¿Son los demás más felices que tú… o solo lo parecen?

La respuesta de una psicóloga que lo ha visto (casi) todo


Hace unos años vivía en un piso compartido en Lavapiés, en Madrid.

La casera era la hermana de uno de los compañeros, así que teníamos que aguantarnos cuando algo se rompía porque él «no quería molestarla».

La lavadora, concretamente, era un desastre. El botón no hacía contacto bien y para que funcionara, tenías que pasar un rato dándole en distintas posiciones.

Yo lo llamaba «masturbar a la lavadora». Es que era muy parecido: estar ahí con el dedo dale que te pego hasta que, ¡pum!, explosión de placer.

(Si no te da placer el sonido de tu lavadora es porque nunca se te ha roto)

A veces tardaba un minuto en arrancar.

A veces diez.

A veces no arrancaba y tenía que hacer la colada en la lavandería de enfrente. Me sentaba y miraba girar la ropa. Blupblupblup.

¿Qué tiene que ver tu vida con masturbar a una lavadora?

Que esto es lo que pasa cuando no sabes cómo funcionan las cosas ni cuál es el problema.

Si yo hubiera sabido de lavadoras, habría podido arreglarla.

Si hubiera entendido en qué fallaba el botón, habría sabido la combinación exacte de movimientos que la ponían en marcha.

¿Entiendes cómo funciona tu mente? ¿O se parece a la lavadora de mi piso de Lavapiés?

Tu mente, tus emociones, a veces van bien. Por ejemplo, cuando brilla el sol y no ha muerto tu personaje favorito en Juego de Tronos.

Otras veces, tardas en encontrarle el rollo a la vida.

Y otras… parece que a tu mente se le ha roto algo, que algo está mal en ti, y acabas en la lavandería del barrio.

Mirando cómo tus viejos problemas dan vueltas una y otra vez.

Te sientes un fracaso. Un ser inadaptado. Piensas: ¿para esto estoy yo en la vida?

Te preocupa que pase el tiempo y todo lo que logres sea esto.

Esta imitación descolorida de vida que, como decía Maruja Torres, «es como el café: huele mejor de lo que sabe».

Este dar vueltas y vueltas a lo que te preocupa, este estar siempre con la nube de tormenta encima como un personaje de cómic.

Ahí es cuando te preguntas:

¿Son los demás más felices que yo? 


¿Toda esa gente que va por ahí teniéndolo claro, con sus vidas resueltas, con sus fotos estupendas en Instagram…

…miente?

  • ¿Les pasa a los demás que se enganchan una y otra vez en luchas mentales contra sus propios pensamientos?
  • ¿Tienen la sensación de que no han conseguido lo que querían en la vida y el tiempo se acaba?
  • ¿Son de verdad capaces de cambiar sus emociones y pensar en positivo?
  • ¿O les ocurre como a mí, que tienen pensamientos que me avergonzaría decir en voz alta?
  • Están de verdad tan seguros de sí mismos?
  • ¿O, como yo, a veces se sienten impostores en su propia piel, que juegan a adultos y consiguen que el mundo se lo crea?

Porque lo que es mi cabeza…

…se parece a la lavadora masturbada (cuando le daba por funcionar).

Da vueltas y vueltas y vueltas y vueltas y vueltas.

**********

Estás ahí con el «tengo que» constante, con el «debería».

Tengo que limpiar el baño. Tengo que llamar a mi madre, que está mayor. Debería estudiar inglés. Debería ser más ordenada. Tengo que terminar este encargo de trabajo. Tengo que limpiar la bandeja de entrada. Debería ahorrar más.

Te sobrepasa el estrés. Se te pone una bola en el pecho que no te deja respirar.


Y digo yo que poder respirar bien debería ser algo así como el mínimo para la vida.

Tus hábitos van en tu contra. Como lo de «cría cuervos y te sacarán los ojos»:


Te sacan los ojos las millones de pequeñas acciones que alimentas con tu energía y tiempo y que NO van en la dirección que deseas.

