que su existencia no haya merecido la pena. Psicosupervivencia me deja el estupendo sabor de boca de haberme ido en su punto álgido, con cientos de clientes satisfechos y una gran reputación digital.

Ahora estoy entusiasmada respecto al futuro y creo que se abre una nueva época maravillosa para nuestra familia. Soy una privilegiada y voy a conseguir lo más valioso que hay en esta vida, que es tiempo: para Alana, para Pablo, para mí, para leer, escribir, viajar, cuidarme y aprender. Eso me hace muy, muy feliz.

¿Sabéis esa pregunta de «qué harías si te quedara un año de vida»? Yo cerraría la empresa y me iría a viajar por el mundo con mi familia, y es exactamente lo que voy a hacer.

¡Esto es todo lo que tengo para decir!

Hasta aquí mi explicación. Espero que haya respondido a parte de tus preguntas y/o satisfecho tu curiosidad.

No espero cantidades industriales de apoyo y comprensión. Creo que esta decisión está demasiado alejada del mainstream como para ser apoyada y comprendida, y que muchas de las respuestas se dividirán entre el «es una locura», el «pero, ¿tú estás segura?» y el «lo apoyo, pero no lo comparto».

Por otra parte, las personas de mi entorno a las que se lo he compartido han reaccionado, en su mayoría, con alegría por mí y confianza en que es la decisión correcta, así que también tengo la esperanza de recibir mensajes positivos.

Por último, te agradezco mucho, mucho que hayas llegado hasta aquí. No te vas a librar de mí, ya te lo digo yo. Me tendrás en tu bandeja de entrada todas las semanas y seguro que se me ocurren otros proyectos e ideas que te interesan, así que, como dicen en catalán, no pateixis.

Aprecio un montón todo el apoyo que he recibido en estos años: los cursos comprados, mails respondidos, opiniones expresadas, recursos compartidos, feedback, apoyo en proyectos estúpidos y/o fallidos… sois la mejor audiencia online que se puede tener y me llevo experiencias inolvidables de estos casi diez años.

Seguimos en contacto.

73 comentarios
73 comentarios
  1. jose manuel septiembre 15, 2022

    Pues nada que añadir su señoría. Creo que muchos ya intuimos que esto del emprendedor digital tiene su cara oscura (la cara bonita ya esta muy publicitada).Decisiones como la tuya o la de Angel Alegre nos dan una justa apreciación de como son las cosas. Esto ya es en si sano y casi terapéutico para los que os leemos ya que por mucho que sepamos que la hierba no siempre es mas verde al otro lado, la cabra tira al monte. Suerte en tu nueva etapa!! De un bendito asalariado medio jubilado

    Responder
  2. Miriam Cervino Rodríguez septiembre 15, 2022

    Buenos días Marina: ¡Enhorabuena! Esta es el tipo de decisión que nos has enseñado a tomar con tus cursos y la estás poniendo en práctica contigo misma. Conocimiento dinámico y actuar, si es que me permites resumirlo así ,que creo que es un poco injusto porque es muchísimo más que eso. Tampoco voy a hablar de patriarcado porque creo que una mujer que elige líbremente no está, por renunciar al trabajo y dedicarse a la vida (hijos, pareja, aficiones, inquietudes),condicionada para nada por el patriarcado o por lo que se espera de las mujeres,.Creo que el feminismo es otra cosa y aunque no importe mucho y casi no nos conozcamos, te apoyo hasta el infinito y más allá porque me siento hermanada contigo en esta decisión. Yo ya lo hice una vez y lo volvería a hacer. Pienso que elegir la vida nunca es equivocado. Y dicho esto y sin entrar en más detalle, solo te diré que nos has dado más explicaciones de las que tendrías que darnos, pero agradezco, a la vez, que hayas sido tan sensible con tus «clientes».
    Por último quería agradecerte infinitamente las formaciones que nos dejas en herencia. Por tu trabajo cuidado, profundo y extenso, que dejará su eco en nosotros ¡muuuucho tiempo! Gracias por el soporte, por la seriedad en el trato y en el intercambio comercial. No sé qué más decir…Sí: ¡Buena suerte y que vivas una vida plena! Nos dejas con esto un ejemplo más, que no es de gimnasio pero que se entiende a la perfección, como si lo fuera. Un abrazo y muy buena suerte. Te escucho en postcad!

    Responder
  3. Almudena Diaz septiembre 15, 2022

    Hola Marina! No creo que te haya comido la cabeza el patriarcado, sino todo lo contrario. Dejar de pensar en monetizar todo el tiempo y disfrutar mas de la familia es lo mas antipatriarcal que existe. Me alegro mucho de que te puedas permitir ser una persona mas presente. Echare de menos tus correos diarios, que bien que la Psicoletter continua! Creo que ahora seran mas entretenidas todavia. Mucha suerte en tu nueva etapa!

    Responder
    • Luisa septiembre 15, 2022

      Enhorabuena! Y buena suerte ?