Y entre unas cosas y otras, la vida se te pasa.

Como si todo lo importante y lo bueno sucediera al otro lado de una pared de metacrilato.

Lo puedes ver, pero no lo puedes tocar.

Si quieres aprender cómo funciona la lavadora, entender por fin eso que llevas en la cabeza y cruzar al otro lado de la pared de metacrilato, Reescríbete es para ti.


Advertencia:

Reescríbete NO es un batiburrillo de toda la información que he leído alguna vez en libros de psicología y autoayuda y que he juntado porque a mí me parecía que sonaba bien.

(Curso Frankenstein, lo llamo yo a eso)

Tampoco te voy a contar que yo me fui a (Tailandia/ Tibet/ Cuenca), superé una (ruptura sentimental/ despedida del trabajo/gripe) y ahora me creo capacitada para ayudarte.

Eso sería muy poco profesional.

Nada en contra de la gente que comparte su experiencia. Todos podemos aprender algo de escuchar a los demás.

Pero si quieres un curso que sea como una navaja suiza, que te sirva para entender tu mente y enfrentarte a TODOS los problemas que te pueden surgir…

(Y no solo a una ruptura/despido/gripe como los de tu gurú)

Entonces necesitas un método que esté:

a) Probado por la ciencia.
b) Explicado con claridad, sin jerga incomprensible.

¿Existe un curso así?

Me alegro de que me hagas esa pregunta...

Te presento Reescríbete: ocho semanas de escritura terapéutica basada en la acción

Reescríbete NO es una mezcolanza de pseudoenseñanzas bienintencionadas que te dejan con la cabeza más enredada que al principio.


NO.

En el curso te lo explico todo bien claro, práctico, cristalino.

Porque el enredo mental, las millones de teorías sobre por qué haces las cosas, son señal de que aún no has salido de tu cabeza.

Y yo quiero que salgas de tu cabeza y entres en tu vida.

Reescríbete NO es un curso hecho solo según mi experiencia personal y en un pim-pam-pum-bocadillo-de-atún.

Está basado en ACT, la Terapia de Aceptación y Compromiso: la última generación de terapia psicológica respaldada por la ciencia.

(Sí, sé que lo de «respaldado por la ciencia» es algo que hoy se dice con mucha alegría. En plan coger estudios e interpretarlos a tu manera. Pero la Terapia Contextual, a la que pertenece ACT, es una ciencia seria, con cientos de publicaciones en revistas internacionales con alto factor de impacto.

Concretamente, Reescríbete se basa en el Hexaflex: un modelo con los seis procesos psicológicos probados que promueven la flexibilidad cognitiva o capacidad de adaptarse a lo que la vida te tire.

Fuente: Hulbert-Williams, L., et al. (2016). Contextual behavioural coaching: An evidence-based model for supporting behaviour change. International Coaching Psychology Review. 11. 30-42.

(Tranquilidad si ahora mismo la imagen te suena un poco a chino. Tenemos un curso entero para entenderla y aplicarla)

Porque eso es lo que necesitas.

Nada de subir tu autoestima a la estratosfera y cumplir tus sueños más salvajes y superarte y ser la leche y no tener miedo jamás.

Bueno, sí, todo eso estaría muy bien…

… si tu vida fuera una hoja en blanco y si pudieras controlar los elementos como en El show de Truman.

(A ser posible, que en tu peli no llueva)

La vida real se parece más a perseguir pollos en un corral enorme. A encajar puñetazos en un ring como Rocky.

Pero cuando te des cuenta de que:

a) Los pollos pueden ir por ahí sueltos. Están bien así. No les agobies.
b) Con un buen juego de cintura, los puñetazos no te tocan.

Ahí es donde conquistas la verdadera libertad para ir a donde quieres.

Y llegan, de rebote, tu autoestima, tus sueños y hacer cosas con miedo.

(Lo de quitarte el miedo sí que no te lo puedo prometer. Pero eso seguro que te lo han dicho otros gurús, ¿a que sí?

¿A que te ya te han dicho que hagas las cosas con miedo?

Lo que no te han explicado es el cómo.

Tranqui, que para eso está Tita Marina)

¿De qué va Reescríbete?

En Reescríbete se escribe. Obvio. Pero no porque escribir, por sí solo, tenga algún tipo de propiedad mágica y especial.

Escribes como metáfora de la mente y porque es una manera muy fácil de aprender haciendo. En contacto con la experiencia.

Reescríbete tiene ocho módulos porque ocho era mi número favorito cuando era pequeña.

No, en serio. Tiene un módulo de introducción, uno para cada proceso del Hexaflex (hexa = seis) y otro especial para cerrar.

En cada módulo hay una media de cuatro lecciones en vídeo.

Son lecciones muy, muy cortitas (unos 3-5 minutos) porque no sé a ti, pero a mí no hay nada que me dé más pereza que la gente que se enrolla frente a la cámara porque le encanta el sonido de su propia voz.

Yo te explico muy bien las claves, las aliño con clips de Youtube y musiquitas chorras para que te rías un poco (porque reírse es fundamental) y después pasamos a lo siguiente.

Lo siguiente es que escribas: que completes a mano un ejercicio que te llevará 15-20 minutos y que te hará entender, de forma clara y basada en la experiencia, lo que acabo de explicarte.

Una vez, cuando era pequeña, me quemé a propósito el dedo con una cerilla. Quería saber lo que se sentía. Eso es aprender a través de la experiencia.

(Prometo que no tendrás que autolesionarte para hacer Reescríbete).

Cada uno de los módulos va de un proceso psicológico altamente eficaz que después vas a poder usar para todos los problemas que te encuentres.

Te cuento los módulos uno por uno:

Módulo 1 - ¿Cómo vamos a usar la escritura?

  • Por qué la escritura catártica (dejar que todo salga) no funciona y qué usaremos nosotros en su lugar.
  • Qué buscamos todos de la vida sin darnos cuenta.
  • La trampa que te tiende la felicidad y cómo salir de ella (y cómo puedes aprender esto visitando un parque de atracciones)
  • Lo que deberías perseguir en lugar de felicidad.

Módulo 2 - La escritura como cofre: estar dispuesto

  • ¿Y si las estrategias que has estado usando hasta ahora fueran erróneas?
  • Lo que tienen en común las estrategias erróneas y los medicamentos.
  • Qué puedes aprender sobre gestionar tu mente de la pesada de mi vecina Paca.
  • Cómo examinarte como un médico para ver tus emociones de otra manera.

Módulo 3 - La escritura como lupa: ¿qué hay en tu cabeza?

  • Cuál es LA estrategia más útil para liberarte del poder que ejercen sobre ti los pensamientos... y no es mindfulness, sino el mecanismo que hace que mindfulness funcione. 
  • Lo que el juego de policías y ladrones al que jugabas en tu infancia te enseña sobre tu mente actual.
  • El poder nº1 que está en tus manos aquí y ahora y del que no te habías dado cuenta.
  • Entiende tu mente como si fuera un periódico y desactiva a los pensamientos chungos.

Módulo 4 - La escritura como ventana: estar presente

  • Por qué «vivir en el aquí y ahora» es un buen consejo… pero no sirve de nada si no sabes en qué consiste a efectos prácticos (yo te lo explico).
  • En qué se parece tu mente a Hollywood y cómo reconocer las pelis chungas que se monta.
  • La peor costumbre que tiene tu mente cuando observa la realidad, por qué no es culpa tuya y cómo evitar que te amargue la vida.

Módulo 5 - La escritura como linterna: ¿quién eres tú?