      Responder
      • Luisa septiembre 15, 2022

        Mierder
        Quería decir buena suerte!
        No ?

        Responder
  4. blanca septiembre 15, 2022

    Deseo que os vaya fenomenal !!! y que disfrutes a tope de tu familia !!!!

    Responder
  5. Edu Rubianes septiembre 15, 2022

    Hola Marina,

    Antes de nada, mi apoyo incondicional a tu decisión. Es totalmente entendible y, aunque entiendo que no ha sido fácil dar el paso, en tu cabeza está claro que te venía bien este paso.

    El emprendimiento es un camino de piedras, con frondosas plantas de espinas a los lados y animales hambrientos acechando… esos que se sacan las fotos con un croma de fondo y una foto del Caribe superpuesta o apoyados en un Lambo, pues ya tal…

    Adelante con todo y mucha suerte en tu nueva etapa!!!

    Un abrazo!!!

    Responder
  6. Susana Janer septiembre 15, 2022

    Marina, me parece una decisión muy valiente y simplemente me alegro mucho por ti, aunque no puedo negarte que me siento triste y te echaré de menos.
    Te deseo lo mejor y quiero agradecerte el acompañamiento que directa e indirectamente me has dado.
    Un abrazo.

    Responder
  7. Mercè septiembre 15, 2022

    A mi me parece muy valiente escuchar lo que se necesita en cada momento e ir a por ello como se pueda, aun mas si se sale del mainstream. La valentia y la honestidad con una misma son de las qualidades que mas valoro en las personas así que para mi eres inspiracion. Gracias por estos años y mucha suerte!

    Responder
  8. Arturo García septiembre 15, 2022

    Siempre he valorado profundamente lo coherente que eres. La mayoría de la gente se queja de lo que sea (estoy gordo, no tengo dinero, mi trabajo es una mierda, etc.) pero no hacemos nada para cambiarlo. Tú siempre has actuado en base a tus creencias y considero que, tanto Pablo como tú, sois unos valientes por atreveros a poner vuestro mundo patas arriba.

    En mi opinión este solo es un paso más, has considerado que lo mejor era cerrar el negocio y, aunque es una decisión extremadamente dificil de tomar (no mucha gente es está dispuesta a cerrar un negocio que funciona), has actuado en consecuencia.

    No sé cómo se lo tomarán tus hippies de largo recorrido, porque la noticia es inexperada e impactante, pero desde aquí te mando mis máximos respetos por ser una mujer libre, valiente y coherente.

    Te deseo lo mejor en esta nueva etapa que, estoy seguro, disfrutarás como una enana.

    #Respect
    #MarinaForever #ByeTwitterQueen #EstoEsComoSiEnElGimnasio

    Responder
  9. alex septiembre 15, 2022

    Gracias por tanto Marina, tengo que reconocer que de todo el «SPAM» eres a la única que he leído cada día.. ; )
    Gracias por abrirme la puerta de ACT. Y por recomendar a MICPSY y a Carmen Luciano. Gracias a tus comentarios decidí estudiar su Master.
    Enhorabuena por la decisión de escoger tu familia y a ti..

    Responder
  10. Elena septiembre 15, 2022

    Espero que te vaya muy bien Marina. Psicosupervivencia me ha cambiado la vida para bien. Ha sido una suerte y un placer encontrar tus cursos. Disfruta de los coco-locos!

    Responder
  11. Ruben septiembre 15, 2022

    Aquí un hippie de largo recorrido, que te sigue vayas a dónde vayas, y si es a mayor libertad. Pues tiene todo el sentido del mundo, si tu gurú hace las cosas con sentido y busca su propia libertad y felicidad.

    Enhorabuena por la decisión, seguro que de una forma u otra seguiremos aprendiendo a tu lado, con tu energía contagiosa y con tu generosidad para compartirla.

    Un abrazo

    Responder
  12. Celia septiembre 15, 2022

    Me alegro por ti y por tu familia. Eres coherente y te has escuchado, eso vale oro. Buen camino. Gracias!

    Responder
  13. Elena septiembre 15, 2022

    Ole tus ovarios!
    Como mujer no puedo más que apoyarte… Y envidiarte un poco.
    Gracias por tu explicación, me ha alegrado saber que alguien a quien admiro también valora priorizar a la familia y no se siente «old fashion-abducida por el patriarcado».
    Mucha suerte con este cambio.
    Te seguiré de cerca.

    Responder
  14. Marta septiembre 15, 2022

    No podía irme de aquí sin dejarte un comentario.

    Independientemente de que esperes (o no) este tipo de mensaje, sí que apoyo mucho tu decisión y la entiendo perfectamente. Estás decidiendo en base a algo que te llena emocionalmente, la familia y bueno, la vida es diferente para cada uno y cada uno tendrá que ser coherente con lo que quiere en ella o necesita. Tú lo estás haciendo.