  • Entiende gracias al chiste del sastre caradura que conocerte a ti mismo no es tan útil como parece.
  • ¿Cuál es la diferencia entre tu mente y tu conciencia? Aprende a salir de tu mente y colocarte en el yo observador para mantener el equilibrio en momentos difíciles.
  • Lo que puedes ganar en libertad si te atreves a perder tu identidad.
  • No necesitas a tu autoestima si tienes esto en su lugar.

Módulo 6 - La escritura como brújula: descubrir lo que te importa

  • Descubre las cualidades que quieres desarrollar en ti y por qué son importantes.
  • ¿De qué va eso de llevar una vida basada en valores? Una de mis pelis favoritas de DiCaprio te enseña por qué son importantes.
  • Evita el error que comete casi todo el mundo en esto de los valores y ahórrate quebraderos de cabeza.
  • Si crees que tienes un conflicto de valores, casi seguro que te equivocas: aquí te explico lo que te pasa en realidad.

Módulo 7 - La escritura como mapa: pasar a la acción

  • ¿Cómo puedes pasar todas tus buenas intenciones a un plan que te asegure que no se van quedar en papel mojado?
  • Enfoca tus objetivos como un corredor de campo a través (y no, no se trata de saltarles por encima).
  • Cómo saltar por fin al partido de la vida y dejar de mirar desde la grada.
  • Aprovecha las recaídas, que ocurrirán seguro, para asentar lo que sabes con esta fórmula de tres pasos.

Módulo 8 - La escritura como puerta: conectar con otros

  • Recrea mediante la escritura el hechizo de Harry Potter que cambiará la forma en que ves a los demás.
  • Descubre el increíble poder de la vulnerabilidad para tener relaciones más profundas.
  • Pon en práctica todo lo que has aprendido en Reescríbete con un ejercicio práctico final.

¿Sabes? A veces me pregunto si será verdad lo de las reencarnaciones…

El gráfico de reencarnaciones de Apu el de los Simpsons.

¿Te lo imaginas? Estás ahí en tu lecho de muerte, tu familia llorando, fundido en negro, empiezas a ir hacia la luz…

…y lo que hay al otro lado de la luz es ¡una vagina! ¡Estás en la vida otra vez!

Cuando pienso que esto podría ser verdad, me preocupo un montón.

Te explico:

No me importaría nada reencarnarme, pero solo sabiendo lo que ya sé sobre la mente y cómo funciona, y que te enseño en Reescríbete.

Si tengo que vivir siendo una víctima de mi mente, si en mi próxima vida no tengo la suerte de aprender sobre la Terapia de Aceptación y compromiso…

… paso. Prefiero el cielo o la nada o lo que quiera que ofrezcan las otras religiones.

(A no ser que me reencarne en babosa o mosca de la fruta, claro. En ese caso, me da un poco igual)

En serio: antes de descubrir ACT (la Terapia de Aceptación y Compromiso), yo era un desastre.
Iba por la vida angustiadísima, dándole vueltas al coco sin parar.

Llegué a tomar unas hierbas para la ansiedad, y cuando no funcionaron...


...me pasé a la medicación psiquiátrica.

¿Te lo imaginas? Yo, una psicóloga que había gritado orgullosa en las manifestaciones «¡sin pastillas/ hacemos maravillas!», me las tomaba como House se tomaba la vicodina.

Tengo que renovar mis referencias a series #yonacíenlos80

Lo que pasa es que cuando sufres...

…cuando te levantas por la mañana y te aplasta la voz de tu cabeza… 


….cuando por mucho que lo intentes no llenas el estómago de aire…


…cuando la vida te supera y solo quieres dormir y dormir


intentas lo que sea.

No me gustaría pasar por la vida sin saber lo que sé.


Es como la diferencia entre visitar Nueva York sin un duro o con la cuenta corriente de un millonario.

Si eres pobre, lo miras todo desde fuera, te sientes ajeno, no puedes disfrutar de las maravillas que la ciudad te ofrece.