    Me parece súper bonito lo que cuentas de Alana y tus ganas de que eso se repita más, de verla contenta y tranquila. Y, quién sabe, igual te tenemos en la bandeja de entrada con un nuevo libro en breve o lo que quieras.

    Un abrazo grande.

    Responder
  15. jimena septiembre 15, 2022

    Wow! Pusiste en palabras lo que yo vengo pensando desde hace mucho acerca del emprendimiento, ser mamá y querer llegar a todo. Something’s gotta give, y mi salud mental no lo va a ser. Felicidades por tu decisión. Pero antes de que te vayas, déjame comprar Reescríbete!!! Un abrazo.

    Responder
  16. Yolanda septiembre 15, 2022

    Wow! Muchísimas felicidades, Marina! Y muchas gracias por compartir. Muy inspiradora, hasta el final. Buen camino!

    Responder
  17. Marta septiembre 15, 2022

    Querida Marina, tu decisión es tuya. Mi hija se acaba de ir este fin de semana a la Universidad, a Granada.
    Al contrario que tú pienso que los hijos te necesitan más a partir de los 11/12 años, depende del niño. A un niño pequeño le puede dar la merienda cualquiera, a un adolescente SOLO le pueden escuchar sus padres…
    Ser empresario ( ahora emprendedor ) ES MUY DURO y siempre lo será.

    Responder
    • Nuria septiembre 16, 2022

      Q shock recibir está noticia!!! Aunque me encantan las personas q son valientes pasando etapas! Mucha suerte???????? Te seguiremos en el poscadt y en todo lo q podamos. Un abrazo??????

      Responder
  18. Marta septiembre 15, 2022

    Y los niños, a partir de cierta edad, necesitan estabilidad y no ir perdiendo amigos.
    GRACIAS POR TODO, ERES LA MEJORR

    Responder
  19. Mireia septiembre 15, 2022

    No puedo negar que he ido leyendo este artículo con el corazón en un puño y que pensaba que el asunto de la newsletter de hoy era copy puro para aumentar tu ratio de apertura. Me equivoqué.

    Hay cosas que parece que van a estar siempre ahí, como Psicosupervivencia. Sí, porque forman parte de nuestras vidas, como dices. Saber que cada día va a haber un mail de Marina, te da una seguridad, te saca una sonrisa, te hace sentir menos sola. A los humanos nos gustan las cosas «seguras».

    Siento tristeza (egoístamente porque me voy a sentir un poco huérfana) pero estoy muy contenta que hayas tomado esta decisión. Porque al fin y al cabo, lo importante es VIVIR alineada con lo que quieres, y es lo que vas a hacer a partir de ahora. Creo que es el mejor ejemplo que se puede dar de trabajar duro para conseguir tus sueños y ahora tener la libertad de tomar la decisión de cómo continuar viviendo tu vida.

    Me encantaría llegar a ese punto algún día, yo aún estoy en la fase de currar duro, pero la claridad mental de lo que quiero la tengo gracias a mi terapeuta y a ti. Y eso que aún no he empezado en serio Reescríbete…

    El otro día estaba estrenando mi tercer BuJo, el primer curso tuyo que compré. Cuando estaba pasando la lista de los 100 sueños, me dió por crear una colección de «sueños cumplidos» y otra de «sueños abandonados». Y pensaba: «tienes que enviarle a Marina este testimonio no solicitado».

    Pues bien Marina, gracias a Bullet Journal Power me he dado cuenta que en menos de dos años, he conseguido 14, CATORCE sueños y de los más importantes de mi lista. A medida que los transcribía flipaba cada vez más: vivir en un pueblo en una casa con jardín y huerto, volver a trabajar con fauna, ganar dinero online, crear mi propio proyecto y emprendimiento, ayudar a adolescentes y familias con mi activismo LGTBI… que potente todo.

    He aprendido mucho contigo, no solo de psicología. Te diría muchas más cosas, pero solo me queda darte las GRACIAS.

    Y que me encantaría volver a leerte en tu blog primigenio.

    Muchísima suerte y felicidad en esta nueva etapa para ti Pablo y Alana.

    Responder
  20. Juju septiembre 15, 2022

    Te hechare de menos. Adiós a mi sueño de que te abras un intagram.

    Responder
  21. Miguel Ángel septiembre 15, 2022

    Suerte Marina.
    Un abrazo para ti y tu familia.