Si tienes pasta, no hay límite para las experiencias que puedes vivir.

Tu salud mental, tu estabilidad psicológica, tu autoconocimiento… son ese «dinero interior» que te va a permitir disfrutar de todo lo que te ofrece la vida.

Lo que hace a Reescríbete diferente

  • Aprendes diviertiéndote, como en los fascículos de inglés de Muzzy. ¡De hecho, Muzzy aparece en uno de los vídeos!?
  • Cada lección va inmediatamente seguida de acción mediante la escritura. Nada de difusas promesas de cambio en tu vida. Aprendes, entiendes con la experiencia y se queda contigo para siempre.
  • Es un curso coherente, sólido y con fundamento, como las recetas de Arguiñano. No es un Frankenstein de la autoayuda.
  • Todo el soporte lo doy yo. No hay asistentes virtuales ni minions: si tienes dudas, comentas y te contesto. Si son privadas, me las mandas por mail y te contesto.
  • Es el único curso en español que enseña de forma aplicada y útil ACT (Terapia de Aceptación y Compromiso): la última generación de terapia psicológica avalada por la ciencia.

Sé que te cuesta mucho ganar el dinero…

... y por eso me he esforzado en crear un curso que te dé verdadera autonomía en esto del desarrollo personal.

¿Por qué?

El otro día me contaba mi amigo Pedro que está pensando en despedir a su psicóloga, que le cobra 80 euros la hora y se limita a hacerle hipnosis con voz de locutora porno.

Yo no tengo nada en contra de la hipnosis, de las voces porno o de cobrar 80 euros la hora.

Solo digo que con diez sesiones de terapia, que es lo mínimo que despachan mis compañeros, a Pedro se le va a poner la broma en 800 euros.

Y eso con una psicóloga con la que (sus palabras) «no acaba de conectar».

No tengo estadísticas, pero en mi experiencia la gran mayoría de la gente tiene que probar más de un psicólogo antes de dar con uno con el que haga clic.

Te voy a contar un secreto:


Es muy posible que por ahí haya otros cursos que también estén muy bien. Seguro.

Yo creo en el mío porque soy como un Testigo de Jehová que ha encontrado la religión verdadera, pero mi filosofía de vida es plantearme siempre que puedo estar equivocada.

Sin embargo, tú estás aquí. Conmigo. Has conectado. Conmigo.

Eso ya de por sí es enorme.

Tienes la mitad del camino hecho si has dado con alguien que entiende la vida de forma parecida a como la ves tú. No es tan fácil eso.

Aprovecha esta oportunidad y profundiza de verdad en lo que te ofrezco, porque solo así le vas a sacar verdadero partido.

Los problemas psicológicos no mejoran solos

Vale, algunos sí.

Concretamente me estoy acordando de una historia que me contó un amigo psiquiatra sobre una paciente: se le fueron los males cuando se echó un novio y pidió que le quitaran la medicación para que le volviera la líbido.

(Nota: Reescríbete no tiene efectos secundarios en tu deseo sexual)

Pero en general, mientras más tiempo pasa, más se complica todo.

  • Tu pareja se harta de que estés todo el día con la ansiedad, con la depre, con la impulsividad de gritar de repente aunque luego pidas perdón.
  • En tu trabajo baja tu rendimiento y los demás lo notan.
  • Tus hijos solo van a tener la edad que tienen una vez.
  • Tu cuerpo puede empezar a fallarte, tengas la edad que tengas, te cuides mucho o poco.

Pero el problema es que cuidarse a uno mismo, prestar atención a uno, siempre se deja para lo último.

Nuestras prioridades son ponerles aparatos a los niños, aprovechar las rebajas para renovar el fondo de armario o tomar cañas para liberar un poco del estrés que no deja de acumularse.

Todo eso hasta que explotas… y cuando explotas, cuando estás en crisis, no es el momento de ponerse a hacer cursos.