    Responder
  22. Sandra septiembre 15, 2022

    Te voy a echar muuuuucho de menos… Pero me alegro infinitamente por ti, por Alana, por Pablo y por ese nuevo miembro en la familia que queréis buscar 🙂
    Eres una valiente. No; perdón. Una VALIENTE, así, con mayúsculas.
    Yo tampoco creo que una mujer sin trabajo pueda aburrirse (yo no lo hago ;p). Estaré súper pendiente de tus recomendaciones literarias en la Psicoletter de los Viernes!!
    Gracias por todo este tiempo compartido!
    Un abrazo,
    Sandra

    Responder
  23. Marine?s septiembre 15, 2022

    Marina! Me ha dado tanta paz leerte… porque aunque no sea exactamente mi caso, me he dado latigos porque lo que hasta ahora he querido es dedicar mi mayor energia y presencia a mi familia y trabajar (para ganar dinero) unas pocas horas al dia… En fin! disfruta esta nueva experiencia. Un abrazo grande

    Responder
  24. Paco Marquez septiembre 15, 2022

    Hola Marina. Enhorabuena. Seguro que esta decisión ha sido tomada en el momento oportuno. Seguro que ser psicóloga ha supuesto una gran ayuda en todo este proceso que, seguro, no habrá sido sencillo siempre y en todo momento.
    Solo una cosa más. Creo que todo el escrito puede darnos una idea del ambiente en el que nos encontramos: has dado (y repetido) explicaciones y te has adelantado previendo lo que a muchos/as se nos puede «encender» en nuestras cabezas. Qué pena que tengamos que explicarnos tanto para que otros muestren una pizca de comprensión, sin juzgar de forma desaforada. Qué pena que las mujeres tengáis que justificaros tanto por cualquier decisión.
    Mucha suerte y enhorabuena por el paso.

    Responder
  25. Clara septiembre 15, 2022

    Hola! Pues yo si pudiera haría lo mismo. Que disfrutes esta nueva etapa! Un abrazo

    Responder
  26. Alejandro septiembre 15, 2022

    Hola Marina,

    Siendo un cliente relativamente reciente solo puedo decirte que no me lo esperaba, pero si algo he aprendido con los años es que la impermanencia forma parte de la vida y nada es para siempre. Aplaudo tu valentía para hacer aquello que sientes que quieres hacer, y aunque agradezco el artículo también pienso que si alguien no lo entiende es su problema. Solo nosotros sabemos en nuestro fuero interno lo que más nos conviene y tenemos todo el derecho de llevar nuestra vida como queramos. Egoístamente, l3o único que lamento ahora es tener que decidir en el corto plazo si me apunto a Reescríbete (cuando en principio era algo que tenía pensado para más adelante).

    Saludos y suerte!

    Responder
  27. marta septiembre 15, 2022

    Pues ¡olé y olé Marina, abriendo vía nueva! Me alegro mucho por ti. Y te envidio mucho o, más políticamente correcto (y más real también), me inspiras mogollón, ¡pero de verdad! Para mí, eso es vivir por Valores (los gordos), como tú bien nos explicas en tus cursos, eso es coherencia y eso es valentía lúcida desde el enraizamiento en el sentir del momento presente, desde el sentimiento de abundancia que da la autoconfianza de capitalizar lo construido hasta ahora, con desapego pues nada se pierde, todo se transforma. Y desde la alegría de tomarse la vida tan en serio como para permitirse seguir indagando, jugando, exponiéndose a lo nuevo, creciendo por dentro y construyendo tu mundo a tu manera, conectada con lo (y los) que te importa(n). ¡Suerte tiene Alana (y Pablo)! Agradezco mucho tu generosidad y tu honestidad al compartirnos tu proceso de decisión y tus dificultades porque, como siempre, me ayuda con las mías. Demuestras, una vez más, el respeto que nos profesas. Como bien dicen más arriba, ya intuimos que ser emprendedor digital no es como lo suelen pintar… Me alegro infinito de haberte conocido y te seguiré de cerca en la psicoletter de los viernes. De momento, me tienes enfrascada a tope con tu curso “Reescríbete”, así que seguimos conectadas. ¡Te deseo lo mejor en esta nueva etapa!

    Responder
  28. Ester septiembre 15, 2022

    Marina aunque no nos conocemos te voy a echar muchísimo de menos, siempre ando diciendo que eres mi psicóloga de referencia, me alegro de haberte conocido a tiempo.

    Apoyo y entiendo totalmente tu decisión, solo vivimos una vez y la vida es muchísimo más que trabajar.
    Os deseo lo mejor a los tres o quizá cuatro.

    Un abrazo muy muy muy fuerte, aquí estaremos para lo que necesites y a la espera de la sonrisa de los viernes ?
    Salud!

    Responder
  29. mjmontero2010@hotmail.com septiembre 15, 2022

    Y la opción, «oye como me alegro por ti, que envidia que hayas tenido el valor de tomar esa decisión» no se te ha ocurrido? ? Mucha suerte en todo!!! Te echaremos de menos

    Responder
  30. Patricia septiembre 15, 2022

    ¿Te queda un año de vida?

    Envidio que puedas elegir no generar dinero para vivir.

    Suspendo la impresión de remeras con tu cara.

    Cómo dicen los lobatos, ¡Siempre lo mejor!

    Responder
  31. Poli septiembre 15, 2022

    Te quiero Marina ?

    Responder
  32. María septiembre 15, 2022

    Enhorabuena Marina! Que gran y valiente decisión! Me has llevado a plantearme esta necesidad de «espacio mental» que poco tiene que ver con las horas de trabajo y más con la necesidad de desconectar del todo. Mucha suerte en esta nueva etapa.

    Responder
  33. Carol septiembre 15, 2022

    Marina creo que ya te lo había dicho en otras ocasiones, pero eres PURA INSPIRACIÓN.

    Me alegro muchísimo por ti y por tu familia, me encanta que seas consciente de la suerte que tienes y lo afortunada que eres por poder hacer exactamente lo que deseas y que tengas la valentía de afrontar esos deseos con confianza e ilusión.

    También te digo que hasta que no he leído el artículo completo he hiperventilado y tenido taquicardia, pero sabiendo que los cursos estarán en nuestras manos de por vida, me quedo tranquila, porque sé que Reescríbete lo haré cada cierto tiempo para seguir conectada conmigo misma, para seguir creciendo y evolucionando y para seguir confiando en mí.

    Además de felicitarte por tu decisión, aprovecho para darte las gracias por todo lo que nos has dado en este tiempo, que es de un valor increíble, y espero que te hayamos devuelto un poquito de lo que hemos recibido.

    Será un placer seguir leyéndote semanalmente, leer tus libros, escuchar tu voz y descubrir la de Pablo en el podcast y conocer mundo a través de tus mudanzas. Estoy segura de que te va a ir super bien y que eso nos va a beneficiar a todos, ya verás!

    Un besazo enorme!
    Carol

    Responder
  34. Fernanda septiembre 15, 2022

    Pues a mí no me parece para nada polémica tu decisión. Al contrario, me resulta coherente e inspiradora. Te agradezco que la compartieras tan honestamente y te deseo mucho éxito y felicidad en lo que viene!

    Responder
  35. eduardo septiembre 15, 2022

    has lo mas feliz te haga 🙂 sigue tu camino, descansa y q estés muy bien.

    Responder
  36. Emepez septiembre 15, 2022

    Te deseo mucha suerte en tu nueva vida. También soy una seguidora desde los inicios, pero permíteme que te de un tironcillo de orejas como mujer trabajadora. Puede que llegue el día en que ninguna tengamos que plantearnos el dilema familia-trabajo. Sé que tú emprendes este camino con mucha ilusión, pero a mí cada voz de mujer independiente que se apaga, me da un poco de pena. Un abrazo muy grande.

    Responder
  37. Elizabeth septiembre 15, 2022

    Me parece estupendo que cada uno se embarque en los proyectos que le hagan feliz. Hace algunos años también tomé el camino de alejarme del mundo laboral convencional, quedarme en casa, vivir de otra manera. Como tú, opté por atender mejor a mis hijas, viajar, estudiar, leer, escribir… Parar del estrés profesional es en ocasiones imprescindible. Cuando lo haces el paisaje suele mostrarse más nítido, con sus luces y sus sombras, por supuesto. Tal y como es.
    Marina, gracias por todo lo que me has aportado, aún me quedan tus cursos y espero seguirte leyendo cada viernes.
    ¡Disfruta!

    Responder
  38. Gràcia septiembre 15, 2022

    Marina
    Felicidades por tu decisión.
    Cuando he visto el titular del mail, creia que lo había leido mal…..
    Gracias por tanto que nos has aportado y que estoy segura que, de otra manera, seguirás aportandonos.
    Que suerte tienen Pablo y Alana de tenerte cerca.
    Me había quedado el curso de reescribete un poco aparcado y la semana pasada lo retomé, la sensación al oirte en el video de la lección fue como de haber llegado a casa o de haber reencontrado a alguien querido que hacía tiempo que no había visto
    Mucha suerte en esta nueva etapa y difruta de todo lo que te vaya trayendo.
    Estaré al tanto de lo que vayas mandando
    Besos

    Responder
  39. camila septiembre 15, 2022

    Marina, qué hermosa decisión, lo entiendo a la perfección. Nosotras como pareja de mujeres, no paramos de pensar en cómo trabajar menos si tenemos hijes, si una trabaja fuera menos que la otra, donde entra ahí el patriarcado? En fin, yo o tengo hijos como los tienen ustedes o prefiero no tenerlos, y hay que aceptar que para hacerlo tenemos que sacrificar algunas cosas (y disfrutar a pleno de las otras). Nosotras estamos aún con estos dilemas y ejemplos como ustedes nos motivan mucho.
    Te repito la invitación al campo francés, seguro que encontramos algún lugar de escalada jajaja
    Besos y suerte en esta nueva etapa.

    Pd: no nos dejes sin la newsletter semanal, please!!!

    Responder
  40. Sara septiembre 15, 2022

    Me da mucha pena (me encanta tu mail diario), pero me alegro un montón por ti, por Pablo y por Alana. Es una decisión muy valiente y super respetable. Espero que os vaya todo muy bien! Y esperaré con ansia los mails del viernes 🙂 un beso!