Entonces tienes que dejarte los 80 euros por sesión para que alguien te dé perspectiva.

¿Vas a esperar a explotar?

Pon ya a tu mente de tu lado.

Haz clic en el botón de abajo para que seas tú, y no tus pensamientos chungos, quien lleva las riendas de tu vida.

Reescríbete: curso de escritura terapéutica online - 149 euros

(Clic arriba, pagas con tarjeta de forma segura y accedes de inmediato. Si prefieres usar Paypal o transferencia bancaria, escríbeme a marinadiazc@gmail.com)

Preguntas frecuentes:

¿Cuánto tiempo necesito para hacer Reescríbete?

¿Hay tiempo límite para hacerlo?

¿Tiene garantía?

¿Sirve Reescríbete para (inserta tu problema aquí)?

¿Algún caso concreto para el que no lo recomiendes?

¿Hay algún tipo de grupo (Facebook, etc.)?

¿Es una buena decisión?

Reescríbete: curso de escritura terapéutica online - 149 euros

(Clic arriba, pagas con tarjeta de forma segura y accedes de inmediato. Si prefieres usar Paypal o transferencia bancaria, escríbeme a marinadiazc@gmail.com)

¡Nos vemos dentro!

¿Dudas, preguntas? Escríbeme a marinadiazc@gmail.com. Leo todos los correos personalmente y te contestaré lo antes posible.

Mas datos para los indecisos (o por si me acabas de conocer):

Me llamo Marina Díaz y soy psicóloga especialista en psicología clínica. Llevo desde 2010 ayudando a todo tipo de personas a que emprendan acciones con significado en su vida. Me formé en ACT (Terapia de Aceptación y Compromiso) con Carmen Luciano, pionera y referencia en España de la única terapia basada en actuar de forma sistemática hacia lo que tiene significado para ti.

Además, llevo desde 2013 escribiendo sobre psicología en mi blog y creando EVPR (Experiencias Virtuales para Problemas Reales). Todo lo que he conseguido en mi vida está basado en actuar sin excusas y practico lo que predico desde que me levanto cada mañana, a pesar de que empecé con un historial terrible de procrastinación y autosabotaje (sí, yo era de las que se dan el atracón el día antes del examen).

Me encanta convertir en simple lo complejo y estoy deseando empezar contigo este viaje hacia un tú decidido, ejecutor e implicado hasta la médula con lo que le importa.

Un poco de amor de ex alumnos:

Y algunas opiniones de  profesionales de mi sector:

¿Qué haces aquí abajo?

Me atrevería a decir que si te has leído toooooodo lo anterior, es porque Reescríbete te interesa.

Mucho.


Pero si todavía tienes dudas, déjame que me ponga mi traje de pitonisa…

Nota mental: aprender Photoshop.

… y adivine qué te puede estar frenando.

1. El dinero

Lo entiendo. Cuesta mucho trabajo ganarlo. Pero me atrevería a afirmar algo:

De aquí a un año no vas a acordarte de estos 147 euros, pero entender cómo funciona la mente e implicarte en lo que te importa puede marcar la diferencia. 

2. Tu propia mente...

Y la historia que te está contando ahora mismo. La de «no es el momento», la de «yo nunca acabo lo que empiezo», la de «me servirá un tiempo y luego estaré igual».

Si es así, pregúntate: ¿aparece esta historia en otras áreas de mi vida? ¿Me está paralizando? ¿Quiero aprender a cambiar la situación?

Si la respuesta es sí... en el botón de abajo lo solucionas.

Reescríbete: curso de escritura terapéutica online - 149 euros

(Clic arriba, pagas con tarjeta de forma segura y accedes de inmediato. Si prefieres usar Paypal o transferencia bancaria, escríbeme a marinadiazc@gmail.com)

Hecho con amor por Marina la de Psicosupervivencia en 2019      -       Aviso legal         Protección de datos