    Responder
  41. Jeroen de Monachil septiembre 15, 2022

    Es tu vida, la decides tú, ¿no? ¿Quién se cree con el derecho de juzgarte? Además, que le den por saco a lo políticamente correcto. La idea es que cada una sea libre de vivir la vida que quiera, no que tienes que ser una emprendedora «exitosa» a toda costa.
    Puedes volver a emprender siempre, pero tu hija va a ser pequeña solo una vez… y el éxito en el fondo es tener tiempo y energía para lo que tú quieras hacer.
    Gracias por los emails diarios, los voy a echar de menos.

    Responder
  42. Gracia Patricia GF septiembre 15, 2022

    Bien.

    Cuando nos vayamos de este mundo, solo nos llevaremos una cosa: el amor.

    En mi etapa de empresaria que firmaba avales de créditos para financiar la empresa, crecer, y contratar equipo, aprendí una cosa: forma parte de ser buen empresario, saber cuándo cerrar tu empresa, aún estando facturando y ganando dinero.

    Mi aplauso y mi apoyo total.

    Te irá bien.

    Tu riqueza está en ti, así que podrás seguir creando.

    Disfruta de tu hija, de tu marido, y de la vida.

    Besos

    Responder
  43. Maite septiembre 15, 2022

    Guau Marina, enhorabuena por tu decisión y millones de gracias por compartirla a través de esta entrada. Que te vaya muy bien!

    Responder
  44. Sole septiembre 15, 2022

    ¡¡Menudo giro de guion jipi!!
    Disfruta canija ?gracias por todos estos años y los que quedan…
    Mis carpetas de mail MarinaJipi y Spsicosupervivencia seguirán alumbrando el camino

    Responder
  45. Ana septiembre 15, 2022

    Marina, muchas gracias por compartir tu decisión y bravo por tu valentía. Observo que para muchas personas es el miedo el que guía gran parte de sus decisiones vitales pero tú has tenido la valentía de guiarte por tus valores y muestras una vez más con el ejemplo lo que enseñas. Es cierto, como tú has dicho, que te lo puedes permitir pero eso no quita la valentía de desapegarte de algo que ha sido tan importante en tu vida durante casi diez años para dar toda tu energía a lo que consideras ahora como esencial.
    Joe Dispenza decía que tenemos que liberarnos de nuestra «adicción» a muchas cosas externas (nuestra imagen personal, trabajo, roles…) si queremos liberar toda nuestra energía interna y creativa y vivir realmente desde el presente sin reproducir una y otra vez los mismos pensamientos y emociones (y en consecuencia la misma química en nuestro cuerpo).
    Tu post me ha dado que pensar y creo que en ese sentido has dado ese primer paso para recrear tu vida, desde el regalo de cada segundo nuevo que nos ofrece. Te deseo lo mejor y te seguiré de cerca por estos mundos de internet!
    Un abrazo!

    Responder
  46. Nuria septiembre 15, 2022

    Honestamente, todos los que te digan “es una locura” y blablabla es porque temen (tememos) el futuro y la incertidumbre que supone no tener una fuente de ingresos fija. Pero la realidad es que si nos lo pudiéramos permitir, todos haríamos lo mismo. Así que solo puedo decir que me das envidia máxima, y que haces muy bien! Espero que lo disfrutes al máximo.

    Responder
  47. Victoria septiembre 15, 2022

    ¡Ay, qué penilla! ¡Qué bonito y qué bien lo cuentas! Te conocí en el momento más feo de mi vida y tu terapia me ayudó muchísimo. Desde 2018 has formado, de alguna forma, parte de mi vida. Me has enseñado tanto que solo puedo decirte, gracias. Siento algo de envidia al leerte, también te digo. Es apabullante tu valentía, aunque la decisión te habrá costado lo suyo, derrochas coherencia, y en si, nos vuelve a regalar un aprendizaje impagable.
    Disfruta de tu decisión
    Besos desde Granada, Victoria

    Responder
  48. Marines septiembre 15, 2022

    Y gracias gracias por todo lo compartido 🙂

    Responder
  49. Martha septiembre 15, 2022

    Excelente decisión Marinita, no te arrepentirás. Suerte !

    Responder
  50. LILI septiembre 16, 2022

    Marina, tu Copy es para mi un género literario que espero cada día! Gracias! Y felicidades! En estos tiempos de locura de género en los que parece que las mujeres deben priorizar a toda costa demostrar toooodo su potencial profesional y sus habilidades multitask, lo más revolucionario es decidir libremente priorizar la maternidad y el cuidado de la familia. Seguiré leyendo lo que nos compartas! Saludos desde México!

    Responder
  51. Paloma septiembre 16, 2022

    Marina. Gracias.

    Todavía te debo un «pintxo» en Pamplona. Pásate por aquí 😀

    !Qué vaya bonito! Un abrazo

    Responder
  52. Raquel septiembre 16, 2022

    Gracias por todo, Marina. Eres una gran profesional, tan atenta, humana, coherente con tus palabras y tus acciones y con la que he avanzado muchísimo en el desarrollo personal desde que empecé a leer tu blog en 2020, Club del Cambio y el resto de formaciones. Echaré de menos tus correos diarios, tus citas y tus vuelta de tuerca (y tu sentido del humor).
    Te deseo lo mejor en esta nueva etapa, que te va a sentar genial, seguro. No habrá sido una decisión fácil y ahora recuerdo la primera entrada de blog tuya que leí: https://www.psicosupervivencia.com/decisiones-dificiles/, que me cambió el chip en un momento-encrucijada y así me enganché a leerte y a interesarme más por la ACT y esa flexibilidad, con retos y acciones realistas. Por los cambios y las nuevas aventuras. ¡Un abrazo muy fuerte!

    Responder
  53. Alejandra Can Ortiz septiembre 16, 2022

    No sabía si mandártelo por email o ponerlo aquí y que la gente vea lo cursi que soy.

    3 cosas:

    1) Estoy feliz de haberte conocido y de haber alcanzado a ser tu alumna.

    2) Te comprendo profundamente porque yo también he hecho ajustes inesperados este año en mi proyecto para disfrutar a mi familia y mi maternidad. Y me encanta. Y a veces me asusta. Pero me encanta.

    3) Eres inspiración pura! Tengo mil apuntes tuyos y he aprendido de ti a montones. Incluso hay emails tuyos que guardo como tesoros (advertí que esto iba a ser cursi).

    Así que simplemente: gracias por tanto, Marina 🙂

    Un fuerte abrazo, y que disfrutes harto esta nueva etapa!

    Mando cariño volando desde México

    Responder
  54. Jose Antonio septiembre 16, 2022

    Marina, ¡ole tus ovarios!

    He sido lector tuyo en silencio durante al menos los dos últimos años. He aprendido mucho de copy, fíjate tú (ja, ja).

    Has sido una inspiración para mí y mi mujer, que te conoce por lo que yo le cuento. Ambos somos terapeutas y estamos en la fase ingenua de querer ofrecer un curso online para llegar a más gente y trabajar menos.

    Motivación de mi mujer: estar más tiempo conmigo y su hija de 13 años.

    Bueno igual después lo dejamos todo, como tú.

    La cuestión es ser coherente con uno mismo y ser feliz (en mi opinión no solicitada, claro). Lo demás paparruchas. Así que enhorabuena por tu decisión.

    Que seais increíblemente felices.

    Disfruta de tu niña!

    Besos.

    Responder
  55. Marta septiembre 16, 2022

    Marina, no sabes la envidia que me estás dando (¡sana por supuesto! la verde la guardo para gente que me caiga mal :-))
    Tengo 51 años y te digo que la tuya ES LA MEJOR DECISIÓN DE TU VIDA, la entiendo, la apoyo y ojalá pudiera hacer lo mismo. ¡Te deseo todo tipo de suerte y adelante! te escribí por un problema personal hace años y sin ningún tipo de obligación me contestaste como psicóloga y sin pedir nada a cambio, me ayudaste desinteresadamente y es algo que te agradeceré siempre. Las buenas personas se merecen buenas vidas así que te felicito y me alegro muchísimo por tí. UN ABRAZO GIGANTE DESDE BARCELONA.

    Responder
  56. Cristina septiembre 16, 2022

    Me alegro infinito por ti, y brindo por todos los buenos momentos que va a traerte esa decisión tanto a ti como a tu familia. Seguro que tomarla no ha sido fácil, pero es valiente, y como tú siempre nos dices, conforme a tus valores y sueños. Esta es una lección más de que eres una tía guay. Reconozco que como lectora me da mucha penita pero me quedan tus formaciones y todo lo aprendido. A por ello Marina, y deseandito estoy leer ya tu segunda novela. Dale caña a la vida y disfrútala, te mereces todas las cosas buenas que te pasen.
    Abrazos!!!

    Responder
  57. Angels septiembre 16, 2022

    Marina, ¡gracias por todo! Lo que he aprendido contigo y tus formaciones no lo sabes tú. Esta decisión sí es ACT, bravo!! Te deseo lo mejor en esta nueva etapa!

    Responder
  58. Mòni septiembre 16, 2022

    Mis mejores deseos para esta etapa Marina. Gracias por todo lo que me has enseñado.

    Dar volantazo cuesta, pero al final es lo único que permite que sigamos viviendo la vida que queremos en lugar de la que está ahí delante mismo. Lo más difícil que es tomar la decisión ya ha pasado.

    Responder
  59. Laura septiembre 16, 2022

    Hola Marina,

    Lo primero de todo enhorabuena! Hace poco tuve que tomar una decisión muy importante que no tenía marcha atrás. En tu caso, cuando quieras puedes volver, así que no veo para nada «grave» la decisión. Echaré mucho de menos tus mails diarios porque me alegraban el día y aprendía mucho también en la mayoría de ellos.

    De tu explicación entiendo todo, pero me queda una duda, que si tienes tiempo para contestarla, lo agradecería. No porque sea curiosa ni nada así, si no porque a veces me he planteado hacer algo similar a tí y este es el «impedimento» que veo. La jubilación?. En la explicación que as dices que tienes dinero de sobra para vivir un tiempo largo (genial y me alegro!) pero imagino que hasta ahora, pagarias un tasa de autónomo o algo así para la jubilización. ¿Esto lo vas a poder seguir haciendo? Es que es el mayor problema que veo de la gente que se deja el trabajo y nadie comenta nada al respecto y me gustaría saber que se puede hacer en tal caso…

    Gracias por todo y que te vaya genial!

    Saludos,
    Laura

    Responder
    • Marina septiembre 22, 2022

      Hola, Laura!

      Nuestra idea es seguir construyendo un portafolio de inversiones y activos que sigan dándonos dinero el resto de nuestra vida.

      También creo que lo más probable es que nos mantengamos «productivos» y haciendo cosas que nos den dinero mientras nos funcionen las cabezas (yo preveo que volveré a montar algo cuando mi hija se haga más independiente o se vaya de casa).

      La posibilidad de que el estado me pague una pensión me da cero tranquilidad sobre mi futuro, si te soy sincera.

      ¡Un abrazo!

      Responder
  60. mariagomezpsicologia septiembre 16, 2022

    Muchas gracias por todo Marina.

    Para mi has sido una referente y una de las personas que más me ha inspirado a hacer lo que hago ahora como psicóloga y emprendedora.

    Mucha suerte en tu nueva etapa y un abrazo

    Responder
  61. Poli Impelli septiembre 16, 2022

    ¡Qué maravilla!

    «¿Qué harías si te quedara un año de vida?»
    ¡Pues eso, carajo!
    Ole a tus ovarios y a la gratitud, porque estás siendo muy agradecida con todo: con el pasado, con lo que has dado y recibido y con la bellísima familia que amas.

    Aplausos desde Argentina.
    Disfruta muchísimo, todo es ganancia 🙂

    Responder
  62. Lucia septiembre 18, 2022

    Con lágrimas en los ojos te digo, gracias! Me has acompañado y ayudado mucho. Te voy a extrañar Marina, te deseo lo mejor siempre.

    Responder
  63. Fabio Guerra Correa septiembre 18, 2022

    Hola Marina, felicitaciones por tu nivel de conciencia y reflexión; mis mejores augurios para la nueva etapa, saludos a Pablo y un abrazo desde Uruguay _()_

    Responder
  64. Rocío septiembre 18, 2022

    Felicidades por todo tu trabajo y la ayuda aportada.
    Sinceramente no sabía de donde sacabas tanta energía.
    Tengo 57 años he tenido trabajo a tiempo completo. Me entusiasmaba y aun me entusiasma.

    He tenido que compartirlo con la crianza de 2 hijos.
    A pesar de que mi pareja siempre ha estado conmigo en todo, había momentos en los que no nos daba la vida.

    Mis hijos ahora son mayores, trabajan y cuando hemos hablado del tema siempre dicen que no se han sentido «abandonados» .
    Te lo digo porque pienso que es la sensación que tienes tú con tu hija y tu marido en este momento.
    El amor y la presencia que se les puede brindar depende de la intensidad, más que de la cantidad de tiempo.
    Estar con tu hijo mientras tu miras la pantalla del móvil no cuenta como tiempo compartido. Al menos, esa es mi opinión.

    Te deseo lo mejor y seguiré echando de menos tus mails, que siempre me han parecido impactantes y de obligada reflexión.

    Gracias por lo compartido.

    Te deseo lo mejor en esta nueva etapa

    Responder
  65. Marina septiembre 21, 2022

    Enhorabuena por disfrutar tu versión actualizada de tumbarte con un coco loco en la playa como modo de vida.
    De verdad, lujo es poder decidir bajarse de la rueda de ganar dinero, porque currar vas a currar en lo que ahora quieres y el tiempo que quieres. De verdad, genial. Gracias por tus formaciones, te seguiré por la cartita de los viernes. Me da mucha curiosidad lo del world schooling, una parte de mi está con conseguir mudarse cerca de los abus a una casa y otra aún está con lo de irse por ahí con mellis, papá y gata.

    Abrazos,

    Marina

    Responder
  66. Anna septiembre 22, 2022

    ¡Valiente!
    ¡Muchísima suerte!

    Responder
  67. Carmen Q septiembre 23, 2022

    Muchas gracias por compartir tu creatividad y gran trabajo y enhorabuena por este último giro de guión 😉 (y por llegar a poder permitírtelo!)

    Responder

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *